martes, noviembre 08, 2005

¿Una luz en la oscuridad parlamentaria o un atolazo con el dedo?

Estaba recetándome mi dosis de desinformación diaria cuando leí en El Universal on-line una noticia sobre una solicitud del Senado a la Secretaría de Gobernación para regular la actividad publicitaria de "videntes, psíquicos, adivinos y curanderos".

Busqué en la Gaceta Parlamentaria del Senado y hallé la propuesta original:

Los anuncios de psíquicos, adivinos y curanderos en los medios electrónicos estuvieron restringidos a horarios clasificados para adultos, entre las cero y las seis horas. Pero poco a poco, dejando en evidencia lo lucrativo de dichas actividades y al margen o en contravención a la disposición legal antes referida, han venido incursionando en la televisión los anuncios de los servicios ofrecidos por agencias o marcas como Madame Zazú, Walter Mercado, Amira, Luis Suárez y la Hermandad de la Luz y Adivinas del Amor.
Más adelante se propone un acuerdo:

El Senado de la República solicita respetuosamente a la Secretaría de Gobernación, que a través de la Dirección General de Radio, Televisión y Cinematografía, envíe un informe detallado de las pautas publicitarias de radio y televisión de empresas, agencias o personas que ofrecen sus servicios de videntes, psíquicos, adivinos y curanderos, así como un informe sobre las acciones legales que se han aplicado a las televisoras y radiodifusoras, para lograr el retiro de estos anuncios comerciales, que infringen Ley Federal de Radio y Televisión.
En una atolondrada primera lectura de la propuesta del senador por el Estado de Colima Salvador Becerra Rodríguez, me entusiasmé pues se trata de que se disminuya tiempo de exposición a unos charlatanazos. Pero luego reflexioné.

La propuesta adolece de varias omisiones. Para que estuviera más completa habría que tomar en cuenta también a otro tipo de charlatanes; no tan famosos como los que se citan, pero no por ello menos insidiosos. Como los que venden grafología en recursos humanos. O los que venden sus cursos de lecturas de jetas. Ambos por ejemplo, gracias a publicidad disfrazada de notas en El Universal on-line.

Por otro lado no estoy seguro del éxito de una legislación que esté basada en horarios en los que se vale vender disparates. Ello, si bien disminuye el problema, no lo soluciona.

Tampoco me late que funcione una propuesta basada en el supuesto de que el público mexicano es pendejo y se debe de cuidar como a un idiota al que hay que alejarlo de lo "malo" para que no se haga daño. Me apresuro a aclarar que no abogo por una exposición a experiencias nocivas como método pedagógico. Sin embargo, en este caso particular, creo que es más efectivo educar que censurar. Si tanto preocupa que los impactos publicitarios de los charlatanes sean "recibidos por niños y jóvenes que incorporan la adivinación, el esoterismo y la magia como elementos de éxito" se debería incorporar, a su vez, en los esquemas básicos de educación, más material que promueva el pensamiento crítico y escéptico. Y hacer más énfasis en una adecuada aplicación del método científico como medio de distinguir lo que es cierto de lo que no. Eventualmente, los charlatanes desaparecerían por falta de clientela.

3 comentarios :

Anónimo dijo...

No solo en el universal se presentan anuncios de la dichosa grafologia, lo que me preocupa es que en la jornada hoy 9 de nov aparece una nota acerca de esta charlataneria, y en algun programa de televisa y tvazteca me parecio oir lo mismo, es procupante que se desinforme de tal forma, aunque en el universal ya no es noticia que mal informen y desvirtuen las noticias

Kix dijo...

Estoy de acuerdo contigo en que es mucho mejor educar que censurar; a final de cuentas la mejor arma que tenemos sobre esos agentes externos es precisamente la educación. Sin embargo, yo ya había pensado en que esos charlatanes deberían de ser multados por vender cosas inexistentes. Así como cuando vas a una tienda y dice "aceptamos vales" y a la mera hora resulta que no, puedes ir a la Profeco y los multan. Igual debería suceder. La frase que más me irrita es "Mis psíquicos y yo somos honestos" ¿Qué quéeee? Eso es un sofisma de pies a cabeza!

IS dijo...

La cita de Kika: "Mis psíquicos y yo somos honestos"
Auxilioooo!!!
De verdad me hizo reir
Sam