martes, octubre 28, 2008

Los invertebrados rulean y los alebrijes nomás tantito

El sábado por la mañana la lupe y yo caminamos a la mitad de 20 de noviembre aprovechando que habían cerrado la circulación.

- La última vez que caminamos aquí a media calle estábamos encuerados – nos acordamos.

Fuimos a mirar los preparativos de los cartoneros que participarían en el desfile La Noche de los Alebrijes. Había unos alebrijes notables, otros no tanto y sólo uno memorable: el de un Quijote que montado en un rocinantealebrije se enfrentaba a un molinoalebrije

(Quien quiera verlos puede pasearse por Reforma entre el Angel y la Diana hasta el 2 de Noviembre. Los que estén en otras latitudes pueden mirar este set de flickr).

Mientras contemplaba unos alebrijes que parecían cruza de cocodrilos con confeti me quedé pensando que para el siguiente año a algunos cartoneros no les haría mal ir por inspiración a la realidad.

En Australia, hay otro concurso. Este, no de cartonería sino de fotografía. Lo promueve el Australian Museum y consiste en enviar una foto de invertebrados. Los invertebrados, amiguitos, son animales sin columna vertebral, eso incluye a los arácnidos, insectos, esponjas, crustaceos, pulpos, estrellas de mar, sanguijuelas y lombrices.

En una de esas comparaciones insólitas e inútiles que suelo hacer reflexioné que muchos de esos bichos superan en rareza a la mayoría de alebrijes que he visto.

He aquí unas fotos ganadoras (acá las galerías de fotos del concurso):












viernes, octubre 24, 2008

Consideraciones prestadas para el arranque del NaNoWriMo 2008

El año pasado que me inscribí al NaNoWriMo tenía las tardes de noviembre para escribir (el NaNoWriMo es un concurso en línea para escribir durante un mes un relato -o los que se le antojen a uno- que contenga(n) al menos 50,000 palabras).

Hice un ejercicio y juzgué que en 3 horas podía yo cubrir holgadamente la cuota de 1666 palabras diarias para completar el NaNoWriMo.

Durante los primeros días no hubo problema. Con todo y que las primeras 3000 palabras las escribí en una habitación de hospital esperando a que Alvaro saliera de una de sus encefalopatías hepáticas. Después llegó un desastroso fin de semana en el que no hallaba qué hacer con mis personajes y en el que la idea que tan genial me había parecido al principio ya sonaba a producto chaquiriscueto de argumentista de Televisa. Comencé a atrasarme en la cuota.

El 30 de Noviembre de 2007 tenía una historia de treinta y algo mil palabras. En el último año la he sacado de las profundidades de mi cuenta de googledocuments para darle forma de relato que se pueda ya no publicar sino mostrar. En cada una de esas ocasiones le he hallado menos sentido.

No me gusta. Aunque escribí partes que me divirtieron mucho. Tumbé las ciudades de México y Cuernavaca a puros bombazos y construí un muro entre EU y México que dejaba rostizado al que se acercara, por ejemplo.

Este año voy a concursar otra vez. Según todas las apariencias voy a tener disponible todo el día (otra de las ventajas del desempleo). No obstante, considero que tener más horas por delante no es garantía de resultados exitosos en el NaNoWriMo.

Estoy convencido de que escribir es una actividad que sólo se perfecciona practicándola y que como dice Stephen King "las horas empleadas en platicar de escribir son horas perdidas en no hacerlo". Sin embargo desde el NaNoWriMo anterior he dedicado algún tiempo a leer sobre las consideraciones del oficio de los más prolíficos de mi lista de escritores favoritos. Y he hallado algunas cosas interesantes.

Stephen King por ejemplo, tiene un libro muy bueno que se llama On Writing. Es parte autobiografía y parte manual de escritura. Releyéndolo me encontré algunas recomendaciones que vienen a cuento para el NaNoWriMo.

Cuenta King que en prepa -por andar escribiendo sátiras de sus profesores- lo mandaron "para orientar su pluma" a colaborar en la sección deportiva de un periódico. Cuando fue a entregar su primer artículo, el director, el señor Gould, después de tachonearlo por todos lados le dijo:

- Escribir una historia es contársela a uno mismo. Cuando reescribes, lo principal es quitar todo lo que no sea la historia.

Con esto quiero decir que cuando uno está en modo NaNoWriMo hay que hacer lo primero que dice el señor Gould. Contarse a uno mismo la historia. Como si estuvieras con tu mejor cuate. La segunda parte, la de reescribir, si bien es importantísima hay que abordarla cuando hayas terminado de contarte tu historia. Como dice Chris Batty, uno de los organizadores del NaNoWriMo, "la edición déjala para diciembre".

Sobre dónde escribir King dice:
"... se puede leer en cualquier parte, pero, tratándose de escribir, los cubículos de biblioteca y bancos de parque deberían ser el último recurso. Decía Truman Capote que sus mejores obras estaban hechas en habitaciones de motel, pero es la excepción. La mayoría trabajamos mejor en casa. Mientras no tengas un espacio propio, encontrarás bastante más laboriosa tu nueva decisión de escribir mucho.

No es necesario que tu despacho exhiba un interiorismo a lo Playboy, ni que guardes los enseres de escribir en un escritorio colonial de los de persiana. Las dos primeras novelas que publiqué (Carrie y El misterio de Salem’s Lot) las escribí en el cuartucho de lavar de una caravana doble, aporreando la Olivetti portátil de mi mujer y haciendo equilibrios con una mesa infantil en las rodillas. Dicen que John Cheever escribía en el sótano del bloque de pisos donde vivía, en Park Avenue, al lado de la caldera. El espacio puede ser modesto (hasta es posible que deba serlo, como ya creo haber insinuado), y en realidad sólo requiere una cosa: una puerta que estés dispuesto a cerrar. La puerta cerrada es una manera de decirles a los demás y a ti mismo que vas en serio. Te has comprometido con la literatura y tienes la intención de no quedarte en simples promesas."
Ahí va mi contribución. Los Starbucks no son buenos lugares para escribir. Y no lo digo nada más por el café execrable.

King añade:
"Conviene, dentro de lo posible, que en el despacho no haya teléfono, y menos televisión o videojuegos para perder el tiempo. Si hay ventana, y no da a una pared, corre la cortina o baja la persiana. Cualquier escritor hará bien en eliminar las distracciones, y el novicio más. Si sigues escribiendo empezarás a filtrarlas de manera natural, pero al principio conviene ocuparse de ellas antes de ponerse a trabajar. Yo trabajo con la música a tope (siempre he preferido el rock duro, tipo AC/DC, Guns’n Roses y Metallica), pero sólo porque es otra manera de cerrar la puerta. Me rodea, aislándome del mundo. ¿Verdad que al escribir quieres tener el mundo bien lejos? Claro que sí. Escribir es crearse un mundo propio."
Aquí añado yo que también desconectes el internet. El año pasado estaba yo conectado todo el tiempo. Tantito para ver cuántas palabras llevaban los otros, tantito para tener la RAE a la mano y mucho era para googlear por si me hallaba atascado en una parte de la narración preguntándome ¿esto será verosimil?

Todas son burradas nomás para procrastinar la escritura. Desconecta el internet. Cuando hayas terminado la cuota diaria entonces mira lo que han avanzado otros. Si tienes una duda que sientas que te corroe sobre la verosimilitud de alguna parte de tu narración anótala en un cuadernito y la atiendes en diciembre cuando pases por el proceso de edición. También deja los diccionarios en el librero hasta diciembre.

Ahora bien ¿cómo comenzar la historia? King comenta que una historia es "como un gran fosil que uno se encuentra". Para desenterrarlo puedes tener una sinópsis o trama previa pero dice que eso es como sacar al fósil con maquinaria pesada. "Rompe tanto como lo que extrae".

King dice que prefiere partir de un esquema más intuitivo.
"Tiene preferencia la situación. Luego vienen los personajes, que al principio siempre son planos, sin rasgos distintivos. Una vez que se han fijado ambos elementos en mi cerebro, empiezo a contar la historia. A menudo vislumbro el desenlace, pero nunca he exigido a ningún grupo de personajes que hagan las cosas a mi manera. Al contrario: quiero que vayan a la suya. En
algunos casos el desenlace es el que tenía previsto, pero en la mayoría surge como algo inesperado."
Por ejemplo respecto a Misery, King relata que ya tenía vislumbrado al protagonista devorado por la mascota de la enfermera psicópata que lo tenía secuestrado. Pero que escribiendo le encontró al protagonista muchos más recursos de Sherezada que los que le había puesto en un principio. El escritor secuestrado de la novela no terminó en el estómago de Misery.

De Misery King añade:

"De los detalles e incidentes del relato, no hubo ninguno que se ajustar a un esquema argumental; eran orgánicos, excrecencias naturales de la situación inicial, partes desenterradas del fósil. Hoy aún lo explico sonriendo. ¡Cómo me divertí, aunque me pasara casi todo el tiempo hasta culo de drogas y alcohol!"
Lo de estar hasta el culo de drogas y alcohol no es algo que King recomiende para escribir. Pero si durante el NaNoWriMo alguno quiere invitarme unas chelas no me opongo.

Sobre lo de las situaciones King dice:
"Una situación con fuerza pone en entredicho toda la cuestión del argumento, y me parece bien. Casi todas las situaciones interesantes pueden exponerse mediante una pregunta en condicional:

¿Y si los vampiros invadieran un pueblecito de Nueva Inglaterra? (El misterio de Salem's Lot.)

¿Y si en un pueblo apartado de Nevada enloqueciera un policía y empezara a matar a cualquier persona que se cruzara en su camino? (Desesperación.)

¿Y sí una asistenta sospechosa de haber asesinado impunemente a alguien (su marido) fuera acusada de un homicidio que no ha cometido (el de su jefe)? (Dolores Claiborne.)

¿Y si una mujer se quedara encerrada en un coche averiado con su hijo pequeño por culpa de un perro rabioso? (Cujo.)

Se trata, en rodos los casos, de situaciones que se me ocurrieron (en la ducha, conduciendo, durante mi paseo diario...), y que acabaron convertidas en libro. La dependencia del esquema argumental es nula, ni un solo apunte en un papelito, aunque hay alguna historia (la de Dolores Claiborne, por ejemplo) casi tan complicada, como las del género policiaco. Ten presente que en historia y esquema argumental hay una diferencia enorme. La primera es honrada y de fiar, mientras que el segundo es sospechoso y conviene someterlo a arresto domiciliario.

Claro que todas las novelas que he resumido pasaron por un proceso editorial de lima y enriquecimiento, pero casi todos sus elementos existían desde el principio. «La película ya tiene que ser película antes del montaje», me dijo una vez el montador Paul Hirsch. Lo mismo pasa con los libros. Dudo, salvo excepciones, que la incoherencia o la falta de interés narrativo
puedan corregirse mediante algo tan secundario como la revisión."
Y ya. Creo que esto es lo que se necesita para empezar un NaNoWriMo. De lo que se necesita para terminar platicamos luego.

Blindado

Mañana que me digan que gané pura reata en el concurso de cuento estaré blindado (mucho más que la economía pitera de este país) con los textos de King y Asimov contando las veces que los rechazaron. Jojojo. Soy muy listo.

Actualización: Ya dieron los resultados. Efectivamente gané pura reata. La noticia me agarró a mitad de la hechura de la próxima bosta, así que nomás se me apachurró el ánimo unos minutos. Ahora lo único que lamento es que en los concursos no haya alguien como el legendario John Wood Campbell, Jr. diciéndole a uno en que la cagoteó.

Asimov fue un suertudote.

martes, octubre 21, 2008

Yendo a ver a Jorge Ibargüengoitia en Guanajuato

Hace algunas semanas la lupe y yo nos enteramos que el 19 de octubre a las 12 horas habría un coloquio dedicado a Jorge Ibargüengoitia en el Teatro Juarez de Guanajuato, en el marco del Cervantino.

Por las mismas fechas también me enteré que en la Casa de la Cultura de la misma ciudad iba a estar montada una exposición llamada "Sálvese quien pueda" durante el festival.

Ambos eventos de entrada benditamente libre.

Fui entonces a comprar los boletos de camión con ánimo de groupie. Nomás con tiempo suficiente entre ida y regreso para asistir al coloquio y a visitar la exposición.

- ¿Cómo van nomás un día? - nos decían quienes se enteraron de qué haríamos ese domingo.

- Quédense más tiempo – nos recomendaban.

Seguramente Guanajuato tiene mucho más que ofrecer pero prefiero verlo en otra época en la que a) no hayan las multitudes del Cervantino y b) tenga yo ingresos.

El 19 de octubre nos despertamos antes de que amaneciera. Nuestro camión salia a las 6. Yo, desempleado y desacostumbrado a levantarme antes de que salga el sol, reflexioné como el homenajeado: "a estas horas de la mañana no se puede esperar nada bueno".

Nos transladamos a la Central del Norte. Mientras esperábamos en la sala de salidas a que formaran el camión en el andén, me entretuve mirando los esfuerzos heroicos de uno que se había dormido en el asiento del lustrazapatos por no irse de cabeza al suelo. Estaba yo en esa actividad contemplativa cuando una puertita de debajo del asiento se abrió y se asomaron unos zapatos. Comprendí que había alguien dormido -o muerto- dentro del mueble del lustrazapatos.

Subimos al camión y el trayecto México-Salamanca-Guanajuato lo pasamos a ratos durmiendo, a ratos leyendo y a ratos mirando una película malísima de bomberos detectives que el conductor, gran bromista, puso 3 veces.

Con los sesos y las nalgas torturados por el viaje nos apeamos en la terminal de autobuses de Guanajuato y abordamos un taxi rumbo al Teatro Juarez espantados porque creíamos que ya se nos hacía tarde.

Cuando llegamos me dí cuenta que faltaba una hora para que empezara el coloquio. Pedí un mapa ilegible en un puestecito de información turística y caminamos. La lupe quería ver aunque sea por fuera – no había tiempo para más- el Museo Iconográfico del Quijote.

Regresamos al Teatro Juarez y decidí que mejor nos formábamos pues había una fila creciente a la entrada.

No dejaron que la lupe metiera su cámara pero nadie puso peros por que yo metiera mi palm que graba audio. Antes de que empezara el coloquio estuvimos mirando la decoración del teatro y cómo se iban ocupando los asientos por culturosos y fans.

Entraron en escena los participantes al coloquio y se sentaron con distintos grados de desparpajo en sus sillitas mientras los organizadores ponían un video.

En el video salían platicando de Jorge Ibargüengoitia, Monsivais, José de la Colina, Manuel Felguerez, Joy Laville (quien no la conozca nomás imagínese a Peter O'Toole), uno de los Krauze y Juan García Ponce (con traductora pues lo que decía era ininteligible).

Grabé el audio con regular calidad y aquí están las ligas para el que quiera oir el coloquio.

Introducción - Video.

Presentación - Jorge Volpi.

Jorge F. Hernandez.

Martín Solares.

Brenda Lozano.

Ignacio Padilla.

Hugo Hiriart.

A mis lados cámaras del canal 22 grababan el coloquio.

- Con un poco de suerte salen mis orejas en el noticiario cultural – pensé.

Terminó el coloquio y salimos del Teatro Juarez contentos y con las tripas rugiéndonos de hambre. Entramos al restaurante que está frente al teatro. Muy recomendado por parientes y amigos que suelen ir al Cervantino. Casa Valadez se llama.

Comimos los dos muy rico y abundante a cambio de un billete de 500 pesos -moraleja: pedir el menú de día, no a la carta-. Luego entramos a una casa de dulces que está al lado de Casa Valadez para que la lupe comprara dulces de macadamia y nos dirigimos a la Casa de la Cultura. No aparecía en el mapa pero ya había yo pedido indicaciones previas y me habían dicho que estaba pasando la Alhóndiga.

Cuando llegamos los temores que traía de que fuera a encontrar una exposición igual a la que ya había yo visto en la Coordinación Nacional de Literatura en febrero desaparecieron.

Estaba muy chida. Tanto para el fan novel como para el que haya leido sus libros hasta el despedazamiento. De una vez aprovecho para escribir que vayan pues nomás va a estar montada durante el Cervantino.

En la entrada uno puede ver una caricatura de Jorge Ibargüengoitia rodeada de globos llenos de ibargüengoitismos. Muchos eran de la conferencia El narrador frente al público que dió en 1966. Otros eran de sus artículos y otros de plano yo nos los conocía -o ya se me habían olvidado-.

He aquí algunos:

"Escribo cada vez que quiero leer un libro de Jorge Ibargüengoitia. Mi escritor predilecto".

"Una hoja en blanco me daba vértigo y ganas intensas de profanarla. Por eso soy escritor".

"Hablo y escribo en guanajuatense distritofederalizado".
Y mi preferida (y que además creo que es una actitud que no les caería mal imitar a algunos metatexteros).

"Si no voy a conmover a las masas, ni a obrar maravillas, me conviene bajar un escalón y pensar que si no voy a cambiar al mundo, cuando menos puedo demostrar que no todo aquí es drama".
Al lado de la caricatura había un muro con una cronología. Los curadores tuvieron la excelente idea de escoger pasajes de la obra de Ibargüengoitia para presentar la cronología como si estuviera platicando de su vida el propio autor. Ahí me enteré que en 1978 en la tele nacional estaba esta joya.


¿Alguien lo vió?


En el patio central de la Casa de la Cultura pusieron varias instalaciones. Cada una dedicada a un tema de la cotidianeidad del que Ibargüengoitia se pitorreó. Por ejemplo en una instalación había un montón de recortes de periódicos de la selección nacional de los tiempos de Ibargüengoitia (y de la actualidad). Mientras uno contempla los desalentadores resultados futboleros de varios años sale una voz leyendo un texto de Ibargüengoitia: "cómo no van a regresar contentos si se fueron a pasear gratis".

En otra instalación había una foto panorámica de los multifamiliares en Tlatelolco cuando recién los inauguraron. Aquí se podía leer: "Esto es el caos y los que nazcan y crezcan allí van a salir rarísimos".

También había instalaciones dedicadas a sus novelas. En la parte de Los Relámpagos de Agosto y Maten al león pusieron varias fotos de la revolución mexicana para que uno vea los paralelismos de lo que escribió Ibargúengoitia y la historia nacional. Para Los pasos de Lopez no había fotos pero si dos botellas de champaña (los protagonistas, Chandón y Perillón fueron bautizados con nombres de champaña).

En un cuarto aparte pusieron una mesa con libros y cojines, para que uno se tire y lea a gusto. En ese mismo cuarto en las paredes había colgados cuadros de Joy Laville y algunos párrafos de Jorge Ibargüengoitia dedicados a Joy.



Otro cuarto estaba dedicado a los niños. Había ejemplares de los libros de cuentos para niños de Ibargüengoitia que Magu recientemente ilustró (están chidos).



En las paredes había monos de Magu y un texto de Ibargüengotia que dice:

"Los cuentos llamados infantiles siempre me han parecido detestables. Cuando era chico, una mujer, que estaba encargada de entretenerme, me contaba con bastante frecuencia el de Caperucita. Ella lo terminaba de esta manera: ¡Son para comerte mejor!

Y diciendo esto, el lobo saltó de la cama, se abalanzó sobre Caperucita y, ya se la iba a comer, cuando llegó un cazador y lo mató. Colorín colorado...

¿Cómo que llegó un cazador y lo mató? Si no había cazadores en ese cuento. ¿Cómo va a aparecer uno de ellos en el momento culminante para salvar a Caperucita? Esto, que yo percibía con mucha claridad cuando era chico, es lo que se llama "plumero" en jerga guionística. Un elemento que aparece al final y arregla todo, generalmente de manera insatisfactoria.

En el fondo de mi alma yo quería que el lobo se comiera a Caperucita, que me parecía una niña estúpida, que pasaba la mitad del cuento haciendo monerías y después era incapaz de reconocer a su abuela.

Los cuentos que me gustaban eran muy diferentes. Uno que recuerdo con mucha vividez, me lo contó mi tío Pepe Padilla hace treinta y seis años. Él lo contaba como caso real, lo cual es un recurso eficaz en el arte de contar cuentos. Es cuento conviene advertir, es de origen guanajuatense. En el cuento que contaba mi tío no hay heroes y todo está lleno de errores y horrores, como la vida misma."
En el patio central en otra pared pusieron algunos ibargüengoitismos temáticos. Por ejemplo en un espacio dedicado a las pasiones había un dibujo hecho por Ibargüengoitia y aderezado por los curadores con frases suyas.



En esa misma pared había una ampliación de la foto que le tomaron mientras caminaba por el centro de Coyoacan (en una de tantas obras de "embellecimiento urbano").



Sobre la foto había algunas frases que le dedicaron. Las dos que yo no conocía son estas:
"... muchas veces emprendíamos jornadas largas, sin proponérnoslo. Una, por ejemplo, la empezamos en el Zócalo, frente al palacio nacional y terminamos en su casa de Coyoacán. En las caminatas hablábamos de todo, ese todo que nos salía al paso." Ziuta de Kerlow

"Jorge era serio, a veces, entrañable siempre e irrespetuoso de todo lo establecido, decía que no había intentado nunca ser humorista y era verdad, le bastaba con ser fiel al retrato de la realidad." Juan García Ponce
Había algunos audífonos. La gente que se los ponía podía escuchar fragmentos del audio de la conferencia que dió en 1966 o de las respuestas que dió al público en esa ocasión.

Había fotos de las ediciones extranjeras de sus obras. Tengo un lector que me dice que a Ibargüengoitia nomás lo conocen en México, así que me he traido las siguientes tres fotos para que se atragante.






Pasamos un poco más de una hora contemplando la exposición. Luego de usar los tenebrosos baños de la Casa de la Cultura salimos y caminamos por Guanajuato antes de emprender el viaje de regreso.

Cuando llegamos al DF estaban pasando La Hora Nacional pero considero que el aplastamiento de tepalhunas fue tiempo bien invertido.

pd1. El conductor del camión de regreso puso películas menos tediosas que la que nos tuvimos que soplar de ida. Una era de un prodigioso niño pianista que quiere ser normal y otra de lo que les pasa en las horas previas a varios antes de que mataran a Robert Kennedy.

pd2. Creo que las carcajadas que cosechó Hugo Hiriart son en parte por el texto de Jorge Ibargüengoitia que leyó y en parte por que Hugo Hiriart da risa nomás de verlo.

viernes, octubre 17, 2008

El día que le perdí el respeto a una amiga de la lupe

Durante los primeros tratos que tuve con la amiga de la lupe la hallé conversadora interesante. Nomás tenía un defecto, se le olvidaba qué anécdotas ya había contado por lo que cada vez que la veíamos había que pasar por un proceso de recapitulación que con los años se volvió tedioso.

No obstante, la lupe la quería mucho y la visitábamos. Los últimos meses que íbamos a verla yo paseaba por mi mansión mental mientras la amiga de la lupe hablaba. Yo nomás movía la cabeza de vez en cuando para disimular.

Un día, cuando la amiga de la lupe todavía no se repetía hasta la náusea, fuimos a celebrar un cumpleaños.

Primero nos espantamos yendo a ver La Dama de Negro (todavía con Germán Robles) y luego cenamos en algún rincón de La Condesa. Estábamos echándonos un pastelote de chocolate -la combinación chocolate+susto ha de haber sacado lo magufo de ella- cuando la amiga de la lupe anunció que nos iba a hacer una confesión.

Le pusimos atención y nos dijo mutatis mutandis lo siguiente:

- Tuve una adolescencia muy complicada.

Ninguna noticia nueva ahí. Lo que sí fue nuevo fue la narración de las complicaciones.

- Vivíamos muchos tíos y primos en la misma casa.

Yo ya me los imaginaba viviendo damnificados y hacinados cuando dijo.

- Y pasaban cosas raras.

Mi bullshitómetro empezó a vibrar. La amiga de la lupe continuó.

- Una vez salió volando por si solo [aquí inserte el lector su pieza de decoración favorita] y el tío Perengano no se atrevía a entrar a la habitación.

Mi bullshitómetro se puso en modo de sirena de ambulancia. Después de contar otros episodios paranormales la amiga de la lupe nos aclaró.

- Pero no vayan ustedes a pensar que la casa estaba posesionada por el demonio. Lo que ocurría es que los habitantes de la casa estábamos tan bronqueados por nuestras cuitas que la energíaadolescentemuevecosassincontactofísico se manifestaba como poltergeist.

Mi bullshitómetro se quedó sin batería.

- Chale -pensé. -Este embuste ni siquiera está bien contado.

Pasaron los años. Abrí este blog y mencioné esto que acabo de contar en esta bosta. La amiga de la lupe la leyó y la siguiente vez que la vimos me arreó un zape.

pd. Actualmente la amiga de la lupe ya no es su amiga. Nos borró de su lista porque ni le avisamos ni la invitamos a nuestra boda. Pero por mí está bien. Que sus embustes se los cuente a su psiquiatra: él cobra por oirlos y la lupe y yo nos los teníamos que soplar gratis.

miércoles, octubre 15, 2008

El afan por libertad más imbécil que he visto

Hace varias semanas estaba yo mirando un reportaje por el canal 22 (ay, cuánta cultura oficial la mía). Era sobre educación sexual en México y los productores aprovecharon la rebatinga que había en ese momento entre la SEP y la secretaría de educación del gobierno de la Cd de México por que esta última se pusiera a regalar a jóvenes el libro Tu futuro en libertad, por una sexualidad y salud reproductiva con responsabilidad (aquí bajen el PDF para lo que se les ofrezca).

Entrevistaron a una señora que parecía vocera de las monjas descalzas de la virginidad perpetua. Se quejó del mandatario capitalino y del libro del GDF:

- ¿Quién cree que es Ebrard para venir a educar a nuestros hijos? El no tiene ningún derecho. Somos los padres los que tenemos ese derecho... etc.

Ese exabrupto no es exclusivo de la señora mentada. La Unión Nacional de Padres de Familia (UNPF), una jocosa organización de ideas y modos medievales, desde hace tiempo en su páginaueb viene anunciando una campaña llamada Libertad de Educación.

Para explicar de qué va esa campaña los de la UNPF ponen nomás un párrafo:
Sabiendo que la libertad de Educación en México es precaria y que no está reconocida en la constitución, ni recibe apoyo alguno por parte del gobierno y que la Calidad de la Educación es pobre, este proyecto busca el que se reconozca y apoye el derecho de los padres para educar a sus hijos de acuerdo a sus principios y convicciones, y que haya Libertad de Educación para todos, con un sistema educativo que promoviendo los valores universalmente aceptados, eleve la Calidad de la Educación para que, además de atender el desarrollo integral de la persona, compita favorablemente en el Concierto Mundial de Naciones.
Suena bien y razonable ¿no? Más ahora que está de moda hablar sobre la calidad de la educación (aunque no se tenga ni puta idea de cómo se mide).

Sin embargo una navegada más profunda en los oscuros recovecos de la páginaueb de la UNPF revela de qué va su cacareada campaña de Libertad de Educación.

Durante su Congreso Nacional, la UNPF abordó lo siguientes temas:

- El ser humano tiene como único lugar dotado por Dios para que inicie y se desarrolle en plenitud a la familia.
- El derecho natural a la Libertad de Educación, para decidir la educación de los hijos de acuerdo a los principios y convicciones es de los padres de familia y de nadie más.
- En la educación primaria de México, existe el libro único y obligatorio, se ignora con ello el derecho de los padres a elegir la educación de los hijos.
- La escuela particular es opción concreta de libertad de educación, si las instituciones privadas no existieran los padres de familia no podríamos elegir, por ello la escuela particular es opción concreta de libertad de educación.
Al margen de que cuando se mete a diosito en la educación las mejores intenciones se apestan, es evidente que la UNPF está interesada por una educación que no sea ni pública, ni gratuita, ni laica. Creo incluso que, si dependiera de ellos, en este país estarían los chavos aprendiéndose el rosario en lugar de a sumar.

Pero, ¿qué conviene? ¿Que la educación sexual que se recibe a edades tempranas sea orientada por "los principios y convicciones" de la familia "y nadie más", o que, en un estado laico como en el que vivimos, este se involucre para que las generaciones de nuevos ciudadanos lleguen a su primera relación sexual sabiendo, al menos, como se pone un condón?

¿Es la educación sexual un asunto de salud pública o de exclusiva moral familiar?

¿Debe abordarse dicha educación con información o con recomendación de abstinencia?

Veamos qué ocurre en otros rincones del mundo.

En Holanda existen programas de educación sexual desde la década de los 70's (chale qué viejo me estoy volviendo). De acuerdo a la OMS, en 2004, 8.4 de cada 1000 niñas entre 15 y 19 años tuvieron un hijo.

8.4 de cada 1000.

Aquí quiero traerme además un fragmento de la página de donde obtuve esa información (el énfasis es mío).
La educación sexual en la escuela no basta para explicar el éxito holandés. Para la Fundación Rutgers, asociación dedicada a la planificación familiar, los factores son múltiples. Los medios de comunicación favorecieron el diálogo: entre 1993 y 1997 la televisión difundió a una hora de gran escucha una emisión sobre la sexualidad animada por una estrella de la música pop. La confidencialidad y la ausencia de juicios de valor del sistema de salud fueron también un elemento decisivo. Y último aspecto importante, “en los Países Bajos, los padres tienen un enfoque más pragmático. Saben que sus hijos van a tener relaciones sexuales y hacen lo necesario para prepararlos y responsabilizarlos. Esa es la clave: la responsabilidad”, explica Mischa Heeger, de la Fundación Rutgers.
Ahora veamos que ocurre en la India (donde hay gente muy bruta que propone sustituir las clases de educación sexual en las escuelas con -¡por las barbas de Randi!- yoga).

De acuerdo a este estudio publicado en 2004 los embarazos de niñas entre 15 y 19 años en la India contribuyen a casi un quinto por ciento de los nacimientos (además de que es el grupo que más se muere por el parto).

Conclusiones:


1.Que los afanes medievales de la UNPF se vayan mucho a la chingada.

2.Aquellos padres que tengan hijos preadolescentes harían bien en pasar un rato con sus chamacos discutiendo el tema. El libro del GDF es buena guía (aquí está otra vez la liga).

pd. Estos padres de familia abogando por mantener en una cárcel mental a sus hijos para que conozcan de sexualidad a los 80 años, me recordaron a los creacionistas que alegan similares "derechos por educar" a sus niños en el mito de la creación en vez de la teoría de la evolución en clases de ciencia en EU.

lunes, octubre 13, 2008

Mi debut -y despedida- como modelo

Aquí mero.

(No va a durar mucho el acceso libre a la liga de arriba por lo que me he traido los pantallazos).



Miren que enigmático carrito de super tan vacío y tan chiquito.



La mismita jeta puse hoy cuando contemplé el saldo de mi cuenta

pd1. Gracias Caro. Fue muy instructivo.

pd2. Sí. Ya sé que así no se usa un microscopio. Aunque sea uno Mi Alegría.

lunes, octubre 06, 2008

Fernando del Paso

Hay dos escritores mexicanos que yo procuro imitar. No en su estilo pero sí en su contundencia -no siempre me sale pero las pocas veces que sí me siento como el que ha logrado una hazaña-.

Uno, ya he comentado, es Jorge Ibargüengoitia. El otro es el señor del título de esta bosta, Fernando del Paso. De su narrativa nomás he leído Noticias del Imperio, Palinuro de México (¡ah! la cofradía del pedo flamígero) y Linda 67. De sus artículos periodísticos, lo lamento, ninguno había leido.

Hasta hoy.

Me encontré un artículo en La Jornada y, al margen de lo que uno opine sobre las recientes medidas oficiales en materia de seguridad -aunque creo que en esto muchos va a estar con Fernando del Paso-, es notable lo derecha que echa la flecha a la hora de escribir. No hay muchos así.

He aquí su artículo para aquellos a los que les da hueva hacer click.


La participación de la ciudadanía en la lucha contra el crimen

Por fin, representantes de los tres principales partidos políticos del país se han unido más allá de sus intereses sectarios para dar un ejemplo cívico.

El pasado viernes 3 de octubre leí, en la columna Jaque Mate que publica Sergio Sarmiento en el diario Reforma, algo que me asombró:

La PGR –representante al fin y al cabo del Poder Ejecutivo, en manos del PAN– arrestó hace unos días a un radiólogo del hospital de Xoco, porque el secuestrador Ángel Cisneros, a cuya custodia estaban asignados tres agentes de la AFI, se fugó mientras el técnico procesaba las placas de las radiografías que acababa de tomarle.

En el mismo artículo, titulado “Contra inocentes”, Sarmiento nos dice que la semana pasada los diputados del PRI presentaron una iniciativa que castigaría a aquellos ciudadanos que les alquilen a criminales casas que se utilicen en delitos como el secuestro y el narcomenudeo. Por otra parte, subraya que el jefe de Gobierno de la ciudad de México, Marcelo Ebrard, del PRD, ha manifestado su acuerdo con esta posición: afirmó que quienes alquilen viviendas a criminales son corresponsables de los delitos que éstos cometan, y agregó –nos dice el periodista– “que se fijen a quién se lo rentan”.

En pocas palabras, como las autoridades mismas son incapaces de impedir una fuga o de identificar a los delincuentes, será ahora tarea de los ciudadanos hacerlo... bajo amenaza.

¿Y cómo puede un ciudadano enterarse de que su inquilino en potencia es un narco o un secuestrador? ¿Por la facha? Muchos criminales no tienen la facha de serlo, y muchos ciudadanos inocentes pueden tenerla. Por ejemplo, hay muchos políticos que la tienen y no lo son. Otros que no la tienen y lo son, y una tercera clase: los políticos que sí tienen la facha de criminales, y que sí lo son.

¿Cómo, entonces?

¿No sería otra posibilidad de identificarlos la de pedir a cada inquilino en potencia que lleve colgado al cuello un letrero que diga “No soy criminal”, o bien “Soy narco”, o “Soy secuestrador”. ¿O no convendría que el gobierno federal exigiera a todos los ciudadanos una credencial que dijera algo así como “el dueño de esta credencial no es un criminal”, y cancelarla cuando comience a serlo o darle otra credencial donde diga, con letras rojas, “el dueño de esta credencial es un delincuente”?

Cómo, señores, díganme.

Ah, pues –nos dirán– siempre es posible exigirle al inquilino en potencia un certificado de la policía en el que se asiente que no tiene antecedentes penales. Pero: 1) Los certificados son falsificables, además de que la gran mayoría de los mexicanos nunca han visto uno solo en su vida: no podría reconocer su autenticidad. 2) Hay miles y miles de delincuentes que no tienen antecedentes penales por la simple razón de que nunca los han pescado. 3) Existen otros miles y miles de inquilinos potenciales que tampoco tienen antecedentes penales porque nunca han comenzado a delinquir, y que bien podrían estrenar sus actividades criminales en la casa que acaban de alquilar. Y 4), y lo más grave de todo: pedir un certificado a todo posible inquilino, sería tanto como humillar a millones de ciudadanos inocentes al tratarlos como presuntos criminales.

¿Y qué tal si la propiedad la renta el inquilino por medio de una tercera persona? ¿Y qué si se renta por medio de una agencia? ¿Se va a consignar a la agencia entera, o sólo al empleado que alquiló la propiedad para ganarse una miserable comisión?

Las intenciones tanto de los diputados del PRI como de Ebrard, ambas coincidentes en esta aberración, se refieren a los propietarios que alquilen un inmueble a criminales, no de inquilinos que renten una propiedad de los criminales. Pero seguramente esto no escapará al lúcido entendimiento de unos y otro: deberá también considerarse como corresponsable de los crímenes de un narco y/o secuestrador, a todo aquel que rente un inmueble que pertenezca a uno de éstos. La situación es clara como el agua: los que así lo hagan están financiando las actividades del crimen organizado y son cómplices en el lavado de dinero. De aquí que todo ciudadano que se respete –y respete no sólo a la ley, sino el abstruso y repelente criterio de los diputados priístas y del gobernante perredista– tendrá desde ahora que exigirle a su arrendatario potencial un certificado de la policía. Será un intercambio de certificados, y todos tan contentos.

Dudo, sin embargo, que la sagacidad de nuestras autoridades vaya, un día, más lejos y determinen la corresponsabilidad y complicidad criminales de los directores de los bancos donde tienen sus depósitos los criminales. Los banqueros pueden dormir tranquilos.

Vamos, pues, a jugar a los policías y los ladrones. Los ciudadanos seremos los policías... pero, ¿y los ladrones quiénes son? Nuestra tarea será la de adivinar, al buen tuntún, su identidad con el riesgo de que, si no adivinamos, nos convertiremos en criminales. Y no hay que olvidarse: de aquí en adelante, todo aquel que deje que a un policía se le escape un asaltante, sin auxiliarlo, será arrestado. Aunque sea para sacarle una lana y ser vejado por un ratito.

Me cuesta un inmenso esfuerzo pensar que la iniciativa de los diputados del PRI pueda tener fortuna. Pero de un Congreso que aprobó en unos cuantos minutos la ley Televisa. De un Congreso que echó en el cajón del olvido los salarios e indemnizaciones que un grupo de braceros, hoy pobres y ancianos, reclama desde hace décadas. De un Congreso que congeló la iniciativa para denunciar las enormes comisiones que cobran los bancos, incluidos en éstos los bancos extranjeros aquí establecidos en cuyos respectivos países de origen las comisiones son mucho más bajas. De un Congreso que desaforó a un gobernante de la ciudad de México –Andrés Manuel López Obrador– por un presunto delito cuya desproporcionalidad con el mismo hecho del desafuero era monstruosa, y que fue incapaz de desaforar o hacerles un juicio político a gobernadores de la calaña de un Ulises Ruiz o de un Mario Marín... De un Congreso así, señores, podemos esperar todo. O, como de costumbre, nada.

En mi opinión, el gran periodista Miguel Ángel Granados Chapa merece, y con creces, la Medalla Belisario Domínguez, al igual que otros ciudadanos distinguidos se la han ganado con su valentía, sus acciones o su obra científica, periodística, artística o literaria. Lo que no merece la memoria de Belisario Domínguez es que con esta presea se adornen aquellos que dicen ser nuestros representantes, pero que sólo se representan a sí mismos y a sus intereses partidarios. Esta medalla debería ser otorgada por una institución alejada de la corrupción y del sectarismo. Si es que tal cosa existe, o pueda existir, en México.


pd. Buscando ensayos y artículos periodísticos de Fernando del Paso me encontré una entrevista. Me he traído lo siguiente:

¿Cómo percibe al mundo de hoy, desde la óptica del artista?

―Soy un pesimista que, creo, está bien informado. Soy pesimista en relación con el mundo, el ser humano, la humanidad; además soy ateo. No entiendo cómo la mayor parte de la humanidad cree en un dios todo misericordia.

¿Pesimista cuando en su quehacer literario y plástico hay humor y ludismo?

―Se puede ser pesimista y tener sentido del humor. Es mi caso. No creo que haya contradicción en que ambos aspectos convivan en una sola persona.

Se ha definido como un científico frustrado, ¿alguna vez se ha arrepentido de dedicarse al arte?

―Tenía y tengo espíritu renacentista. Me interesaban e interesan miles de cosas, como la astrofísica, la medicina, la zoología y la arquitectura. Pero uno debe escoger, aunque también la vida escoge por uno. No me arrepiento de no haber sido científico. De lo que sí, es de no poder vivir tres siglos para hacer todo eso.

miércoles, octubre 01, 2008

Museo de Arte Popular

Hace algunos domingos la lupe y yo entramos al Museo de Arte Popular en Revillagigedo #11 en el Centro -la entrada es por Independencia- atraidos por la multitud de mocosos que vimos que abarrotaban el lugar un día antes.

Ese domingo llegamos temprano para evitar a a) los escolares que anotan desesperadamente en sus cuadernos todos los textos que se encuentran y b) los $40 pesos de la entrada, subimos unas escaleras y entramos a la sala de exposiciones temporales.

Ahí nos recibió una jeta rota.



La nota al pie decía que esa era la cabeza de la victoria alada -aka ángel- que se cayó de la Columna de la Independencia en el terremoto del 1957.

Continuamos con el recorrido y nos dimos cuenta que estábamos en una exposición que se llama Parafernalia e Independencia (vayan corriendo va a estar abierta hasta el 2 de noviembre) en donde se pueden contemplar diversos aspectos del guateque del centenario durante el porfiriato.

La exposición Parafernalia e Independencia está muy chida. No por lo patriota sino por el material que permite al visitante hacerse una idea muy clara de cómo era México hace 100 años.

A continuación lo que más me gustó de la exposición:


Paseo de la Reforma de antaño

Inauguración de Reloj Turco (situado en la esq. de Venustiano Carranza y Bolivar -al lado del reputísimo Bancomer-)

Inauguración de la Columna de la Independencia

Al final de la exposición armaron un pasillo de contrastes. Pusieron fotos de la época que ilustran el abismo de desigualdad que había en varios ámbitos. Y que -¿para qué hacernos pendejos?- sigue habiendo.

Centros comerciales





Textiles




Transporte




Entretenimiento infantil





Además de la mentada Parafernalia e Independencia visitamos las salas de exposiciones permanentes.

En la Casa de las Artesanías en Morelia y en la Casa de los once járdines en Pátzcuaro* quizá uno pueda encontrar una mayor cantidad de piezas de arte popular pero en el Museo de Arte Popular las que tienen son de más rincones del país.


Tabla votiva huichola



Exvoto

Vayan.

pd. Había una grabación de la voz de Porfirio Díaz**. No me acuerdo qué estaba diciendo pero sí me acuerdo que su voz era notablemente simplona y cascada.

*Actualización 1: Me comenta chivoberrinches que la de Pátzcuaro no es la casa de los 11 járdines sino la de los 11 patios. Mi excusa es que el esfuerzo de acordarme cuántos eran me provocó olvidar qué putas eran.

**Actualización 2: Me comentan también que Porfirio Díaz se puede escuchar a un click de distancia.