domingo, 4 de marzo de 2007

Primer intento fallido para ver Reliquias del Tíbet

Este sábado, después de una noche espeluznante de no dormir (chamba del nabo) le dije a la lupe que fuéramos a ver las reliquias de maestros budistas que están exponiendo en San Ildefonso.

Actualización 05-03-07: Logramos ver las reliquias.

El motivo de la visita consiste en comprobar si, como dicen varios, la contemplación de las mentadas reliquias de fulanos cuyos entusiastas fans atribuyen características que nomás puedo calificar como superpoderes, me pone en contacto con mi espiritualidad. Francamente dudo que ello ocurra; lo más cerca que he conseguido estar de mi espiritualidad han sido las ocasiones que me echado estruendosos y apestosos pedos por abusar de las chelas y los tacos de pastor.

Lo malo es que nuestras intenciones se vieron truncadas porque chingomilochocientos tuvieron la misma idea para pasar el sábado y no nos latió achicharrarnos bajo el rayo del sol formados en una cola que le daba la vuelta a la manzana.

Para no irnos con las manos vacías llevé a la lupe a conocer la Casa de la Primera Imprenta, el xTeresa (donde nos enteramos que nos perdimos el concierto sabatino de medio día, duh) y el Museo de la Autonomía Universitaria (todos benditamente casi vacíos y situados en la misma calle).

En el Museo de la Autonomía Universitaria me encontré esta frase sobre la libertad de cátedra, que en última instancia es una frase sobre libre pensar.



También estaba ahí una de las navajas suizas más viejas que he visto.



Después fuimos al museo Cuevas y hallé que me siguen perturbando,

a) tanto edificio para albergar unos dibujos pinches, y

b) las nalgas, también pinches, de La Giganta.



pd. El domingo más temprano volveremos a intentar lo de las Reliquias del Tíbet en San Ildefonso.

1 comentario:

Lupe dijo...

Me encantó el paseo!!! Lástima que nos perdimos el concierto :( pero bueno, ya sabemos que son los sábados a medio día jeje. La obra de José Luis Cuevas no me termina de gustar, en sí lo que más me gustó de ese museo fue tu compañía y el edificio.