miércoles, julio 20, 2005

No podía ser más apropiado...

Mi hija, Constanza, vive en casa de sus abuelos maternos. Cada vez que llamo por tel para platicar con ella ocurre un diálogo que ya se volvió habitual con la hermana de mi ex.

Tía de Constanza: ¿Bueno?
control_zape: Hola, habla Héctor. ¿Me pasas a Constanza?

aquí normalmente la tía de Constanza responde con un "sí" o un "espérame tantito" dependiendo de qué tan lejos esté el auricular de Constanza.

Hace poco, sin embargo, el diálogo transcurrió así:

Tía de Constanza: Está con su mamá en (aquí ponga el lector su servicio de emergencias favorito).
control_zape (totalmente tranquilo pues sé que la mamá de Constanza trabaja ahí aunque no sé bien qué haga): ah... ¿sabes qué télefono es?
(Me da el número).
control_zape: Sale... gracias. Bye.
Tía de Constanza: espera... cuando te contesten dí que te pasen a Desastres.
control_zape (aquí se me ocurrió el título de esta bosta): Chido. Mil gracias.

No hay comentarios. :