martes, mayo 22, 2007

Nuevo afán quijotesco: Contra la Ley Televisa

Hace algunos días David Moreno (quien tiene un excelente programa en Radio Universidad de Yucatán los viernes a las 19:00) comentaba que a partir del 21 del Mayo los ministros de la Suprema Corte de Justicia de la Nación han estado dedicados a la tarea de analizar la Ley Federal de Radio y Televisión y la Ley Federal de Telecomunicaciones, tinglado conocido como Ley Televisa. En específico los ministros discuten si la ley es o no inconstitucional.

Ayer 21 de mayo comparecieron ante los ministros especialistas de la UNAM y del IPN para explicar las dificultades técnicas de la llamada Ley Televisa.


Con el fin de meter nuestra cuchara David propone que expresemos a los ministros nuestra opinión a través del siguiente correo: administrator@mail.scjn.gob.mx.

Aquí va mi participación (dirigida a 9 de 11 ministros, pues uno ya se rajó a discutir el asunto, Cossio Díaz, y otro, Gudiño Pelayo, está noqueado por una operación reciente):

Ministro Presidente Guillermo Ortiz Mayagoitia,
Ministro Mariano Azuela Güitrón,
Ministros Juan N. Silva Meza,
Ministra Olga María del Carmen Cordero,
Ministra Margarita Beatriz Luna Ramos,
Ministro Sergio Armando Valls,
Ministro Genaro Góngora Pimentel,
Ministro Salvador Aguirre Anguiano y
Ministro José Fernando Franco González Salas.

Actualmente un mexicano adulto de 45 años, en promedio, ha pasado en un aula unas 12,000 horas. Comparen esa cifra con el estimado de horas que ese mismo adulto ha estado contemplando una pantalla de televisión: 27,000 horas.

Es innegable la influencia educativa y cultural que el contenido de la televisión ha dejado en ese adulto. Buena parte de lo que sabe (o cree saber) esa persona ha provenido de lo que ha visto en televisión.

Es innegable que el contenido de los medios electrónicos masivos está forjando la opinión y la forma de pensar de la ciudadanía.

Dicha influencia no debe ser regulada por otra entidad que no sea el Estado bajo los preceptos actuales que dicta la Constitución. Educación y difusión de la cultura.

La ley que tienen ahora bajo análisis promueve que el Estado se desentienda de esa regulación.

Somos el único país del mundo donde se hace una distinción discriminatoria -y muy absurda- entre concesionarios y permisionarios de medios de comunicación. Entre medios comerciales y públicos. La Ley Televisa muy tramposamente se vale de esa discrimación y la acentúa en favor de los medios comerciales y en detrimento de los medios públicos y comunitarios que ofrecen mayor diversidad de contenido.

A lo largo de estos meses han escuchado a defensores de la ley Televisa. Han esgrimido 2 argumentos esencialmente:

1. La ley televisa promueve la convergencia tecnológica y declararla inconstitucional regresaría al principios del siglo XX a los medios de comunicación mexicanos.

2. Los medios públicos representan una competencia desleal pues tienen financiamiento del Estado y los comerciales no.

Ambos argumentos son falsos.

La digitalización de contenidos (que es de lo que más hablan los que esgrimen la convergencia tecnológica) poco tiene que ver con la ley. Lo que usen los medios para transmitir sus contenidos no está supeditado a la legislación. Su uso depende más de los avances científicos, y tecnológicos y del financiamiento disponible para acceder a dichos avances.

Lo que nos lleva al otro argumento falaz; el que dice que los medios públicos son competencia desleal. Es falso primero porque actualmente se restringen las medidas que podrían llevar a cabo los medios públicos para autosostenerse. Y segundo porque el financiamiento del Estado a los medios públicos es raquítico comparado con el caudal de dinero que reciben los medios comerciales por concepto de espacio para campañas electorales. ¿Quién es el de la competencia desleal?

Ministros, tienen ante ustedes una decisión que va a influir en el desarrollo de un país. Temas como la educación, la independencia editorial, la diversidad de contenidos, la preservación de acervos, y la mismísima libertad de expresión están en juego.

Ante ustedes está la posibilidad de evitar de una vez que los medios comerciales sigan siendo la plataforma de unos pocos (que en tiempos electorales y con una democracia tan deficiente como la nuestra es lo que menos se necesita). No desaprovechen la oportunidad de que los medios de comunicación en este país se conviertan en un vehículo para el análisis, la crítica y el escepticismo; para la participación ciudadana y el diálogo constructivo, no nada más de relumbrón y de campaña.

Enfréntense a las presiones de los defensores de la ley Televisa con valor y honestidad. Decidan lo mejor no para las televisoras sino para la sociedad mexicana. Estan frente a una reforma vital para el país.

Decidan con ello en mente.

Atentamente
Héctor Julián Coronado Cervantes
http://librepensar.blogspot.com
pd. Los argumentos los tomé prestados del programa Relieves, de Radio Educación, que se transmitió ayer a las 20:30).

12 comentarios :

Lupe dijo...

Muy buena aportación!!! Yo también quiero enviar mi mail, debo trabajar en mi redacción.

AndreaLP dijo...

Un argumento inteligente y con razones sólidas te pone a pensar.

Excelente, Héctor.

Kix dijo...

Perfecto, que perciban que por lo menos no nos marean...

Nation84 dijo...

Cuidado al asumir que la television por el simple hecho de estar en manos del estado representa contenido de mejor calidad, por lo general cuando la tv queda totalmente en manos del estado tiende a convertirse en una sola y abominable cosa: PROPAGANDA.
Veamos por ejemplo el caso de Venezuela donde el gobierno quita esos canales que osan hablarle feito.
Comparemos con el caso de Networks televisivos de alto valor cultural/cientifico e informativo como es el caso de BBC, Discovery Networks, Mundo, etc que curiosamente pertenecen a la iniciativa privada y cuyas unicas mochadas se han debido a intervencion directa del estado gringo.

Canal 11 es un caso curioso, fue hasta que comenzo a tomar tendencias de los canales culturales exitosos y alejarse de las mediocres ideas de la sep cuando empezo a ganar brillo propio, actualmente tiene patrocinadores, publicidad y una programacion que sigue mejorando.

En pocas palabras, el hecho de que la tv la maneje el estado o los particulares NO me garantiza de ninguna manera television de calidad.

Saludos.

Juan Carlos Bujanda Benitez dijo...

Cuidado Héctor, yo también estoy de acuerdo con quien hace el ultimo comentario (nacion84).

De hecho hay mas argumentos a favor de dicha ley, no solamente esos que mencionas y que ciertamente son falaces, pero los mismos peligros que mencionas "la educación, la independencia editorial, la diversidad de contenidos, la preservación de acervos, y la mismísima libertad de expresión están en juego" actualmente estan ausentes precisamente por la discrecionalidad del gobierno en las concesiones.

Y ese es uno de los defectos que la ley busca eliminar. No crees que es mas fácil que el gobierno vigile y promueva contenidos valiosos en sus concesiones a que además los produzca?

En vez de eso ahora usa como chantaje o botín político dichas concesiones.

Dicha ley tiene muchas lagunas y tiene muchos errores, pero desde mi punto de vista es mejor que lo que tenemos actualmente.

Solo revisa lo que se ve, en manos de quien realmente estan los medios, del gobierno o de aliados del gobierno?

Yo sugiero que reproduzcamos el contenido de dicha ley para analizarlo punto por punto antes de llegar a conclusiones apresuradas.

Pero, como no, puedo estar equivocado.

ano_nimo dijo...

http://gaceta.diputados.gob.mx/Gaceta/59/2005/dic/Anexo-II-01dic.html

Ahí está el conjunto de artículos aprobados en la cámara de diputados en 7 minutos. Y que, apesar tener errores de referencia -dicen-, pasó sin cambios en el senado en una sesión de película.

tu.politóloga.favorita dijo...

Esperemos que tomen en cuenta eso que les mandaste. Ya basta de atascar los noticieron con comparaciones entre México y Venezuela.
saludos!

control_zape dijo...

A ver.

Aquí hay un resumen de lo que va la ley Televisa de uno de los columnistas con los que menos estoy de acuerdo pero que suele estar bien informado en estos temas.

Si quieren saber porqué varios decimos que es un paso para atrás y que en realidad NO representa un avance para que las concesiones dejen de ser otorgadas a cuates del preciso (a pesar de que ese fue el principio de la reforma a la ley de telecomunicaciones nomás que se echó a perder durante el cabildeo de las televisoras en 2005) escuchen esto.

Juan Carlos Bujanda Benitez dijo...

Prometo revisar la iniciativa a detalle, mas no prometo entenderla, hasta el momento mi opinión esta dividida entre las dos posturas, aunque ninguna es perfecta.

Pero fuera del detalle de la ley, me gusta bastante que una iniciativa legislativa se decida en la SCJN, esto le quita poder al congreso y le quita posibilidades que legislen por demagogia, esto significa que antes que democracia debemos ser una república.

Saludos

David Moreno dijo...

Creo que hay un error de interpretación. No se trata de que desaparezca la televisión privada, sino que se garantice la existencia de medios públicos (que son muy diferentes a los medios oficiales) y que se promueva la libre competencia, algo que la ley Televisa no promueve, pues lo que hace es garantizar que quienes hoy detentan concesiones, lo hagan de manera infinita y que sean ellos quienes tengan preferencia sobre nuevas frecuencias e inversiones....

El caso Venezuela, no puede compararse en ningún momento al mexicano...

Por cierto la BBC es una cadena pública, financiada por los impuestos de los ciudadanos ingleses...

Saludos..

Nation84 dijo...

Actualmente estoy leyendo la dichosa ley y tengo algunas dudas respecto a lo que comenta David:

En que parte la ley "NO PROMUEVE" la libre competencia? debo buscar algo asi como: "por decreto: promuevase por los cuatro vientos la libre competencia, asi sea"
O en que parte dice: "Mis cuates tendran trato preferencial en las concesiones"(que es lo que se hace con la reglamentacion anterior a la nueva ley)

Hasta donde he leeido, busca que CUALQUIERA pueda tener acceso a una concesion y protegerlos de la censura gubernamental, aqui es donde entra la analogia con el caso de Venezuela, pues el medio que utilizo el gobierno fue simplemente no renovarles la concesion sin una razon plausible.
Tambien la comparacion la hice por el argumento que plantea control_zape en su carta, dale otra checada y seguro te daras cuenta a que me refiero.


Pero en que esta ley tiene muchas fallas si las tiene y definitivamente necesita ajustes, algunos medios publicos podrian declararse patrimonio si es que realmente lo ameritan, tal como bien me corriges en el caso de la BBC que se me chispoteo hay medios publicos que merecen se garantice y proteja su existencia, pero hay un abismo de diferencia en hechar la ley abajo que hacerle las reformas correspondientes.

Sigo leyendo, saludos.

David Moreno dijo...

"Mis cuates tendran trato preferencial en las concesiones"...

Bueno, evidentemente no lo dice así...pero valdría leer los artículos 28 y 28 -A, así como el 16 de la nueva ley para demostrar que no promueve la competencia.
No cualquiera puede tener acceso a una concesión, por que la Ley Televisa le da trato preferencial a los actuales concesionarios, para el refrendo infinito de sus concesiones y para buscar nuevas.
El problema es que la ley le transfiere el poder de facto a las televisoras privadas, la sociedad entonces ha terminado creyendo que toda la corrupción nacional comienza y termina con el Estado, cuando esto no es así.
Los Grandes electores de nuestro sistema son los grandes anunciantes y los concesionarios. La democracia, con esta ley, se convierte cada vez más en una falacia. La influencia de los medios electrónicos es cada vez mayor y sin freno..
La ley televisa garantiza eso.
Si, se le pueden hacer Reformas...la pregunta es...¿las televisoras lo permitirán?

Saludos Cordiales..