miércoles, junio 08, 2005

Sequía y el efecto ideomotor

Viendo la tele ayer me enteré que esta temporada de calor apendejagente por la que estamos pasando fue motivo para que un grupo de agricultores, desesperados ante la sequía y consiguiente muerte de su raquítico ganado, se pusiera a bailar para ver si alguna entidad supernatural -que de acuerdo a las evidencias (o falta de ellas) parece sólo existir en la imaginación de la gente- se condolía de su situación y mandaba en forma de lluvia el agua que tanta falta les hace.

Si llueve en esa zona durante estos días supongo que va a haber un montón de personas que, confundidas con las relaciones de causa y efecto de fenómenos naturales (como la lluvia), atribuyan el hecho a Dios, al ratón de los dientes, a Tláloc o a su santo predilecto. Lo cual me importa un pepino: si hay personas que crean que ofreciendo una chaqueta al dios de las pajas, éste les va a mandar una lluvia abundante por mí se la pueden arrancar. Sin embargo, no está de más señalar que sería más efectivo, aunque mucho más caro, (para conseguir que llueva no para hacerse una paja, no se me confundan) recurrir en este caso a las investigaciones científicas que se hacen en otros lados (gracias gobierno del nabo por los recortes a los presupuestos de ciencia) igual de áridos. Como este de
aquí y este de acá.

Una de las calamidades colaterales de las sequías consiste en que se pueden convertir en un negocio floreciente para autoproclamados adivinos buscadores de agua (llamados de aquí en adelante dowsers por motivos de brevedad) que aprovechan la desesperación de la sociedad para ofrecer sus servicios; como un caso de no hace muchos años en que las autoridades de un municipio de Zacatecas soltaron lana del erario público para que uno de estos personajes les dijera dónde había agua para hacer un pozo. Al igual que en otras actividades paranormales hay aquellos que creen que sus "poderes" son genuinos y hay aquellos que saben que no hay tales pero van por la vida pregonando que pueden eoncontrar agua subterránea mediante el uso de varas o péndulos.

Para aquellos despistados que obran de buena fe creyendo que usando un péndulo o una vara "mágica" o una tabla ouija pueden encontrar ya sea agua, los números ganadores del próximo melate, petróleo o el sexo de un bebé no-nato les ofrezco otra de mis traducciones chafiretas de lo que significa el
efecto ideomotor de acuerdo al skeptic dictionary:

"El efecto ideomotor se refiere a la influencia de sugerencias sobre comportamiento motor involuntario e inconsciente. El término "acción ideomotora" fue acuñado por William B. Carpenter en 1852 en su explicación del movimiento de varas y pendulos hecha por dowsers, o los movimientos erráticos de levitación en sesiones espiritistas (las que no eran conseguidas mediante trampa). Carpenter argumentaba que el movimiento muscular puede ser provocado por la mente
independientemente de la voluntad o las emociones. Podemos incluso no ser concientes de ello, pero todo el tiempo sugerencias hechas por otros u obtenidas por observación influyen en nuestra mente y pueden afectar el comportamiento motor.

Pruebas científicas hechas por el psicólogo americano William James, el químico francés Michel Chevreul, el científico inglés Michael Faraday y el psicólogo americano Ray Hyman han demostrado que muchos fenómenos atribuidos a fuerzas espirituales o paranormales, o a misteriosas "energías", son de hecho debidas a la acción ideomotora. Más aún, estas pruebas demuestran que "gente inteligente y honesta puede inconscientemente provocar actividad muscular que sea consistente con sus expectativas" (Hyman 1999). También muestran que sugerencias sutiles pueden guiar el comportamiento motor. (Hyman 1977)".

Así que ahí lo tienen gente: si se les acerca un individuo con una vara prometiéndoles que les va a encontrar agua lo mejor que pueden hacer no es mandarlo mucho a que busque a la más vieja de su casa sino remitirlo al
premio del millón de dólares de Randi previo compromiso firmado ante notario de que se moche con una lana en el improbable caso de que se gane el premio.

ps. Si alguna vez se encuentran en alguna sesión de Ouija para hacer la experiencia más interesante les sugiero que venden los ojos de los que muevan el apuntador. Anoten las letras que ellos crean que están obteniendo y compárenlas con las que efectivamente obtuvieron. Si el mensaje del "más allá" tiene algún sentido consideren aplicar para el premio de Randi.

3 comentarios :

Nebe Gebhardt dijo...

¡Viva la razón! (aplausos)

IS dijo...

Buena bosta!!
Ese jueguito del péndulo para conocer el sexo del bebé nonato, lo hacen mucho en los baby showers (o como se escriba) y en varias ocasiones ha coincidido, sin que esto quiera decir más que eso COINCIDENCIA!
Sam

control_zape dijo...

En realidad es perfectamente esperado que haya coincidencias. Tantas como las que habría con una adivinanza hecha al azar, que en este caso en particular tiene una probabilidad de 50% de ser correcta.