domingo, agosto 05, 2007

El caso de la princesa y los ángeles

Los lectores de la columna semanal de James Randi estarán enterados del pitorreo escéptico que se ha acarreado la princesa Märtha Louise de Noruega por co-fundar una escuela donde enseñan a poner en contacto con su ángel guardián a quien este dispuesto a desembolsar al menos 2000 dlrs por curso.

Las habilidades para-anormales de la princesa son "avaladas" por su cuñada, Mette-Marit.

-Tiene unas manos muy cálidas. Muchas personas tienen las manos cálidas y bondadosas (sic), pero ella tiene un pequeño sol en las suyas - dice la futura reina de Noruega.

Las promesas consistentes en enseñar a obrar milagros con intervención angelical son pura estafa. Y así lo ha dicho el editor y dueño de un periódico financiero noruego al señalar que los ángeles no existen y que la princesa es culpable de fraude por ofrecer un producto o servicio que no funciona, lo que viola las leyes que regulan el comercio de productos y servicios en Noruega.

¿Qué tiene de especial este caso? se preguntarán algunos. El mundo está lleno de magufos y charlatanes. Unos autoengañados y otros concientes de su estafa. Lo que ofrece la princesa Märtha Louise no es novedoso ni especial; hasta en la exposer había personajes que clamaban la existencia de ángeles y cacareaban su usufructo en la realización de milagros en las desesperadas vidas de su clientela turulata.

La razón por la que comento este caso es para mostrar que en el mercadeo del paranormalismo no hay ninguna limitación social y lo mismo hay magúfilos de arrabal que de castillo. Ser el recipiente de una educación privilegiada (o domesticación cara, como prefieran) y traer sobre la cabeza una corona no son condiciones de invulnerabilidad contra la credulidad y el autoengaño.

pd. ¿Alguien se acuerda de los afanes de pura penajena del principe Charles consistentes en incluir en el sistema de salud inglés homeopatía y otros disparates naturópatas como remedio de las dolencias británicas? Eso se da un quién vive con las historias del rey chiquito de Trino.



5 comentarios :

El Ocioso dijo...

Pues si esta violando alguna ley local lo mas seguro es que la sancionen.

Un amigo estudio en ese pais y una de las cosas que mas le sorprendio, fue que durante su estancia le habian levantado una infraccion aun integrante de la familia real.

Lupe dijo...

Mega bullshit eso si de alcurnia! jajajajaja

Ribozyme dijo...

¡Ya ven! En países más civilizados que el nuestro sí se pena la propaganda falsa, especialmente la magufa. En Inglaterra igual, se han penalizado a los supuestos adivinos que anuncian que pueden predecir el futuro, sacar a relucir verdades ocultas y "mejorar la suerte" de sus clientes, y se les ha obligado a decir en sus anuncios que su rollo es sólo espectáculo para diversión.

Aquí igual deberíamos de tener legislación al respecto, que incluyera penalidades para las iglesias que engatuzan gente diciéndoles que van a lograr curaciones milagrosas o a mejorar su situación económica, cuando lo único que hacen es sacarles dinero, aunque no se maneje como pago, sino como donación.

Antonio dijo...

(...)"Ser el recipiente de una educación privilegiada (o domesticación cara, como prefieran) y traer sobre la cabeza una corona no son condiciones de invulnerabilidad contra la credulidad y el autoengaño." ¡pero si los que traen coronas en la cabeza son los primeros, amos y señores del autoengaño y la maguferia oligo-esquizo-paranoide! ¡ellos practicamente la inventaron! ¿porque alguien llevaria una corona que ademas puede perder con todo y cabeza?

Kix dijo...

Pa' qué ir tan lejos, ¿se acuerdan de Chapa Bezanilla y la Paca?