miércoles, septiembre 07, 2005

Una más contra la homepatía

Hace varios meses una asociación de escépticos en Bélgica convocó a una rueda de prensa para que el mundo fuera testigo de su repudio ante la iniciativa de las compañías de seguros de incluir, en su cobertyra, a los tratamientos basados en homeopatía.

Los escépticos belgas, decepcionados de que los funcionarios de las compañías de seguros sólo respondieran a sus argumentos con frases como "a la gente le gusta"o "la homeopatía es barata", decidieron sucidarse.

Entre los suicidas se encontraban "profesores de facultades de medicina, un productor de televisión y varias personas solamente armadas con su sentido común". Para matarse recurrieron a una solución consistente en veneno de serpiente, belladona y arsénico. A fin de asegurar la muerte inmediata "potenciaron" homeopáticamente las propiedades de la solución, siguiendo las instrucciones de la biblia de los homeópatas: el Organon de Hahnemann. "Se toman 2 gotas de la solución, se las deja caer en 98 gotas de alcohol o agua destilada y se dan dos fuertes sacudidas al frasco que contiene el líquido. A continuación se vierte, en forma sucesiva, en otros 29 frascos, llenos en ¾ partes con 99 gotas de alcohol o agua destilada, una gota del líquido contenido en el anterior frasco sacudido; agitando cada dilución con otras 2 sacudidas". En términos químicos en el último frasquito queda de la sustancia original una fracción que se expresa con un número cuyo denominador es un 1 seguido de 60 ceros. A pesar de que ya no existe ni una chingada de la sustancia original (1 x 10 a la menos 60 califica como "una chingada") la homeopatía cacarea que las propiedades de lo que uno va diluyendo "van agarrando fuerza". Se acuerdo a los homeópatas uno termina con una solución diluida que aunque no tenga una sóla molécula de la sustancia original tiene todas sus propiedades aumentadas.

Pues bien, una vez preparado su potentísimo veneno homeópata los escépticos belgas se lo zamparon cubiertos por varios medios de comunicación. Después de unos momentos fue claro que el intento de suicidio fue un fracaso: todos sobrevivieron.

Hay varias lecciones de esta experiencia. Una de ellas, de acuerdo a Luc Bonneaux, miembro de los escépticos belgas consiste en que "en ocasiones, en esto de la divulgación es más eficaz algo de humor ácido que un montón de ensayos académicos".

A menudo se apela a nuestra conciencia social y progresista con argumentos como "abran sus mentes para adoptar medidas alternativas y naturales como recursos de sanación". Luc Bonneaux apunta que "no hay nada de social ni de progresista cuando se engaña a la gente".

Para aquellos que continuen gastando su dinero en tratamientos homeopáticos y que supongan -equivocadamente- que de unos meses para acá la naturaleza está funcionando mágicamente de otra manera, ahí les dejo
este link más actualizado.

6 comentarios :

Lagartija2K dijo...

Mi estimado sincontrol_Sope, yo creo que la homeopatia funciona como un buen placebo. Sigo creyendo que muchas enfermedades son producidas por la mente de la persona que las padece, por ejemplo, esta comprobado que las personas con depresión son blanco facil de infecciones y muchas enfermedades mas. Si una persona cree que la homeopatia le funciona, en parte creo que puede ser cierto.

Saludos.

control_zape dijo...

Ante todo no hay tal cosa como un buen o mal placebo. Así no funciona el efecto placebo que por cierto no es una panacea, tiene sus límites.

Ahora bien como bien dicen en la página homeowatch.org los "remedios" homeopáticos son usualmente inocuos, pero la desinformación asociada no. Cuando la gente está sana puede que no importe en lo que crean. Cuando hay enfermedades serias las creencias falsas pueden terminar en desastre.

Adicionalmente recomiendo la lectura de http://www.ncahf.org/pp/homeop.html#dubious

en especial la parte de las recomendaciones.

Fernando G. Toledo dijo...

La homeopatía no funciona. No hay nada que pueda ser cierto en ella, entonces. Hay una frase de Voltaire que viene al dedillo: ""Sin duda, es posible matar a un rebaño de ovejas a base de conjuros... siempre que añadamos un poco de veneno". Esto es, si lo que beneficia a una persona es su convicción de que se está curando, no es la homeopatía la que lo está haciendo. La homeopatía no debería depender de lo que la gente crea: yo puedo no creer que una sutura me va a hacer bien, pero si ésta impida que me muera desangrado, allí está la diferencia.

Is dijo...

De acuerdo con Control Zape y con Fernando, imagínense que prentendan curar un cancer o alguna enfermedad igual de grave con homeopatía, sin duda alguna la persona podría morir más pronto que con la atención de un tratamiento adecuado.
Sam

Terra dijo...

Lo que pasa es que esa es una prueba totalmente invalida, ya que la hizo gente que no creia en la homeopatia, sin embargo cualquier medico homeopata que se digne de no ser un charlatan ya estaria muerto.


y por lo que veo hasta la Lagartija_KK se muere si se lo toma

;-)

Rubén Darío dijo...

no entendí el ultimo comentario, significa que para poder hacer un experimento, tienes que "creer" con todo tu corazoncito de pollo y todas tus fuerzas ke funcionara? =D, es decir que si aviento una manzana desde el techo de mi casa y digo "flota flota flota!" la manzana flotara? =D lo intentare, me aventare de mi casa y repetire tres veces "quiero volar!" regreso cuando tenga el resultado ...