miércoles, agosto 15, 2007

Mi cerebro y diosito

Suelo ser optimista hasta el absurdo sobre el destino de la humanidad, pero cuando se trata de imaginar mi propio futuro nomás visualizo ruina, desgracia y destrucción (lo cual es una evidencia más que echa por tierra esa tontería que dice "lo que imaginas es lo que te sucede" pues por lo general a mí me ha ido bien).

Los hechos se imponen.

Mi resonancia salió a toda madre. De acuerdo al radiólogo y al neurólogo "no tengo alteraciones orgánicas". Podría inscribir mi cerebro a una agencia de modelaje de cerebros.

No tengo ni cisticercos, ni tumores, ni lesiones dentro de la choya (aunque el contenedor presenta algunas abolladuras).

Hay, sin embargo, una anormalidad visible. Los que sean observadores podrán apreciarla: la glándula del escepticismo está muy crecida. Para aquellos que no sepan dónde está he hecho el siguiente esquema.



Son buenas noticias, pero aún tengo una duda.

¿¿¿Qué putas me pasa???

Mientras varios continuamos buscando les comento que en una primera googleada me enteré que aproximadamente a la mitad de los casos de ataques epilépticos no se les encuentran sus causas. También leí que en algunos círculos, sumamente prontos a ofrecer soluciones paranormales a eventos naturales, aún se considera que la epilepsia la cura un guey todopoderoso con un humor muy extraño.

Ese dislate no debe sorprender. Recuerden que no hace mucho, jerarcas de la iglesia católica mexicana se reunieron para discutir cómo librarnos de las posesiones demoniacas. Tampoco es para lamentarse mucho pues pudo haber sido peor; se pudieron haber reunido para discutir cómo salir indemnes de los cargos de abuso y encubrimiento que enfrentan algunos de ellos.

He realizado un brevísimo experimento para comprobar si alguna entidad ardida y todopoderosa en las alturas está detrás de mi ataque epliléptico. Dejé un rato mi sitio de chamba para salir a la calle y echar veinte mentadas de madre al cielo. Hasta el momento no me ha cagado ni una paloma.

Conclusión: La epilepsia NO es castigo divino.

Corolario: O diosito no tiene madre y es apático a las mentadas -y a todo lo demás por lo visto-, o diosito no existe. De cualquier modo quien viva pidiéndole deseos nomás está autoengañándose bien gacho.

pd. El próximo capítulo de esta historia: la terrorífica visita en ayunas al changarro de análisis clínicos.

18 comentarios :

ldecaso dijo...

Que bien que estes bién, y órgano esceptico este en una pieza y funcionando

Nada mas hay que tener cuidado que no te pase en los análisis clìnicos, lo que Ibargüengoitia relata en "La ley de Herodes"

Saludos

Lupe dijo...

Muy buenas noticias los resultados de la resonancia, a ver qué nos dicen los análisis que próximamente te realizarás, no estaría de más ir con la Dra.Susana a que te revise los ojitos pajaritos :)
Aaaaahhhh! sólo una cosa, la tomografía sin tu trompota preciosa no está completa jejejeje.

Lupe dijo...

Pd.Trata de dormirte un poco más tempra, por lo menos por ahora.

Lupe dijo...

pd2. me equivoqué ajiu ajiu ajiu no fue tomografía sino resonancia ajiu ajiu

Antonio dijo...

estas seguro que no estas poseso?

Erick dijo...

Cuando tenía 14 años tuve convulsiones, y justo en ese tiempo por andar detrás de una chavita me meti a la Gnosis, porque ella es hijastra del gurú/pastor/guía.

Cuando le platique al gurú/pastor/guía de la secta que sufria de convulsiones, me dijo qe se debían a que era muy chaquetero, que dejara de estirarle el cuello al ganso y con eso ya no tendria convulsiones.

Me quede con cara de what, a los 14 años uno primero deja de comer antes de dejar la chaqueta.

Y con la chava uff, que recuerdos, que buenos agazajos, nomas de acordarme cuando nos quedabamos solos meditando.

Antonio dijo...

Sí, hay muchos casos en los que no se conoce la causa, lo cual no quiere decir que no haya causa. Los médicos los clasifican como idiopáticos, que significa...¡Adivinaste! Que no se conoce la causa. Hay muchas lagunas en la investigación científica en ese tema. Cuando mi hija tuvo problemas yo leí y pregunté mucho (un médico de Texas me preguntó si yo era médico) y le pregunté a algunos estudiantes de medicina por qué no se dedicaban a la investigación en enfermedades neurológicas, a lo que varios de ellos me respondieron que escogieron ser médicos para curar a la gente y que la neurología era un tanto frustrante en ese aspecto.

Pero para darle un toque escéptico al tema te recomiendo leer acerca de Ana Mosquera.

Un Abrazo

Ribozyme dijo...

¡Pues qué bien que no salió nada de qué preocuparse en la resonancia!

Por cierto, Lupe, no te preocupes por llamarle tomografía, ya que como produce imágenes en forma de cortes, el término es adecuado (aunque dice la Wikipedia en "ínglich" que antes así se le llamaba pero que el término correcto ahora es "producción de imágenes por resonancia magnética" (¿se fijan que evitan a toda costa usar el nombre completo, que incluye la palabra "nuclear", por las connotaciones que tiene entre los que no entienden a qué se refiere, que son la enorme mayoría de los pacientes)).

El caso, Héctor, es que no hay nada detectable y por lo tanto se trata de algo muy pequeño (aunque como bien dice Antonio, alguna causa hay, porque en este Universo los únicos fenómenos que no siguen la ley de la causalidad son los fenómenos cuánticos, por mucho que les retuerza el hígado a los magufos/religiosos que quisieran creer otra cosa). Así que es muy probable que no te vuelva a dar lata con un régimen muy sencillo de medicamentos (por cierto, el hecho de que los que tomas te tumben es en mi opinión resultado de dosis exageradas, dada la poca gravedad de tu problema; tu médico debe ajustar la dosis de manera acorde).

En cuanto a que no se ve tu "trompota preciosa", sería cuestión de ver si se consigue una imagen de un corte más cercano a la linea media de tu cabeza (si te fijas, el corte está mero enmedio de tu ojo y no se ve tampoco tu nariz) para darle gusto a Lupe. Lo que hubiera estado más divertido es ver un corte coronal (de lado a lado) para ver tus supuestas orejas de azucarera. De cualquier modo, la hipertrofia de la glándula escéptica desplaza a cualquier otro detalle.

Ahora que parece que las cosas están bien, siempre queda la comezón de pensar en haber hecho un gasto que "no era necesario" (aunque es el mismo estudio el que define con sus resultados si en realidad "era necesario", por lo que la idea original no vale por paradójica). Porque tengo entendido que ese tipo de estudios es bien cariñoso, y es que los propietarios tienen que amortizar el equipo. Checa lo que dice la Wikipedia sobre los costos:

The scanners used in medicine have a typical magnetic field strength of 0.3 to 3 teslas. Construction costs approximately US$ 1 million per tesla, and maintenance an additional several hundred thousand dollars per year.

De cualquier modo ¡Felicidades por los resultados de tu examen! Aunque no hayas estudiado para él...

Juan Carlos Bujanda Benitez dijo...

Parece la resonancia de Dark Vader.

Como todo mundo te recomienda algo, yo te recomiendo ver al Dr. House.

Los ataques epilépticos son muestra de comunicación con los dioses, y solo les pasa a los privilegiados como al gran Julio Cesar (el de Roma, no el de Sonora, aunque seguro a el también le pasara por tanto madrazo).

Es la Corteza Prefrontal, donde se leva a cabo el razonamiento y la planeacion, pero también las emociones.

OFF TOPIC:

Gracias por la información del libro, ya lo tengo en ingles, y ya casi lo acabo, pero me gustaría conseguirlo también en español para no perderme nada, es de esos libros que vale la pena entenderlo al 100% y que no queden dudas de malas interpretaciones. Gracias.

Saludos y que sigan la buenas noticias.

AndreaLP dijo...

Pues ojalá que el capítulo de los análisis, aunque no sea agradable, no arroje ningún problema.

Buen fin de semana!

canibal dijo...

A mi me dan miedo los doctores. Pero me consuelan las enfermeras... bueno, no todas...

Qué bien que estés bien.

¡Dios no existe, eso cualquiera lo sabe!

David Moreno dijo...

Bueno leer que estás bien mi estimado Héctor....ojalá que las cosas sigan así....


Un abrazo¡¡

Roland dijo...

Enhorabuena! Sería harto triste perder este blog. Y a su autor, desde luego.

Cuando tenía 17 años me di un buen golpe en la cabeza y me dieron convulsiones. Terminaron sacándome una resonancia, y a raíz de ello la mitad de mi familia adoptó la costumbre de llamarle a mi cerebro "quesos de puerco".

Lino Evgueni dijo...

Son buenas noticias, qué bien.

Plinio Fermin dijo...

Esto puede ayudarte

http://www.interhiper.com/Medicina/Enfermedades/Epilepsia.htm

http://www.botanical-online.com/medicinalsarnica.htm

control_zape dijo...

Chido material de pitorreo.

V for Vancouver dijo...

Pero hombre, si tu problema está clarísimo: traes a la muerte por dentro. Estos excépticos, tiene uno que andarles explicando todo...

Kix dijo...

Me recuerda al extraño síndrome llamado Síndrome de Homero Simpson.

No, en serio Sr. Héctor, lo bueno de todo esto es que ya está usted tomando medidas al respecto. Un abrazo.