jueves, abril 28, 2005

... en mi mismísimo cantón.

Hace un par de días, a la hora de la cena, mi sisterna estaba zampándose unos taquitos mientras yo estaba entrándole a un consomé (juar!!! y luego nos quejamos de la lonja que cargamos). Cenábamos y veíamos la tele como buenos carnales disfuncionales (mamá Emma ™) cuando se me ocurrió que mi consome estaría más rico si le echaba un poco de sal. Mi hermana tuvo la misma percepción respecto a sus taquitos por lo que me pidió que le pasara el salero. Alcé mi mano con el salero esperando que ella lo tomara y a cambio recibí otra ocasión de pitorrearme de la irracionalidad que me rodea: me espetó que le pusiera en la mesa el salero para que ella lo tomara. Enfrentado a la superstición me puse necio y le dije que lo tomara de mi mano. Ella, a su vez, se negó rotúndamente y fue a la cocina por otro salero. Le inquirí sobre lo que pasaría si tomara el salero de mi mano y me pintó un cuadro lleno de calamidades ambiguas para ambos. Le pregunté si esas calamidades ocurrirían si en lugar de sal le pasaba azúcar. Me constesto que no y comenzó a explicarme porqué pero lo que ocurría en la tele atrapó mi atención y ya no supe lo que me dijo (les digo que somos unos felices carnales disfuncionales).

Hoy recordé el incidente y googleando encontré que aparentemente esa superstición en otras latitudes no está basada en las calamidades que me pintó mi hermana sino en el temor a que ocurra una pelea entre el que ofrece el salero y el que lo toma. ¿Porqué una pelea? Buscando un poco más encontré algo que ya había olvidado y que pudiera estar relacionado con esta superstición: antes de que la sociedad aprendiera a acuñar monedas lo que se usaba para las transacciones comerciales era la sal (de ahí la palabra "salario"). Parece que una transacción salada se llevaba a cabo mediante bolsitas de cuero que contenían la sal y para evitar broncas en caso de caída del saquito y posterior derramamiento de la sal lo que se estilaba era dejar la sal sobre una superficie para que el otro la tomara.

No estoy seguro de la veracidad de esa costumbre (lo de dejar la sal, no lo de usarla como transacción cosa que está bien documentada) pero igual y sirve para quitarle a mi sisterna su terror salero.

7 comentarios :

IS dijo...

Hola Zape!
Que te puedo decir, vivímos en un país lleno de superstisiones jeje. Lo del salero, tenía entendido que es una superstisión que dice que la persona que le dá el salero a otra le pasa la "sal" (mala suerte) que ésta tenga ups! Te he de decir que hace unos años practicaba esa superstisión y no porque en mi casa lo hicieran, sino por imitación; imitación que he desterrado de mis hábitos, ya que ahora, que frecuento a gente con cesos (como tú), considero a las superstisiones meras tonterías.
Sam

Anónimo dijo...

CESOS :-(

ALCÉ upss

Anónimo dijo...

En mi familia se dice que si tiras la sal sufren los niños del limbo, y debes vaciale agua a la sal que tiras para que tal evento no suceda.

Anónimo dijo...

sisterna = sister

yo crei que te referias al estomago, ahora caigo... yo crei que tu panza se estaba refinando unos taquitos.

anotado: sisterna <> tanque

control_zape dijo...

De hecho, dejando el caló chafita a un lado, sisterna <> tanque y a todo lo que se les ocurra pues:

a) la palabra SISTERNA no existe en el diccionario (según www.rae.es )

y

b) el sinónimo de tanque es CISTERNA (con c).

A los que solicitaron cátedra del uso del español les comento que alcé es una conjugación del verbo irregular alzar.

Anónimo dijo...

pues casi tienes razón en la historia de la sal y los salarios, pero la historia va un poquito más atrás, la sal se usaba para pagar en medio oriente porque era un mineral muy valioso y es que si no consumes sal no retienes agua y te puedes deshidratar, cosa muy grave en el el desierto así que por eso es de mala suerte tirar la sal y pasarla directo en la mano, porque si se derrama y no tienes más corres peligro de morir. Y no entendía que venía al caso mi mamá con lo de los hermanos disfuncionales, eso si, que bueno que me entero que es marca registrada lo de mama Emma, ¡tendré que averiguar quien cobra por la marca para pedirle prestado! :-)
Clau

Cuauhtlácatl dijo...

Espero que ya no sigas intentando pasarle a nadie la sal así..., dos años después del acontecimiento.