jueves, marzo 06, 2008

2 ejemplos de inconsecuencia 2

Dándole seguimiento a lo de la censura disfrazada de reestructuración de la programación de Radio Universidad de la UADY, me he enterado por Diario Yucatán de las siguientes declaraciones de los funcionarios que están a cargo de esa radio universitaria.

Noten, que como cualquier magufo, estos 2 aplican el recurso consistente en justificar sus disparates con más disparates.

1. De el rector, doctor Alfredo Dájer Abimerhi:
"En ningún lugar del mundo los programas son eternos”
El rector obviamente no suele escuchar radio y su concepto de eternidad es uno bien breve: los programas Café de Media Mañana y Magazzine (que son dos de los censurados en la UADY) entiendo que tenían 5 y 4 años al aire respectivamente; comparen eso con los más de 18 años que tiene un programa de similares contenidos a los de Magazzine que se llama El fin justifica @ los medios que emite Radio Educación.

El rector, continua:
"Dájer Abimerhi añadió que en pláticas informales con jóvenes, éstos reconocieron que escuchan poco Radio Universidad, mientras la mayoría de los universitarios no se identifica con la estación.

Maestros y alumnos de la carrera de Mercadotecnia realizarán un estudio de mercado para conocer cual es el 'nicho' de audiencia de la emisora, porque hasta el momento no sabemos el tamaño de nuestro público ni qué le gusta”.
¿Cuál nicho de audiencia? Con la reestructuración se acaban de quedar sin radioescuchas, ¿a quién van a consultar los mercadólogos de la UADY? ¿A estudiantes que ni sabían de qué iban los programas de la radio? ¿El problema es que faltan estudiantes de la UADY que escuchen y se identifiquen con Radio Universidad? No veo cómo lo van a arreglar dejando de transmitir los programas que producían.

Analizar "nichos de audiencia" de una radio universitaria después de quitarle los programas que se producían ahí, nomás revela que de antemano se desea un estudio cuyos resultados sean que nadie escuchaba esos programas. Pffff.

2. De la directora de Radio Educación de la UADY, Cecilia Zavala Alcocer:

"Yo tomé la dirección de la estación el primero de febrero, pero la administración de la Universidad no sabía quiénes estaban al aire, con qué material contábamos, el número de discos, las condiciones de nuestros archivos, los teléfonos de los colaboradores...”.
Y para enterarse de cómo funciona una radio universitaria, la flamante directora, va y suspende los programas que ahí se producen. Doble pfff.

Va una pregunta para uds, avezados lectores, si está radio fuera un negocio y uds fueran los dueños y se enteran de que sus administradores suspenden la producción nomás para "recabar información" ¿se quedaban uds conformes o los corrían a patadas?

6 comentarios :

Lupe dijo...

La respuesta es obvia: se irían con la cola entre las patas.
Que sarta de sandeces se pusieron a comentar, que lástima me da que la Universidad de Yucatán tengan a semejantes dirigentes.

antonio rodriguez dijo...

Nunca he escuchado la estación de la UADY pero por lo que leo, tenemos un ejemplo mas de porque un país debe reducir la burocracia a lo indispensable.no se en otros países pero en México parece ser que ser estúpido es requisito indispensable para obtener un puesto en el gobierno,¿Qué comerciante en su sano juicio dejaría de vender los únicos productos que sus clientes consumen?

Defeña salerosa dijo...

Patadas de ahogado: ante las críticas que recibieron. Vaya ejemplares de elocuencia, lógica y buen juicio.

Imbéciles

Lord Maese Darth Chelerious dijo...

yo les esupiría.. con mucho moco.

Antonio dijo...

Hasta para hacer estupideces se necesita talento, y esos funcionarios se habrían visto más inteligentes si como respuesta hubieran rebuznado.

Un Abrazo

Rodrigo dijo...

La UADY al igual que todas las universidades subvencionadas de este país, presume de "ser de las mejores y más reconocidas y bla bla bla", quién sabe si lo sea o no, lo que sí era un hecho es que Radio UADY estaba a un nivel excelente y eso sí, entre las mejores radios alternativas del país.
Si con este rector y esta directora de RU que no saben ni hilar palabra, pues seguro que los demás niveles de las UADY estarán por los suelos y seguro la van a mantener entre las 100 mejores universidades públicas del país (obvio, en el numero 99).
Un saludo