viernes, mayo 06, 2005

El juego del doble ciego

Esta bosta, amables lectores, es para introducirlos a un terminajo de protocolo de prueba que posee un nivel de escrutinio científico y que sirve para eliminar juicios subjetivos y falibles en experimentos donde hay seres humanos involucrados, como verificar tratamientos médicos, por ejemplo.

¿En qué consiste? Para explicarlo pongo a su consideración el caso hipotético de un experimento para determinar si un medicamento funciona chido en realidad o nomás parece que funciona por los puros nervios de uno.

Suponga el lector que es un investigador muy chinguetas que acaba de inventar una pildorita ingerible que considera infalible para curar el mal olor de patas. ¿Pero como le hace para verificar que realmente sea infalible? A grosso modo he aquí la receta para aplicar el doble ciego y salir de dudas.

1. Conseguir un third party quien es el que va a llevar a cabo la administración del experimento.

2. Conseguir una cantidad estadísticamente relevante de pelados -digamos 1000 para este ejemplo- a los que les apesten las patas de manera medible (eso es importante para que uno no se autoengañe suponiendo que se está curando a gente a la que en realidad de antemano no le rugen tan feo las patas).

3. Preparar 500 pildoritas milagrosas-quita-mal-olor-de-patas y preparar 500 pildoritas de apariencia idéntica que no contengan más que puro sebo.

4. Pedirle al third party que separe a los 1000 pelados en dos grupos (uno de prueba y otro de control) y administre a un grupo la pildorita milagrosa y al otro la pildorita de sebo diciéndoles a todos que lo que se están zampando es la pildorita milagrosa (por eso se llama doble ciego este juego: ni los individuos de experimentación ni el invesigador saben qué individuo pertenece a qué grupo ni qué fue lo que se le administro. El único que lo sabe es el third party).

5. Esperar a que pase el tiempo para que haga efecto la pildorita milagrosa.

6. El lector en su papel de investigador muy chinguetas debe contar los casos de mejoría en un grupo y en otro (¿mejoría en los dos grupos? se estarán preguntando. Pues claro que va a haberla por un fenómeno bien documentado que se llama
efecto placebo).

7. Echarle estadística elemental al conteo para determinar si la mejoría de un grupo es significativamente mayor a la mejoría del otro grupo. En caso de que uno pueda inferir por pura estadística cuál es el grupo de control y cuál el grupo que recibió la pildorita milagrosa y dicha inferencia concuerde con los registros del third party (quien es el que tuvo la administración del experimento) entonces se puede decir que la pildorita milagrosa funciona chido. Pero si uno no puede determinar por conteo cuál grupo es cuál entonces se puede decir que la pildorita milagrosa no funciona mejor de lo que lo haría una pildorita de puro sebo y por lo tanto no tiene valor medicinal.

¿Chido no? El protocolo de doble ciego descrito aquí de manera harto suscinta pero sabrosa en principio se debería seguir para cada "medicamento" que uno introduzca en su cuerpo. Desafortunadamente hay una buena cantidad de sustancias por ahí (como las que se puede uno encontrar en una farmacia homeopática) cuyo valor médicinal no es mayor al de la agüita destilada.

Aquí hay más información del doble ciego. Y acá hay un buen ejemplo de como usar el protocolo en escenarios no médicos.

1 comentario :

Caminante dijo...

El doble ciego es solo una forma de control para evitar sesgos en las administraciones de tratamiento.

Pero solo es un control sencillo, si se desean tener relaciones funcionales, entonces se deben utilizar otro tipo de controles.

Ademas el numero de pacientes no afecta a la utilizacion del doble ciego, ya que el doble ciego es un control experimental y el numero de pacientes es un control estadistico.

Saludos, magnifico blog.