miércoles, septiembre 12, 2007

Mi esfuerzo por mantenerme despierto

Jorge Ibargüengoitia en un período preelectoral setentero (creo que en el de Echeverría) escribía sobre los que por apatía no acudían a votar. Decía que dicha actitud era inaceptable pues "aunque las condiciones sean soporíferas, hay que hacer un esfuerzo por mantenerse despiertos".

Lo mismo opino respecto a varios aspectos de mi devenir de computito bananero. He aquí algunas situaciones de sopor abismal a las que me enfrento con más frecuencia que la que desearía (sin orden en particular):

+ Chambear para una institución.gob.mx donde todos hacen esfuerzos heroicos para fingir sus bostezos por contemplar sus monitores 9 horas al día.

+ Las manifestaciones que me encuentro en Reforma (ojo, no digo que las condiciones que orillan toda manifestación sean soporíferas lo que digo es que el acto de manifestarse suele ser soporífero por falta de imaginación de los organizadores).

+ Estar encerrado en un aula viendo como el que está parado enfrente intenta transmitir conocimiento a los que están sentados con resultados muy irregulares.

+ Escuchar a los que al verme las orejas grandes creen que ahí pueden meter las frustraciones recurrentes de sus vidas.

+ Contemplar a despistados hacer fila para que un magufo les de consulta o para aprender alguna parafernalia pseudocientífica que nomás sirve para engañar a otros paranormafílicos como ellos.

+ Leer anónimos con revires consistentes en frases cuyos autores consideran insultos (he oido a mocosos de primaria revirar con más ingenio).

+ Recorrer miles de líneas de código que otro hizo con las patas.

+ Quedarme callado cuando algún cacagrande sugiere que hay que orar y echar buenas vibras para que las cosas sucedan porque el universo es nuestro amigo (si expongo en su cara frente a sus achichintles lo que opino de ese dislate me quedo sin chamba).

La siguiente no es una situación común pero entra en las que hay que estar despiertos:

El desparpajo de las televisoras esgrimiendo la sobadísima libertad de expresión para continuar llenándose los bolsillos con dinero que los mexicanos le dan a los partidos vía IFE. Lo peor de ello es que pretendan que figurines como Lopez Dóriga y Javier Alatorre representan esa libertad de expresión. No mamar. (Para un análisis más profundo de este desfiguro de los concecionarios lean a
David Moreno).

Y ya. Bloguear es un esfuerzo por manterme despierto.

6 comentarios :

lupe dijo...

Bloguear es un buen esfuerzo.

Sivoli dijo...

es muy noble labor.

ANTONIO RODRIGUEZ dijo...

LA TELEVICION ES UN NEGOCIO Y SI CAMBIAN LAS CIRCUNSTANCIAS DEL NEGOCIO HAY QUE ADAPTARSE Y NO PONERSE A LLORAR,PERO EL HECHO DE QUE LOS PARTIDOS QUIERAN GASTAR AHORA 41 MILLONES DE PESOS DIARIOS Y NO LOS 29 QUE GASTARON EN 2006 ESO NO ME CAUSA SUEÑO, ME ENCABRONA.Y ME ENCABRONA MAS QUE ME DIGAN QUE REDUCEN SUS GASTOS.YO ME DEDICO AL TRANSPORTE URBANO,TENGO UNA CONCESIÓN DEL GOBIERNO PERO NO CREO QUE ESE SEA MOTIVO PARA QUE TENGA QUE DARLE SERVICIO GRATUITO A LAS SANGUIJUELAS DE LOS PARTIDOS POLÍTICOS,SERIA BUENO PREGUNTARLE A LOS TAXISTAS QUE TAMBIÉN TIENEN UNA CONCESION SI ESTARÍAN DE ACUERDO EN REGALAR PARTE DE SUS TRABAJO SOLO POR TENER UNA CONCESIÓN DEL GOBIERNO.

yo,tu plato de segunda mesa dijo...

Andamos igual, todo es tan rutinario, tan de hueva...

Kix dijo...

Definitivamente la peor es la de recorrerte cientos de líneas de código tratando de entender qué demonios se fumó el que las hizo.

La Pao dijo...

Hola, es la primera ves que piso tu blog y la verdad es que me gusto mucho. Malamente no tengo la costumbre de dejar comentarios en ningun blog pero en este tenia que decirlo, valeees miiiiil! jaja bueno no es para tanto porque no dejas de ser un chico IT (ntc). Chido tu estilo y mas chido tu proceso de razonamiento, supongo que tantas horas nalga programando te han enseñado a ser logico (aguas, muy pocos lo son).

saludos y te seguire leyendo