martes, junio 21, 2005

Divulgación para los chamacos

Cada viernes James Randi publica su newsletter lo que ya se volvió en un evento semanal esperado por buena parte de la comunidad escéptica y anglolectora por todo el mundo. Como toda actividad humana periódica los resultados a veces son chidos y otras veces no tanto. No obstante, la columna semanal de Randi representa en cada entrega un buen referente para conocer tanto a profesionales de lo paranormal y supernatural como para conocer a otros divulgadores chingones (ojo: cuando digo otros divulgadores chingones me refiero a gente como Randi. Soy mamóncerrimo pero no pendejo como para andar suponiendo que soy tan chingón).

En esta semana Randi cita a Phil Plait, un científico que tiene una excelente página llamada
Bad Astronomy donde explica de manera concisa y entendible varios aspectos malentendidos de la astronomía y la astronaútica (como el debate que algunos insisten en poner en la mesa acerca de la verdad de las misiones Apollo a la Luna).

He aquí otra traducción (si otra y si no les gusta
aquí mero está el artículo en inglés) acerca de un discurso que dió Phil Plait a un grupo de estudiantes.

Feria de ciencias

En abril me pidieron que diera un discurso breve a un grupo de estudiantes locales que participaba en una feria de ciencias. No estaba muy seguro sobre lo que les iba a decir hasta que vi las noticias la noche previa a la feria. La historia era sobre el típicamente inexacto discurso de dar a los zoquetes anticientíficos "el mismo tiempo" de enseñanza que tiene la ciencia en las aulas, como si cualquier teoría ridícula mereciera el mismo tiempo de enseñanza que la verdad.

Me senté con papel y lapiz y escribí este discurso que di casi igual que como lo escribí:

Conozco un lugar donde el sol nunca se pone.

Es una montaña y está en la Luna. Su cima es tan alta que, incluso cuando la Luna da vueltas, recibe luz perpetua. La radiación del Sol cae ahí, día y noche las 24 horas del día... bueno como de hecho el día de la luna dura 4 semanas en realidad la radiación solar cae ahí las 708 horas del día.

Conozco un lugar donde el sol nunca brilla.
(control_zape: no gente no es el que están pensando). Está en el fondo del océano. Donde de una grieta en la corteza terrestre salen químicos bastante desagradables y donde se calienta el agua hasta el punto de ebullición. Estas condiciones matarían a un humano instantáneamente, sin embargo ahí hay criaturas, bacterias, que prosperan. Comen sulfuro de la grieta y excretan ácido sulfúrico (control_zape: juar!!! estos salieron todavía más cabrones que los Alien de Giger)
.

Conozco un lugar donde la temperatura es de un 15 millones de grados y donde la presión los aplastaría hasta convertirlos en un punto microscópico. Ese lugar es el centro del Sol.

Conozco un lugar donde los campos magnéticos los despedazarían átomo por átomo: la superficie de una estrella de neutrones.
(control_zape: doble juar!!! esto deja a cualquier versión de Magneto como un personaje de carácter pintoresco)
.

Conozco un lugar donde la vida comenzó hace miles de millones de años. Ese lugar es este: la Tierra.

Conozco estos lugares porque soy un científico.

La ciencia es una forma de averiguar cosas. Es una forma de probar qué es real. Es lo que
Richard Feyman llamó "una forma para no engañarnos a nosotros mismos".

Ningún astrólogo jamás predijo la existencia de Urano, Neptuno o Plutón. Ningún astrólogo moderno tenía idea de Sedna, una bola de hielo de la mitad del tamaño de Plutón que orbita aún más lejos. Ningún astrólogo predijo alguno de los más de 150 planetas que ahora sabemos orbitan otros soles.

Los científicos, en cambio, sí lo hicieron.

Ningún psíquico, a pesar de sus afirmaciones, ha ayudado a la policía a resolver un crimen. Pero los científicos forenses sí, todo el tiempo.

No fue alguien que practicara la homeopatía quien encontrara la cura de la viruela o la poliomelitis. Los científicos lo hicieron, científicos médicos.

Ningún creacionista develó el código genético. Los Químicos y los biólogos moleculares lo hicieron.

Usaron física. Usaron matemáticas. Usaron química, biología, astronomía e ingeniería.

Usaron ciencia.

Estas son todas las cosas que ustedes descubrieron haciendo sus proyectos. Todas las cosas que los trajeron aquí hoy.

¿Computadoras? ¿Teléfonos celulares? ¿Cohetes a Saturno y sondas al fondo del mar, playstations, gamecubes, gameboys, x-boxes?

Todas hechas por científicos.

Ustedes también pueden conocer los lugares de los que les hablé antes. Pueden experimentar la maravilla de ver algo por primera vez, sentir la emoción del descubrimiento, el sentimiento increíble y visceral de hacer algo que nadie más ha hecho antes, de ver cosas que nadie más ha visto antes, de saber cosas que hasta ese momento nadie había sabido.

Sin bolas de cristal, sin cartas de tarot, sin horóscopos. Soló ustedes, su cerebro y su habilidad para pensar.

Bienvenidos a la ciencia. Les va a gustar estar aquí.


¿Chida elocuencia, no? Pero lo más chido de todo es que Plait es un buen científico y sabe que como humano no está exento de cometer errores. De ahí que someta e invite a someter a escrutinio escéptico todo lo que escribe. Una actitud que buena falta le hace a más profesionistas. Sobre todo a los que ponemos a gobernarnos.

Visiten su página. Hay cosas interesantes.

5 comentarios :

David Moreno dijo...

Que buen comentario, que buen artículo...

Anónimo dijo...

Me encantó, me encantó, me encantó. Este discurso lo debería dar cada profesor de ciencias de cada escuela de todo el mundo.
Clau

Anónimo dijo...

Realmente !!

Ese discurso debería escucharse en CADA AULA !!

Bien Zape !!

Tala

IS dijo...

Me fascinó!!!
Que discurso mas chido!
Bien por Plait y por Randi!!!
Ojalá que muchos profesores hicieran suyo el discurso, o por lo menos lo bien interpretaran para sus alumnos!
Muy buena bosta zape!!!
Sam

manfrax dijo...

Bien, yo sé que va en el sentido de valorar el papel del científico frente a las fechorías del charlatán.

Pero creo que no hay que paternalizar la figura del hombre de ciencia, tampoco envolverla en un caracter progresista.

Hay que destacar sobre todo la ciencia como una manera de conocer y manipular el mundo, que deriva en usos positivos y negativos.

Y que todos, ya seamos científicos o no debemos encaminarla junto con las búsquedas de nuestra sociedad.