miércoles, enero 31, 2007

Más Ibargüengoitia



La foto es de una esquina en el centro de Coyoacán. Por años pasé caminando casi todos los días ahí y me enteré, después de varias lecturas, que caminaba yo a unos pasos de donde vivía Jorge Ibargüengoitia en Coyoacán.

Ya he comentado sobre él. Comencé leyendo sus novelas gracias a un colega de mi papá que resultó ser su sobrino (de Ibargüengoitia, no de mi papá) que en sus ratos libres hacía promoción a la obra de su tío.

Sus novelas están chidas, pero me gustan más los libros que le compilaron de sus columnas en el Excelsior y en la revista Vuelta. Hace tiempo leí al Huevo hacíendo una comparación; decía mutatis mutandis que leer a Ibargüengoitia era como leer a un bloguero muy chingón. La comparación es atinada por varias razones pero la principal , consiste en que con todo y que Ibargüengoitia trataba temas de actualidad de los 60's y 70's, sus artículos siguen vigentes.

Yo creo que la vigencia de Ibargüengoitia se debe no nada más a que él era un chinguetas escribiendo, sino, también, a que vivimos en un pais más estancado que una carroza atascada en un agujero de mierda tirada por caballos agotados y acicatados por conductores ineptos que no hallan el rumbo.

pd. Aún no sé en cuál de todas las casas de Reforma vivía Jorge Ibargüengoitia. Un día que no esté de ánimo tan ostracista lo voy a averiguar. No porque crea que se me vaya a aparecer su espíritu (quien alegue que eso puede ocurrir o se autoengaña o es un charlatán) sino para ver si los actuales inquilinos me invitan a pasar y me encuentro con un manuscrito olvidado que me saque de pobre (juar!).

martes, enero 30, 2007

Micro michoacano

Considero que este país bananero necesita que muchos se dejen de masturbar pensando que ahora sí tenemos un gran presidente.


Eso no es cierto en más de un sentido.

pd. Foto: El Universal. Linea amarilla: paint.

(1)

lunes, enero 29, 2007

El aftermath del Cafe Conciencia pasado

En cada Café Conciencia al que he asistido (excepto uno pues tenía que estar al otro día temprano en la oficina) me he quedado a cenar con los organizadores y el investigador/científico invitado después de la plática oficial del Café.

En todas las ocasiones ha sido una experiencia interesante pasar un par de horas, abrazado a una chela y zampándome una tranca entre nuevos y buenos amigos y el invitado quien siempre nos hace pasar un rato a toda madre.

Para que vean a lo que me refiero: la ocasión en que invitamos a Manuel Martínez Fernández también asistió Julia Tagüeña; quien medio en serio, medio en broma, me encaró por haber escrito que se había visto demasiado políticamente correcta a la hora de revirarle a un practicante del reiki que defendía los dislates del pseodocumental What the bleep do you know?

Yo me quedé mudo. No por que me preguntara Julia qué quería yo que le respondiera a un fulano que decía que su esposa se estaba muriendo y que gracias al reiki ahí la llevaba, sino porque estaba muy ocupado asimilando en mi enorme egoteca (lo de mamoncérrimo que tengo como perfil no es gratuito) el hecho de que alguien del calibre de Julia Tagüeña (directora del Universum) haya leido aunque sea un post de este blog pitero.

Eso en sí mismo se ha vuelto anécdota, que a veces Susana y/o Guillermo insisten en que la cuente a cada invitado cuando lo invitamos a cenar.

Normalmente eso da pauta para terminar de presentarnos con el invitado y a que este nos cuente, a su vez, más anécdotas sabrosas.

Y así fue la ocasión anterior. Lo jocoso del asunto es que para nuestra sorpresa con el mismísimo invitado tuvimos un duelo de revires (si así se le puede llamar pues no nos dejaba hablar mucho) ya que según él:

a) la película What the bleep do you know? tiene una función cultural deseada que no tienen otros esfuerzos de divulgación, pues de ahí muchos investigan de qué va la mecánica cuántica (juar!).

b) de acuerdo a la teoría del caos la ciencia no existiría (wtf?).

c) los físicos le tratan de decir La Neta -así en mayúsculas- (¿pues con qué clase de físicos se junta?).

d) la homeopatía tiene muchas bondades (lo malo es que entre ellas no se encuentre la de la reproductiblidad, no nada más como criterio de la ciencia sino por elemental decencia para curar y salvar vidas).

pd1.
En su plática "oficial" (que estuvo bien y que trató de redes sociales de conocimiento y de convertir a las universidades estatales en eje de toma de decisiones en la comunidad en la que están insertadas) el dr hablaba mucho sobre solidaridad e intercambio de conocimiento. Lo malo es que en la cena, a la hora de los revires, eso de la solidaridad y el intercambio parece que se le olvidó (sigh*).

pd2. Al rato subo los audios pendientes de las pláticas.

viernes, enero 26, 2007

Estado de las cosas

"Estamos hundidos en la mierda del mundo y no se puede ser optimista; el que es optimista es estúpido o millonario, y le importa un pepino lo que ocurre a su alrededor."
Saramago durante la presentación de sus memorias en Madrid.

pd. Sin ser tan lapidario con el optimismo (hay optimistas con la razón de su lado, lo malo es que esos no son mayoría, sino los de júbilo rebuznante) creo que Saramago tiene ahí un punto.

Más risas gracias a la homeopatía

Ya hemos platicado de varios aspectos de la homeopatía que la vuelven digna de pitorreo escéptico:

1. Su principal fuente de conocimiento proviene del libro que escribió un fulanohace un par de siglos que se inventó una terapia facilona e ineficaz que sigue apantallando a acríticos, crédulos, ignorantes y desesperados.

2. Uno de los pilares de la homeopatía (y donde alegan que radica su eficacia) consiste en magia que parece salida de la literatura fantástica de Tolkien o Le Guin: si se diluye alguna sustancia activa en agua destilada o alcohol, la dilución final adquirirá las características de la sustancia activa en "una potencia" proporcional al número de veces que se haya diluido.

3. Como evidencia de ese fenómeno de "potenciación homeopática" los practicantes de este vudú recurren a torcer postulados de la física cúántica y a fabricarse hechos que no se pueden reproducir en experimentos controlados.

No obstante, hasta que ví un folleto de los laboratorios médicor (manufacturadores de las gotitas homeopáticas para dormir que uso para suicidarme -a ver si ya le bajan el precio a sus pinches gotas que ni sirven para provocarme el mismo efecto que un buche de mal tequila-), me percaté de que se me escapaba un aspecto aún más cagado de la homeopatía que los ya mencionados:

¿A quién se le ocurre ponerle obesín a unas pastillas quesque para la obesidad?

pd1. El único efecto terapéutico real que parece tener la homeopatía es el que proviene de reirse de los dislates en los que caen los que la practican.

pd2. No confundir este obesín, que nomás sirve para que gordos esperanzados pierdan su dinero, con el obesin que es una anfetamina que se usa para tratar problemas de déficit de atención en adultos (y que en los 60's se usaba como inhibidor de apetito para control de peso).

miércoles, enero 24, 2007

La liga del vacile

Iba yo el otro día muy a gusto en el Metrobús (era domingo, el único día en el que se puede ir a gusto trepado ahí; en cualquier otro día a uno lo obligan a comprobar durante todo el trayecto que 2 cuerpos no pueden ocupar el mismo espacio) cuando me encontré muy cerca de la estación Sonora esta joyita.



Además de la literatura fantástica (de la chafita no de la buena) uno puede hallar a Pluto haciendo proselitismo religioso.



Este tipo de afanes evangelizadores me provocan un enternecimiento enorme, por lo inútiles. Lo que necesita este mundo son menos rezos y felaciones mentales a santos y dioses y más dedicación a resolver las broncas personales y comunitarias que tenemos encima.

La palabra de dios quizá les funcione a unos como consuelo personal. Pero creer que el mundo entero la necesita en todos sus ámbitos es un dislate que causa más sufrimiento que beneficio.

pd. Además todo mundo sabe que Cthulhu y el FSM se desayunan al Dios de la Biblia y a Alá. Ah y a Zeus junto con sus acólitos, también.

lunes, enero 22, 2007

Café Conciencia Ene'07

El siguiente viernes es el próximo Café Conciencia. Esta ocasión platicaremos con el doctor en sociología Omar García Ponce de León.



El lugar es la Terminal (Rayón esq Morelos) en el centro de Cuernavaca a las 19:00 hrs.

Por ahí nos vemos.

domingo, enero 21, 2007

-Estoraque, estoraque, estoraque (spoilers ahead)

Ya ví El Perfume y ahí les van mis impresiones. No sé hacerlo de otra forma que soltado contenido de la película así que si quieren llegar lo más vírgenes que se pueda a la sala de cine dejen de leer ahora.

Comentaba que había leído el libro varias veces. En cada una de ellas me imaginaba cómo haría el guión de la película si me tocara esa tarea. En mi turulatez y falta de conocimiento cinematográfico nomás concebía el uso de muchos efectos especiales (aka lucecitas apantallapendejos como dice el Huevo) para malhacer en el cine lo que consigue la prosa de Süskind tan eficazmente en su libro: transportar al espectador a el mundo de los olores y su efecto en las personas.

El director (afortunadamente) casi no se vale de esos artilugios para contarnos la historia de Grenouille. Y las pocas veces que lo hace (cuando Baldini huele el Amor y Psique mejorado por Grenouille o cuando Grenouille se echa encima todo El Perfume justo antes del final) es de una manera muy sutil y que no interfiere para nada en la trama. En lugar de recursos efectistas nos encontramos con un uso genial de la música (quiero ese soundtrack), un manejo de cámara muy atinado y la actuación de Ben Wishaw
que hace a un Grenouille excelente.

Hay elementos de la novela que no aparecen en el filme y viceversa. El disparatado marqués de Taillade-Espinasse y sus experimentos pseudocientíficos quizá sean extrañados por más de un fan del libro. Yo considero que agregarlos hubiera hecho a la película innecesariamente larga. Por otra parte la secuencia del escondite en el laberinto que no aparece en el libro le agrega a la película un thriller muy bienvenido.

Las actuaciones de Dustin Hoffman como Baldini y Alan Rickman como Richis son estupendas. La orgía y su preámbulo estuvieron muy bien logrados.

Como fan del libro y como escépticoagnósticoapáticocomecuras una de las partes que mas me hicieron el día fue ver a Alan Rickman revirar a los imbéciles del Consejo de Grasse que lo que necesitaban era menos rezos a Dios y usar más la inteigencia que les había dado para dar con el asesino. Casi aplaudo cuando lo ví poner los ojos en blanco al oir la respuesta supersticiosa del obispo de Grasse.

Ahora va el gran pero que le ví a la pelicula. No basta para renegar de la adaptación o para dejar de verla, pero seguro más de uno va a mentar madres cuando vea con qué sustituyeron lo que ocurre en la cabeza de Grenouille durante la orgía provocada por su perfume: el flashback-fantasía que tiene con la pelirroja casi se confunde con arrepentimiento o añoranza; emociones pendejuelas por las que está muy por encima el Jean Baptiste Grenouille del libro.

Está muy buena. Vayan a verla.

pd. Ni siquiera los 3 pendejazos con cabeza llena de pura mierda que se sentaron adelante de mí y que estuvieron comentando sus impresiones piteras del personaje a lo largo de la película bastaron para echárme a perder la experiencia.

viernes, enero 19, 2007

Ya que se acabe la hora de chamba

Hoy, amigos y vecinos, voy a ver la película El Perfume. Adaptada de la novela que más veces he releido (10 según mis cuentas). La primera vez que la leí fue hace 12 años y se la habían dejado de tarea a mi cuate el gordo. Entonces, como ahora, mi cuate no acostumbraba a leer material que se extendiera más allá de las 200 palabras así que me prestó su ejemplar para que lo leyera y se lo contara una tarde en la que estábamos echando la hueva en su casa.

Empecé a leer y me piqué. Considero que tiene uno de los inicios más atrapantes que me he encontrado en una novela.
En el siglo XVIII vivió en Francia uno de los hombres más geniales y abominables de una época en que no escasearon los hombres abominables y geniales.
A mí siempre me han gustado los monstruos geniales. Antes de conocer a Jean Baptiste Grenouille, mi favorito era Oscar Matzerath (el del Tambor de Hojalata). Ambos personajes me entusiasman -más que buena parte de la gente de carne y hueso que conozco (snif)- por la siguiente sencilla razón: llevan hasta las últimas consecuencias sus más queridas habilidades. Y el que en el camino se lleven entre las patas la vida de más de un personaje turulato no es más que incidental y refuerza su condición de que ellos rulean.

Ahora bien, buena parte de la narración que hace Patrick Süskind, usando una prosa concisa e impecable, ocurre dentro de la cabeza de los personajes (como la introducción del pomposo y mediocre perfumista Baldini o las orgías perfumísticas de Grenouille encerrado en su cueva que lo llevan a darse cuenta de que él carece de olor o la caída de veinte de Ritchie de que su hija aún estaba en peligro cuando los asesinatos aparentemente cesaron), y supongo que no ha de ser nada fácil llevar a un lenguaje cinematográfico una narración tan intimista, por lo que quizá haya que ir preparado para encontrarse con que mucho de lo que vuelve genial a la novela o bien no está en la película o bien fue simplificado.

Con todo, tengo muchas ganas de verla. Luego les platico qué tal me pareció la adaptación a cine.

Mientras ahí les dejo el trailer.




pd1. Si no la han leído péguense un tiro.

pd2. Puedo tolerar que rasuren mucho de la novela excepto el final.

miércoles, enero 17, 2007

¡Puaj!

Hay ocasiones en las que me da por tomar "grandes" decisiones. Para ello no necesito ni de cumpleaños, ni de 1eros de enero, ni de mirarme en el espejo, ni de que me acontezca alguna calamidad, y menos aún de rezos de parientes despistados que le rogan a su santo favorito que ya viva como ellos quieren.

Nomás ocurre porque me da la gana, y a veces, logro concretar dichas decisiones (cuando la perenne molicie no me parece mejor alternativa).

Una de esas decisiones que recientemente tomé consistió en dedicar un esfuerzo continuo para educarme en beber y disfrutar del café.

Sucede, amigos y vecinos, que cada vez que me animaba a beber una taza de café (acontecimiento que solía procurar que fuera de una frecuencia anual o mayor) ocurría lo siguiente:

a) Me quemaba el hocico pues soy inmensamente torpe para tomar bebidas calientes.

b) La amargura de la bebida me invadía como una ola el paladar y la garganta con una intensidad que me dejaba sin aliento y provocaba que pusiera jeta de buñuelo (con el consecuente pitorreo de mis acompañantes).

c) Una vez que llegaba a mis tripas el café, la comida que hubiera ingerido antes se salía por los cauces habituales, nomás que de manera perentoria, súbita, estrepitosa y líquida. Muy líquida (cagaba aguado, pues).

Por esa secuencia de eventos desafortunados decía yo que el café era una bebida execrable.

Hasta hace poco, que intrigado ante los ojos de huevo estilo orgasmo que ponen la mayoría de bebedores de café que conozco, me pregunté, como buen escéptico, si no me he estaba yo perdiendo de algo.

Así que en las últimas semanas he tomado por asalto cafecitos -que a decir de mi gurú personal cafetera son buenos- y he descubierto que entre el paso b) y el c) ocurre, nomás con espressos, que el vigésimo octavo buche de meados de burro... perdón de café que me zampo deja un gusto a hierro dulce justo debajo de mi lengua. Como cuando de niño chupaba una llave.

No para poner ojos de orgasmo pero si para pedir otra taza. A lo mejor el siguiente fin de semana.

pd. Ya no digo ¡excecrable! cuando alguien me habla del café. Nomás digo ¡puaj! Segun yo eso es un adelanto.

martes, enero 16, 2007

Behold the creature


Este es Bill aka Furcifer pardalis (si yo hubiera estado a cargo de bautizarlo se llamaría Torcuato). Ya lleva 3 semanas en la oficina y ha sobrevivido a los siguientes acontecimientos:

1. Una vez que Tuba lo sacó a pasear tuve que quitárselo de la cabeza. Yo creo que no le gustaron los modos rústicos y bruscos con los que lo devolví a su terrario pues me mordió con funestas consecuencias.

2. Cuando le llevamos su primera tanda de grillos estos se escaparon. Los grandotes los atrapamos pero los diminutos nos dió hueva andarlos cazando y bailamos un zapateado encima de ellos para evitar que se reprodujeran e infestaran la oficina. Descubrimos que los grillos aplastados hacen juego con la alfombra.

3. Un día Cova y yo supusimos que la cascada que tiene Bill no funcionaba por falta de agua. Por lo tanto le echamos agua con más entusiasmo que atención y nomás conseguimos transformar el terrario en pantano.

4. Aún no aprendemos a usar bien el timer de la barra de contactos que energizan los adminículos para mantener a Bill húmedo, caliente e iuminado (como juguete de sexshop).

5. Creo que ya hay que limpiar su habitat pues ya empieza a apestar.

pd. Ya se nos está quitando lo atolondrados como responsables de Bill. Hay que tener en cuenta que nuestra única mascota, antes de que llegara Bill a la oficina, no requería ni de tantos cuidados ni era tan quisquillosa a la hora de invadir su territorio.

lunes, enero 15, 2007

Apenas un metro cuadrado

Hace poco alguien me mandó un correo solicitando recomendaciones de bibliografía sobre ciencia, divulgación y escepticismo. Responder implicó que le echara un ojo a lo que tengo sobre ese tema en mi raquítico librero.

Click para alargar

Lo que hallé apenas me permite cubrir un metro cuadrado, chale.

pd. A quienes les haya prestado algún libro: más les vale que no me entere si nomás lo tienen acumulando polvo.

viernes, enero 12, 2007

Va otro intento...

Esta semana la lupe me compró un periódico Reforma en cuya portada venía la siguiente noticia:
Exigen decir verdades... a Walter Mercado

Dayna Meré

A partir de 2007, adivinos como Madame Sasú, Amira y Walter Mercado, que anuncian sus servicios en televisión, deberán ofrecer información veraz y comprobable, de lo contrario, serán sancionados por la Profeco.

La dependencia no se compromete a verificar si en la oficina de su marido hay una rubia que lo está sonsacando, sólo exigirá que la información seque se usa en los anuncios publicitarios no engañe, y aclare que es un servicio de entretenimiento y no un medio veraz para tomar decisiones de vida.

Gladis López Blanco, subprocuradora de Verificación, reconoció que no es fácil proteger a los consumidores de este tipo de servicios, pues eso es responsabilidad de quien los contrata.

Sin embargo, de acuerdo con los artículos 32 y 35 de la Ley Federal de Protección al Consumidor, la publicidad de cualquier servicio debe ser veraz y comprobable, de no ser así, las multas pueden llegar hasta un millón 64 mil pesos, ya sea para el astrólogo o su publicista, informó.

Además, también se llevará a cabo un estudio sobre la forma en que estos servicios son cobrados en el recibo telefónico, porque no aparece el precio por minuto, el nombre del "astrólogo" consultado, ni la duración de la llamada, por lo que consumidor podría estar pagando de más por su futuro.
Propongo, avezados lectores, que estemos atentos a ver si hay alguna modificación en la publicidad de estos pintorescos personajes.

Espero equivocarme pero creo que esta iniciativa no tendrá mejores resultados que otras que ya se han dado en el pasado.

Sigo pensando que la mejor apuesta en contra de la magufería y la charlatanería profesional es la divulgación del escepticismo y del pensamiento crítico y no una ley.

pd1. Quizá valga la pena platicar con Gladis.

pd2. De acuerdo a este artículo de La Jornada, los responsables del contenido en los anuncios de Walter Mercado, Amira, et al son unos cabrones que se llaman Megamedia S.A. de C.V.

pd3. Gracias, también, a los que me mandaron la nota por correo.

martes, enero 09, 2007

Ese es amor del bueno y no mamar, chingao

En el libro de memorias de Janet Jeppson Asimov, la autora relata la siguiente anécdota doméstica:
Una vez lavé una almohada de pluma, la puse en el secador, la saqué y apestaba. Creí que se había puesto mohosa y le conté a Isaac.

- No es moho -dijo Isaac. - Lo que ocurre es que la secadora estaba demasiado caliente así que las cadenas de disulfidos en la queratina de las plumas se han roto formando mercaptanos apestosos. No hay nada por hacer.

Tiré la almohada a la basura, contenta de que Isaac asumiera -correctamente- que entendería su explicación.
Nota al calce: Isacc Asimov además de ser un genio era un bioquímico; su esposa como MD también tenía formación en bioquímica.

¿Dónde está el amor que pregono en el título? quizá se pregunte más de un lector.

Cuando uno se da a la tarea de explicarle a alguien con quien convive cómo funciona algún aspecto de la realidad (o al menos se le ofrece la versión más actualizada de la explicación) con la confianza plena de que va a entender de qué va la explicación uno está haciendo un acto de amor profundo.

En cambio, cuando uno le mete en la cabeza a su pareja, hijos, padres, en resumen a aquellos que uno cacarea que quiere y adora, puras mentiras uno no está haciendo un acto de amor. Nomás se está siguiendo como borrego ya una tradición o ya un lamentable hábito al que no se opone por hueva o por miedo. O por considerar en el fondo a su ser querido imbécil.

Y eso no nomás cuenta para las almohadas que huelen raro. Está también ese asunto que cada año me parece más execrable de santa clos y los reyes magos, espantar a los chamacos diciéndoles que se van a ir al infierno, esperar a que los hijos se den cuenta por sí mismos de qué va el asunto del sexo (en todas sus variantes), o pretender enseñar a jóvenes que la evolución no ocurre negando todas las evidencias a favor.

Si de veras quieres a alguien ¿no deberías ser honesto y esforzarte por explicarle de qué va la realidad? Ello, después de todo, va a ser lo único que le va a servir para encararla.

Más Isaac, menos reyes magos.

lunes, enero 08, 2007

Borat o lo guarro vs lo políticamente correcto



Recién ví Borat. Un documental falso hecho por Sacha Baron Cohen quien es un inglés con harta fama por interpretar a reporteros pintorescos.

En esta película Sacha Baron Cohen interpreta a un reportero kasajo, llamado Borat Sagdiyev, quien tiene una misión muy específica: estudiar la cultura norteamericana y aprehender lo mejor de ella para un Kasajstán ficticio cuyos ciudadanos actúan como si recién hubieran conseguido bajarse de los árboles y caminar a dos patas (bueno.. exagero, pero no mucho).

Para ello, Borat viaja a Estados Unidos y después de algunas horas en Nueva York se enamora de Pamela Anderson viendo una repetición de Guardianes de la Bahía. Una vez que Borat se entera por telegrama que su esposa kasaja ha muerto decide lavarle el coco a su manager para cruzar el país hasta California con la intención secreta de conocer a Pamela Anderson y casarse con ella al estilo kasajo.

A lo largo de la travesía Borat tiene varias aventuras que registra en su documental. Todas ellas consistentes en el choque cultural entre gringos despistados y políticamente correctos contra un reportero misogino, tercermundista, chauvinista, ignorante y antisemita.

El mérito de la película consiste no tanto en la guarrez de Borat sino en que ante tanta guarrez los políticamente correctos salen retratados como lo que son: unos idiotas (si creen que no soy muy justo por llamar idiotas a los políticamente correctos lean sobre las reacciones de algunos de los participantes de la película).

pd. La parte de la película que me hizo el día fue cuando en lo más oscuro de su odisea el pobre Borat se encuentra un templo de una de tantas sectas cristianas, con todo y su congregación de religiosos disparatados.

domingo, enero 07, 2007

Exposición asesinos seriales

El sábado la lupe y yo visitamos el siguiente recinto del centro histórico para ver la exposición asesinos seriales.

Victoria y Revillagigedo a pocas cuadras del metro Juarez.

Hechos

1. La entrada, si no eres mocoso, estudiante, maestro o anciano, cuesta 40 pesos.

2. El importe del boleto incluye el préstamo de audífonos y reproductor digital que contiene una audioguía.

3. El recorrido dura aproximadamente 50 minutos.

4. La exposición consta de 13 montajes o dioramas.

5. Los asesinos seriales expuestos con muñecos de cera y escenografía muy políticamente correcta (que se contempla al grado del enternecimiento después de dedicarle más de 100 horas a los 4 Silent Hill, si uno es un gamer; si se es católico la inmunidad viene de adorar toda su vida a un cadáver crucificado) son:

a) Erzsebet Bathory,
b) Jack el Destripador,
c) John Wayne Gacy,
d) Albert Fish,
e) Andrei Chikatilo, no lo menciona la audioguía pero en este fulano está basada la película Citizen X en la que participan Stephen Rea, Donald Sutherland y el genial Max Von Sydow.
f) Charles Manson,
g) Ed Gein, y
h) Ted Bundy.

6. También hay un espacio dedicado a los asesinos seriales de Mécsico (no es un error de dedo, así dice la audioguía). De esos no hay figurita de cera, nomás hay fotomural. Destacan las Poquianchis (quien no sepa de qué van las poquianchis recomiendo que lea La Muertas de Jorge Ibargüengoitia que es una novela basada en esas célebres proxenetas de provincia), la recientemente famosa mataviejitos, los narcosatánicos que a tantos espantaron y siguen espantando y Goyo Cárdenas aka el estrangulador de Tacubaya (¿o era Tacuba?) famoso por ser un éxito de la rehabilitación.

5. También hay material familiar para aquellos fans de CSI, como tipos de heridas con arma blanca, arma de fuego, estrangulamiento, patrones de manchas de sangre y métodos para determinar la hora de la muerte de una víctima.

6. El material restante se lo dedican a la exposición de algunas formas de ejecución de pena capital, como la inyección letal, la cámara de gases (en la que está prohibida la entrada, snif) y la silla eléctrica.

7. No dejan sacar fotos.

Impresiones

1. El Centro Cultural Policial aunque en buen estado es un edificio que por fuera recuerda la casa de los horrores de la feria de Chapultepec. Adecuado para este tipo de exposiciónes. En cada esquina uno espera no que le brince encima un asesino serial de cera sino un polecía de carne y hueso, ay nanita.

2. El que me vendió los boletos tenía pinta y modos de ser parte de la exposición.

3. ¿Los audífonos los seguirán usando o los tirarán?

4. Lo que sí está del nabo es el sonsonete de Walter Mercado del narrador de la audioguía.

5. A los que vayan en pareja: el que se agandalle el reproductor puede jugar a arrear como res a su acompañante aprovechando que los audifonos no son wireless.

6. Hubiera sido más instructivo si la exposición incluyera participar en una autopsia.

Reflexión

Cuando recién anunciaron la inaguración de esta exposición en el DF, un periodista chayotero (al que me niego a mencionar por su nombre o por su pinchurrienta columna) en un intento por echarle caca a esta iniciativa cultural y al Gobierno del DF decía mutatis mutandis: "esta exposición es un atentado contra la cultura y sólo promueve el mal gusto y el morbo", concluía advirtiendo a sus lectores que no asistieran "pues este culto a la violencia sólo puede traer más violencia".

No sé a qué horas espera que se desate esa violencia ese periodista despistado, pero me alegra informar que del centenar de personas que estaban viendo la exposición cuando la lupe y yo fuimos ninguna terminó matando a su acompañante a la salida.

Me pone morado ese pseudoargumento mocho y censor consistente en que hay que evitar que una persona vea en lo que se tema que se convierta.

Offtopic

Me gustó este antiquísimo carrito policía.

jueves, enero 04, 2007

¿En serio no publican?

Bosta larga, pero vale la pena.

Comenzó cuando me encontré un artículo, aparentemente de Luis González de Alba de Milenio Diario navegando en La Trinchera. Digo aparentemente pues no dí con la liga en el sitio del nabo que tiene Milenio.

Helo aquí.

La UNAM (casi) no publica investigación

Luis González de Alba

La investigación científica se publica en revistas especializadas cuya característica primordial es la “revisión por pares”. Esto significa que todo reporte de astronomía lo revisan astrónomos; de física, físicos, etcétera, y ellos deciden si es publicable por su calidad y seriedad. ¿Cómo anda nuestra mayor gloria, la UNAM? Muy bien que obtenga una calificación internacional que la coloca a la cola de las mejores 80. Pero los resultados de una institución educativa cualquiera, se observan en la calidad de sus egresados y en la cantidad de reportes científicos producidos. Hay dos grandes revistas en donde los científicos quieren ver sus nombres: Science y Nature. Science ofrece, cada semana, unos 15 o 20 reportes técnicos, media docena de Perspectivas que analizan algunos de los reportes, unas diez Novedades de la Semana, algún ensayo y un par de artículos amplios, más cartas, reseñas de libros y otras secciones: 200 páginas de información densa, cada semana.

Veamos cómo anda la UNAM. Entre a sciencemag.org, en la casilla “Search” escriba UNAM y déle “go”. Le dirá que, entre julio de 1880 (sí, uno ocho...) y diciembre de 2006, 126 años de archivo electrónico, hay 228 citas, con Antonio Lazcano como el más publicado. Parece mal para un siglo, pero no tanto. No nos alegremos: muchas son menciones a nuestra venerada Alma Mater. Vaya a búsqueda especial y marque “original research” para así eliminar las cartas en donde alguien menciona la UNAM o los artículos de 1999 sobre cómo la huelga estudiantil de aquel año hundió la investigación.

Entre 1880 y 2006 aparecen 12 investigaciones. De esas 12, dos son respuestas a autores y en otro caso el buscador deletreó “unam-bigously”. Así que hay 9. La primera, de 1996, sobre el color llamado “azul maya”, otro sobre los perros xoloiscuintles. Apenas uno del Instituto de Física.

Claro, si vemos revistas mexicanas, donde el rigor es menor o de plano, en la total fodonguez, carecen de revisión por pares, encontraremos muchos reportes. Los títulos serán: “Nuevas Propiedades del Nopal”, “Marco socio-económico-cultural del pulque en el estado de Hidalgo”.

Es que, ¿saben ustedes? los mexicanos merecemos el primer lugar en autocomplacencia: no hay mujeres más bonitas en el mundo que las mexicanas, y ay de aquel que diga que, sentado en un café de Roma, pasa una belleza cada medio minuto (a veces cinco juntas) y en el DF dos al día.

Para hacer esta columna, abro a diario sitios que concentran información. Así veo entre 50 y 75 títulos de una docena de revistas. Nunca me encuentro mencionada la UNAM, mucho menos la Autónoma de Guadalajara (cuyo filtro de internet ya ven que prohíbe la palabra “Viagra”) ni el Tec ni la Ibero. Nada.

Por eso fue emocionante encontrar, en noviembre, las siglas UNAM entre las de otras 78 instituciones que colaboraron para descifrar el genoma del erizo de mar.
A continuación mi reacción al artículo de Luis González de Alba.

Me dí a la tarea de echar un ojo escéptico a la razón de tantos plácemes: el ranking de la UNAM.

Después de unos teclazos y un par de clicks dí con la metodología para la calificación de las universidades que usó el Suplemento de Educación Superior del Times (THES).

A continuación describo los puntos más relevantes que me encontré:

1. La revisión por pares es una medición cualitativa y lleva el 40% del peso de la calificación total de una universidad.

2. Para obtenerla se acumuló información de 3,703 académicos de todo el mundo durante los últimos 3 años.

3. A cada uno de ellos se les pidió en el ámbito académico en el que son expertos -ciencia, medicina, tecnología, ciencias sociales, artes y humanidades- que nombraran 30 universidades que consideraran las mejores en su área.

4. La UNAM en el rubro de revisión por pares obtuvo un 29 de 100.

5. Los otros rubros que practicamente la ponen en el lugar 74 del ranking del 2006 son: evaluación de recrutadores (ponderación 10%, calificación 36 de 100) y radio de staff / estudiantes (ponderación 20%, calificación 65 de 100).

5. En el rubro de citas en artículos académicos el THES usó una base de datos llamada Thompson's Essential Science Indicators. Lo malo con su metodología es que las mayoría de las publicaciones que no sean en inglés ya se la pelaron. Supongo que por eso a la UNAM la calificaron con un 0 en ese rubro que tiene una ponderación de 10% en la calificación total. (Y quizá sea la misma razón por las que no está atascado de UNAM's el resultado de un query en el buscador de Science).

Conclusiones:

La suposición de González de Alba consistente en que si uno no sale en el buscador de Nature o Science equivale a que uno (casi) no publica ciencia la neta es muy pitera.

Los números del ranking señalan que aún falta mucha chamba por hacer de parte de la UNAM en los rubros de revisión por pares y en el de citas en artículos académicos. Sobre todo si desea seguir apareciendo en el TOP100 de la lista de la THES para apantallar a propios y a extraños.

pd. Van unas preguntas a los que están haciendo su doctorado en algún instituto de la UNAM. ¿Cuánto, qué y dónde han publicado?

miércoles, enero 03, 2007

El primer protocolo de prueba del año

Jo! Como si hiciera muchos de estos al año...

El Jouleman recién me dió el pitazo de un terapeuta que afirma sanar a sus pacientes con la siguiente habilidad paranormal: "servir como transductor de hermanos descarnados de luz".

Después de algunos intercambios de revires hemos conseguido que el terapeuta (que aquí llamaremos Gladys) especificara lo siguiente:
Independientemente del diagnóstico del paciente este "debe empezar a sentir mejoría de inmediato".
A El Jouleman se le ha ocurrido que sería buena idea adaptar un protocolo de prueba que está en el foro de la JREF y que diseñaron para un aplicante al reto del millón que afirmaba ser practicante exitoso de qi-gong (una pseudodisciplina magufa oriental para aliviar el dolor).

Pongo, pues, a su consideración avezados lectores, antes de presentárselo a Gladys, el siguiente protocolo de prueba para que le echen un ojo y hagan llegar por medio de los comentarios sugerencias, mentadas, pitorreos o, si se anima Gladys, peticiones de párticipación directa en la prueba.

Qué necesitamos

1. 10 pacientes dolientes con ganas de ser sanados que Gladys escoja.

2. Un "curandero" balín para servir de control (ni siquiera tiene que ser una persona, puede ser un formato de declaración de impuestos -que ni los magufos considerarían muy milagroso-).

3. Gladys (que dice que sí cura).

4. Dos listas (con sus correspondientes repuestos) en un sobre cerrado. Una lista será una serie aleatoria de números del 1 al 10 y la otra consistirá en 10 turnos binarios que servirán para indicar si es el turno del curandero balín o de Gladys.

5. Tres escépticos de ojo y oido avizor.

6. 10 vendas y 10 tapones de oidos (de esos que se usan en las fábricas para no quedarse sordo).

7. Una camarita de video.

Condiciones preliminares

1. Los 10 pacientes no tendrán contacto visual ni comunicación ni con el curandero balín ni con Gladys una vez que la prueba comience.

2. Ni Gladys ni el curandero balín estarán usando alguna loción o colonia o aroma que permita distinguirlos. Si alguno se pedorrea se interrumpirá la prueba y se volverá a comenzar con las listas de repuesto.

3. Las terapias de sanación de uno y otro tendrán la misma duración por paciente de tal manera que serán indistinguibles para cada paciente.

Procedimiento

1. Uno de los escépticos numerará del uno al 10 a los diez heroicos pacientes.

2. Otro de los escépticos abrirá el sobre cerrado e irá colocando su venda y sus tapones a cada paciente de acuerdo a la numeración de la lista y al número con el que fueron bautizados.

3. Una vez cegado y ensordecido el paciente, este será conducido a un cuarto donde se encontrarán el "curandero" balín o Gladys.

4. De acuerdo a la lista aleatoria de turnos, ya el curandero balín o ya Gladys se acercará a cada paciente y efectuará sin mediar contacto físico su "terapia" de sanación. Mientras, los escépticos estarán con el ojo pelón para que ni Gladys ni el curandero balín se comuniquen con el paciente.

5. Cuando concluya la sesión de sanación el escéptico conducirá al paciente fuera de la habitación.

6. A cada paciente recién tratado se le proporcionará una hoja donde debe indicar si siente alguna mejoría instantánea que reportar o si de plano no sintió más que puro desconcierto por estar vendado.

7. Una vez que hayan pasado todos los pacientes, se vuelve a repetir el proceso con cada uno intercambiando el turno del sanador. Es decir, si primero tocó que Gladys le echara a un paciente sus padrinos mágicos o como los llame, en esta segunda ocasión a ese mismo paciente le toca que el "curandero" balín se haga guey enfrente de él, o viceversa.

8. Se comparan los reportes de los pacientes con las lista de turnos. Si coinciden los reportes de mejoría con las ocasiones en las que Gladys intervino, y los reportes de cero alivio coinciden con las veces que el curandero de control entró en acción entonces se considerará la prueba exitosa y ya tenemos a un fulano para revolucionar la ciencia médica y hacernos famosos, y si no pus no.

pd. ¿Que para qué era la camarita de video? Para grabarle la jeta a Gladys cuando le enseñemos los reportes de los pacientes para que los compare con su lista de turnos... o para grabárnoslas a nosotros si los reportes coinciden con las listas de turnos.

lunes, enero 01, 2007

Sobreviví a los dislates de fin de año

Ayudó que la lupe me regalara este libro.



Al que ya le había yo echado el ojo meses atrás.