viernes, septiembre 28, 2007

¿Dónde termina el porno y empieza lo erótico?

Cuando asistía a la escuela de la SOGEM para ver si aprendía a juntar más de dos palabras para decir lo que traía en la cabeza (sigo intentándolo), en la clase que impartía Bernardo Ruíz, nos dejaron como tarea escribir una historia contada desde cuatro puntos de vista: cursi, erótico, obsceno y pornográfico.

A la siguiente semana Bernardo nos leyó algunos de los textos que escribimos. El texto que uno pensaba que lo iba a publicar Hustler a otro le parecía una imitación de Corin Tellado. No había consenso en dónde había que trazar la línea. Creo que la lección fue sobre la subjetividad en literatura y cómo influye la experiencia (o falta de ella) individual y social en las consideraciones de lo que es cursi, erótico, obsceno y pornográfico.

Yo, como escéptico en eterno cierne me pregunté si no me estaban jacinteando y me puse a leer a) las memorias de una expornqueen, b) las aportaciones de los lectores calenturientos de Hustler y ay mis sesos c) una antología de ganadores del Corazón de Oro (un premio de novela romántica contemporánea gringa, puaj).

Mis conclusiones ramplonas fueron las siguientes. Para mí los textos cursis y ñoños eran aquellos que se centraban hasta la naúsea en los sentimientos. Los textos eróticos eran los que se centraban en la descripción de las sensaciones. Y los textos pornos eran los que se centraban en acciones.

Los textos obscenos son con los que se escandaliza a los abuelos.

Así de acotados los estilos son aburridísimos. Pero hallé que los textos con los que sí se me paraba y estimulaban mi fantasía eran los que combinaban descripción de sensaciones y una narración donde la acción fuera clara y directa. Como el buen sexo.

Y ya. Esto fue como reflexión chafa al calce por el último ejercicio de metatextos que consistía en escribir un texto erótico de 300 palabras desde el punto de vista del sexo opuesto. Mi metatexto se llama El tatuaje.

5 comentarios :

Anónimo dijo...

kien es corin tellado??

Djini Domina Venti dijo...

Que buena reflexión y no es que mi opinión se la neta del planeta, pero sí creo que debíamos preguntarnos más, sobre los límites de estos conceptos.

Para mí, curso es sinónimo de empalagoso y algo que me empalaga es el sentimentalismo barato y fácil.
Lo erótico, también creo yo, exalta los sentidos y provoca ¿qué provoca? simple: hacer lo mismo o que le hagan eso que está uno leyendo.
Lo pornográfico es más descriptivo, no censurado y digamos que describe (disculpen la redundancia) tooooodo lo que sucede en una escena, con lujo de detalles y utilizando las palabras en su sentido denotativo y no poniendo nombres lírico, mi ejemplo:

Cursi: aquel par de gacelas que me sonríen
Erótico: la tersa piel que cubre tus senos y responde al ante el estímulo de mis dedos
Pornográfico: Tu abundantes pechos que se yerguen cuando los toco.
Obsceno: tetas y otra palabras que se me ocurre pero con la que tengo serios problemas...

AndreaLP dijo...

Difícil definir un texto entre todas ésas vertientes, pero estoy de acuerdo con tu definición.

Yo dependo de mi ánimo para elegir cualquier de ésas lecturas. ;-)

Saludos y buen fin de semana.

Kix dijo...

Iieiii!!! Corro a leer el texto!!

V for Vancouver dijo...

¿Se incluye en esta categoría a la prosa púrpura? ¿Del tipo "Era una noche oscura y tormentosa"?

Tengo muy presente el concurso Bulwer-Lytton que se desarrolla anualmente en honor a este tipo de prosa. La que másw me ha gustado (está en inglés, perdón por no traducirla) ha sido la obra de Dan McKay, ganador del premio 2005, que cito en su totalidad:

"As he stared at her ample bosom, he daydreamed of the dual Stromberg carburetors in his vintage Triumph Spitfire, highly functional yet pleasingly formed, perched prominently on top of the intake manifold, aching for experienced hands, the small knurled caps of the oil dampeners begging to be inspected and adjusted as described in chapter seven of the shop manual."