lunes, enero 29, 2007

El aftermath del Cafe Conciencia pasado

En cada Café Conciencia al que he asistido (excepto uno pues tenía que estar al otro día temprano en la oficina) me he quedado a cenar con los organizadores y el investigador/científico invitado después de la plática oficial del Café.

En todas las ocasiones ha sido una experiencia interesante pasar un par de horas, abrazado a una chela y zampándome una tranca entre nuevos y buenos amigos y el invitado quien siempre nos hace pasar un rato a toda madre.

Para que vean a lo que me refiero: la ocasión en que invitamos a Manuel Martínez Fernández también asistió Julia Tagüeña; quien medio en serio, medio en broma, me encaró por haber escrito que se había visto demasiado políticamente correcta a la hora de revirarle a un practicante del reiki que defendía los dislates del pseodocumental What the bleep do you know?

Yo me quedé mudo. No por que me preguntara Julia qué quería yo que le respondiera a un fulano que decía que su esposa se estaba muriendo y que gracias al reiki ahí la llevaba, sino porque estaba muy ocupado asimilando en mi enorme egoteca (lo de mamoncérrimo que tengo como perfil no es gratuito) el hecho de que alguien del calibre de Julia Tagüeña (directora del Universum) haya leido aunque sea un post de este blog pitero.

Eso en sí mismo se ha vuelto anécdota, que a veces Susana y/o Guillermo insisten en que la cuente a cada invitado cuando lo invitamos a cenar.

Normalmente eso da pauta para terminar de presentarnos con el invitado y a que este nos cuente, a su vez, más anécdotas sabrosas.

Y así fue la ocasión anterior. Lo jocoso del asunto es que para nuestra sorpresa con el mismísimo invitado tuvimos un duelo de revires (si así se le puede llamar pues no nos dejaba hablar mucho) ya que según él:

a) la película What the bleep do you know? tiene una función cultural deseada que no tienen otros esfuerzos de divulgación, pues de ahí muchos investigan de qué va la mecánica cuántica (juar!).

b) de acuerdo a la teoría del caos la ciencia no existiría (wtf?).

c) los físicos le tratan de decir La Neta -así en mayúsculas- (¿pues con qué clase de físicos se junta?).

d) la homeopatía tiene muchas bondades (lo malo es que entre ellas no se encuentre la de la reproductiblidad, no nada más como criterio de la ciencia sino por elemental decencia para curar y salvar vidas).

pd1.
En su plática "oficial" (que estuvo bien y que trató de redes sociales de conocimiento y de convertir a las universidades estatales en eje de toma de decisiones en la comunidad en la que están insertadas) el dr hablaba mucho sobre solidaridad e intercambio de conocimiento. Lo malo es que en la cena, a la hora de los revires, eso de la solidaridad y el intercambio parece que se le olvidó (sigh*).

pd2. Al rato subo los audios pendientes de las pláticas.

6 comentarios :

Altamar dijo...

ah... y el enfatizaba que el conocimiento debia ser libre, mencionando que el MIT "liber'o" el contenido de sus clases impartidas, cosa que no ha hecho la UNAM (por criticar de su parte a una instituci'on). Antes de irse, nos mostr'o 2 libros en los que est'a como autor, y solamente le dio risa cuando le pregunt'e que donde podiamos bajar el PDF de forma gratuita...jeje.

tu.politóloga.favorita dijo...

No nada más es directora de universum sino que se encarga de la difusión de la ciencia en la UNAM, algo así. La he escuchado en la radio en el programa de Pedro Ferriz de Con ;) Que suerte tienes!! :)
Saludos!!

Kix dijo...

Ya ve usted, señor Héctor? Yo por eso a asté lo admiro desdendenantes...

LabJournal dijo...

Primera gran leccion que recibi de mi tutor y que prometo nunca olvidar:
Lo doctor no quita lo pendejo

Pereque dijo...

ÓRALE. Cuando crezca quiero ser como usté. - P.

PD: Esos científicos sociales deberían aprender que el abuso en el consumo de posmodernismo es peligroso para la salud. (Mil a uno a que el buen hombre ni sabe lo que es la teoría del caos.)

control_zape dijo...

pues Guillermo aka altamar le explicó de qué iba la teoría de caos pero yo no apostaba que al sociólogo se le haya quedado algo pues seguía insistiendo con sus dislates.

Lo bueno es que del lado de la mesa donde estábamos la plática se puso más sabrosa.

pd. Pero perdí la oportunidad del revire final. Él se autodefinía como escéptico optimista informado. A la hora de citarle lo que saramago opinaba de los optimistas la cagué en la cita y perdí mucho punch, snif.