martes, enero 01, 2008

Propósito telero

Los propósitos de año nuevo me dan tanta risa como las promesas que se suelen hacer a amigos imaginarios.

No obstante también se me hace temerario al grado de la imbecilidad andar por la vida sin una planeación aunque sea mínima.

No digo que haya que agendar hasta el minuto a qué horas del año que comienza se va a cagar, a tener a un chamaco, a salir de viaje, a romper una piñata, a zapear a un magufo, o a emprender un entrenamiento para no llegar como un tullido a la meta en la siguiente carrera de 10k que uno haga.

Lo que digo es que para que uno pase sin tanta miseria por esta vida vale tener aunque sea un esbozo de plan.

Por ejemplo yo tengo un plan para dedicar menos tiempo a ver tele y más a la contemplación del crecimiento de las uñas de mis pies.

Este año, pues, he decidido banear por completo la televisión. Las horas que he dedicado en los últimos meses a mirar repeticiones de Heroes, House y Seinfeld, y los enormes ojos de Laura García en La Dichosa Palabra han disminuido. Pero aún no las he eliminado por completo, por lo que me he propuesto cumplir en 2008 con una cuota de cero televisión. Sé que no me voy a perder de nada pues uno se puede mantener razonablemente informado oyendo radio y navegando por La Cornada, El Choriversal, El Pais y The Guardian. Y para el entretenimiento está youtube y los índices de torrents. Me niego entonces a ver un minuto más de tele (pinches anuncios repetidos hasta la náusea).

Ahora bien, esto exige cierta preparación. Aunque hace tiempo uno haya regalado la tele y arrancado el cable de la pared esas acciones no bastan para convertirse en un cerotele. Hay que tener en cuenta que a quienes se visita van a tener una tele o en la cocina, o en la sala, o en sus dormitorios (conozco a alguien que tiene hasta en el baño), por lo tanto hay que ir preparado.

Para esos casos yo llevo en la bolsa del pantalón una buena cantidad de libros. Para cuando me canse de leer, si veo que mis anfitriones todavía están prendidos como enajenados a su control remoto, recurro a mi selecta pornografía. Seguro que dejaran de ver la tele en el momento en que comience a hacerme una puñeta mientras ellos ven la tele.

- No, por favor, uds sigan viendo su telenovela. Yo puedo solo, gracias – les diría.

También hay que tener en cuenta que en esta sociedad turulata donde la gente pasa buena parte de sus horas libres frente a la tele uno se expone a que en reuniones le echen preguntas como esta.

- ¿Viste ayer [aquí ponga el lector el nombre del refrito chingolmilochocientos de lo que se le ocurra]?

Cuando la conversación discurra por esos derroteros uno puede reconsiderar este dislate de los propósitos de año nuevo y reflexionar que además de mandar a la tele a la chingada haya que conseguirse otros amigos. Ciegos y mudos de preferencia.

9 comentarios :

Aida dijo...

Ahi yo discrepo,mira que tener como proposito de año nuevo no ver a "HOUSE",como que es un proposito muy pitero.Y por lo de los libros, nada mejor que una palm y cargar tantos en ella como la memoria del aparatejo te lo permita,ese aparatito me ha salvado de multitud de situaciones aburridas y sin llevar tanto peso a cuestas.

Caminante dijo...

Eso de no ver tele, incluso te aisla socialmente.

Fui a una pastorela y fui el unico que no se rio del chiste de Alejandro Maldonado.

ldecaso dijo...

Los ùltimos Capitulos de House se pueden ver en la red, y hasta con subtitulos, antes que en el méndigo universal channel.

Tambìen hay de Numb3rs.

Feliz Año

þÔ£ÛX dijo...

Es la primera vez que te comento aunque no así las veces que te he leido.

Magnifico propósito, despues de todo ultimamente uno no se pierde de gran cosa por no ver la Televisión.

Saludos,

Anónimo dijo...

No mames. Yo creo que no hay forma alguna de dejar de ver House. Ni a los Mythbusters ni a Penn y Teller (aunque ya los quitaron). Creo que de cualquier forma podrias ponerte a verlos sentado en la computadora. Citando una vez mas a Homero (Simpson) "sin television y sin cerveza Homero pierde la cabeza"

Antonio Fernández

Japi dijo...

Todos los excesos son malos.

El exceso en el tiempo que se ve tele, malo. El exceso en no ver tele, malo... aunque no tan malo. Digo, por muchos años la gente estuvo perfectamente coherente sin necesidad de la injustamente llamada "Caja Tonta"

Pero Creo que el ver tele, con moderación, te hace más parte de nuestra cultura (mexicana o mundial) que ve tele... a veces más de la que debiera.

Si no vieras tele, chistes, historas, imagenes y sonidos que para todos son familiares serían ajenos para tí, haciéndote, en efecto, inculto.

Cultívate.

Anónimo dijo...

Hace como 8 anios que no poseo una TV y que!

Webos culeros, de todas maneras me termino enterando de casi todo.

TORK dijo...

Allá tpu. A ver si puedes

Altamar dijo...

pues eres bienvenido en el Depa, hay tele, pero siempre est'a desconectada y solamente la usamos para ver peliculas.

Mmm, pensaba en contestar a ese que dice que no ver tele te hace desadaptado e inculto, pero mejor te lo dejo a ti. Yo hace 8 a~nos que no veo tele, y aunque no me rio de los chistes de tele, ni entiendo de que me hablan cuando comentan sobre alg'un comercial, eso me pasa muy poco (debe ser por el c'irculo de amigos).

Adem'as, quien quiere ver tele y perder el tiempo en los comerciales cuando hay youtube, torrents, blogs y (benditos sean) RSS que te permiten ver selectivamente lo que te interesa ?

en fin, la tele est'a pasando de moda.

abrazo pa los dos