lunes, agosto 06, 2007

Consternado

Debido a mi desfiguro del martes pasado (y a la insistencia ineludible de la lupe, mis padres y mi carnala) fuí este sábado en la mañana a un consultorio que me recordó al gabinete del dr Caligari. Mi hermana escogió el lugar y no quiero saber qué criterio usó para elegirlo.

Ahí una señora vetusta y amable me puso un gorrito de natación que conectó a una PC mientras me tenía sentado/acostado en una silla que parecía de dentista.

Una vez listo para mi electroencefalograma la señora vetusta y amable comenzó a darme indicaciones.

- Relájese - me dijo.

Obedecí.

- Cierre los ojos - ordenó.

Obedecí.

- Abra los ojos - ladró.

Obedecí.

- Vuelva a cerrarlos. Respire agitadamente - graznó.

Obedecí.

- Respire normalmente. Mantenga los ojos cerrados. Sentirá una luz intermitente en la cara.

Ví lucecitas de diseños que hubieran entusiasmado a Giger en el fondo de mis párpados.

- Ya terminamos - anunció.

La ordalía duró 15 minutos. Al terminar fui al baño a quitarme de la choya la sustancia viscosa y asquerosa que me puso la dominatrix. Cuando salí ya tenía programada una cita con el neurólogo, dueño del consultorio.

Hoy acudí a esa cita. Al terminar de narrar lo que me ocurrió el martes pasado el dr me hizo algunas preguntas que echaran luz sobre el estado de mi cerebro.

- ¿Te duele la cabeza? - me preguntó.

- Las sienes a veces y la parte de atrás de la cabeza, justo encima de la nuca. No es frecuente y no dura mucho.

- ¿Tienes somnolencia durante el día? - inquirió.

- Sí. Pero yo lo atribuyo a que mi chamba es muy aburrida. Mis compañeros se van de bruces al menos una vez al día sobre su teclado. Sobre todo después de comer.

- ¿Cuándo platicas con alguien te han comentado que vuelves a tomar el mismo tema que has tocado momentos antes?

- No. Es al revés. Platico con gente distraida, olvidadiza y monotemática.

- ¿Pierdes las cosas y las vuelves a encontrar sin haberte acordado de cómo fue que las pusiste en el lugar donde las encontraste?

- Si. Pero las pocas ocasiones que ha ocurrido tengo plena conciencia de que ha sido porque no he puesto atención a lo que hago.

- ¿Has tenido cambios súbitos de percepción visual?

Abrí los ojos como platos.

- Elabora – me pidió.

- Cuando platico mucho tiempo con alguien, en pocas pero memorables ocasiones, percibo el espacio negativo (lo que lo rodea, pues) en colores brillantes y su cara parece estar lejana, como al final de un tunel. No dura mucho. La sensasión que experimento es la de un leve mareo. (Alguna vez alguien me explico que esto significaba que yo era un vidente de auras. Huelga decir que el que me brindó esa explicación era un magufo y un idiota).

- ¿Desde cuando te pasa eso?

- El recuerdo más antiguo que tengo de un episodio así es de hace 25 años. El más reciente ocurrió hace 4 semanas. No es frecuente.

Después de eso me auscultó, me pesó y me lampareó los ojos para mirarlos detenidamente. Terminó dándome una lección de anatomía básica.

Dibujó algo que parecía un brócoli con orejas.

- Este es tu cerebro - me informó.

Trazó una línea que dividió al brocolicerebroorejón en dos.

- Revisando tu encefalograma noté que tu región temporal izquierda tuvo una actividad eléctrica inusual durante el periodo de hiperventilación - dijo mientras dibujaba un rayo en un lado del brocolicerebro y me enseñaba unos valles en mi encefalograma. - Eso que ves aquí es una actividad eléctrica aunque anormal, muy localizada que se puede atender con fármacos. Lo malo es que no sabemos porqué ocurre ni porqué desencadenó una crisis como la que describes que te pasó el martes. Te voy a recetar un anticonvulsivo y te voy a pedir que te hagas una resonancia magnética para saber más.

Yo estaba muy consternado.

- ¿De veras tengo las orejas tan grandes? - demandé revisando su dibujo.

pd. Lo mío, me informan, es puro paroxismo relacionado al lóbulo temporal. Ninguna sorpresa ahí.

19 comentarios :

Oxipusio Ridxxol dijo...

No se tú...

Igual y te conviertes en una especie de Charles Xavier región 4...

control_zape dijo...

¿¿¿Xavier??? Si se puede elegir superhéroe prefiero al telepata de DC. Por mucho.

TORK dijo...

1. ¿Y tanto pedo nomás para eso? Que tus seres queridos no se hagan ilusiones, no te vas a morir pronto.

2. Obvio. Xavier por muy poderoso telépata nomás se queda sentado y Martian Manhunter vuela, tiene superfuerza, cambia de forma y traga galletas Oreo como poseído. Así sí es preferible.

la anónima dijo...

siempre supe que tenías pedos en el cerebro...

Sivoli dijo...

es más preocupante que te dibujen con unas orejotas. A nadie le gusta parecer jarrita de tlaquepaque.

Lupe dijo...

Esperemos la resonancia y que todo salga bien.

Lupe dijo...

aaahhh!!! y a mí si me gustan tus orejitas --> son sexys!!!!

Oxipusio Ridxxol dijo...

Lo que pasa es que Xavier está más feo, jajaja.

Juan Carlos Bujanda Benitez dijo...

No sera una condición mental inherente a los escépticos ateos?

A mi también me duele la cabeza a veces (sábados por la mañana).

Te digo que, es la edad del "nunca me habia pasado"

Saludos y salud!

Kix dijo...

Yo insisto en que seguramente es una epilepsia leve. Lo mejor es ya saber qué tienes para saber qué hacer. Es preocupante que te vuelva a dar una de esas crisis en que de pronto pierdes la conciencia. ¿Y si te pasa cruzando una calle o así?

Cuídate mucho.

Antonio dijo...

Hace tiempo leí bastante sobre epilepsia por un caso en mi familia. En primera, muchos de los casos son leves y en la actualidad se han identificado y estudiado una gran cantidad de fármacos bastante confiables. Es muy importante ser muy estricto con las tomas y las dosis que determina el neurólogo. Algunos anticonvulsivos tienen efectos secundarios y se requieren otros medicamentos o dieta especial para evitar problemas en otros órganos como el hígado o el estómago.

Espero que todo ocurra bien. Lo de las orejas supongo que lo arregla un cirujano plástico, aunque las orejas grandes no causan problemas graves, a menos que seas presidente de la república.

Un Abrazo.

ldecaso dijo...

Hola
a mi en el año de 1990 me dijeron algo mas o menos parecido, y era mas crédulo, a veces, cuando me iba a dormir, tenia la sensación de que iba a ser abducido por extraterrestres o peor, iba a combustionar espontáneamente, lo que demuestra que la afección nada tiene que ver con el escepticismo. Me recetaron Rivotril, y las sensaciones de la abducción o el achicharramiento inminente desaparecieron.
Nunca perdí la conciencia, acaso perdí la memoria cuando una vez en 1996 por culpa de una úlcera, tuve hemorragias internas y de repente me encontre en el cuarto de medidores de luz del edificio donde vivia mi hermana, sin recordar como habia llegado ahí.
También a mi se me vuelven microcéfalos los interlocutores, cuando platico mucho tiempo con ellos.
Han pasado 17 años del diagnóstico y ya no tomo nada, y sigo por aqui, asi que espero que lo tuyo no sea de cuidado, y que la resonancia salga bien.
Saludos

PD Un Loquero del Instituto Mexicano de Psiquitría también observó lo mismo en un "mapeo cerebral", y le dió una interpretación un poco diferente, relacionandolo con una tendencia a recapturar demasiado rápido la serotonina.
Me dieron Prozac, y aparte de volverme mas benevolo, desaparecion las alucinaciones hipnogógicas e hipnopómbicas, con que mi cerebro sustituyó las abducciones cuando me volví mas esceptico.
Las orejas grandes sirven mejor para disipar el calor.

Lupe dijo...

No están grandes las orejas, de hecho son pequeñas y lindas, pero están separaditas de la cabeza... no son orejotas!

Caro dijo...

Ouch! eso de la resonancia magnética me trajo malos recuerdos :(

Ojalá todo esté bien adentro de tu cabeza, y afuera! :D

Saluditos!

Ribozyme dijo...

Menos mal que se trata al parecer de una epilepsia muy leve, tanto que nunca antes te había dado lata (y la alteración en las conexiones seguro la traes de nacimiento si no has tenido algún golpe severo en la cabeza) y además no parece estar causando convulsiones, sólo pérdida del conocimiento. Digo que menos mal porque esas cosas son fáciles de tratar y la otra cosa que se me había ocurrido a mí que pudieras tener era diabetes. Por tu edad y complexión casi con seguridad la Tipo I, que es la más méndiga y la que más problemas causa.

Me hiciste acordar de cuando en mi adolescencia temprana me hicieron un electroencefalograma porque sufría de dolores de cabeza crónicos desde la preadolescencia y de hecho los sigo sufriendo, aunque ahora son menos frecuentes. Todo salió normal dentro de lo que cabe (para un Asperger). En años recientes he caído en la cuenta, sin que ningún médico me lo dijera, sólo leyendo y observando que los síntomas se han hecho más marcados, que los dolores se deben a sinusitis por causa de una alergia. Haciendo memoria, desde que recuerdo, los dolores me dan al mismo tiempo que irritación ocular y lagrimeo. Como quiera, a esa edad la experiencia fue de lo más cool, lo más parecido a participar en una película del Santo. Y de buenas que te pusieron un gel en el cuero cabelludo. A mí me hicieron que me lavara el cabello con jabón tipo Zote, para eliminar la grasa y facilitar la conducción de electricidad.

Ahorita que sacan a relucir los cómics, debo confesar que yo fui muy aficionado durante la infancia y la adolescencia ("cuentos" les decíamos en ese entonces), pero los dejé cuando tronó Editorial Novaro (¡Uuups, ya dejé ver mi edad!), al principio de los 80s, lo que coincidió con mi adultez temprana. Para cuando volvieron a resurgir, ya más fieles a los originales gringos, en los 90s, yo me había desconectado demasiado de ellos y nunca pude retomarles el sabor. En mis tiempos Martian Manhunter era conocido como "el Detective Marciano" y sólo hacía apariciones ocasionales en los cómics de Supermán o Batman. Y mejor no hablar de los X Men, que fueron posteriores a mi furor comiquil.

Ahorita que hablan de qué tendremos los escépticos/ateos, sería interesante ver cuántos de nosotros tenemos algo del síndrome de Asperger (para los que no han oído sobre él, aquí en inglés y aquí en español pueden encontrar informacíon al respecto. Pongo ambos artículos porque cada uno contiene alguna información que no viene en el otro). Yo no he sido disgnosticado oficialmente, pero la descripción me queda tan al centavo que no tengo dudas al respecto. Y me vine enterando de su existencia no hace mucho, por un artículo del New York Times. Se me vino a la cabeza este asunto por lo que mencionan algunos de la facilidad que tenemos de marear a la gente con nuestras peroratas.

Emma dijo...

Lo que a mi mas me sorpende y me alegra esa darme cuenta de que si encontraron cerebro alli adentro, por lo demas cuidate Gandalf.
Y de las orejotas....pues La Lupe te ve con amor...si tienes orejas grandes... sopn parte de tu personallidad!!
Happy Birthday ISSSS!!!

control_zape dijo...

Tengo una pregunta mi estimado rybozime con respecto al asperger y al escepticismo. ¿has intentado hacer una lectura en frío? Las habilidades que usan los que se autoproclaman psiquicos consistentes en pescar información visual de su cliente-victima creo que están más allá de alguien con asperger, pero nunca he platicado con alguno que tenga el síndrome para corroborar ello.

Juan Carlos Bujanda Benitez dijo...

Lei el documento en español de Asperger y me suena mas bien a niños índigo o candidatos idóneos para ser diagnosticados de esta manera.

Al contrario de lo que menciona Héctor, los que tienen asperger nunca podrían hacer lecturas en frio (según el articulo).

Yo no califico, mala memoria y exceso de mordacidad.

Nuestro escepticismo es cuestión de educación y punto.

Saludos

Ribozyme dijo...

Héctor, uno de los serios problemas que tienen los criterios diagnósticos psiquiátricos, sobre todo de transtornos no muy extremos (pongamos por caso la depresión) es que bien pueden parecer una lectura en frío, y más porque muchos de los que se describen como transtornos bien pueden tener características que en menor grado pueden ser consideradas parte de personalidades normales. Sería un broncón ponernos a discutir qué tan científica es la psiquiatría (siempre un tema controvertido entre los escépticos), pero lo que te puedo decir es que desde que descubrí la existencia del síndrome de Asperger puedo entender mejor el origen de mis muchos problemas de relaciones interpersonales, las persecuciones durante mi infancia y adolescencia tanto por parte de compañeros como de muchos profesores/as y mi aislamiento social en mi pueblo natal a pesar de que mi familia tenía mucho contacto con todas las personas "conocidas" del lugar. Mis relaciones sociales mejoraron mucho cuando entré en la universidad y empecé de manera consciente a analizar de qué manera es que me puedo llevar mejor con la gente, pero a diferencia de la mayoría de las personas, que se les da de manera intuitiva, en mi caso fue cuestión de ensayo y error. Aun sigo teniendo problemas con la gente por ser muy hocicón y decir las cosas como se me vienen a la mente: me tachan a veces de agresivo y engreído (mamón, pues). La mayor parte de mis cosas favoritas las tengo que hacer solo porque no hay con quién compartirlas y, cuando las saco a relucir, pues sueno pedante. Obviamente, esta ineptitud social ha traído secuelas, pues además de ser un broncón para las relaciones de pareja, ha hecho surgir en mí tendencias depresivas (y es que, nos guste o no, todos los seres humanos, hasta los más antisociales, necesitamos de compañía y aceptación). Antes, para agregarle sal a la herida, solía yo culparme a mí mismo de no hacer lo suficiente para complacer y llevarme mejor con la gente, pero ahora tengo más paz al darme cuenta de que no era mucho lo que yo podía haber hecho. Digamos que es como pedirle a alguien con cojera que destaque en carreras de velocidad. Obviamente, una vez identificado el problema, existen enfoques terapéuticos, principalmente modificaciones de la conducta, entrenamientos para hacer de manera deliberada lo que a la mayor parte de la gente se le da sin pensar, pero México es un país atrasado en todo lo que signifique psiquiatría (quizás por el estigma involucrado), como es bien evidente por la actitud de la mayoría de las personas de que la solución para la depresión es "echarle ganas" y que todo eso de la psicoterapia y los medicamentos son para los "loquitos" (caso en cuestión, a un compañero de trabajo que le daban crisis convulsivas cuando se emborrachaba, otros le pusieron "el loquito", y él mismo se negó a seguir tomando el tratamiento antiepiléptico pasado un mes). Hasta la fecha no he tenido noticia de un lugar donde yo pueda recibir dicha terapia y que no me salga en un ojo de la cara.