lunes, diciembre 17, 2007

El revire de Stephen King

Estoy leyendo On Writing de Stephen King (me sigue pareciendo que tiene elefantiasis literaria pero por eso no voy a dejar de leerlo; las premisas de sus historias son muy buenas) y me encontré con una joyita escéptica respecto al dislate de preguntar si uno está salvo que tienen muchos fans de la religión cristiana.

SK explica que el personaje de Carrie lo sacó de un par de compañeras suyas de la secundaria. En una ocasión la madre de una de ellas le dió 3 pesos para que la ayudara a mover muebles. SK cuenta que un crucifijo enorme era el elemento más notable de la decoración de la sala (el énfasis es mío):

"... era un crucifijo casi de tamaño natural con los ojos hacia arriba, la boca torcida y la corona de espinas goteando sangre. La única ropa que llevaba era un trapo enrollado en las caderas, como un taparrabos; encima, la barriga y las costillas eran de prisionero de campo de concentración Pensé que Sondra [controlzape: la compañera Carrie-alike] había pasado su infancia bajo la mirada agónica de aquel dios moribundo, lo cual, indudablemente, debía de tner una parte de responsabilidad en que se hubiera convertido en la niña que conocía yo: una paria tímida y fea que correteaba por las aulas del instituto como un ratón asustado.

- Es Jesucristo, mi Señor y Salvador -dijo la madre de Sondra, siguiendo la dirección de mi mirada-. ¿Tú estás salvo Steve?

Me apresuré a explicarle que estaba todo lo salvado que se pudiera estar, aunque me parecía difícil que hubiera alguien digno de beneficiarse de la intervención de aquella versión de Jesús.

Se había vuelto loco de dolor. Se le notaba en la cara. Si volvía alguien así, dudé que estuviera de humor para salvar a nadie."

6 comentarios :

Jorge Luis dijo...

Ahora sí ya me preocupé por mi salud mental: durante toda mi infancia estuvo en mi cuarto una horrible litografía del rostro de Jesús en la cruz, en tonos verdes, con la mirada agónica, la boca semiabierta en un gesto de dolor, las facciones cubiertas por la sangre que le chorreaba del cráneo lacerado por las espinas.

Lupe dijo...

No me gustan las imágenes de sufrimiento de los cristos.

TORK dijo...

En mi caso fue también una litografía. No tiene mal semblante, hasta se ve simpático. El efecto aterrador lo brindaba un foco de color verde que lo iluminaba en las noches.

Nostromo dijo...

¡Ese Stephen King es la pura pus! De chavo me encantaban sus libros, y las películas basadas en sus libros también. Pa' que vean que la vida de cualquiera con algunas exageraciones pueden hacer literatura bien entretenida.

Defeña salerosa dijo...

Me molesta mucho la gente mmm...no sé que término aplique, pero va más allá de ser un fan megaclavado, es cuando ellos mismos "interpretan" a su conveniencia o intereses una determinada ideología, y dan por hecho que los demás lo ven de la misma forma.
Como dijo Gandhi "me gusta cristo, no me gustan los cristianos porque se parecen muy poco a su cristo", o algo así.
Todos tuvimos compañeros raritos y experiencias estrafalarias con su familia, qué mejor forma de transformarlas. No me sabía esa anécdota del "king"

Defeña salerosa dijo...

Ya sé que témino es: FUNDAMENTALISTA