domingo, diciembre 10, 2006

Google bombing

Leyendo a Edgardo de Lab Journal me enteré de los dislates que dijo respecto a la UNAM el diputado panista, Raúl Alejandro Padilla Orozco, para justificar el recorte presupuestal a las universidades públicas del país:
Creo que no podemos seguir inyectando dinero a la educación si no tenemos resultados académicos de los estudiantes que sean loables; debemos tener una evaluación...
Cuando le recordaron que la UNAM es una de las instituciones afectadas por el recorte presupuestal el diputado reviró con la siguiente mentira:
­Oiga, ¡y qué bueno! ¿Y sabe usted que, por ejemplo, la norma mínima de calificación aprobatoria es de cinco, y si usted saca cero la mínima es de cinco? Claro, ¡oiga!, es muy grave, y eso es lo que tengo enterado. (más sobre los jocosos revires del diputado)
Amigos y vecinos, bien saben ustedes que ni la telepatía ni las adivinanzas son lo mío (ni lo de nadie pero eso lo dejamos para otra bosta para no divagar), no obstante me aventuraré a proponer un esbozo de lo que estaba pasando por la cabeza del diputado Padilla Orozco que lo condujo a decir las pendejadas citadas. Basado en mi desastrosa experiencia educativa en el Tec.

Imaginen, avezados lectores, al diputado, contador y exatec a la hora de estar viendo cuánta lana quitaban él y sus secuaces a la UNAM (y a otras insituciones educativas públicas).

"¿Con cuánto pasaran los de la UNAM? Me acuerdo que en el Tec a nosotros nos hacían pasar con 7. Menos de eso significaba recursar la materia. ¡Qué bueno que nos pusieran miras tan altas! No habría llegado a donde estoy sino fuera por ello. Con el trabajo que me costó... no es posible que le estemos dando tanto dinero a la UNAM... si no tienen los mismos estándares que los míos. Además son todos unos rojillos, seguro nadie en la UNAM votó por el PAN... que se chinguen."

Una de las razones por las que mandé al carajo al ITESM consistió en mi intolerancia a estar rodeado de creyentes cuasifundamentalistas de que el promedio es lo que rulea para ser un buen profesionista. Directivos, maestros y compañeros de clases (había excepciones que contaba con los dedos de una mano y me sobraban dedos) estaban equivocados y mucho. Y ahora, gracias a que un montòn de mexicanos se tragaron una campaña de miedo y desinformación tenemos a esos mismos imbéciles gobernando.

Para enfrentar la ignorancia y el recurso a la mentira de un contador públlico egresado del ITESM y que además es el Presidente de la Comisión de Presupuesto de la Cámara de Diputados hay varias propuestas. Una de ellas (propuesta por Edgardo) consiste en hacer un google bombing en contra del diputado Raúl Alejandro Padilla Orozco y a favor de una educación pública y de calidad. Que, añado, hoy es la de mayor calidad en este país; aunque haya quien no lo quiera ver.

La idea es copiar y pegar el texto de la siguiente caja en alguna parte de su blog.




Y queda algo así,
Mentiroso

pd. A despistados con alguna filia al ITESM: ahórrense el sobadísimo pseudoargumento que dice que las empresas prefieren egresados del ITESM antes que de la UNAM. Ello no demuestra que un egresado del ITESM haya recibido educación de mejor calidad; sino que las empresas ya saben de qué escuela normalmente van mejor domesticados.