jueves, abril 14, 2005

¿Dónde entrego la renuncia a mi membresía?

Con la reciente muerte del buen Karol aka Juan Pablo II y el síndrome multimedia globalizado del difunto-qué-bueno-era capaz de conmover hasta al más recalcitrante de los comecuras, se me ocurrió, otra vez, la idea de volverme apóstata.

Para aquellos que no estén versados en estos terminajos eclesiásticos les comento que la
apostasía es la renuncia voluntaria a la pertenencia de la propia religión.

Sobre el tema de la apostasía se pueden encontrar varias perlitas de opinión. Leí en algún foro a alguien demandando que lo excomulgaran para que pudiera “recuperar su libre conciencia”. Supongo que el autor de esa reclamación creía que, desde que lo bautizaron, los católicos tenían abducida su conciencia con quién sabe qué oscuros fines.

Mis razones para ser apóstata no son tan sofisticadas: sólo tienen que ver con mi curiosidad por conocer en qué consiste un trámite tan aparentemente engorroso en una institución de burocracia milenaria, y no con mi crítica a algunas creencias católicas. De hecho ser apóstata o no me es tan irrelevante para ir por la vida como la necesidad de resolver la duda de la existencia de Dios; existencia que en última instancia me vale irrevocable y absolutamente madres tal como
la triunfante iglesia del agnosticismo apático exige (ojo: eso último fue sarcasmo).

Nota al calce: comento que si bien me es irrelevante la existencia de Dios no me son nada irrelevantes las afirmaciones falaces que abundan por ahi "demostrando” ya que existe o ya que no existe. Son, después de todo, buen material para afinar las habilidades retóricas.
Añado que respeto profundamente la elección particular de cualquiera para rendir culto al ser supernatural de su preferencia y no es intención de este blog andar cambiando las creencias religiosas de nadie.

Cumplido pues mi inútil afán de andarme justificando, continuo.

He entrado a la
página del Vaticano y por más que busqué no hallé ningún link ni remotamente parecido a algo como “¿quiere renunciar a su membresía? haga click aquí”. Estuve googleando pero sólo encontré algunos manifiestos de libre pensadores que están en el trámite y una guía española con fines de coacheo al respecto de la apostasía. Aquí en México el grupo de msn Ateísmo desde México menciona el tema pero no encontré información clara sobre el trámite de apostasía. (Nota mental: mandar una queja a la página del Vaticano por su incompleto servicio al cliente).

Creo que esto amerita que vaya personalmente a preguntar qué onda. Siguiente misión imposible: preguntarle a mi madre (que ya tendrá otro motivo para desheredarme) en qué iglesia me bautizaron.


Ahí luego publico mis investigaciones de lo que implica salirse de este club que, por cierto, ya desde hace un buen rato dejó de satisfacerme.

5 comentarios :

AvPág dijo...

Aqui, http://perso.wanadoo.es/estudioateo/apostasia/apostasia.htm
hay información completa de como hacerlo. Si saco algo de tiempo lo hago, a ver que se siente... :0)

AvPág dijo...

Creo que no ha salido bien el link:

http://perso.wanadoo.es/estudioateo/apostasia/apostasia.htm

Anónimo dijo...

Has como yo y simplemente no vayas a sus juntas más que como un renuente observador marginal y si te sirve de algo, no declares ninguna religión en el siguiente censo! Y que curioso, nunca se me había ocurrido pensar en que se necesitara un trámite para renunciar, qué simpático, es como si a las parejas que viven en unión libre se les extendiera un papelito de que viven en unión libre. ¿Cómo darle validez con papel a algo que no crees que existe para empezar? Pero la Iglesia Católica es tan burocrática que ya nada debería sorprenderme de ella...
Clau

Anónimo dijo...

No juzguen a la Iglesia Católica desde fuera.

Anónimo dijo...

¿por que no juzgarla desde fuera? ellos tambien lo hacen....si no...recordemos como el papa hablo mal de los Musulmanes...