martes, marzo 04, 2008

Yo, arqueólogo

Ayer estuve rescatando y catalogando objetos de un muerto.

- ¿Qué es esto? - me preguntaba la mamá de Alvaro a cada rato en el estudio que mi cuate desocupó por mudarse a una tumba.

Yo respondía tosiendo polvo:

- Cinco estereos marca llorarás, una palm, 10 webcams, 50 cables usb, 10 ratones para computadora y 1 vivo, media tonelada de periódicos y revistas, un centenar de libretas a medio llenar con frases de hartazgo que se dan un quienvive con lo que escribía Cioran, 900 plumas y lápices, 2 kilos de pilas, tutsis y miguelitos suficientes para inaugurar una dulcería, 1 martillo y 1 desarmador, 10 cortauñas, 5 navajas suizas de las que venden en el metro, 10 barras de contacto, 20 extensiones, 2 laptops, 1 CPU, 8 teclados, 3950 cds y dvds, 1001 libros para leer antes de morir, 1 cinturon que me da dos vueltas, 20G en memorias USB y SD, 9 relojes de pulso y 20 de escritorio, 30 radios, 8 reproductores de MP3 y 2 víboras de madera.

- Lo que quieras llévate – me ofrecía la señora ante cada hallazgo.

- Nomás que encuentre un Necronomicon forrado en piel humana me lo llevo.

Al final no me llevé nada pues comprendí que estoy en el punto en que ya tengo lo que necesito. Eso que acabo de decir no es indicio de madurez sino hueva de cargar.

9 comentarios :

El Nahual dijo...

Un Necronomicon siempre es escencial para la vida profesional moderna...que mala suerte que no encontraste ninguno.

: : ~ dijo...

Cada biblioteca en la que me han puesto a capturar libros en su base de datos tiene un ejemplar.

Lupe dijo...

Alvaro era todo un personaje!

Pd.Cuénta la travesura

Defeña salerosa dijo...

Vaya! eso me hace pensar en las cosas que encontrarán de mí mis amigos...¿querrán llevarse algo?

Me gustó tu forma de describir el proceso.

Y Lupe tiene razón, era todo un personaje...

Carolina dijo...

:D

El Alvaro me sigue sacando risas y sorpresas!!

Saluditos

Lord Maese Darth Chelerious dijo...

chale... pero siempre se agradecen las memorias USB!

Eduardo dijo...

"1001 libros para leer antes de morir"

¿Donde dices que vivía? :(.

yo,tu plato de segunda mesa dijo...

Sí, yo también quiero "1001 libros para leer antes de morir", de mínimo te hubieras llevado eso...

Juan Carlos Bujanda Benitez dijo...

Un ratón vivo!!!, ja, ja, ja.

Como dice Eduardo, donde vivía para ir por los libros.

Este caso me recordó una idea para un post.

Con tu permiso y con un poco de atrevimiento se lo dedicare a tu cuate.

Saludos