jueves, septiembre 13, 2007

Sergio Sarmiento ni me representa ni defiende MI libertad de expresión

Con la reciente ruptura del concubinato entre los legisladores y los concesionarios de medios de comunicación privados debida a la reforma electoral, algunos de los conductores de dichos medios se han autonombrado representantes de la sociedad mexicana y paladines de la libertad de expresión.

Decía Sergio Sarmiento, comentarista en Tv Azteca y conductor en Radio Red, ante patrones y colegas de la CIRT: "Exigimos un referéndum, una consulta popular, para que los mexicanos expresen su opinión de manera directa, sin participación alguna de la partidocracia. No podemos permitir que la sociedad sea secuestrada por unos cuantos dirigentes de partidos políticos".

Sergio Sarmiento, a diferencia de Javier Alatorre y de Joaquín Lopez Doriga tiene sesos propios. Otras diferencias con sus colegas que mencioné consisten en que a) lee material que no nada más son guiones que le dan en su chamba y b) sabe usar el idioma español para decir con brevedad, concisión y precisión lo que trae en la cabeza. Lástima que lo que trae en la cabeza esté a la venta del mejor postor.

Sergio Sarmiento pierde pie al sumarse al esfuerzo de las empresas que conforman la CIRT para que la reforma electoral, en particular la parte que limita los tiempos (y por tanto el dinero que le llega a las televisoras y radio privadas) de spots de campaña, sea considerado un atentando contra la libertad de expresión.

La libertad de expresión sólo tiene chiste si el que está agarrando el micrófono se lo cede a otro para que pueda decir exactamente lo contrario a lo que dijo el primero. Si no, nomás se convierte en un monólogo o una retahíla de declaraciones autocomplacientes entre puros cuates. Y enfrentémoslo: la televisión que hacen en San Angel y en el Ajusco y la radio de Radiocentro y Grupo Imagen sólo ofrece al espectador la siguiente alternativa que no soluciona nada: apretar el botón para cambiar de canal o de estación. Leer al aire llamadas del auditorio no es sinónimo de apertura ni de compromiso ciudadano.

Por ello las declaraciones de Sarmiento y sus colegas de Tv Azteca y Televisa son una aberración de la libertad de expresión y de la representación ciudadana. Sin debate de sus contenidos, los alegatos de los conductores sólo se muestran como lo que son: un intento más por confundir a los más despistados de la sociedad para no perder el negocio que tenían con los partidos que pudieran pagar sus spots.

La política no debería ser un asunto de pura mercadotecnia.

pd. Si en verdad quieren convencer de que son heroes de la libertad de expresión yo les sugiero a Sergio Sarmiento, a Javier Alatorre, a Pedro Ferriz y a Joaquin Lopez Dóriga que propongan a sus jefes proveer de spots a todos los partidos sin cobrar ni un peso. Si proponen eso seguramente los correrán pero pueden trabajar para alguna emisora comunitaria en la sierra. No hay mucho dinero ahí pero si mucha chamba.

11 comentarios :

§øx§ dijo...

Pues al parecer acabas de reflejar la realidad del asunto este de medios de comunicación contra reforma electoral.
Ahora resulta que este señor de prominente bigote representa la libertad de expresión, hazme el fabrón cabor.

lupe dijo...

Ahhhh pero también salió la palurda de Paty Chapoy diciendo que ella tenía un miedo muy grande de decir que el gobernador del edo de México es muy guapo.... ¿qué onda con esta vieja? no le debieron prestar el micrófono ya que de su boca no salen sin puras tonterías...
Y sí los medios están que se las queman... van a perder muchas de sus ganancias.

Caminante dijo...

Pues a mi tampoco me representa ningun locutor de tele, ni mi diputado local, ni federal, ni mi delegado, ni mi jefe de gobierno, ni mi presidente (espurio o legitimo), ni mi jefe de manzana.

Chale que poco representado me siento.

Antonio dijo...

Que buena entrada.

Sin embargo yo veo algo muy bueno en todo esto. Lo que hemos estado viendo en televisión y escuchando en la radio en los últimos días coloca a varios líderes de opinión, desnudos, tal cual son, sin disfraces de ningún tipo, ante la mirada del público. A partir de hoy ya no pueden rasgarse las vestiduras porque han gastado su último cartucho. Ya no puede decir Pedro Ferriz que no se debe consultar a las personas acerca de los impuestos que tienen que pagar, ni López Dóriga que los plebiscitos son populismo.

Que bueno que ocurrió esto. Espero que los mexicanos sepamos aprovechar esta velada invitación a apagar la tele o, por lo menos, a analizar críticamente los dichos de sus editorialistas.

Un Abrazo.

ldecaso dijo...

Bueno por qué Sergio Sirviento, no pidió un referendum entre los trabajadores cuando se aprobó la ley de ISSSTE o al menos haya clamado por una audiencia para los opositores de dicha ley, como la tuvieron los representantes de los medios.

Por qué no se queja del linchamiento mediático diario a ciertos personajes de la política, y que nunca obtienen el elemental derecho de réplica.

Saludos

Antonio dijo...

Héctor, te aviso que Blogenstein fue destruído en un atentado, pero ha sido fundado otra vez en la siguiente dirección:

http://hrblogenstein.blogspot.com/

Y pusimos un enlace a "Libre Pensar".

Un Abrazo

Kix dijo...

Es que ellos piensan que la radio y TV no debiera estar al servicio de los partidos, sino al servicio de los medios...

yo,tu plato de segunda mesa dijo...

Me harta este tipo de discusiones estupidas, por parte de estas gentes, deberian pensar en llenar el tiempo en tv con cosas decentes y dejarse de pendejadas....

Anónimo dijo...

ke pensaran aora del presidente milhouse al ke tanto apoyaron los muy estupidos de ambas televisoras

mathcons dijo...

Saludos,

Los Sres. del dinero se aferran al negocio hasta con los dientes.

Un abrazo,
Fernando Velazquez

Anónimo dijo...

Ojala a partir de todo esto debate tomemos más conciencia de lo que pasa en nuestro país. Porque de repente saltan unas reformas y un debate que ni nos incluye ni nos representa. Lo peor es que se enturbia todo y lo más importante de esta reforma... la manera en la que le van a quitar la autonomía al IFE y lo convierten en vocero de los partidos se acaba perdiendo. Los intereses hay se los encargo, pero si nuestros representantes no nos representan nosotros tenemos que levantar la mano... es mi opinión...

Andrea Prado