miércoles, junio 13, 2007

La boda de mi hermana

Mi hermana se casó este sábado.

Hace algunos meses, cuando todavía vivía con ella y éramos vecinos de Carlos Trejo, recibí la primera noticia de la boda. Me encontraba yo jetón cuando mi hermana entró a mi cuarto a interrumpir mi sueño a gritos.

- ¡Mira lo que me regaló mi novio! - estaba emocionadísima.

Con muchos trabajos conseguí abrir un ojo. Un anillo de compromiso bailaba frente a mi nariz.

- Si no te casas y te vas hoy mismo no veo para qué me despertaste - me quejé.

- Te despierto, para avisarte que tu cuñado va a vivir aquí.

- Aquí no cabemos los tres.

- Por eso te aviso.

Pasó el tiempo y tuve más noticias de la boda. Estas más afortunadas para mí.

- El sábado 9 de junio me voy a casar. En la Quinta El Zapote - me informó mi hermana.

- Eso es un jardín. Con el calor que hace en junio nos vamos a derretir - me quejé. - Me niego a ir.

- Tienes que ir. Eres el padrino de anillos.

Reflexioné sobre lo que ello implicaba.

- ¿Y ahora qué? - preguntó mi hermana.

- Soy el Señor de los Anillos. A huevo.

- Ya madura.

A medida que la fecha se acercaba me hacían recomendaciones.

- Consíguete un traje. No vayas de mezclilla. Tampoco encuerado.

- ¿Puedo ir con mi armadura de Sauron?

- No.

Llegó el sábado y por la mañana la lupe, su mamá y yo salimos a Cuernavaca. Al arribar a casa de mis papás la lupe y su mamá se fueron a acicalar y a vestír mientras yo rondaba por la casa. En un cuarto ví a una señora guapetona que no conocía contemplándose en un espejo.

- ¿Ud. quién es? - inquirí temiendo que me hubiera yo metido a otra casa.

- Soy tu mamá.

- No te reconocí peinada y debajo de todo ese maquillaje.

Ya preparados la lupe, su mamá y yo nos adelantamos a la quinta. Fuimos los primeros en llegar y antes de que el sol calentara mucho pudimos disfrutar un rato de la frescura del jardín donde se efectuaría la boda.

Llegaron los primeros invitados. La mayoría parientes y amigos que no veía yo desde hacía muchos años. Ver tanta arruga me condujo a -como decía Ibargüengoitia- "hacer reflexiones amargas e inútiles sobre la caducidad de la vida".

Algunos me preguntaron sobre una prohibición para celebrar bodas en jardines. Prohibición cortesía –creo- del arzobispo de Cuernavaca.

- ¿No tuvieron problemas para conseguir permiso?

- No, porque no lo pidieron. Se trajeron a un padre que no es de Morelos y tan tan.

- ¿Y eso es válido?

- Dios no ha bajado a quejarse - observé.

Otros me preguntaban por mi hija.

- Constanza no vino - respondía yo.

Llegó mi cuate el cerdo acompañado también de su familia. Ese también me dio trabajo reconocerlo por que ya bajó 30 kilos en los últimos 2 meses. Sigue cerdo pero menos cerdo.

Llegó el novio con su familia. A la hora de acercarme a saludarlo, él me felicitó a mí. Ignoro si fue porque conseguí chamba o por haber logrado vivir con mi hermana más de 3 años sin tirarme –o tirarla- de cabeza a un pozo.

Finalmente llegó mi hermana disfrazada de pastel. Los novios fueron conducidos al altar por sus padres. Comenzó la misa. Todos escuchaban atentamente el discurso emotivo del padre.

- Uds muchachos - les dijo el padre. - Están a punto de sellar ante Dios uno de los sacramentos más importanteszzzzzzzz...zzzzzzzz...

Minutos después me despertó el movimiento que hicieron todos los padrinos al incorporarse para acercarse al altar.

Una vez aglutinados frente al padre, este introdujo algo que se parecía a una clepsidra en un recipiente y nos roció con agua bendita. Me cayeron 2 gotas en la jeta. Lamento desilusionar a más de uno pero no hubo ni siseos, ni llagas ni guacara de crema de chícharo.

Terminado el ritual de entrega de anillos, arras, lazo, biblia, cirio y montones de buenas intenciones regresé a mi lugar a esperar a que se terminara la misa.

Me disponía a seguir dormitando cuando me percaté de que el padre me llamaba. Volteé para todos lados y comprobé que era yo el convocado.

- Perfecto. Vamos a matar dos pájaros de un tiro. Seguro el padre es un lector avezado del blog y ya me va a hacer válida mi apostasía - pansaba yo muy contento, mientras caminaba de nuevo al altar.

- Sostén el micrófono - me pidió el padre cuando me apersoné a su lado.

Superé mi consternación al darme cuenta que iba a ver desde primera fila el milagro de la transubstanciación. Es decir una alquimia consistente en convertir vulgares obleas y vino en carne y sangre de jebús, respectivamente; para que en un acto de canibalismo, los católicos coman y beban al fulano al que adoran.

Mientras yo sostenía el micrófono el padre abrió su libro de magia y recitó un hechizo. Me sentía como aprendíz de brujo.

Sin embargo mi curiosidad duró poco. A pesar de los pases mágicos y los rezos arcanos, las obleas y el vino siguieron siéndolo. La gente que se formó a comulgar se echó a la boca una oblea pitera y no algún pedazo de jebús.

Terminó la misa, lo cual todos agradecimos. Unos por liturgia y otros -entre los que me contaba- porque ya queríamos que nos dieran de comer.

Vino luego la ceremonia civil en otro rincón del jardín enorme de la quinta. A esta asistimos sólo los involucrados, pues el resto de la concurrencia ya se había aplastado en su correspondiente mesa. En esta parte de la pantomima mi papel fue de testículo (testigo insignificante).

La comida transcurrió casi sin incidentes. Una anciana amiga de la familia se desmayó ante su plato (con todo y que el menú estaba bueno). Luego de subirla a una silla de ruedas, de llamar a la ambulancia y de una visita al hospital se recuperó. Tengo entendido que ahora se muere de vergüenza porque cree que nos echó a perder el guateque.

A la lupe y a mí nos encargó mi hermana que repartiéramos los mentados recuerditos. Al llegar a la mesa de unas que parecían clientes frecuentes del dr 90210 consulté la lista de reparto y ví nombres que me resultaban familiares.

- Esta se llama como una tía que tengo - pensé.

Cuando volteó la susodicha a recibir su recuerdito tenía ante mí a una parienta de 50 años que trataba de recobrar la lozanía que tenía hace 30; con base en golpes de bisturí y obteniendo resultados irregulares. Noté que sus hijas, mis primas, habían adquirido ese pasatiempo también. Han de haber pensado que las miraba arrobado por su belleza. Falso. Las miraba pensando, otra vez, en la caducidad de la vida.

Mis padres que tienen dos pies izquierdos (característica que yo heredé) a veces se paraban a bailar rolas que dejaron de ser nuevas muchos años antes de que yo naciera. Esas ocasiones me levantaba yo también para tomarles fotos espantando a las cucarachas del jardín de tanto zapateado que daban.

Y ya. Se fue el señor que tocaba rolas del nabo. Hubo muchas despedidas con olor a alcohol. Llegó y se fue un mariachi. Lo reemplazó un DJ que prometió rolas ochenteras... que nomás se oían en Chinches Bravas, Morelos. Al final nos fuímos satisfechos de ver a mi hermana muy contenta y esperando que les vaya a toda madre a ella y a su marido.

pd. La pregunta necia más frecuente que me hacían fue ¿cuándo te casas tú? Todos esos preguntones me recordaron los motivos por los que pienso que las bodas son eventos execrables.

22 comentarios :

LabJournal dijo...

Y no llevaron chinelos? como odio a los chinelos, sobretodo cuando los borrachines de la facultad de biologicas de la UAEM hacen su fiestita de fin de cursos y el escandalo se oye hasta mi laboratorio. Luego por eso no pueden pagar sus cuotas del isste

Lord Maese Darth Chelerious dijo...

lo más emocionante de las bodas es el constante destape de botellas de deliciosas bebidas embriagantes y el sonido de esos líquidos vertiendose en sendos vasos de vidrio.

TheJab dijo...

Lo mejor de las bodas para mí, es el dinero que gano una o dos o hasta tres veces por semana cuando voy como bajista de grupo de eventos. Más información en

http://thejab-detodounpoco.blogspot.com/2007/05/con-irona-y-contradiccin.html

Saludos.

TheJab dijo...

Para mi 'Posa' las bodas son divertidas, emocionantes y resalta que bailan 'El baile de la vela' a todo lo que da, olvidándose de sus comentarios blogueros de las bodas, jajaj (se ríe).

lupe dijo...

Fue una boda muy bonita!! la quinta está preciosa y tu hermana se veía muy linda vestida de novia.

Antonio dijo...

Me recordó la boda de mi hermana menor, en la que yo era padrino de nosequé. Cuando pasé con mi esposa al altar para el apadrinamiento, el padre levantó la mano para bendecir algo (después me enteré) y yo extendí mi mano y le dí un apretón, como si hubiéramos cerrado un negocio. Fue el incidente más comentado en la sobremesa. Como mi cuñado es restaurantero y tiene el mejor restauran de la ciudad, no perdí una hermana, sino que gané algunas chistorras deliciosas.

Un Abrazo.

Pereque dijo...

Debieron dejarte ir disfrazado de Sauron.

Lo que me estresa de las bodas es el solo hecho de saber que tengo que ir a una, todo el preparativo y acicalamiento y el tener que usar traje... ODIO EL TRAJE... allá en mi terruño nomás se usa traje en bodas y graduaciones. Y a veces. Ni los políticos usan traje. Ya en el mitote, el asunto no es tan desagradable. Siempre que haya alcohol.

---

Ya estuvo: cuando se haga una Convención Bloguera Escéptica en Monterrey, que la sede sea el restaurante del cuñado de Antonio.

Saludos.

Ribozyme dijo...

¡¿Cómo, no hay fotos?!

De cualquier modo, chido que fuiste padrino de anillos. Espero que los hayas mandado grabar. Éste sería un buen texto que grabarles:

Ash Nazg durbatulûk, ash Nazg gimbatul,
ash Nazg thrakatulûk agh burzum-ishi krimpatul

(Un Anillo para gobernarlos a todos, un Anillo para encontrarlos,
un Anillo para atraerlos a todos y atarlos en las tinieblas

lástima que al traducirlo al español se pierde el ritmo y la rima del original en inglés)

De cualquier modo, con eso ya puedes poner la imagen de este link como encabezado en tu blog.

A alguien en la red se le ocurrió una muy buena puntada respecto al asunto de la eucaristía, en este link.

Nation84 dijo...

A las fiestas solo voy si hay buenas cosas de comer, no es por generalizar pero en el resto de los aspectos me dan gueva por lo siguientes motivos que se suelen presentar:

-Musica pitera y castrosa.
-Bebidas alcoholicas de pesimo gusto (cubitas de guacardi, presichente y demas bazofia ).
-Parientes hipocritas.
-Parientes ebrios.
-"Animadores" insoportables.
-Bailoteos y demas costumbres tribales que no me laten.
-Saludar y despedirse hipocritamente de los hipocritas antes mencionados.

Ahi muere la verdad, nada mejor que las reuniones pequeñas y con gente que realmente quiere estar ahi.

De cualquier manera lo importante es que la feliz pareja disfruto su evento, lo cual para mi vale mil veces mas que la felicidad de los gorrones.

TORK dijo...

"Mientras yo sostenía el micrófono el padre abrió su libro de magia y recitó un hechizo. Me sentía como aprendíz de brujo."

Uy... Y en verdad así se siente, como si de verdad estuviera uno haciendo el conjuro.
Y eso que sólo sostuviste el micrófono. Es más divertido sostener el libro. Cuando hay que cambiarle la pag. y la caga uno (y el padrecito no se da cuenta) se dan unas situaciones muy surreales.

Antonio dijo...

Pereque: ok, pero tendrá que ser en Chiapas. De allá soy y allá está mi familia, hermanas y cuñaos incluídos.

Un Abrazo

control_zape dijo...

jajaja, zombies y jesús. Esa es nueva para mí. Nomás había visto a jesus en su papel de cazavampiros.

Anónimo dijo...

CARNAL: HACES UNAS CRONICAS MUY CHISTOSAS, LA VERDAD ES QUE FUE A BODA QUE SOÑAMOS Y ESTAMOS FELICES DE ESTAR JUNTOS. ES ESTOS MOMENTOS ESTAMOS EN UN HOTEL 4 DIAMANTES DE CANCUN QUE POR CIERTO LES RECOMIENDO (ME MELIA CANCUN), SEGUIMOS DISFRUTANDO DE LA LUNA DE MIEL Y GRACIAS POR POR PARTICIPAR EN LA CEREMONIA CIVIL Y RELIGIOSA (ESTA ULTIMA FUE LA QUE MAS NOS GUSTO A TODOS).
LUPE: QUE APODO TAN CHISTOSO, ME GUSTA MAS TU NOMBRE. GRACIAS POR PARTICIPAR Y AYUDARNOS. Y PUES TE DOY MAS LAS GRACIAS POR CHULEARME.
CANCUN LOS SALUDA A TODOS.
BYE
BRENDA
P.S YO TAMBIEN ESPERABA VER FOTOS, NO HEMOS VISTO TODAVIA NINGUNA.

Lupe dijo...

Brenda: No es apodo, mi segundo nombre es Guadalupe jejeje. Las fotos te las hago llegar en cuanto se pueda, ya las bajamos y quedaron chidas!

El Ocioso dijo...

Chido por la boda.

Yo prefiero jugar con Jesus:

http://www.adultswim.com/games/biblefight/index.html

Anónimo dijo...

Si caray!!!! yo también quiero ver fotos!!!! Y es cierto, yo me sentí hechicera (bruja no soy, pero sí que estoy bien bruja)cuando en una primera comunión en la que oficié de madrina, me tocó leer una serie de conjuros raros llamados salmos (y sip, también la regué, igual que el la boda de una prima donde fuí igual que tu, la señora de los anillos). En fin, hay que vernos, no?
Clau
Pd FELICIDADES BRENDA!!!!!

Rox dijo...

de las mejores anecdotas de bodas que he leido. bravou!

ya me voy a dormir pensando en la caducidad de la vida...

Pico de Gallo dijo...

Estupenda crónica, muy a lo Ibargüengoitia, precisamente. Hasta me dieron ganas de no volverme a casar. Saludos.

Jack Maybrick dijo...

¡Ah! ¡Sacrílego! ¡Hereje! ¿Cómo te atreves a decir que el vino de consagrar es vulgar? Largas horas de discusiones filosóficas con el padre Torres ("Se escribe justo como el brandy, hijo..." ¡Salud!) me enseñaron que si hay un vino que vale la pena beber como cosaco es el vino de consagrar. Se pone uno ebrio. Ebrio pero muy pío. Y sin resaca, porque la cruda sólo ataca a quienes no hacen las paces con Dios, sea el Dios que sea. Yo dedicaba el vino a la memoria del Monstruo de Espagueti Volador y recuerdo con mucho cariño la guarapeta que nos pusimos el día que terminamos sacrificando también sendos platones de espagueti en honor de Su Pastosidad, que graciosamente los transmutó en su Tallarinesco Cuerpo aderezado con salsa marinara.

Y lo mejor de todo es celebrar (digo) bendecir al mundo en compañía de personas como el padre Torres, a quien le daba por bendecir todo y a todos con tal de seguir bebiendo. Tengo tantas absoluciones que podría matar a medio mundo y aún así entrar al paraíso. Ah, nada mejor que llevarle la contraria al padre Torres simplemente para que trajera otra botella y bendijera la biblioteca donde discutíamos la guerra cristera.

A ver si nos informamos mejor para la próxima vez... a estos excépticos arpíos uno tiene que andarlos educando, qué barbaridad, mejor me voy a hinbestigar algo más útil, como dónde puedo conseguir vino de consagrar en Québec... ¡Salud!

Mugrali dijo...

Aaaa :-( ¿no hubo guacara?
Jeje.
Felicidades por la nueva chamba.

Anónimo dijo...

A UN AÑO DE MI BODA, SIGO DISFRUTANDO TU CRONICA. GRACIAS.

El presente ya es el porvenir y el olvido. dijo...

ESta muy buena tu cronica yo tambien tengo muchas anecdotas de bodas muy buenas pero esta en verdad me impresiono.

saludos