jueves, diciembre 20, 2007

Yo también disfruto la Navidad.

Me llegó por mail un mensaje manifestando preocupación por mi "amargura en navidad" y "mi falta de espíritu navideño". Me citan artículos sobre depresión decembrina y me conminan a no suicidarme "ante el vacío existencial que ofrece mi vida alejado de Dios".

A quien me escribió le agradezco que se preocupe por mí, y aclaro que tanto apuro es infundado. Yo también me divierto en Navidad y hay varios aspectos de las tradiciones navideñas que dibujan una enorme sonrisa en mi cara. Aquí hay dos:



1.




2.


5 comentarios :

Anónimo dijo...

jajajaja "Weird al" rulea

Lupe dijo...

Tás todo orate jajajajajaja

TORK dijo...

Buena muestra de que no se necesita ser creyente para divertirse en las fiestas... y para no trabajar.

LabJournal dijo...

Una duda de formación infantil: En el caso de tu hija como manejaste el asunto del santoclos? yo espero que mi hijo acabe con las fantasias santacocacolianas de sus compañeritos en el Kinder. Claro eso dentro de 10 años que me anime a dejar descendencia.
Saludos!!!!!!

controlzape dijo...

Una de las cosas en las que nos pudimos poner de acuerdo su mamá y yo es que Constanza supiera, desde el principio, que nosotros comprábamos los regalos. Tan pronto como aprendió a caminar la llevábamos a las jugueterías a que ella escogiera.

Hace un par de años abordé el tema.

Ahora tiene 11. Cuando le preguntó de sus tempranos días de escuela dice que nomás se reía de sus compañeros que creían que había seres mágicos que llevaban los regalos.

pd. Si tu chamaco va a desbancar creencias de sus compañeritos prepárate para que más de un padresturulato (o maestro) te reclame.