miércoles, noviembre 09, 2005

Grafología rampante en La Jornada

Pues con la novedad (juar!), mis avezados lectores, de que La Jornada insiste en confundir ciencia con pseudociencia. La Cornada... digo La Jornada repite el argumento de venta de Victor Peña Arreguín de psicografología.com que veíamos en El Universal otro día.

El motivo por el que la nota de La Jornada es pseudociencia consiste en la omisión de proveer pruebas de que los rivetes caligráficos de un candidato a un puesto son indicativos de su desempeño laboral y de su personalidad.

Quizá alguno piense que el siguiente contenido de la nota es una prueba de que la grafología funciona en procedimientos de evaluación de personalidad:


Son numerosos los perfiles grafosicológicos que se han elaborado sobre asesinos en serie. Uno es el de Ted Bundy, nativo de Vermont, con estudios de sicología y derecho. En 1973 asesinó 30 mujeres. En su conducta figuraba la lectura de revistas y libros pornográficos, así como películas de ese corte. Era un alcohólico que violaba y asesinaba haciendo realidad fantasías aterradoras (sadismo y necrofilia). En 1989 fue ejecutado en la silla eléctrica.

El análisis arrojó que la "obsesividad que lo invadía se centraba en ensoñaciones y fantasías pornográficas. Las expresiones gráficas denotaban violencia y avasallamiento destructivo".

España, Italia, Francia y Alemania son los países donde la grafología se encuentra en auge y son numerosas las universidades que la imparten como disciplina auxiliar, realizan estudios en este rubro o cuentan con expertos en el tema, tales como la Autónoma de Barcelona, la de Iowa y Harvard, entre otras.
La neta es que esto no es ninguna prueba de que la grafología funcione. En ciencia real vale absolutamente madres la cantidad de países y universidades en donde se enseñe una "disciplina". También son irrelevantes las "predicciones" a posteriori.

En ciencia real lo que importa son las evidencias para que sean sometidas a escrutinio científico y público. En ciencia real lo que importa es el valor predictivo de hipótesis y teorías expuestas ANTES de que ocurran los hechos, no después. Decir que la escritura de un asesino denota violencia después de que éste haya cometido un crimen no tiene ningún valor de prueba.

Bueno... exagero, si tiene un valor de prueba después de todo: demuestra que quien usa ese argumento no conoce cómo funciona la ciencia aunque ande por la vida gracias a ella.

3 comentarios :

IS dijo...

Lo malo de esto es que este tipo de pseudociencia --> bullshit engaña a mucha gente.
Que mal que la Jornada invierta el tiempo de sus trabajadores, y sobre todo el espacio que llega a miles de personas en este tipo de bullshit (Penn & Teller cr)
Saludos
Sam

Lagartija2K dijo...

De acuerdo, pero a que te refieres con "aunque ande por la vida gracias a ella" (la ciencia) ?

control_zape dijo...

is: quiero pensar que a lo mejor no es pedo de toda la Jornada. Al menos lo es del atarantado que está haciendo la sección de ciencia. Estaría chido que supieran diferenciar la ciencia real de la que no lo es, y si tienen ganas de publicar algo de esta última podrían seguir el ejemplo del períodico The Guardian que en su sección de ciencia tienen una subsección llamada Bad Science. Muy instructiva.

Lagartija2k: Sí, a eso me refiero.