sábado, septiembre 27, 2008

Poniendo rasero al aburrimiento

Hay algunos que a la hora de mentarme la madre creen que me ofenden. Quien viva creyendo eso está en un error.

Cuando recibo una mentada sólo puede provocarme una de las dos siguientes reacciones:

1. La festejo (por ejemplo si la mentada pertenece al tipo de una que algún día le leí a luis y que iba así: "parate en un banquito y busca bien en tu alacena hasta que encuentres una latita de chingas a tu madre"), o

2. m
e aburre.

Como estoy en una etapa de tedio inaudito y vivo temiendo que me vaya yo a descoyuntar el hocico de tanto bostezo he decidido eliminar lo más posible los eventos que me aburren. He comenzado por los comentarios que consistan en mentadas que hasta un niño de kinder consideraría ejemplo de penajenismo por lo ardidas y mal elaboradas.

Así que hasta que se me pase este tedio de aristócrata en decadencia, en este blog se habilita la moderación de comentarios.

1 comentario :

Luis dijo...

jaja, creo que era algo como "Fijate en la alacena a ver si hay una lata de vas y chingas a tu madre"