miércoles, mayo 31, 2006

Enseñando a los cerdos a cantar

Esto lo escribo escamoteando minutos de descanso. Estoy a mitad de un curso intensivo de una tecnología de adquisión de datos retenovedosa (o eso es lo que me dicen).

En tanto, les comparto una parte selecta de un artículo interesante que me he encontrado en el último Skeptical Inquirer (May-Jun 06). Lo escribe Harriet Hall quien es una física retirada que vive en Puyallup, Washington.

Harriet Hall cuenta que una vez decidió asistir a una serie de sesiones sobre astrología, medicinas alternativas y otras hostias por el estilo. Decidió hacerse presente ahí para ofrecer en esas sesiones el punto de vista de una escéptica. Cuando comentó sus intenciones con sus amigos escépticos recibió la siguiente advertencia:

Nunca trates de enseñar a un cerdo a cantar. Desperdicias tu tiempo y el cerdo se enoja.
No obstante, Harriet también es optimista. Dice en su artículo que consideraba a la gente que va a este tipo de reuniones como "amable, amigable y razonable y capaces, al menos algunos de ellos, de aprender algunas de las cosas" que Harriet sabía. Como el "encontrar la satisfacción intelectual de descartar errores y aprender algo que es cierto".

Continúa Harriet narrando su odisea de intercambio de revires con algunos magufos:

Oimos a un practicante de feng shui. Explicó que el feng shui es una ciencia y detalló cómo alinear la posición de la cabecera de la cama de uno con el norte. Le pregunté entonces si se refería al norte magnético o al geográfico. No estoy segura de que el practicante conociera la diferencia, pero dijo que creía que era mejor el norte magnético pues el feng shui tiene que ver con fuerzas magnéticas. El norte magnético está en la parte noreste de Canadá, así que le pregunté a dónde debía alinear su cama un cliente que viviera ahí, pues si lo hacía rumbo al norte magnético estaría de hecho haciéndolo hacia el sur. Su respuesta sólo consistió en decir: "esa es una pregunta interesante".

El practicante de feng shui, también vendía medicinas chinas. Dijo que siempre checa cada botella que vende abriéndola y probado su contenido, o al menos lo ve para segurarse de que la botella contiene lo que dice la etiqueta. Ese es su proceso de control de calidad; así estaba seguro de que sus productos son seguros. Uno de los remedios que mostró es un analgésico chino llamado Lemonin. La etiqueta decía que contiene paracetamol, cafeina y vitamina C. El vendedor ignoraba que el paracetamol es lo mismo que contiene el Tylenol, asi que, no podía advertir a sus víctimas (digo clientes) que tomar Tylenol junto con Lemonin podría resultar en una sobredosis de paracetamol.

Un quiropráctico insistió que los bebés recién nacidos necesitan inmediato ajuste quiropráctico, pues sus cuellos se someten a mucho estiramiento durante el parto incluso en cesáreas. Decía que el cuello de un bebé puede estirarse más de dos veces su largo normal. Yo le dije que eso no era posible pues tal estiramiento mataría al bebé. El contestó que efectivamente era algo que hacía mucho daño.

Otro quiropráctico comentó que el no creía en los gérmenes, pues si ellos fueran los causantes de las enfermedades todos estaríamos muertos. Decía que la única razón por la que uno se enferma es debido a una mala alineación de la columna. Decía que nunca se había vacunado y que confiaba no enfermarse aunque estuviera expuesto a una enfermedad contagiosa. La siguiente vez que necesitemos voluntarios para tratar un caso de Ébola ya tenemos a quien llamar.

Un par de autoproclamadas psíquicas platicaron con nosotros y nos hicieron algunas lecturas en frío de aficionados. Una explicó sus errores de adivinanza diciendo que a veces recibía "visiones" del futuro y que no podía percibir en sus intuiciones el tiempo. Inmediatamente se contradijo al decirle a la siguiente persona que "leyó" que tendría un trabajo nuevo en algún momento de los proxímos 3 años.

La otra psíquica nos dijo que podía ver ángeles sobre cada uno de nosotros. (En psiquiatría, esto se llama alucinación y es un signo de enfermedad mental.)

He aquí algunos de los asombrosos comentarios que escuché:

"Una molécula obtenida de una planta es natural, entonces es mejor que la misma molécula hecha en un laboratorio."

"Tuve que abandonar mi remedio homeopático para dormir pues causaba efectos secundarios". (¿Tomar un poco de agua destilada cuántos efectos secundarios adversos puede causar?)

"Sabía que mi dolor de cabeza no se fue por ningún efecto placebo, porque yo sé de antemano si un remedio es sólo un placebo". (Entonces ¿porqué los científicos se molestan en hacer pruebas controladas de doble ciego?)

"La verdad no importa".

"Lo que es cierto para mí puede no ser cierto para tí. Esta bien si no estamos de acuerdo".

"Creamos nuestra propia realidad".
Después de esta ordalía de insensatez y oidos sordos, Harriet estaba preocupada. Llegó incluso a pensar que ella pudiera ser la equivocada, no el resto de asistentes a las sesiones que describe.

Entonces hubo un par de cosas que le sirvieron para asegurarse de que ella no era la equivocada (el énfasis es mío).
La primera fue la lista de obiturarios del anuario de la Enciclopedia Británica. Entre los científicos que han contribuido al bienestar y al conocimiento de la humanidad no hay un sólo homeópata, astrólogo o psíquico en la lista.

La segunda fue la novela Saturday de Ian McEwan. Es leída por el suficiente número de personas para que sea puesta en la lista de best-seller. Su personaje principal es un escéptico y un pensador crítico (control_zape: ¡a huevo!) quien dice: "[creer en] lo supernatural es el recurso de una imaginación insuficiente, la evasión infantil ante las dificultades y maravillas de la realidad y la negación de la demandante tarea de revisar continuamente lo plausible".
Como ya lo mencioné antes. El primer beneficiado en un encontronazo escéptico es uno mismo.

viernes, mayo 26, 2006

Va de nuevo...

Los próximos 1 y 2 de junio la campaña Estamos Hartos dará señales de vida nuevamente (quién no sepa de qué se trata esto de Estamos Hartos eche un ojo a la sección Afanes Quijotescos en el sidebar). En esta ocasión los destinatarios de nuestras iracundas y bien colocadas mentadas serán los candidotes candidatos a la presidencia de nuestra republiquita.

La idea es expresar, cada uno con su personal estilo, que la lana que se ha gastado en los spots que pasan por la tele mejor nos la hubieran repartido al pueblo para ir a echarnos aunque sea una chela (o lo que ustedes prefieran), pues los contenidos de los mentados spots están del nabo.

Añado, para los pocos despistados que llegan aquí a proponer que mejor apague uno la tele, que la lana que

a) los partidos usan para producir los spots, y

b) que se embolsan las televisoras por transmitir los spots ad nauseam sin mayor beneficio que confirmar que a los electores nos juzgan imbéciles,

es un producto de la chamba de muchos de nosotros.

Apagar la tele no es una opción satisfactoria.

Estén pendientes en el blog de David Moreno y aquí mero para mas información al respecto de a dónde dirigir su ataque mailero.

pd. Recuerden que quedarse callados es muy cómodo. Y muy aburrido.

pd2. Pueden participar desde su blog o desde los comentarios en los blogs de los participantes.

miércoles, mayo 24, 2006

Expo-Ser 2006, the aftermath.



El domingo pasado me armé de paciencia y fuí al WTC a una expo que en realidad era un asalto avalado y organizado por estos estafadores, a saber:

Marilú Figueroa Altamirano ( mariluf@expo-ser.com )
Liliana Figueroa A. ( info@expo-ser.com )
Ilian Ramírez ( ventas@expo-ser.com )
Edgar F. Cruz ( ecruz@expo-ser.com )
Valeria Bastarrachea ( rpublicas@expo-ser.com )
Irma de Lira ( direccion@expo-ser.com )
Alfredo Mendoza ( clientes@expo-ser.com )

Y con asalto no me refiero al precio de la entrada ($100 pesitos por las dos últimas horas), sino al obsceno intercambio de dinero y tiempo por pseudociencia y llanas mentiras que ocurría adentro.

Me explico con algunos ejemplos.

1. En el primer pasillo en el que me aventuré había una fila de esperanzados clientes; mujeres, niños y hombres, parejas y familias que esperaban turno para sentarse ante una cortina negra y poner sus manos en unos electrodos con la forma de la palma de la mano, mientras alguien detrás de una cámara y una laptop sacaba una foto del cliente con todo y aura. Precio por persona: $250.00.

2. En otro pasillo había otra fila para sentarse ante algunos autoproclamados expertos en reiki, que ofrecían un masaje histriónico (esos que sólo se dan en el aire) a quien se dejara quitar no sé cuánto dinero, y aproximadamente 10 minutos de su tiempo, sin contar lo que haya durado formado.

3. En un stand a cambio de otra lana el interesado se tumbaba en una cama. Los que atendían el puesto decían que la cama "echaba rayos infrarrojos de onda larga que benefician las células". No supieron explicarme satisfactoriamente en qué era mejor su cama cara que estar un rato en el exterior para que le diera a uno el sol.

4. En otro stand un grupo de charlatanas ofrecía al marchante que donara un minuto de meditación para "juntar buena vibra y resolver los problemas del mundo". Juar!

5. Al fondo de la expo un charlatán ofrecía los milagros de la medicina cuántica a dolientes asistentes. No está de más mencionar que toda la cuántica que usaban era en el puro nombre y ya.

6. A cada rato había conferencias, como en esta foto. Al principio creí que todo mundo pedía 10 chelas pero cuando me acerqué por la mía me percaté que estaba yo en un error: estaban invocando los poderes del universo que equivocadamente juzgan como si fuera su mejor amigo.

7. También estaban los de Greenpeace muy dispuestos a espantar a quien cayera en sus garras con alguna debacle climática inminente. Entre su repertorio no faltaban los cacareos de extinciones masivas expuestas con mucha histeria pero con muy poca ciencia.

Ahora bien, hubieron dos cosas que me encabronaron especialmente.

La primera es que la Expo-Ser se autoproclama como evento humanista. Estoy de acuerdo en que es parte de la naturaleza humana engañar y autoengañarse, pero hasta ahora esa característica sólo ha servido para beneficiar a unos pocos, no a la humanidad. Engañar al prójimo poco tiene que ver con una ética humanista. Mis tompiates son más humanistas que Marilú Figueroa y sus secuaces.

Lo segundo que me encabronó fueron las sonrisas de autocomplacencia que traían los organizadores y expositores al clausurar la Expo-Ser. Un buen día de estos se les van a borrar.

pd1. La visita al WTC no fue para indignarme gratuitamente. Ahora este blog ya tiene material de pitorreo escéptico para otro año al menos.

pd2. Debo confesar que no fue fácil andar paséandome en los stands de la Expo-Ser. Costó reprimir mis ganas de tomar cuanta vela encendida había para usarlas con el combustible que traía yo en las tripas e incendiar el lugar. ¡La Cofradía Escéptica del Pedo Flamígero (Fernando del Paso TM) al ataque!

pd3. Mejor hubiera ido a la Expo-Sexo, chále.

lunes, mayo 22, 2006

Vale la pena... y mucho.

Chewbasca, como buen escéptico, ha puesto sobre la mesa una pregunta: ¿vale la pena tanta indignación escéptica y tantos brincos intentando divulgar algo de pensamiento crítico dado que "la ignorancia no cede"?

Mi respuesta a la pregunta de Chewbasca es la siguiente: no puedo decirte porqué tiene que valer la pena para tí. Pero si puedo contarte porqué vale la pena para mí: no toda la gente que coquetea con la pseudociencia y los dislates que ofrecen los charlatanes, es igual de necia, ciega y sorda. Y hay algunos, a los que si les es ofrecida información real, deciden averiguar más al respecto.

La evidencia que respalda esa última afirmación: la encuentras mirando en un espejo. (Y a quien no la halle ahí lea este comentario de Randi).

¿A quién sirve tanto afán de divulgación en pensamiento crítico y escéptico? Para empezar a uno mismo. La ignorancia SÍ cede. Y cuando cede la de uno mismo, habemos quienes consideramos que vale la pena ver si cede la de otro (aunque no siempre por la misma razón).

Como bien lo dices en tu post, habrá quien se aferre a sus más caras creencias ya sea por desesperación e ignorancia o ya sea por miedo a encarar la realidad como es (y admito que es difícil cuando ese alguien es cercano, estimado, o peor aún, querido). Pero a veces, hay quien está dispuesto a poner en una balanza lo que es y lo que cree si se le muestra cómo.

Y en mi muy humilde experiencia, ver a alguien encarar sus creencias con la realidad es un espectáculo digno de cualquier esfuerzo.

pd. Agrego que ser un cascarrabias e indignado escéptico sí puede ser dañino ante tanta insensatez... si uno no se pitorrea de vez en cuando.

viernes, mayo 19, 2006

Mensajes en piedra



El fin de semana pasado estaba yo trepado en una serpiente del pedregal (sí, ya sé que me autochingué). Es un muro-escultura que está en el espacio escultórico de la UNAM.

Ahí encima me encontré con una versión rupestre de la blogósfera: en lugar de bytes y servers los posts estaban hechos con brochazos de corrector y alojados en piedras.

Vean.

1. Post rosa-ambiguo.

2. Post viene-rápido.

3. Post tímido-desapercibido.

4. Post paranormal.

5. Post conciso.

6. Post ambicioso-despistado.

7. Post antitabaco.

Y este post es el que ruleó. Hasta comentario tenía.

pd babas. Añado que en mi paseo por la universidad descubrí que la av. Insurgentes tiene nalgas.

miércoles, mayo 17, 2006

Próximo Café ConCiencia - Generación y Uso de Energía


El siguiente Café ConCiencia será el proximo viernes 26 de Mayo a las 18:00 en El Cafécito, sito en Av Hidalgo 28 frente a la entrada a la Catedral en Cuerna.

En esta ocasión el tema será la planeación que hacemos en generación y uso de energía.

Más información en la página de Cafe ConCiencia.

Si algunos consideran que este tema está de hueva, les sugiero que tengan en cuenta el esfuerzo técnico y científico que está involucrado cada vez que encienden el interruptor de la pared cuando llegan a casa en la noche para ver por donde andan y no partirse la madre con un mueble. O cada vez que encienden el microondas para recalentar la comida. O cada vez que encienden la computadora para echarle un ojo a la blogosfera. O cada vez que encienden la tele para pararse de pestañas con las noticias. O cada vez que encienden su coche para ir a la chamba. O cada vez que prenden el boiler de su casa para no congelarse el culo cuando se bañan. O cada vez que están en el cine viendo una peli. O cada vez que escuchan su rola preferida.

Si aún se les hace de hueva el tema, consideren lo siguiente: la próxima navidad, cuando estén con sus seres queridos y anexados brindando con sidra e intercambiando regalos, la energía eléctrica que alimente los focos que van a permitir que se vean las jetas entre ustedes va a ser generada fuera de este país. Y nos va a salir caro traerla hasta acá. Así ha ocurrido en los últimos años. Y continuará ocurriendo cada vez más (y no sólo en diciembre) si no hacemos algo al respecto.

Informarse del tema, es el primer paso de esa tarea.

martes, mayo 16, 2006

Cienciología bananera


Este es un edificio situado sobre av. Chapultepec, muy cerca del metro del mismo nombre. Desde hace un tiempo aloja a despistados cienciólogos mexicas.

Yo creía que con lo que cuestan las famosas auditorías (limpias cientólogas consistentes en conciliarlo a uno con su thetan favorito -aka fantasma extraterrestre traumado-) estos charlatanes invertirían en la imagen del edificio, pero continúa presentando el mismo aspecto del nabo de siempre.

Quizá en estas tierras amarrar incautos a un ohmiómetro disfrazado sea menos redituable de lo que pensaba.

pd. Hace tiempo conocí a un fan cienciólogo y solía presumirme que ya vivía a un 110%. Por alguna extraña razón usaba ese extra, tan penosamente conseguido según él, para convencerme de las bondades de los disparates de Hubbard. Yo le sugería que exigiera su dinero de vuelta pues lo habían estafado. Con todo y su "ventaja vital" se cansó primero y me mandó a la chingada.

lunes, mayo 15, 2006

What the bleep...? reloaded


Así es amigos y vecinos. Próximamente tendremos la oportunidad de pitorrearnos de más dislates de Judy Z. Night, su amigo imaginario Ramtha y demás asociados, quienes insisten en mandar al garete los mejores conocimientos que tenemos sobre mecánica cuántica, para vender la peregrina (y muy errónea) idea de que si uno desea algo con suficiente voluntad, el universo (que en realidad no es amigo de nadie ni nos considera sus favoritos) le concede su deseo.

Según la página oficial de What the bleep do we know? (rebautizada en este blog como ¿A quién chingados creen estos tarados que le están viendo la cara?) el release de la siguiente entrega de esta ... er... no sé como llamarla porque ni película ni documental es... llamémosle infomercial para despistados... será el día 26 de mayo en la república bananera con pretenciones primermundistas en la que vivimos.

El título en inglés es What the Bleep!?: Down the Rabbit Hole. Más que referencia a la obra de Carroll el título me suena a video porno. De acuerdo, de nuevo, a la página de ¿Que carajos se creen estos imbéciles? este infomercial no es más que la versión Director's Cut del primero. En otras palabras si la primera vez les pareció insufrible, esta ocasión quizá se les antoje intolerable. Entre los personajes nuevos amenazan con un tal Dr Quantum, una animación en 3D, que parece que va a retorcer aún más los fundamentos de la mecánica cuántica a favor de la pseudociencia y la credulidad rampantes.

Lejos de caer en fanatismos que dan pena ajena (como los de algunos católicos que se oponen a que uno vea la película El Código Da Vinci -el libro es un desfile de personajes aburridos que no quise acabar-) yo no convocaré a boicots para que la gente no vea What the Bleep!?: el bújero del conejo. Sólo me limitaré a advertir que pueden apostar a que se van a encontrar lo mismo que en el ano de un conejo. Pura mierda.

pd. En el blog Sentido Común hay un post muy bueno sobre What the bleep...? Y también hace algunas semanas posteé lo que dice Julia Tagüeña (directora general de Divulgación de la Ciencia de la UNAM) al respecto.

jueves, mayo 11, 2006

Mijael Covalín Gordon

Ayer me presentaron (virtualmente) a un divertido -y muy, pero muy autoengañado- personaje.

Clama estar versado en varias ramas del "conocimiento espiritual". Cabe mencionar, avezados lectores, que el único conocimiento espiritual al que le concedo alguna validez es el que proporcionan las chelas y otras bebidas espirituosas. El "conocimiento espiritual" que no esté en ese ámbito suele servir menos que una bosta de vaca.

Veamos.

Una navegada en la página de Mijael (ojo que se puede naufragar ahí, no tanto por los dislates de los que está llena sino porque está hecha en Flash y el Back del browser no funciona) revela que el buen Mijael imparte seminarios y cursos de cabalá, astrología, regresión cabalística, meditación y algo que suena a estornudo: Refuá Esh.

A continuación les dejo algunas de las afirmaciones más divertidas que me encontré en la página de Mijael.

1.
La astrología Cabalística, es un conocimiento proveniente del Patriarca Abraham, al cual se le atribuye el primer texto de astrología cabalista denominado el Sefer Yetzira (Libro de la Formación).

Este texto explica la forma espiritual de controlar las influencias astrales para sacarles un beneficio propio y colectivo.
Note el lector que esto no es astrología del montón. Estos astrólogos cabalistas son tan chingones que mueven las estrellas a su antojo.

2.
Refuá Esh es una técnica espiritual de sanación, proveniente de los grandes cabalistas de antaño, que la utilizaban para su desarrollo perceptual y su mejoramiento físico.

Refuá Esh busca la eliminación de bloqueos energéticos en el cuerpo físico así como el equilibrio del mismo.
Lo mismito que el reiki y otras autoproclamadas técnicas de sanación (que no sirven para nada más que sacarle su lana a los incautos) nomás que en este caso se usa hebreo en lugar de japonés. Y tan tan.

3.
La regresión cabalística, es un método espiritual que permite conectarnos con información que se encuentra en nuestro inconsciente [y] que comprende nuestro inconsciente abarca (sic) las encarnaciones pasadas, y cada momento de ésta.

Este método permite conocernos más, y entender cada uno de los eventos vividos como parte del karma, tikún o corrección personal.
Ah.

Con esos portentosos superpoderes creo que Mijael se merece que alguien le comente sobre el reto de la JREF. Espero que como buen judío (ay! en cuánto estereotipo caemos) no desaproveche la oportunidad de hacerse de un millón de dólares.

martes, mayo 09, 2006

¿Hay algún quiropterólogo aquí?



Tuba trajo una nueva mascota (Cynopterus species) a la oficina. El único problema es que no le hemos puesto nombre aún porque no tenemos muy claro si es murciélago o murciélaga (no estamos seguros de si tiene las tetas muy caidas o qué onda). Por lo tanto acudo a ustedes, avezados lectores, para averiguar si conocen a alguien versado en estos bichos para que me ayude a despejar esta duda que no me deja dormir.

pd. Se aceptan sugerencias para el nombre.

domingo, mayo 07, 2006

Propuesta para el mundial

El futbol no me gusta.

Cada partido de futbol que veo me causa la misma impresión que el primero que ví y poco importa quiénes sean los enfrentados. Un montón de fulanos corre detrás de un balón y cuando por fin lo alcanzan lo mandan lejos de una patada. Se enfrentan a otro montón que hace lo mismo nomás que en sentido contrario. Entre tanta confusión a veces el balón se acerca a la portería de alguno de los equipos, y aficionados y jugadores, o bien aplauden o bien se angustian, dependiendo de qué lado quede el balón. Muy rara vez -tomando en cuenta lo que dura cada partido- algún jugador se tropieza con el balón y este va a dar a la portería. Apoteosis para un lado e ignominia para el otro. Porras y mentadas. Insensatez total.

Si soy testigo en un estadio de tanta corredera y patada inútil no tengo tanta bronca: pido chelas y con ello mi lucidez y yo nos despedimos por un rato, en lo que acaba el partido. Si estoy viendo un partido por televisión hay que agregar a la ordalía los comentarios de los narradores, que nunca entiendo. Y últimamente, hay que añadir los cuadritos kafkianos que las televisoras usan para transmitir las reacciones de otros televidentes.

Ay! la reacciones de los aficionados. Quizá sean la única alegría pitorrera que me ofrece el futbol.

Personas que en otros ámbitos son razonables y hasta amables se metamorfosean en irreconocibles de la malviajada que se dan cuando les meten a su equipo un gol detrás de otro. Imagínense cómo se ponen cuando les patean a uno de sus jugadores favoritos.

- Era lo mínimo que debía hacer – oí decir a una de las personas más gentiles que conozco después de ver como le acomodó una patada en el culo un jugador de su equipo a un contrario por recibir una entrada particularmente violenta.

Otro aspecto que me resulta divertido es ese concepto despistado de conjunto que tienen los aficionados.

- Ganamos – dicen muy orgullosos como si hubieran corrido detrás del balón todo el partido. No se dan cuenta que su mayor esfuerzo físico consistió en levantar las tepalhuanas las pocas ocasiones en las que el balón se acercó a la portería. En eso y en pegar uno que otro grito.

Durante los mundiales, el embrutecimiento futbolero alcanza su máxima expresión. Quien busque platicar de otro tema en una reunión casual durante esa temporada ya se jodió. No queda más que cultivar la soledad y el ostracismo. Como un apestado.

Por eso propongo que en el próximo mundial la FIFA rellene los balones con nitroglicerina (avisándole a los jugadores, claro está). Ello traería varias ventajas. A los que nos importa un pepino el futbol nos da material para platicar.

- ¿Viste como salieron volando las visceras de los de la selección de [aquí ponga el lector al primero que quiera que eliminen del mundial]? - comentaríamos entusiasmados.

Definitivamente se elevaría el nivel del juego.

pd. La misma revulsión me ocurre durante las olimpiadas así que no se vayan a sentir especialmente ofendidos si alguno de ustedes es apasionado aficionado al futbol.

pd2. ¿Que qué tiene que ver con escepticismo todo esto? Pues no mucho. Sólo que creo que mi desagrado al futbol -o a cualquier deporte- proviene de mi desconfianza a vitorear lo mismo que veo que vitorean millones de pelados y a que los motivos de tanto aplauso no me quedan aún claros.

- No entiendes el futbol – suelen decirme.

pd3. Hay un capítulo en el libro de Carl Sagan, Miles de Millones, en donde se comenta sobre lo que pasa en los sesos de muchos gringos durante las noches de lunes de futbol americano.

miércoles, mayo 03, 2006

Felipe Calderon y diosito

Iba yo muy quitado de la pena caminando hacia la chamba cuando oí a una señora muy emperifollada regalar a su acompañante quinceañera (¿hija? ¿nieta? ¿dama de compañía?) con la siguiente afirmación:

- Dios apoya a Felipe Calderon.

A ver si mañana que vuelva a pasar por ahí me encuentro con la señora para sacarla de su error.


Consultas previas a diosito:
Predicciones 2006
Enseñándole español

lunes, mayo 01, 2006

Boicot




Esta foto la tomé en la estación de metro Nativitas hoy a las 16:00. Parece que a varios no les llegó su email de boicot o juzgaron inútil la llamada a no comprar en Walmart.

Yo por mi parte no fuí a consumir ni a comprar en ninguna franquicia gringa. Pero antes de que o bien aplaudan o bien se pitorreen de mi solidaridad con los paisanos del otro lado, debo mencionar que todo mi mérito consistió en darme cuenta que en la cartera no tenía yo ni un peso.

pd. No me queda claro aún si soy un ojete con los inmigrantes que estaban haciendo su luchita, pues para transportarme usé combustible extraido del subsuelo nacional y refinado en Estados Unidos -y eso incluye al metro que tengo entendido que se mueve gracias a la electricidad generada por una termoeléctrica que, adivinaron avezados lectores, requiere de menjurges petroquímicos-. Espero que los que convocaron al boicot no pretendieran que cruzara la ciudad a pie. Esto de la economía global vuelve ambiguas y complicadas a este tipo de convocatorias.

pd2. Si quieren de a de veras boicotear a Estados Unidos haríamos mejor en echarle más galleta a desarrollar nuestra propia tecnología. Y para eso necesitamos hacer ciencia. Mucha más. Eso funciona mejor a la larga que continuar sólamente apostando al lameculismo que implica una economía basada en la inversión extranjera.