lunes, febrero 05, 2007

Estimado Cliente

Desde que llegué a vivir al jonuco (¿que qué es un jonuco? un habítaculo de dimensiones comparables a las de un culo) he recibiddo con cierta regularidad correo que no es mío. Dirigido a alguno de la pléyade de dueños que ha tenido a lo largo de los años este departamento diminuto y vetusto.

Cuando ya se acumulaba el correo ajeno y a falta de información del paradero de los dueños previos, abrí los sobres para ver de qué iba tanta insistencia. De haber venido las misivas envueltas en sobres comunes y corrientes no habría yo incurrido en un delito federal (creo que así está tipificado abrir correo que no va dirigido a uno) y me habría limitado a tirarlas a la basura; pero las mentadas cartas venían en sobres de Banco Bananas. Eso, aunado a que uno de mis placeres oscuros consiste en contemplar el mitote en el que se mete una institución bancaria a la hora de quererle meter la mano a la cartera a un fulano que ya se hizo ojo de hormiga, me llevó a leer la siguiente selección que les traigo.

Abril 2003: Estimado Cliente: Banco Bananas le hace una atenta invitación a finiquitar su adeudo con su tarjeta de crédito. A continuación le presentamos una opción para hacer efectiva la responsabilidad financiera que ha adquirido bla bla bla.

Noviembre 2003: Estimado Cliente: El departamento de cobranza de Banco Bananas, en virtud de la morosidad de sus pagos ha transladado al departamento jurídico su expediente por lo que bla bla bla.

Enero 2004: Estimado Cliente: Banco Bananas ha dado instrucciones a su representante (aquí viene un despacho de abogángsters) para boletinarlo en el Buró de Crédito (continúa la misiva con una descripción de calamidades que ocurren cuando a uno lo boletinan en el Buró de Crédito equiparables a las de ser paria, apestado y leproso).

Mayo 2004: Estimado Cliente: Banco Bananas a través de su representante (despacho de abogados) lo conmina a finiquitar su adeudo. De lo contrario se dará cauce a las instancias legales y penales bla bla bla.

Continúan varias cartas en el mismo estilo de amenaza, ruina y destrucción. Luego viene una ausencia de 18 meses hasta la última que recién recibí y que decía,

"Estimado Cliente: Banco Bananas por medio de su representante (el mismo despacho de abogados que cacareaban que iban a venir a tumbar mi puerta) le invita a liquidar su adeudo con su tarjeta de Crédito ya que actualmente usted se encuentra boletinado en el Buró Nacional de Crédito.

Mediante un cuidadoso análisis de su expediente usted ha sido seleccionado...", bla bla bla; viene a continuación un ruego patético consistente en decir que el banco está dispuesto a financiar el 70% del adeudo.

Para avalar tanta promesa la misiva está acompañada de un certificado de bonificación pitero por ese 70% (mejor hubieran mandado dinero en efectivo, snif).

pd1. Lo malo es que ya mero me largo del jonuco, así que quizá no me toque ver los niveles de nalguiprontismo a los que llega Banco Bananas con tal de recuperar la lana que prestó.

pd2. Los afanes del banco (piteros e ineficaces, tanto que soy yo y no el deudor quien lee las misivas) durante estos meses creo que ya costaron más que los 6,232.41 pesos que está rogando que le paguen.

8 comentarios :

Lord Maese Darth Chelerious dijo...

he visto esos casos, lo más divertido es cuando te amenazan casi casi que te van a comenzar a cortar los dedos si no pagas.

Lorena dijo...

jajajaja, de verdad que me has hecho soltar la carcajada!!!, se pasan esos de los bancos, y el ex-inquilino también eh?, jeje, me acordé de que esto nomas sucede en México, eso de dejar deudas en los bancos, así conocí a varios en mi estancia en Salamanca, Spain que dejaron deudas en el banco santander, prestamos para estudiantes, y luegos los andaban rastreando hasta con lupa, pero las palomas ya habian volado hacia México, jeje...lo único malo es que después ya no se daba prestamos exclusivamente a los mexicanos, que mal rollo no?, que nos anden dejando mal por ahi, :P

saludos!

AndreaLP dijo...

Me imaginé el 'horror' que ha de haber sufrido el sujeto con la amenaza de boletinarlo en el Buró de Crédito. ¡Si a los que pagamos nos cuelgan milagritos...!

Lo malo es que en nuestro H país la gente hace de la tranza un estilo de vida.

Besos.

Lupe dijo...

Recientemente supe de un caso (hermana de un compañero del job), en el que la deudora esperó a que el banco le redujera la deuda para pagar, pago y tan tranquila la quitaron del buró y todo.

Jouleman dijo...

Es una de las famosas 3 mentiras del mexicano... "mañana te lo pago"

tu.politóloga.favorita dijo...

A mi casa llegan cartas de JCPenny (aunque recientemente lo cambiaron a Dorian's, así que espero que dejen de llegar) y la dueña de las cartas vive por mi casa pero que hueva ir a entregárselas!
saludos!!

Antonio dijo...

El buró de crédito es una base de datos de operación gravitatoria: los datos se registran como caigan.

Pero es como dice Andrea. Si quieres pedir un préstamo apareces con un montón de broncas en el buró y es tu responsabilidad (y no de quien te anotó incorrectamente) aclararlas.

Lo chistoso es que hace media hora envié un escaneado de 25 páginas con mi reclamación.

Un Abrazo

Anónimo dijo...

cero tratos con los bancos, se puede sobrevivir en este mundo sin ellos!