martes, julio 12, 2005

Los dislates del dr. Cruise

El sábado pasado platicaba con una amiga poniéndonos al tanto de lo que cada uno había visto en el cine durante las últimas semanas y tocamos el tema de La Guerra de los Mundos.

Mi amiga me comentó que no había ido a verla porque no le quiere dar dinero a Tom Cruise para que lo done al culto insensato de la cienciología. Opinión que también compartía Phil Plait (¿se acuerdan del
discurso para los chamacos?) en su blog Bad Astronomy.

Antes de continuar, aclaro que considero bullshit (Penn & Teller™) a la
cienciología. También considero que buena parte del importe del boleto de WOTW se va al bolsillo de Spielberg que está en el negocio de hacer películas (a veces muy buenas) y que bien vale la pena poner algo de lana ahí aunque en el proceso uno tenga que poner algo de lana en el bolsillo de Cruise y, probablemente, en el bolsillo de la cienciología. Al final, creo que no es importante cuánto dinero tenga la iglesia de la cienciología sino la capacidad crítica y escéptica de las personas que se lleguen a topar con ella.

Ahora bien, ¿qué clase de bullshit es la cienciología? Citando a Phil Plait es una muy errónea, muy tonta y a veces muy peligrosa. De acuerdo a
xenu.net el chiste de este invento del mediocre autor de ciencia ficción Ron L. Hubbard consiste en la creencia de que buena parte de los males que aquejan a la humanidad se deben a los fantasmas de extraterrestres que un dictador intergaláctico (Xenu para los cuates) arrojó a los volcanes de la Tierra hace millones de años. Con el fin de curar a la humanidad de esos traumatizados fantasmas extraterrestres Hubbard se sacó de la manga una serie de métodos de exorcismos basados en pura pseudociencia y que no soportan una confrontación directa con la realidad pero que los cienciólogos aceptan sin hacer muchas preguntas. Para ofrecer esos métodos a la sufrida humanidad sin hacer frente a las críticas Hubbard creó la iglesia de la cienciología que en el fondo es un culto que está en el negocio de hacer dinero vendiendo muy caros cursos y material para que uno pueda exorcizar a su fantasma extraterrestre personal.

Ya abarcamos a grosso modo la parte errónea y tonta de la cienciología. Ahora va la peligrosa. Resulta que los evangelizadores/promotores de ese culto en cuestión llegan a utilizar técnicas de cohersión bastante ojetas para mantener a su feligresía (y a sus ingresos) todo el tiempo que sea posible dentro del culto. Ese tipo de trato también lo reciben (aunque más sutilmente y en salones VIP) miembros de la iglesia como John Travolta o Tom Cruise a los que les encanta convertirse en voceros de la iglesia y sus insensateces.

La cienciología también es peligrosa porque a sus celebridades se les bota la canica muy gacho sin previo aviso y se ponen a dar "consulta" a diestra y siniestra (como
las opiniones que Cruise soltó hace poco acerca de la práctica psiquiátrica)... bueno, exageré: en realidad eso sólamente es peligroso para Katie Holmes que parece ser la única que toma en serio a Tom Cruise y cuyo destino está lejos de ser relevante para este bloguero.

Un aspecto que Plait omitió sobre la cienciología es que puede ser bastante jocosa también (al menos para los que no nos ha tocado sufrirla en carne propia): por lo pronto los dislates de Tom Cruise, que parece haberse tomado como proyecto personal la salvación de la humanidad de esos engorrosos fantamas extraterrestres, se pueden seguir desde
esta página que está de risa loca.

ps. Aquí en México, donde uno se debe enfrentar a broncas más tangibles, la iglesia de la cienciología no es una asociación religiosa. sino una asociación civil. Afortunadamente. (
fuente)

3 comentarios :

Anónimo dijo...

Y sigo creyendo que no quiero darle lana ni a Cruise, para su culto (aunque bien le haría soltar algo de money para que su parapeto personal, o sea, Miss Holmes coma algo, se ve que le hace falta),ni a Spielberg para sus alucines, lástima que le está yendo bien en taquilla porque le hace falta un golpe al bolsillo para que deje de hacer churros y vuelva a hacer una buena película.
Clau

Anónimo dijo...

Oh si, omití esta parte de mi comentario, excelente explicación de lo que es la pseudo secta/asociación civil. Además, prometen a los nuevos adict...er...feligreses que los apoyarán para que suban económicamente y todos tienen que dar un porcentaje de sus salarios al culto, de ahí que tengan tanta lana. ¿Se imaginan? un porcentaje de lo que gana por film Cruise, o Travolta! ¡¿cómo no se me ocurrió a mi antes lo de los fantasmas enojados????!!!!
Clau

IS dijo...

Buena bosta Zape!!!
Y al respecto del comentario de Clau, digo, si hay gente que se cree semejante patraña (fantasmas extraterrestres ¿?) pues más les gustará creer eso del apoyo económico jejeje.
Sam