miércoles, abril 11, 2007

En conclusiòn....

A lo largo de los últimos días me han llegado por email consideraciones de fans del budismo sobre mis apreciaciones a la pasada exposición Reliquias del Tibet.

Que si el budismo rulea, que si las mentadas perlas tienen propiedades espirituales, que si estoy tapado del coco para no percibirlas, que si no tengo derecho a hablar de lo que no conozco; y hasta que me vaya yo mucho a la chingada.

Consideraciones muy dignas de ser mencionadas aquí, máxime teniendo en cuenta que el único valor que tiene este blog es el del libre pensamiento.

Lo malo es que todo lo que me han alegado no tenía nada que ver con el punto que estaba yo elaborando y que es este: los organizadores de Reliquias del Tibet serán muy doctos en temas de espiritualidad budista pero para montar una exposición en San Ildefonso son tan piteros como los concheros que se parquean en el zócalo a hacer sus limpias y a vender sus piedras.

Pero ello tiene remedio. Vean.



pd. Ahora que si el objetivo de Reliquias del Tibet nomás consistía en hacerse con el contenido de carteras y bolsas poniendo cara amable, en vez de la difusión cultural entonces sí les doy toda la razón: yo estoy equivocado y su exposición sí estaba a toda madre.

5 comentarios :

lupe dijo...

Yo creo que, debido a que están reuniendo fondos para la estátua que mencionaron, no consideran necesario invertir en museografía y piensan que tan solo con poner las reliquias en una mesa basta, y claro basta para aquella gente que cree en verdad en esas reliquías.
Por ejemplo yo soy super fan de el Real Madrid, y cuando vino a México no me importó que fuera al espantoso estadio del Toluca, estuve tan contenta de ir a ese partido como si hubiera sido el mismísimo Santiago Bernabeu.

Jouleman dijo...

Que te vayas a la chingada?... pero eso es bueno no?... la "chigada" es el equivalente ateo del "Nirvana" budista.

AndreaLP dijo...

Jua! Lo bueno es que ahora pueden tomar cursos para mejorar el diseño de sus exposiciones hasta on-line, así que no tendrán que dejar de lado sus oraciones y demás prácticas 'espirituales'.

Saludos.

Kix dijo...

¿Y qué tal un curso para hacer carteles de anuncios de exposiciones?

jpax dijo...

Jajajajaja hace años que no te leía (ese control_zape en la página de Lino me sonaba) y no manches, qué felíz lectura jeje.

Según yo, soy budista. O mejor dicho, me cagó ser un hipócrita católico por ir a la iglesia a ver qué pendejadas decía el padre o las jaladas que interpretaban cuando leían un pinche pasaje. En fin, según, soy budista porque no es religión, y me siento cómodo sin estar diciendo "ay, me va a castigar diosito si hago esto" o contestar luego de un "cómo te ha ido?" con la pinche frase "gracias a dios, bien", etc. etc. He leído algunos libros sobre budistas, y claro, cómo no, una que otra novelilla como la de Siddhartha de Hess, y pues me latió mas ese asunto.

Bueno, luego me enteré de la exposición ésta, y quise ir, pero después, sacaron un boletín (estoy suscrito a un rss de Casa Tibet) donde decían que la gente salía llorando de la exposición, al contemplar la grandeza de las reliquias. Hasta ahí quedaron mis pinches ganas de salir del rancho, para ir al chilango a ver la exposición (que advertían que era una mesa nomás).

Qué es esa madre? pos que no el Gautama había dicho que se dejaran de jaladas de adoraciones? me caga cuando empiezan a cuatrapeárseles las tatemas y les empiezan a dar su interpretación.

En fin... cuando andaba en esas de tirar al caño mi catolicismo, mi mamá me decía "es que no es mala la iglesia sino algunas personas de ella" y la neta, pues si, las estupideces que quieren hacer creer a uno. Ta mejor la franqueza, pero no me vengan con que esas madres son evidencia que eran seres superiores, que ni Maussan les creería.

Un saludo.