lunes, abril 09, 2007

El Excelsior de antaño y el mural Sueño de una tarde dominical en la Alameda

El sábado pasado fui al Museo Mural Diego Rivera. Para los que no lo conozcan es un museo que fue construido nomás para albergar este mural.



Originalmente el mural estaba en el comedor -luego lo movieron al vestíbulo- del Hotel del Prado frente a la Alameda (ahora en el lugar del Hotel del Prado está esto).

El sismo del 85 dejó inutilizable el hotel así que antes de tumbarlo, en 1986 sacaron la pared que contiene el mural y la movieron unos centenares de metros al lugar donde se encuentra hoy para construirle alrededor un recinto de dos pisos.



Algo que ignoraba hasta que visité el museo fue el mitote que se armó en 1948, recién inaugurada la obra.

Resulta, avezados lectores, que el pedazo de mural
donde está el papel que sostiene Ignacio Ramirez aka El Nigromante, es decir el señor de piocha blanca que está debajo de Juárez, había esta frase:

"Dios no existe, lero lero" (ok, no contenía lero lero pero las reacciones posteriores no hubieran cambiado de haberlo contenido).

A raíz de esa frase el mural y Diego Rivera fueron atacados. El primero con rayaduras que luego compuso el propio autor, mientras que el segundo recibió enternecedores y jocosos periodicazos de El Excelsior.

Lo que yo encuentro notable de todo este mitote no son ni los revires de Diego Rivera, ni la negación a bendecir el edificio por parte del arzobispo de México, ni la reacción de los concesionarios del hotel (que era un edificio de la nación) consistente en tapar con tablas el mentado mural, ni la kilométrica -exagero, pero no mucho- carta que le envío Frida Kahlo a Miguel Alemán exigiéndole que respetara la libre expresión, la integridad artística y bla bla bla, ni la doblada de manos de Diego Rivera con intercesión de Carlos Pellicer para modificar la "frase atea" (yo digo que no es una frase atea, nomás es una frase común y corriente cuya negación carece de fundamento histórico) por esta otra menos problemática: "Conferencia de la Academia de Letrán - 1836".

Repito, lo que encuentro notable en este jaleo, son los paupérrimos recursos de los redactores de El Excelsior de aquellos tiempos, basados en puros argumentos ad hominem y non sequitur. Vean los siguientes extractos.

En respuesta a una aparente reacción de Diego Rivera que consistió básicamente en llamar mierda a un reportero de El Excelsior.

"Rivera ciertamente debe haberse acostumbrado ya a que el diafragma no se le contraiga al ver materias fecales, a fuerza de estar mirando durante muchos años sus propios cuadros y la natural costumbre de verse en el espejo..."
O este otro dando cuenta del "problema":

"... ha dado ocasión para que Diego Rivera promueva un nuevo escándalo publicitario. Porque en todas ocasiones lo que ese pintor busca y procura es la publicidad, ya sea dando albergue a Trotsky, ya balaceando a inermes choferes, ya en fin, ofendiendo al pueblo de México con la inclusión de una frase que hiere en sus mejores sentimientos a los mexicanos.

Publicidad, publicidad siempre. El pintor sabe que su obra es fruto del escándalo que no tiene valor positivo como obra, y por eso escandaliza de continuo para impedir que su nombre se hunda en el silencio que merece por la mediocridad de las concepciones del obeso personaje y por la ejecución torpe."
pd. Si quieren divertirse más con los redactores de antaño de El Excelsior los conmino a que visiten la planta alta de el museo antes de sentarse a contemplar el mural.

4 comentarios :

ldecaso dijo...

Hola
Por ahi tengo una cancion de las obras completas de Pedro Infante que salió como "respuesta" a la "provocación" de Diego Rivera.
Se llama Dios existe.
Si quieren luego se las paso

Lupe dijo...

Que argumentos tan ñoños los de ese periodicucho... no me extraña de ese períodico vendido al gobierno

illgirl dijo...

y hubo unas respuestas al mural en cine. no recuerdo bien qué películas eran (creo que de pedro infante), en una hay unas muchachas hablando de no se qué, y en la pared detrás de ellas está escrito "sí existe".

en otra hay un diálogo entre dos personas que dice algo más o menos así "que dicen que el señor de la rivera no existe"

son como de rabieta de niño de kinder

AndreaLP dijo...

Curioso el escándalito que armaron por una frase tan simple y llana que hoy pasaría desapercibida.

Pésimos los argumentos del diario y peor aún, el poco conocimiento del arte al calificar a Rivera de un pintor necesitado de publicidad.

Un día de estos me doy una vuelta para ver el mural en vivo.