jueves, octubre 26, 2006

Mi recompensa

No fue ni el suicidio homeopático, ni las risas que provocaron el video de los Yellow Bamboo. Tampoco fueron ni la difusa atención y aplausos educados de mocosos de sexto de primaria y de los de un grupo de preparatorianos. No fue platicarles de Randi y de cómo desbancó a Uri Geller. Y mucho menos fue la tacita que me regalon los de la Facultad de Ciencias de la UAEM.

Lo que me hizo el día, al final de la Gran Cacareada Semana Nacional de Ciencia y Tecnología del País Bananero En El Que Vivimos, fue el volante del taxi que nos sacó a Guillermo y a mí de la escuela a la que fuimos a dar algunas charlas de divulgación.



Ese taxista si es batfan y no mamar.

pd. Gracias Guillermo por la foto.

7 comentarios :

Antonio dijo...

¡Santas divulgaciones escépticas!

Un Abrazo

Lupe dijo...

Ay no mano nooooo!!!

Anónimo dijo...

Chéctor:

No me la vas a creer, pero alguna vez yo ya tomé ese taxi...

-ABZ

Jack Maybrick dijo...

Quiero un volante de esos para mi troncomóvil...

El Jouleman dijo...

zaz!!! no se ve muy seguro que digamos

Anónimo dijo...

Jajaja, se ve todo cool...

Mugrali dijo...

Ajajajaaj más murciélagos en tu blog......tengo sentimientos encontrados respecto al volante. 1. me parece genial, 2.me preocupa la seguridad al conducir con eso, ya no volveré a ver un vehículo motorizado sin plantearme esas preguntas.
Saludos :-)