viernes, septiembre 29, 2006

No, Mafalda no muere atropellada por un camión de sopa

Hoy que es aniversario de Mafalda escuché por la radio una entrevista que hizo Gutierréz Vivó a Quino.

Aún hay algunos que preguntan si la mató o no con un camión de sopa, por lo tanto dejo esta entrevista para que escuchen lo que dice el autor de Mafalda al respecto, entre otras cosas.


Entrevista a Quino

ps. Mafalda es chida. Pero Boogie el aceitoso es quien rulea.

miércoles, septiembre 27, 2006

Fobia a la tecnología

Un motivo recurrente de pitorreo escéptico consiste en los dislates que en aras de la tradición y de la corrección política se cacarean sin ninguna reflexión.

Ya he mencionado algunos de esos disparates aquí. Como echar un dios te bendiga o recurrir a fórmulas para avalar fenómenos que sólo existen en la imaginación de amantes de lo paranormal y supernatural.

Ahora le toca su turno a otro disparate: el que titula este post es muy usado por imbéciles a los que les gusta presumir que lo son.

La primera vez que lo escuché y lo reviré fue por allá en el 96 cuando estudiaba en la Escuelita de la SOGEM (Sociedad General de Escritores de México). Durante ese último e infructuoso intento voluntario de aprender algo encerrado en un aula estaba rodeado de gente que me veía como bicho raro. No por las obvias razones de mi fealdad asimétrica, sino por mi bagaje ingenieril que chocaba con los afanes enternecedores de especialización de muchos. Tanto chocaba que me preguntaban frecuentemente qué carajos hacía yo en un diplomado de creación literaria.

- Creo que las habilidades para escribir un programa en una computadora y para hacer literatura se parecen mucho. Vengo a ver si es cierto – respondía.

Domesticada como está la mayoría a considerar la multidisciplinariedad (¿existe esa palabra?) sólo digna de despistados, orates o genios ya no inquirían más creyendo que yo era lo primero. Excepto en una ocasión en la que una chava con cuerpo – y sesos- de sirena me espetó:

- ¡Uy! no sé de que me hablas. Yo le tengo fobia a todo lo que huela a tecnología.

- Tu fobia a la tecnología sería más creible si estuvieras en pelotas, no estuvieras agarrada a esa agua embotellada y a ese cigarro y no te acabaras de bajar de tu coche – enumeré.

No hice muchos amigos en la SOGEM.

lunes, septiembre 25, 2006

Próximo Café Conciencia

Este que viene va a estar chido.

(No es que los anteriores lo hayan estado menos, pero este en particular tiene temas que algún tiempo fueron caros para su servilleta).



Ahí nos vemos el próximo viernes.

ps. Ojo babastiesas. La dirección no es la misma que la de los anteriores. Ahora es en el changarro que está en contraesquina del cine Morelos. Se cena rico.

viernes, septiembre 22, 2006

¿Quién le hace caso a Benedicto XVI?

Recién el papa regaló a quien todavía lo escuche con un par de sendos dislates (pocos, considerando que su chamba es ser el embajador de un guey a todas luces imaginario).

Recordemos que uno de los dislates consistía en calificar la teoría de la evolución de irracional mientras que el otro disparate se resumía a echarle caca (erudita, pero caca al fin) a la competencia representada por el islam.

He aquí los resultados hasta el día de hoy

  • Científicos que han amenazado de muerte al papa: 0
  • Musulmanes fundamentalistas que se quieren escabechar al papa: un chingo.

ps. Y aún hay quien afirma, despistadamente, que la ciencia "es sólo otra religión", juar!

miércoles, septiembre 20, 2006

¿Reto?

Hoy en la bosta en la que me pitorreo de los métodos pseudo-matemáticos para ganar el melate recibí a las 17:52 un comentario anónimo con el siguiente contenido:

1 5 15 33 34 35

Supongo que tenemos a alguien que afirma de antemano conocer el resultado del siguiente sorteo por efectuarse hoy a las 20:00.

ps. Usando mi sw Melate Apantallapendejos (que no hace otra cosa que puros divertimentos con estructuras de datos y números aleatorios) obtuve lo siguiente:


lunes, septiembre 18, 2006

3 de Reforma 3

I
El viernes pasado, después de lo de Centro Banamex, me trepé a un taxi para llevar mis trastos y mi cansada humanidad a la oficina.

Durante el trayecto, la radio del taxi sonaba, entre chisporroteos, así:

- Reforma positivo. 10 para 8. 50 en 3. Reforma positivo. Ya nos devolvieron Reforma muchachos –informó contento un taxista.

- Dejaron apestando Reforma: a peje muerto -dijo otro.

- Sí. Reforma apesta. Pero a fraude electoral -reviró uno más.

Siguieron varias mentadas por onda corta.

II
Yo siempre he sido un peatón por convicción (bueno... justo ahora también lo soy por resignación porque estoy pobre como rata). Al grado de que no tengo coche, ni manejo, ni me interesa aprender.

Cruzar Reforma lleno de gente con prisa detrás de un volante me desagrada más que cruzarlo lleno de campamentos. Al menos estos últimos no se le echan a uno encima.

III
El fin de semana oía por la radio a un restaurantero que tiene su changarro en Reforma.

- Mis pérdidas son incalculables -decía quejándose del plantón que recién se quitó.

- Imbécil anumérico- pensé. - Otro que confunde abundancia (en este caso de pérdidas) con su incapacidad para hacer matemáticas.

ps. Durante las marchas y el plantón en Reforma había fotos interesantes. Una que llamó mi atención fue esta que bien podría ser lema escéptico.


jueves, septiembre 14, 2006

Incómodo. Definitivamente.

Hace un par de bostas escribí que sería incómodo regresarnos a vivir a los árboles. Frase socorrida como escenario de lo que ocurriría si toda la humanidad dejara de hacer ciencia -y dejara de usar la tecnología que de ella se deriva- como resultado de algún apendejamiento profundo y generalizado. Evento que no se antoja tan imposible cuando uno se encuentra ante este tipo de dislates.

Por ahí alguien replicó que no sería incómodo el retorno a una forma de vida arborícola.

A menos que uno sea un elfo y viva en el mundo de fantasía de Tolkien, no estoy de acuerdo. Máxime teniendo en cuenta nuestra actual dieta omnívora, nuestra locomoción a 2 patas y nuestros muy exigentes procesos cognitivos que no sirven para llevar una vida completamente contemplativa.

Pongo a su consideración lo que creo que ocurriría si mañana nos saliéramos todos de nuestras casas a treparnos a un árbol con el enternecedor afán de continuar trepados el resto de nuestras existencias muy felices y sin preocupaciones.

Suponiendo que haya suficientes árboles para acoger a la humanidad:

1. Los torpes y los gordos se partirían la choya poquito después de alcanzar la primera rama.

2. La mayor parte de la humanidad se moriría de hambre en el transcurso del primer mes. Mientras que la parte superviviente andaría toda malviajada y cada vez más apendejada por someterse a una dieta mayormente consistente en hojas, insectos y a lo mejor alguna fruta.

3. Ciertos blogstars, a falta de blog, estarían perennemente maravillados por la experiencia de cagar desde varios metros de altura y usar sus propios dedos para limpiarse el culo.

4. Los que se treparan a ceibas, secoyas y ahuehuetes podrían disfrutar de la vista desde su nuevo aposento... si es que les quedan sesos para experimentar el cambio de perspectiva que da cualquier lugar alto.

5. Los que se agandallaran un arce se podrían entretener lamiendo su nueva casa.

6. Los supervivientes tendrían que aprender a ser nómadas para asegurar su progenie. Sólo que no les iban a servir de mucho las millas que hubieran acumulado por aeropatito.

7. En general las nuevas comunidades de humanos arborícolas iban a ser vulnerables, al grado de la extinción, a cambios climáticos drásticos (tengan en cuenta que el clima sigue cambiando, con o sin civilización de por medio).

Y hay que tener en cuenta, además que habría que decirle un tierno adios a varias aspectos de la vida cotidiana:

Sexo en una cama, juegos de video, comics, visitar una librería y cargar con todo lo que puedan tus brazos o tu cartera, ir a un concierto, mandar con relativa facilidad a la chingada alguna infección gracias a los antibióticos, no morirse tan fácilmente en un parto, leer de noche, ver cine, comer y beber rico, transportarse (aunque sea rápido y furioso), ver a tus chamacos crecer agarrado a una chela y no a una liana, resolver un problema difícil...

Y todo ello a cambio de cagarnos de miedo ante el primer relámpago que le caiga encima a uno de nuestros muy queridos árboles. O ante el primer incendio que hubiera que enfrentar.

Sí. Sería incómodo. Mejor le echamos más galleta a nuestra muy imperfecta civilización a ver si logramos prevalecer a pesar de nosotros mismos otra centuria.

miércoles, septiembre 13, 2006

**sigh**

En este momento debería estar documentando la bosta del día que iba a tratar de un disparate que oí en Radio Monitor consistente en una terapia para bajar de peso basada en embadurnarse las adiposidades de chocolate y comer cacao.

Chocoterapia le llaman.

En lugar de documentarme para ver si es una magufería de la que vale la pena pitorrearse, les decía, estoy atorado. Atendiendo un stand en el Centro Banamex. Hambreado y cansado.

Es en este tipo de eventos en los que me convenzo que mi chamba apesta.

ps1. ¿Que qué estoy enseñando? Esto.

ps2. Chale. Debo estar muy desesperado para usar este blog como anuncio.

domingo, septiembre 10, 2006

¿Ciencia sin humanidad?

Hace unas semanas en el blog de Adan me encontré una liga que contiene los famosos Siete Pecados Mortales de Gandhi.

A saber,
  • Riqueza sin trabajo.
  • Política sin principios.
  • Comercio sin moralidad.
  • Placer sin conciencia.
  • Educación sin caracter.
  • Culto [religioso] sin sacrificio.
  • Ciencia sin humanidad.
¿Les suenan bonitas? A mí no. Pues adolecen de lo mismo que la mayoría de las frases grandilocuentes de autoayuda o de pretendida autoreflexión que abundan en nuesta sociedad despistada y con harta hueva de pensar por sí misma: son ambiguas y no dicen en realidad mucho.

Me explico con el séptimo pecado según Gandhi: Ciencia sin humanidad.

Pasemos del error obvio de considerar que hay otra forma de hacer ciencia (la ciencia quizá sea la actividad más humana que exista: no hay ninguna otra especie -los tripulantes de ovnis de Maussan no cuentan- que busque explicaciones a la realidad y que con lo que haya encontrado haya modificado, a veces para mejorar otras para empeorar, su entorno. Excepto nosotros).

Ahora bien, me queda claro que Gandhi estaba pensando, a la hora de escribir este dislate, en que la palabra humanidad la podía usar como sinónimo de los mejores atributos de nuestra atolondrada especie. Eso lo entiendo; no es correcto lingüísticamente pero lo entiendo. Lo que no entiendo es de dónde alimentaba Gandhi la peregrina idea de que los "mejores atributos" de la humanidad son los que nos van a permitir prevalecer sin matarnos a nosotros mismos.

¿Suena raro? Pongo a consideración de ustedes la siguiente reflexión: buena parte de los éxitos más notables en la historia de la ciencia (muchos de los cuales han servido para que estemos aquí) no está basado en altruismo. Más bien al contrario: el más puro, llano y humano egoismo es el motor que mueve a un fulano a decir a sus colegas "Esta explicación que ofrezco de un aspecto de la realidad es la que por el momento rulea: Háganla pedazos si pueden."

Y esa actitud (no muy bonita pero sí muy práctica y humana) es la que hace que la ciencia funcione. Creo que el día que empecemos a hacer ciencia pensando nada más (ojo botarates, la clave en esta frase es nada más) en el bienestar de un prójimo a quien ni conocemos va a ser el día en que hagamos caca a nuesta propia especie.

ps. Gandhi ramplón: el pecado de a de veras es una humanidad sin ciencia... bueno exagero. No sería pecado. Nada más sería incómodo regresar a vivir a los árboles.

viernes, septiembre 08, 2006

¡arrrghh!

No se puede bloguear a gusto desde las oficinas de Telcel (Lago Alberto, Colonia Anahuac, México D.F.)



ps1. Esta bosta atorada salió por cortesía de alguien que me estaba presumiendo una PCMCIA celular.

ps2. ¿Que qué tiene que ver esto con escepticismo? Nada. Excepto que la bosta original para hoy que consistía en los dislates astrológicos que me he encontrado por lo de la recategorización de Plutón sufrió de estreñimiento gracias a las políticas de internet de Telcel.

miércoles, septiembre 06, 2006

Antes del Fin

Mientras muchos mexicanos se congratulan de que ya tenemos presidente (como si eso fuera condicion suficiente para dejar de ser el país pitero que hemos sido), aquí continuaremos con la semana de complacencias.

Alguien me había pedido que platicara sobre un sitio en internet famoso por su contenido consistente en dislates e intolerancia disfrazado de amor al prójimo (en tanto el prójimo no piense distinto a ellos), amor a diosito y sobre todo amor a su verdad (juar!) revelada, es decir la bibiia.

El sitio en cuestión se llama Antes del Fin y es administrado por un muy despistado pastor cristiano mentado Dawlin Ureña.

Comencemos pitorréandonos del nombre: Antes del Fin.

Tengamos en cuenta que el hilo narrativo de la biblia concluye recurriendo a un lugar común: hacer caca el planeta (En The Hitchhiker Guide to the Galaxy eso no es lugar común, primero, porque Douglas Adams pone eso al principio de su libro, y segundo, porque ese acontecimiento es hilarante).

A algunos cristianos les parece genial el final (hablo del final de la biblia no el de THGTTG); tanto que están firmemente convencidos de que el mundo se va a acabar y que de acuerdo al libro del Apocalipsis, el mismísimo diosito va a mandar por ellos (no está claro si por avión o por escalera eléctrica) para llevárselos al cielo como recompensa por haberse portado bien (sea lo que sea que eso signifique pues ni entre ellos hay acuerdo sobre ese asunto de portarse bien).

A esa feliz abducción divina la llaman El Rapto.

Viven pues, esperando, casi anhelando que el mundo ya se acabe y juzgan, como buena idea para pasar el rato en lo que llega el fin, que el resto de la humanidad se entere de que ellos son los meros favoritos de diosito y sus chingomilochocientos ángeles bailando en la punta de un alfiler.

Con esa peregrina idea en mente el pastor, Ministro Certificado, Ministro Licenciado y Ministro Ordenado Dawlin Ureña ofrece en su sitio material compuesto por puras perlitas. Como las siguientes (mis reacciones en itálicas):

Perla 1: Dándole consejo a una fulana cuyo marido no la pela

El sexo no es la única forma de nosotros satisfacer (sic) nuestros deseos más profundos. Cuando su esposo la descuide y en vez de ayudarla a "evitar las tentaciones de Satanás", él prefiera quedarse a ver la TV, o irse a la iglesia a "charlar con los hermanos" o a cualquier otra actividad, haga usted lo correcto. Busque [al] amante por excelencia; busque [a] Dios. Busque a Aquel que la ama más que su esposo, sus hijos y sus padres combinados. Entréguese al Señor en súplica y oración. (Dios: gigolo por accidente).

Perla 2: A la pregunta ¿Puede un matrimonio cristiano tener relaciones en diferentes pociciones (sic)?

Sí, siempre y cuando esas "posiciones" no incluyan: Sexo Anal y Sexo Oral. (Regla de dedo escéptica amiguitos: desconfíen de cualquier adulto que haya transcurrido toda su vida oponiéndose a recibir una buena mamada).

Perla 3: Sobre la masturbación

Primeramente, la masturbación nunca satisface de la forma que Dios quiso que la satisfacción sexual satisficiera. Por unos momentos, la masturbación da la impresión de que sí satisface, pero a la larga crea deseos y capacidades sexuales más profundas que antes de la masturbación [...] El problema de la masturbación es que se convierte en un círculo vicioso. Mientras más se ejercita, más deseos se tiene. (El pastor Ureña o es manco o tiene el pito chico, de otra forma no me explico cómo es que no ha logrado hacerse una puñeta satisfactoriamente).

Y ya. Me cansé de estar leyendo ese himno a la imbecilidad que es la página del pastor Dawlin Ureña.

ps1. Hace años me inscribí a su foro para echar por tierra algunas de sus peregrinas afirmaciones. Sobre todo las que dicen que el creacionismo rulea. Nunca pude entrar. Ahora recibo puntualmente un mail de feliz cumpleaños cada 7 de febrero. Chale.

ps2. No considero que todos los cristianos sean patológicamente tarados como Ureña. De hecho conozco a algunos a quienes les funciona muy bien el coco fuera del ámbito de su templo.

lunes, septiembre 04, 2006

Historia de búsqueda de chamba

Mientras algunos añoran que México regrese al clóset del que salió (concepto tomado prestado de este post de Xamiru) y nos convirtamos nuevamente en el país del aquí-no-pasa-nada gobernado por imbéciles bien educados, pero imbéciles al fin y al cabo, en este blog vamos a inaugurar la semana de complacencias.

Consistirá en dar respuesta en las bostas de esta semana a algunas peticiones de uds avezados lectores. Sin ningún orden voy a empezar con la sugerencia de que platicara sobre esos anuncios en los que ofrecen chamba relativamente bien pagada, muy ambigua, sin requisitos de por medio, a cualquier horario que a uno le acomode.

$11,000.00 (esutidantes (sic), pasantes) acitividad (más sic)empresarial, supervise personal. Leticia Suchitl (reputa sic), 1084-35-65.
He aquí lo que opino de esos anuncios.

Son bullshit. Seguramente eso ya lo saben ustedes. Yo lo aprendí en carne propia.

Hace poco más de 10 años, con una carrera en el ITESM recién abandonada y con Constanza gestándose en la panza de su madre, necesitaba dinero urgentemente. En mi desesperación llamé al teléfono de un anuncio que prometía lana suficiente para medio vivir a cambio de un turno de medio tiempo. Únicos requisitos: levantar el auricular de un teléfono y ser capaz de cruzar una calle sin ser atropellado.

Llamé al teléfono indicado en el anuncio y me contestó una chava con el sonsonete que da repetir las mismas frases algunos miles de veces.

No recuerdo bien el diálogo (snif, mi memoria ya no es lo que era) pero si me acuerdo que después de darme la dirección del lugar donde "se realizaría la entrevista" me insistió muchísimo que dijera que iba de parte de la Lic. sepalachingada.

Al otro día con las esperanzas altas y el escepticismo bajo, apestando a loción barata debajo de mi traje aún más barato, acudí a una dirección que estaba a unos pasos de la estación de metro Deportivo 18 de Marzo. Ahí me encontré con un edificio feo, sucio y con mucha actividad en su planta baja. Había varios changarros atascados para comer. Tortas, tacos y "supercaldos de gallina".

Entré al edificio y conseguí llegar, sin asfixiarme con los vapores miasmáticos de la comida de la planta baja, al 5to piso. Toqué a una puerta y un fulano con cara de guarura del estado mayor presidencial abrió y se me quedó viendo azorado.

- Vengo por el anuncio del periódico – grazné.

Me dejó pasar a una estancia amplia, carente de toda decoración excepto por la que formaba el propio tapiz que se estaba despegando de las paredes. En sillas de plástico de jardín algunos llenaban solicitudes de empleo. Voltearon a verme y al juzgarme tan anodino y tan sin chiste como ellos volvieron a lo suyo.

Encontré una silla vacía. Mientras el guarura se había metido a un privado. Instantes después salió esgrimiendo una solicitud de empleo para que yo la llenara.

- Ya traigo una llena – le diie. Se la entregué y me volvió a dedicar una mirada de azoro.

La fue a dejar al privado y después de un rato salió para indicarme que entrara. Ahí detrás de un escritorio que sólo tenía un teléfono y mi solicitud encima, había una mujer no mucho mayor a mí que se presentó como la Lic. chaleyasemeolvidó. Me invitó a sentarme y me preguntó con quién había hablado yo para llegar a "su empresa transnacional".

- La Lic. sepalachingada – contesté.

Luego empezó a echarme el choro. Con el mismo sonsonete de discurso memorizado de la que me atendió al teléfono, me dijo que ellos representaban a una empresa transnacional (no dijo cuál) que comenzaba operaciones (no dijo en qué consistían) en México y que estaban contratando gente para la oficina matriz que estaría en el DF (no dijo dónde).

Después de ese bombardeo se quedó callada y comprendí que estaba leyendo mi solicitud. Mencioné que traía un currículum conmigo y un diskette (juar! qué viejos y buenos tiempos aquellos) con un demo de algunos de los proyectos que había hecho en la escuela y fuera de ella.

Me los recibió y fueron a parar a un cajón (y creo que ahí han de seguir). Continuó leyendo mi solicitud. Estaba yo esperando a ver a qué horas terminaba (leía muy lento) cuando se escuchó un grito desgarrador que provenía debajo del escritorio.

La Lic chaleyasemeolvido se agachó para recoger un bulto debajo del escritorio. Era un bebé gritando a todo pulmón. La muy torpe le había dado una patada mientras leía mi solicitud.

Con el bebé aún llorando, la lic. se levantó de su asiento y me dijó que mi perfil era lo que estaba buscando su empresa. Me dijo que como tenían prisa, y mi perfil era tan prometedor (yeah right) conmigo iba a hacer una excepción e iba a acelerar el proceso de mi ingreso. Abrió la puerta y le pidió al guarura que me llevara "con los de inducción".

Salimos de la oficina y subimos otro piso. El guarura abrió y me dejó en una sala de juntas que estaba ya llena de gente.

Minutos después apareció un payaso. Iba vestido con un traje de seda tan gastado que aventaba más charolazos que un judicial recién graduado. Iba pegando tantos brincos que yo sinceramente pensé que estaba ahí para entretenernos. En realidad iba a lavarnos el coco.

Habló de la actitud que había que tener para "llamar al éxito a nuestras vidas". Mencionó que "al altísimo no le gustan los que traen mentalidad derrotista" (en ese punto ya me había caído el veinte de que había cometido un error y estaba yo perdiendo el tiempo). Se aventó un discurso que hubiera emocionado a Og Mandino, Carlos Cuauhtemoc Sanchez y a Miguel Ángel Cornejo. ¡Ah! y a Tony Robbins.

Remató pidiéndonos una lana para posicionar nuestras solicitudes de empleo en los puestos gerenciales de su empresa del nabo.

En ese momento tomé mis cosas y me fui. El payasogurúdeléxito todavía me alcanzó a aventar una maldición.

- Con esa actitud no vas a llegar a ningún lado – me espetó.

Tenía razón. No he llegado a ningún lado. Pero yo lo atribuyo no a la influencia del "altísimo" o a mi "actitud poco proclive al éxito" sino a que los caminos que tenía enfrente no iban en realidad a ninguna parte.

Viva México.