lunes, noviembre 07, 2005

La Gran Estafa

Útale. No se casen amiguitos, y si se casan no se divorcien, y si se divorcian no recomiendo que contraten a un abogado que se las da de muy chinguetas y que ejerce en Cuernavaca y que se llama Rodrigo de Avila Estañol.

He aquí la crónica del porqué de esto último.

Agosto '02: Mi ex me presentó un acuerdo de divorcio ilegible. Alcancé a dilucidar entre tanto lenguaje oficial que me iba yo a quedar sin un pinche peso por el resto de mi vida productiva a cambio de pocos años de dantesco matrimonio.

Septiembre '02: Para no perder hasta la camisa me recomiendan que recurra a un abogado en Cuernavaca (por allá cometí la tontería de casarme). Así conozco a Rodrigo de Avila Estañol que resultó ser el esposo de una vecina antigua quien solía gustarme en otros tiempos en que me traían muy apendejado las hormonas. El mundo es un pañuelo, pensé. Luego corregí: Cuernavaca es un pañuelo.

Noviembre '02: Asistí a una junta de aveniencia con mi ex, una juez andrógina, una asistente prógnata y nuestros respectivos abogados (juar!!! deberían cambiarle el nombre a esos procedimientos, leguleyos: entre tanto llanto, mentadas y amenazas pasa todo menos la aveniencia cacareada). Me percaté que mi abogado gritaba más fuerte que el abogado de mi ex; característica que es muy apreciada en este tipo de ambientes donde la razón no impera. También me percaté de que mi abogado, demasiado ocupado en proclamar lo chingón que es, cometió una pendejada de novato: no presentó adecuadamente un requisito legal que debía yo cumplir, consistente en una garantía de 6 meses de la pensión alimenticia acordada para mi hija.

- A ver si pegaba – me explicó, creyendo que protegía mis intereses y que me ahorraba algo.

Diciembre '02: Los trámites para conseguir una fianza que sirviera de garantía de 6 meses de la pensión alimenticia resultaron complicados. Casi tanto como los trámites para obtener un lugar en la siguiente misión tripulada al espacio o para volverse candidato presidencial. Mi papá me prestó la lana para cubrir la garantía y se la llevó a mi abogado, quien a su vez, puso jeta de perdonavidas cuando mi papá le exigió un recibo.

Enero – Abril '03: En este periodo pagaba en cómodas mensualidades el préstamo a mi papá (además de la pensión acordada a mi hija) y una vez a la semana cargaba a mi recibo de larga distancia una llamada a Cuernavaca que se desarrollaba así:

- ¿Ya está el acta de divorcio? - preguntaba yo.

- La siguiente semana, seguro – me prometía Rodrigo de Avila Estañol.

Abril '03: Por fin recibí el acta de divorcio. Me enteré que Rodrigo de Avila Estañol es un hombre del Renacimiento: además de abogado es un tanguero y un teatrero. Se negaba a entregarme mi acta debido a que sus habilidades como abogado fueron puestas en entredicho en reuniones de damas de sociedad cuernavaquense en las que mi mamá participaba. El licenciado de Avila Estañol me alegaba que quería una disculpa de mi madre por haberse quejado en público de sus promesas vacías. Mi papá me ahorró un viaje a Cuernavaca al entrar en escena para recordarle a Rodrigo de Avila Estañol que el cliente era yo, no mi madre y que debía entregarme mi acta independientemente de lo encabronado que estuviera por habladas de terceros. Dichas habladas no eran injustificadas como más adelante descubrí.

Mayo '03 – Julio '05: Cumplí mis obligaciones de manutención toreando como podía las ocasionales y jocosas mentadas de mi ex, quien aparentemente me tolera con muchos trabajos cuando paso a ver a mi hija.

En mayo de 2005 decidí independizarme de una chamba sin futuro y me quedé sin lana. En julio de 2005 fue claro que no tenía liquidez para cumplir con las mensualidades para mi hija. Busqué la tarjeta de Rodrigo de Avila Estañol para consultarlo sobre la manera de hacer que se aplicara la garantía de la pensión alimenticia.

- No hay problema, sólo hay que emitir un exhorto al juez para que libere el dinero. Tu ex puede disponer del dinero en 15 días a más tardar.– me informó. - Pero... no está todo, sólo está la mitad.

- ¿Porqué? - pregunté.

- Déjame revisar el expediente – graznó.

Julio '05: Consulté a otro abogado. Me ofreció ser mi abogado patrono a cambio de una suma de dinero que no tenía. Le dije que lo iba a pensar mientras me acordaba de Harry Potter. Días después Rodrigo de Avila Estañol me informó la causa de que no esté todo el dinero.

- Es que el acuerdo durante la junta de aveniencia incluyó que ese dinero fuera usado para pagar el abogado de ella – dijo.

Aquí lo que tuve que haber hecho fue mandarlo a chingar a su madre y al resto de su ascendencia por haber usado dinero destinado a mi hija para pagar a otro abogado. Eso, además de ilegal, no me fue ni consultado ni propuesto en ningún momento.

Agosto '05: El exhorto y su aprobación se tardó más que los quince días prometidos.

Septiembre '05: Me informó Rodrigo de Avila Estañol que el exhorto ya había sido aprobado por el juez y que mi ex podía cobrar la garantía. Aunque ya me había hecho de alguna lana decidí hablarle a mi ex para que pase por el dinero de mi hija. Nos enteramos que no puede hacerlo efectivo.

- Dile a tu ex que me hable – propone Rodrigo de Avila Estañol cuando lo consulto. - Yo me convierto en su abogado para que ella cobre el dinero.

Decidí que esa era la última vez que oía la voz de Rodrigo de Avila Estañol como mi abogado.

Octubre '05: Conseguí lana y he pagado las mensualidades de mi hija. Decidí enterarme de cómo está el asunto de mi divorcio a instancias de mucha gente que ni vela tenía en el entierro. Mi papá se ofreció amablemente (tiene mucho tiempo libre últimamente) a solicitar una copia del expediente del divorcio en el kafkiano laberinto legal del juzgado en Cuernavaca.

Noviembre '05: Aplausos a mi papá. Leí el expediente de mi divorcio. No existe tal cosa como un acuerdo para usar la mitad de la garantía de la pensión alimenticia como pago al abogado de mi ex. Ni siquiera existe mención de que alguna vez se haya presentado la cantidad completa que acusó de recibo Rodrigo de Avila Estañol. En lugar de ello hay mucha comunicación entre él y el juez para convencer a este último de que la garantía sea de la mitad en virtud de que "su cliente (o sea yo) no cuenta con los medios necesarios para presentar toda la garantía". El juez dictaminó que la decisión la tome mi ex que ya se había cambiado de domicilio para ese entonces y no pudo ser consultada por los del juzgado. Rodrigo de Avila Estañol insistió y el juez dictamina que la garantía sea de la mitad a la estipulada por la ley. Toda esta comunicación está fechada en el período en el que yo sólo esperaba que me entregaran mi acta de divorcio y se me informaba que todos los requisitos habían sido cumplidos. De la mitad perdida no hay mayor rastro a los alegatos expuestos.

También me entero de que mi ex no puede cobrar la mitad que sí hay por la sencilla razón de que el juzgado la debe notificar de ello y jamás la va a encontrar porque Rodrigo de Avila Estañol olvidó verificar si vivía en el mismo domicilio para notificárselo al juez. No sé si ello fue a propósito o simplemente confirma su imbecilidad como mi abogado.

He decidido presentar mi propio exhorto al juez para que ya no reconozca en este asunto a Rodrigo de Avila Estañol como mi abogado patrono y el día de hoy se proveyó ese documento al juzgado.

De toda esta odisea colijo las siguientes conclusiones:

1. Rodrigo de Avila Estañol es un pésimo abogado que no supo velar por mis intereses como su cliente y además es un mentiroso.

2. Una de las siguientes opciones puede ser correcta:
a) Rodrigo de Avila Estañol dispuso de la mitad de la garantía de la pensión de mi hija.
b) El abogado de mi ex dispuso de la mitad de la garantía de la pensión de mi hija.
c) Mi ex dispuso de la mitad de la garantía de la pensión de mi hija.
d) Todos los barbajanes mencionados dispusieron de la lana de mi hija.

3. Mi papá es un santo (esto es una figura literaria de agradecimiento que no tiene nada que ver con mi agnosticismo apático acerca de personajes supernaturales).

Me pregunto si vale la pena dilucidar más sobre este asunto. Lamentablemente parece que cuesta mucho más saber qué pasó que el equivalente a 3 meses de lo que yo deposito a mi hija y el horno no está para bollos.

Actualización: Ya está disponible la continuación de esta historia de terror.

15 comentarios :

Lord Maese Darth Chelerious dijo...

no entiendo nada de esas cosas de abogados. pero ps chale, que infelices personas.

gracias por el consejo. en mis planes está no casarme prefiero hacer felices a muchas que infeliz a una sóla.

caminante dijo...

Jajajaja

Hombre del renacimiento.

Pues si, parece que abarca varias areas del conocimiento.

Kix dijo...

Jesuschrist, niño... pero qué desmadre... la cloaca se destapó. Pinches abogados!

¿Me creerás que yo me divorcié sin contratar a un solo abogado? Ni tampoco lo contrató mi ex. Recurrimos a lo que le llaman divorcio administrativo y fué limpiecito el proceso. Pero veo que tú tuviste una hija con tu ex y eso complica mucho las cosas, además el régimen conyugal, y es que cuando uno se casa no piensa jamás en divorciarse.

Está cañón. Para que ese pinche abogado chupasangre no se salga con la suya, hazle saber a todo el mundo la clase de alacrán que es. No puede ir por la vida clavándose la lana de otros así nomás.

Saludines.

David Moreno dijo...

Que lección de ineficiencia profesional...me cae que por eso estamos como estamos...vale, buena denuncia pública...

Saludos solidarios...

Anónimo dijo...

Te recomiendo realmente que hables con mi mamá, seguro ella te orienta para ver qué procede.
una mitad de CLEMA

Is dijo...

Que poca madre, sobre todo porque es dinero destinado a la manutención de una pequeña a la que de lo que se trata es de hacerla feliz y darle lo necesario para ello.
Espero que esta denuncia llegue a más personas para que no vayan a caer en las garras de semejante "abogado"
Sam

control_zape dijo...

darth chelerious: yo tampoco las entiendo...

buen consejo

caminante: además de multifacético y milusos Rodrigo de Avila Estañol domina habilidades que se pueden calificar de supernaturales. Al memos eso dicen sus antiguos socios que no lo hallan por ningún lado (aunque está listado en el directorio telefónico y así fue como yo lo reencontré).

kika: te envidio

david: gracias por la solidaridad

media clema: un día de estos lo platicamos con tu má.

is; trabajo en ello

Gracias a todos gente. Sus comentarios son refrescantes.

Lino Evgueni dijo...

Esto es horror. No como los cuentos de fantasmas y extraterrestres.

cosmos02 dijo...

Confirmado:

Eres un pendejo. Cuando yo me casé, lo hice por bienes separados. Esto le pasa a güeyes como tú que creen que, por chingones, esto no les va a pasar.
Lo increíble es que todavía preguntas que qué le pasó al dinero de la garantía, cuando te lo está diciendo el abogado mismo con su "voy a revisar el expediente" y cuando en éste dice que convenció a la juez para que aceptara la mitad. Reitero: eres un pendejo con ínfulas de listo. Por eso te va como te va.
Otra, en efecto, tu papá es un santo.

controlzape dijo...

El pendejo leyendo eres tú pues lo que discuto aquí no tiene nada que ver con el regimen bajo el cual me casé, sino con que el puto de mi exabogado se jineteó la lana de mi hija de lo cual no me enteré sino hasta que hubo que reclamarla.

Confirmado. Tienes pedos leyendo. Mejor navégale por los blogs de myspace. Con esos no vas a tener problemas.

Anónimo dijo...

En realidad el que tiene pedos escribiendo eres tú. Titulaste esto "La Gran Estafa" cuando no es ninguna gran estafa robarle unos pesos a un pobre guey despistado que ni siquiera supo escoger bien con quién casarse, menos distinguir a un abogado mentiroso. Gran estafa la de Madoff, lo tuyo fue quitarle canicas a un niño pequeño, por pendejo, por supuesto.

Saludos cordiales.

P.S. Hasta para definir las cosas eres güey: no se jineteó tu lana (eso es cuando tardan en regresártela). Simplemente se la robó. Je,je,je.

controlzape dijo...

Esto lo llamo Gran Estafa por que así se me dió la gana. Si no te gustan los títulos que pongo no me podría importar menos. Si te hacen enojar y revientas no veo porque vaya yo a lamentarlo.

Si se te hace poca lana o mucha lo que el abogado me jineteó tampoco es algo que me interese discutir. Sólo diré que si no fueras tan imbécil ya te hubieras hecho una idea del monto de lo jineteado por lo que narro en la siguiente parte de la historia. Lo malo es que con tus problemas comprobados de comprensión de lectura dudo que lo pesques. Por otra parte ahí esta claro que al final sí fue jineteo pues la lana me fue devuelta. Después de varios años y de que el abogado tranza creyera que no me iba a dar cuenta.

Qué pendejos hasta para hacer un simple click en un link son algunos, me cae. Más ayuda para llevarlos a la continuación de esta historia no les voy a dar.

Anónimo dijo...

HUM....ME PARECE QUE LO QUE HACES ESTA BIEN..PERO DEVERIAS DE TENER VALOR CIVIL, ETICA,Y PANTALONES PARA HACER LAS COSAS COMO SE DEBEN..RECUERDA QUE HAY INSTANCIAS LEGALES PARA LLEVAR ACABO TU RECLAMO Y OBTENER EN CASO DE TENER LA RAZON UN SATISFACTOR POR LO QUE DICES QUE TE HICIERON...DE NO HACERLO LO UNICO QUE HACES ES COBARDIA ABSOLUTA PUES SE TE TOMA COMO DIFAMACION SIN SUSTENTO ALGUNO Y NO PASARAS DE SER UN BOCON MAS DE LOS QUE SE ARDEN CON SU ABOGADO POR NO PAGAR O QUE SE YO SUS HONORARIOS.
NO SEAS PUTO Y DENUNCIA COMO CORRSPONDE...A VER SI ES CIERTO .JA JA ..YO MAS BIEN PIENSO QUE NO PAGASTE Y TE LIMPIAS LA COLA AQUI...SEGURO ERES CHILANGO.

controlzape dijo...

Un puto que no puede firmar con su nombre hablando de valor civil. Pocas veces había yo visto a alguien tan pronto para autoensartarse.

pd. Y además de puto, idiota, en el link continuación de esta historia ya dejé claro que el abogado tranza tuvo que reponer la lana que se jineteó.

Estos anónimos cada vez los hacen más pendejos.

Anónimo dijo...

Anónimo dijo...
Yo también e tenido problemas similares con el gorila gordinflón del Licenciadito Rodrigo de Avila Estañol. Les comento que demande a un tipo y el representante legal de esta persona, fue el singular, panzon, arrogante del Licenciadito Rodrigo de Ávila Estañol que en ves de defender a su cliente que demande mas lo hundía y fácilmente gane la demanda, imagínense sus escritos todos llenos de faltas de ortografías, mal redactados y pésimamente sustentados legalmente (en las audiencias no podía contener la riza de la gran cantidad de errores que cometía) incluso los entupidos terminaron pagándome mas de lo que yo estaba demandando, al ver que no podían y al percatarse que estaban perdiendo el caso legal, varias veces me amenazo con golpearme.

Quiero comentarles que este abogadillo es un pésimo jurista, prepotente y realmente un pendejo en todos los aspectos.

Algo que me sorprendió es que ese tonto es maestro de derecho, me pregunto ¿Qué puede puede enseñar ese estúpido?

Si quieren perder pleitos legales y reírse como enano de sus estupideces, contratenlo sin pensarlo dos veces.