miércoles, mayo 02, 2007

Coyoacanita

Mi sisterna se casa y como se casa con un cuate a toda madre y pobre y como el jonuco (de nuevo: un jonuco es un habitáculo de dimensiones equiparables a las de un culo) que comparto con ella no es mío y por muchas más razones de explicación muy fatigosa he tenido que buscarme un lugar nuevo para vivir.

Varios avisos oportunos de El Universal, un Segunda Mano y muchas vueltas se ocuparon para encontrar un lugar habitable en Coyoacán a unos pasos de Miguel Angel de Quevedo y Pacífico. Digo esto pues los magúfilos que se entretienen mandándome entusiastas promesas de que me van a madrear ya pueden parar de buscarme por los rumbos donde viven los trístemente célebres Antonio Vazquez Alba aka el Brujo Mayor y Carlitos Trejo.

Con referencia a lo anterior comento que Coyoacán promete mucho en el terreno del pitorreo escéptico. No tendré cerca la casa de Cañitas para irle a aventar ratones pero (por las barbas de James Randi, las patillas de Isaac Asimov y los cuellos de tortuga de Carl Sagan) tengo cerca farmacias homeopáticas, consultorios de medicina (juar!) cuántica y varias librerías esotéricas y de hartísima espiritualidad. Eso sin contar a los lectores de cartas, manos y circunvoluciones anales que se suelen poner en el jardín Centenario.

pd1. Hay posibilidades remotas de que mi nueva casera sea una autoestopista galáctica porque el cuarto que me renta, de sobriedad espartana, nomás tenía una toalla cuando llegué a cambiarme. Pero mejor no me hago ilusiones.

pd2. El Café ConCiencia de abril estuvo chido. Algunos de ustedes (Tork y Jay Maybrick) expresaron interés en escuchar la plática. Adicionalmente comento que este Café ConCiencia es el primero donde platica un bloguero y acá están sus impresiones de su viaje.

10 comentarios :

lupe dijo...

Mi vecino favoritoooo!!!

Lupe dijo...

Bienvenido a Coyoacán. Mi vecino favoritooo!!!

Antonio dijo...

Y yo que tengo placas de Coyoacán.

A lo mejor ustedes son los únicos que se salvan cuando los Vogones o los Ebrardones vengan a demoler la vecindad.

Espero bajar los archivos por la noche y oirlos mañana en el autobús, si es que todavía hay autobús

Un Abrazo

Cuauhtlácatl dijo...

Pues qué bueno que te pareció chido... Lo que sí, el Doc estuvo un poco dubitativo de pronto... jajaja... No, ya en serio, que falta terminar los comentarios en la bitácora con algo más sustancioso. Pero ya lo pondremos cuando terminemos de hacer la tarea de la semana.
Un saludote, Héctor, y en cantado de haberte conocido. Ya tienes un lector más por estos rumbos.

Y suerte con la mudanza!

Kix dijo...

Wow, nada más ármate de paciencia para no salir a romperle la madre a todos aquellos que valiéndoles sorbete, se estacionan frente a los garages... situación que se repite cada fin de semana...!

TORK dijo...

Gracias por subir la plática. La escucharé y comentaré algo. Por lo pronto suerte con lo del cambio de casa.

AndreaLP dijo...

Pues qué bueno que te mudas a Coyoacán, es un barrio por demás interesante... aunque lo triste es que ya no vas a tener de vecino al 'gran escritor y cazafantasmas' Carlos Trejo. Ja!

Saludos!!

Lino Evgueni dijo...

Serás vecino de Coyoacán Joe.

control_zape dijo...

ay nanita, ya había yo olvidado a Coyoacan Joe. Mejor me regreso a donde estaba.

ldecaso dijo...

Al menos ahi vivia Jorge Ibargüengotia