miércoles, enero 24, 2007

La liga del vacile

Iba yo el otro día muy a gusto en el Metrobús (era domingo, el único día en el que se puede ir a gusto trepado ahí; en cualquier otro día a uno lo obligan a comprobar durante todo el trayecto que 2 cuerpos no pueden ocupar el mismo espacio) cuando me encontré muy cerca de la estación Sonora esta joyita.



Además de la literatura fantástica (de la chafita no de la buena) uno puede hallar a Pluto haciendo proselitismo religioso.



Este tipo de afanes evangelizadores me provocan un enternecimiento enorme, por lo inútiles. Lo que necesita este mundo son menos rezos y felaciones mentales a santos y dioses y más dedicación a resolver las broncas personales y comunitarias que tenemos encima.

La palabra de dios quizá les funcione a unos como consuelo personal. Pero creer que el mundo entero la necesita en todos sus ámbitos es un dislate que causa más sufrimiento que beneficio.

pd. Además todo mundo sabe que Cthulhu y el FSM se desayunan al Dios de la Biblia y a Alá. Ah y a Zeus junto con sus acólitos, también.