martes, junio 13, 2006

Hambreados pero políticamente correctos...

Un compañero forero de pasados revires contra despistados creyentes, apelado Tork, nos comparte esto publicado originalmente en Foros México.
...para quienes no me conocen, soy estudiante de la Licenciatura en Historia en vías de convertirme en especialista en Historia de las religiones:

Para añadir a mi curriculum:

En el budismo existen chingo mil versiones (igual que en el Xtianismo, el satanismo y otras), pero comparten 3 fiestas comunes: Una de ellas es el Wesak, que es cuando el Buda (sic.) alcanza la iluminación.

Convencido por mi novia (estudiante también de Historia e igual de interesada en las religiones) nos lanzamos ayer a dicho festejo en el Centro Budista de la Ciudad de México -si no mal recuerdo el día 20 de mayo-.

Debo decir que fue exactamente igual que cualquier retiro organizado por cualquier parroquia. La recepción no fue nada del otro mundo: anotar nuestros nombre y una "cooperación voluntaria". En nuestro caso solo dimos $50.00 por los dos. Se inicia el evento con una meditación en silencio que duró alrededor de una hora entados en unos pequeños bancos especiales para tal efecto (yo ya los conocía porque de esos hay en algunos templos católicos para la oración contemplativa). Huelga decir que sólo aguanté como 10 min. en una posición tan incómoda, de modo que me senté mas comodamente y terminé la meditación (que, fuera de broma funciona y es muy relajante).

Acto seguido, una "Platica" donde sólo se dieron algunos datos sobre la biografía de Buda y sobre la fiesta en cuestión. Parecían los temas que muchos de nosotros hemos oido en la parroquia mas cercana a nuestro corazón.

Siguió después un pequeño grupo de discusión (sigue el paralelismo con los retiros) acerca de la plática y de nuesras impresiones sobre el centro. Los comentarios iban desde el "¡Ay! ¡Es que es chidisimo! ¡Se siente muy bonito!" hasta cosas como "¡No, esto es cosa del demonio!".

Hasta este momento sólo encontré una diferencia: No dan gafetes, pero después encontré otra: a la hora de la comida no hay bendición de alimentos. En la dicha comida todo es vegetariano y sin nada de sal. Tragué como pinche marrano y no me llené (me completé con una hamburguesa doble ya en casa)

Al final hubo un evento llamado "Puya" en el que ya no nos quedamos porque ya estabamos hasta el gorro de lo ocurrido en el día.

Ni madres que me hago budista.
El cierre del relato de Tork me recordó una ocasión en la que un amigo y su mamá me invitaron a participar en un proyecto. La invitación tuvo lugar a la hora de la comida en un lugar de la Condesa de cuyo nombre no me acuerdo. Llamémosle por el momento india_tibet_nepal_wannabe.

Llegué y me ofrececieron el menú. No ví nada que conociera así que pedí uno de los paquetes que anunciaban con bombos y platillos. Me trajeron una sopa... de agua. Solicité un limón y sal. Me informaron que en la cocina orgánica_budista_vegetariana en la que se especializa el lugar, esas son cosas del diablo. Me encogí de hombros y me tomé mi agua hervida disfrazada de sopa.

Luego me trajeron una ensalada. Sin chiste, seguida por el "plato fuerte" que discurrió sin mayor incidente por mi tracto digestivo. Supe que estaba comiendo algo porque había que masticarlo, pero nada más por eso.

Finalmente me llevaron el postre. Una pseudogelatina llamada agarina (hecha con agar, baba de alga, pues -ojo escribí alga-). Me dijeron que había de sabores. "uta... ya era hora" me dije, "voy a meterme al hocico algo que haga funcionar mis papilas gustativas". Pedí una agarina de manzana. Me sirvieron un pedazo deshidratado de cáscara de manzana atrapado en un material insaboro, inodoro e insoportable de tan ñoño. Más que postre parecía proyecto de ciencias naturales de primaria.

Al terminar de comer me dije que soy un pendejo. Pude haberme sacado un par de mocos y aventado una flema a la comida para que ésta adquiriera algún sabor.

Al dejar a mi amigo y a su mamá me apresuré a tomar por asalto el primer puesto de tacos al pastor que encontré.

Afortunadamente el proyecto al que me invitaban no se concretó. Hubiera yo muerto de inanición en alguna junta.

pd. Otro día les cuento de los respiracionistas que alegan sobrevivir con base en puro aire y luz del sol.

11 comentarios :

tork dijo...

No esperaba que de verdad fuera a publicarse el relato, pero en fin, me alegra.
Debo decir en defensa de los miembros del dicho Centro Budista que la comida, pese a lo que comenté, es muy rica y muy variada. Comenté eso de que no me llené porque soy un pinche tragón de primera y es mas barato vestirme que darme de comer, pero en ese sentido realmente no hay quejas.
Conté la anécdota de ese modo para presentar una versión informal e irreverente, pero el comentario final ("ni madres que me hago budista"), tiene razones algo más serias que haberme aburrido en una plática o no comer como quería.
Pero como diría la nana Goya: "esa es otra historia" y espero no tardar mucho en comentarla.
Gracias por publicarlo.

Mugrali dijo...

Ay no a mí que no me chinguen, me caga que se quieran meter con mis hábitos alimenticios yo como tacos de moronga con harta salsa si me viene en gana, el cerdo si me cae pesadín pero de vez en cuando me lo como, sobre todo si viene en jamón serrano y bueno ni hablar de todos los lácteos, mariscos y café del mundo, yammi :-P ya me dio hambre!

Kix dijo...

Jajajjaa!! Tu anécdota me recordó a un primo que tengo, que nada mas se juntaba con los krishnas porque le daban gratis de comer!! Qué buena puntada! Jajajaja!!

Lupe dijo...

Comer es un placer!!!

tork dijo...

En cuanto al comentario de kix, tengo un hermano que anduvo un tiempo tambièn en eso de los Hare Krihnas (ya ven a lo que las mujeres nos orillan), afortunadamente ya se calmò de eso, y sus manìas son otras.

El Jouleman dijo...

Pues si se ponen truchas pueden bajarle clientela a los de "Slim"

David Moreno dijo...

Buena anécdota...lo del proyecto de ciencias naturales...fue muy divertido...


saludos..

Vinnie Terranova dijo...

lo del proyecto de ciencias naturales fue una puntada excelente!

Ni madres que me hago budista!

Saludos

Antonio dijo...

Saludos Héctor,

Siempre es bueno aumentar el currículum.

Por mi parte paso de probar cosas así. Mi fé (la iglesia agnosticista del antepenúltimo día) me prohibe experimentar de lejos cualquier cosa que huela a religión.

Lo de los respiracionistas me urge, ya que cada quincena me alcanza para menos comida.

Un Abrazo

Occipusio dijo...

¡Pero Antonio, la solución ya la tienes! Solo júntate con unos Hare Krishnas

Plaqueta dijo...

La neta, así la neta, se come poca madre con los Krishnas de la San Miguel Chapultepec. Pero no quiere decir que sea saludable, siempre está toda grasosa y por eso casi ni voy con ellos.