martes, julio 24, 2007

El nuevo reglamento de tránsito de la Cd de México

El viernes pasado, en el metro rumbo a mi chamba, se subió un señor a vender a 10 pesos el nuevo reglamento de tránsito de la Ciudad de México que entró en vigor ese día.

Para anunciar su mercancía el vendedor gritó:

- Conozca el nuevo reglamento de tránsito. Entérese de las multas y sanciones por conducir más de 50 metros en reversa, por traer a un menor de 12 años en el asiento delantero, por no traer placas, por traerlas, por conducir con auriculares o celular pegados a la oreja, por ponerse el cinturón de seguridad...

Lo demás ya no lo oí porque el vendedor se fue con su estridentismo a otro vagón al notar que ahí nadie daba indicios de comprar.

Me dejó reflexionando que si lo que anunciaba a gritos era lo más relevante del reglamento no veía yo motivo por el que los medios le dedicaran tanto tiempo como lo han hecho.

Me explico.

Las consecuencias de conducir todos los días en el DF son evidentes; los conductores se vuelven unos energúmenos.

Por eso no manejo.

Las poquísimas veces que he manejado las puedo contar con los dedos de una mano, me sobran dedos y en su mayoría han sido por emergencias. Como la ocasión en la que hubo que transportar al hermano desquiciado de un amigo a un hospital psiquiátrico.

Como copiloto tengo más éxitos.

"Aguas babas" - es la fórmula que uso para advertir a quien conduce que va a embestir a un peatón o al coche de al lado. Con ese sencillo recurso una vez salvé la vida de una anciana que intentaba cruzar la calle y le ahorré a un colega momentaneamente distraído un mal rato y el deducible de su seguro de atropellamiento de nonagenarios.

Como pasajero de taxis y de microbuses también he tenido mi cuota de horror.

Me han aburrido, perdido, ensordecido y, sobre todo, desconcertado. Esto último cuando noto que los conductores o bien, se van de bruces sobre el volante de puro sueño en plena marcha; o bien, apenas alcanzan a ver la calle por encima del tablero.

En una ocasión a un microbús, que hacía la ruta San Angel - Taxqueña, se le incendió la parte delantera. El chofer en lugar de extinguir el fuego o ya de perdida abrir la puerta trasera para que la gente bajara, salió corriendo. Los aterrorizados pasajeros se apeñuscaron en la puerta trasera impidiendo su propia salida... afortunadamente la única víctima fatal de ese episodio fue la respetabilidad de la madre del chofer.

Acerca del uso del claxón opino casi lo mismo que Ibargüengoitia; el que usa el claxón pensando que así se van a quitar los 95 vehículos que tiene enfrente "está poniendo en evidencia, no una característica superficial, sino la hediondez que brota de lo más profundo de su alma detestable". Digo que opino casi lo mismo porque no hay evidencia de que exista algo como el alma pero si estoy de acuerdo en que hay algo muy torcido en los claxonistas.

Así pues, con esas consideraciones, comento que una razón por la que vería con interés el nuevo reglamento de tránsito sería si su contenido comenzara así:

Artículo Primero.

Se considerará un crimen de lesa humanidad el uso particular de automóviles. A quien sea sorprendido en flagrante delito se le bajará a zapes de su vehículo para que vea como lo convierten en un cubo de metal que servirá de material para construir el próximo cohete a Marte. El espacio en las calles se usará para que los habitantes de la ciudad se transporten en patines, bicicleta o a pie. La superficie de Viaducto, Periférico y el Circuito Interior se utilizará para sembrar mota.

Artículo Segundo.

A los conductores de microbús se les suspenden sus garantías individuales. La ciudadanía podrá entretenerse cazándolos a pedradas.

16 comentarios :

Lupe dijo...

Reconozco que algunas veces al manejar sale lo peor de mí.
Por otro lado creo que tu art. 1 está completamente fuera de la realidad (como batman) y que algunas veces te contradices con este art. como cuando te propongo ir al centro y prefieres ir en coche.

Pereque dijo...

¿Y cómo fue que ese vendedor llegó a la conclusión de que vender reglamentos de tránsito en el metro era una buena idea? A menos que tenga algo que ver con los usos y costumbres defeños...

Saludos.

TORK dijo...

Con respecto al comentario de pereque:
Simplemente porque, sin estar plenamente conscientes de ello, apelan a la estupidez (Y aquí sí difiero contigo Héctor: yo sí considero la sociedad como una "masa uniforme, manipulable y sin criterio" y de ello hay sobradas muestras) de la mayoría de quienes viajan en metro, que son capaces de comprar mierda por 10 pesos.

Por otra parte, si se aplicaran esos dos artículos que mencionas ya me imagino al sindicato de bicicleteros y los concesionarios de transporte patinesco... no habrpia mucha diferencia, los patines traerían claxon en el talón.

Emma dijo...

Totalmente de acuerdo con Is-Lupe, lo que no te gusta es manejar, no ir en coche, a mi me ancanta manejar y no me considero para nada mala en el volante.

Por otro lado noo entiendo porque venden el reglamento en el metro, a menos que multen a los choferes del metro, no le veo el caso.

Y eso de andar en bici, es buena opcion si trabajas cerca de tu casa, y no llueve en el camino, o si realmete lo necesitas , como en el caso de mi hermana, para poder moverte, y no me la imagino en bici, a ella, a mi mamà, a la adorada Sr Carmela mami de la lupe etc...
Lo que si creo es que es necesaria la educacion al volante, mejorar o tirar a la basura el actual sistema de transporte publico.

El Ocioso dijo...

Uyyyyyyy este tipo de posts le pegan a la mayoria de los defeños.

Las personas del df no usan auto para mejorar su vida, sino por que les cubre esa parte aspiracional (muy propia de los capitalinos).

Quien no tiene un compañero en el trabajo o en la escuela que siempre llega tarde a pesar de tener auto o que se va temprano de las fiestas a pesar de tener carro.

La gente se transforma en energumeno, por que bajita la mano piensa que tiene ese derecho solo por tener auto (por lo menos aca en el defectuoso)

Y aunque parezca increible el reglamento se suben a venderlo al metro por que simple y sencillamente hay un mercado que cubrir.

TheJab dijo...

Tuve la oportunidad de vivir un año en el DF, por allá, por el 92 y las cosas ya estaban color de hormiga con tanto vehículo. Parece que las cosas han cambiado y no precisamente para bien. Sólo he manejado en Ciudad Juárez y creo que nunca legaré a conducir un auto más de tres cuadtras en la capital.

ldecaso dijo...

Hola
El vendedor de reglamentos no estaba tan mal, ya que, como mencionaba "el ocioso" el asunto del auto es aspiracional en muchos, y muchos empleados de medio pelo que van en el metro , suspiran por tener su carrote, asi que compran el reglamento "para ahora que tenga mi coche"
Para mi no habia sido necesario el coche, de hecho uno que tenia la familia se tuvo que vender por que ya nadie lo usaba. Aprendí a manejar, pero por falta de costumbre se me fué olvidando. Luego, de repente, al tener que cumplir con asistir al centro de trabajo, y al detestar a los microbuses por no aguantar ni la pericia en el manejo de las unidades,no estar dispuesto a confiar mi seguridad a un chamaco de 17 años que maneja con el tarjetón de su abuelito, ni los cómodos y amplios espacios interiores, y mucho menos la audición de la excelsa música con que suelen entretener a los usuarios, me volví un comodino consumidor de taxis, solo que al hacer cuentas de cuanto estaba dejando a los taxistas, he visto que es mas de lo que uno pagaria de mensualidad por un auto chiquito. Asi que estoy pensando en embarcarme con un carro ratón, solo para que me lleve.
Además ahora que fuí a Mérida, lamenté no haber tenido mas pericia para manejar, ya que hubiera rentado un coche y me hubiera ido a conocer mas zonas arqueológicas, en lugar de pagar tours.
Yo si cazaria a los microbuseros a pedradas, me han tirado un par de ocasiones cuando me bajaba del microbus, ya que parece ser que eso de "alto total en descensos" esta escrito en una lengua muerta e incomprensible para ellos.
Saludos

yo,tu plato de segunda mesa dijo...

Eso de apredrear o cazar a los microbuseros me agrado bastante, deberiamos aplicarlo...

Y pienso que el reglamento va a servir para 2 cosas: 1)Que los policias de transito anden en busca de mordidas, si ya lo hacen , esto va estar peor; 2) Para...para...para...

Kix dijo...

Jajajaja!! Goddddddd qué haría yo sin tus posts!!!

Ah por cierto, el mentado reglamento se baja gratis de interné!!

Kix dijo...

Ah y creo que también tiene algunas reglas para peatones...

Ribozyme dijo...

Coincido con el ocioso y con Idecaso, una gran parte de la motivación para tener un auto es la sensación de status asociada. Por eso a los que dicen no entender que la gente traiga autos con un caballaje endemoniado y suspensión de carreras si lo más que van a poder a andar en la ciudad son, digamos, 70 km/h, o que la gente compre vehículos que son una combinación entre tanque de guerra, microbús y limusina, cuando la persona es soltera o sólo tiene dos hijos, lo que les hace falta es un reality check. Todo el asunto es cuestión de imagen, ante uno mismo y ante los demás, o si no, veríamos a todo mundo en Athos o cosa semejante (en un descuido y el vocho no hubiera sido descontinuado).

La otra cuestión, que apenas he empezado a entender, es el viacrucis que representa viajar en el DF en transporte público de calle (e incluso el metro a ciertas horas y en ciertas líneas), por el descontrol tan tremendo que hay del mismo (¡¿De qué sirve que se hagan y se re-hagan reglamentos de tránsito, si las autoridades no tienen la voluntad ni los recursos para implementarlos en serio?!). Digo que apenas empiezo a entenderlo porque los años que viví en el DF, siempre procuré que me quedara una estación del metro cerca. Pero este fin de semana fui al examen de doctorado de un amigo y, para ahorrarme el hotel, me quedé en el depa de un amigo, que queda en Tenayuca (ni yo sabía dónde quedaba Tenayuca, así que aclararé que es donde se acaba el DF hacia el norte). ¡Híjoles! Eso de no tener más remedio que padecer a micros abarrotados, inclemencias del tiempo y choferes cafres, me explicó mucho. Ya no hablemos de la distancia a recorrer y el tiempo empleado en dicho padecer.

A riesgo de parecer disco rayado, seguiré las críticas que previamente he hecho a los gobiernos recientes del DF, que se dicen gobiernos del pueblo y de los pobres: ¿Por qué hacer segundos pisos (que son para los que tienen auto y no para los jodidos) en lugar de extender el servicio del metro? ¿Por qué no hay un mayor control de los concesionarios del transporte público, que exponen a las vejaciones ya mencionadas a los más fregados, que no tienen más remedio que usar sus servicios? O de a tiro, que admitan que no pueden con el paquete. Si no, son tan mentirosos como (y quizás más hipócritas que) los gobiernos del PRI y otros partidos a quien no se cansan de criticar de no enfocarse lo suficiente en los fregados.

¡¿Reglamento de tránsito para peatones?! Creeré que va en serio cuando quiten los comerciantes ambulantes que bloquean las banquetas en zonas de alto movimiento como Eje Central, Tacuba y otras zonas del centro del DF.

Lord Maese Darth Chelerious dijo...

me agrada esa idea de apedrear microbuseros.

tengo ganas de hacerlo.

Anónimo dijo...

Como buena defeña, estoy de acuerdo, que en muchos casos, los defeños compran cohe por status, pero no solo en el DF, basta ver semejantes carrazos en Monterrey, Guadalajara etc, eso es en toodos lados,pero en muchos, como es mi caso, es por comodidad, para movernos mejor aqui debido en gran medida por las grandes distancias que hay que transitar para llegar a cualquir lado, y tambièn para evitarnos, como dicen varios posteadores, las aglomeraciones, sobadas, arrimones, olores, pisotones del transporte pùblico.

Ribozyme dijo...

Estoy de acuerdo con que no nada más en el DF el automóvil es signo de status. Creo que es parte de la naturaleza humana. Nada más hay que ver la proliferación de las SUVs (megacamionetas del estilo los Land Rover) dentro de las clases acomodadas tanto en USA como aquí. Lo que sí es que no hay que empeñarse en negarlo a la hora de decir "es que yo traigo coche porque me quiero evitar las friegas del transporte público". Como ya dije, si ésa fuera toda la motivación, todo mundo traería Athos, o andaríamos como en China, en moto y bicicleta. Incluso yo, que prefiero andar en moto, babeo por las motos megadeportivas con más de 150 hp y capaces de correr a más de 250 km/h. Claro que con los "ases" (yo los llamaría "asses", en inglés) del volante, que abundan principalmente en el DF, y como no tengo una pulsión de muerte, pues desde que me fui a vivir allá que no me muevo en moto.

Ahora bien, si queremos una solución óptima, no contaminante, en este link pueden encontrar una casi perfecta (el problema es el costo). Y que conste que no estoy siendo irónico.

Anónimo dijo...

Status por tener coche? mmmh, status por tener computadora peersonal?mmmh, status por comer en restaurantes y no es casa?mmmh, status por vivir en el extranjero? mmmh status por estudiar o haber estudiado la universidad? para eso trabajamos, o estudiamos, no creo que sea status (no en todos los casos) es signo de progreso, yo no quiero andar en carreta porque eso no da "status", repito vivimos en una ciudad muy grande, una moto o bici no es la solucion, lo seria si el transporte pùblico mejorara, si fuera realmente una verdadera opciòn para movernos... y sì..tengo coche y no es un athos... es un poco mas grande it's too much?..."i'm sorry"....

Anónimo dijo...

Para mi, el saber manejar en la Cd. de México es lo que te da status, no el coche en si. Mantener un coche en buenas condiciones es carisimo, si hubíera un transporte publico mas eficiente, seguro lo usaría.

Saludos.