lunes, enero 26, 2009

La devoción indigesta del Santo Niño de Praga

Esta anécdota no es como otras que cuento. Esta tiene un antecedente que se remonta a décadas y tiene, por tanto, pedigrí.

Cuando terminó la Primera Guerra Mundial alguien, quizá un ancestro de la lupe, vió en Praga una de las numerosas reproducciones de un niño dios muy venerado por aquellas latitudes llamado, adivinaron, el santo niño de Praga. Le gustó tanto que se la trajo a México; al pueblo del que era originario, situado en la sierra de Oaxaca y mentado Silacayoapan. Ahí los ancestros de la lupe, muy devotos, le dedicaron misas y fiestas.

Durante el segundo lustro de los 20's, durante la guerra cristera y con las iglesias cerradas, otros ancestros de la Lupe, que ya habían venido a radicar al D.F. viajaron a Silacayoapan y se trajeron a la ciudad de México la figura del santo niño de Praga.

La autoría de esa acción se la pelean descendientes, ya al borde de la ancianidad, con frases de celo histórico muy pintorescas.

- Hay quien tiene mala memoria pero yo me acuerdo que fue mi papá quien, en compañia de zutano que abrió la puerta de la iglesia y perengano que iba manejando el coche, trajo al santo niño ... etcétera.

- No. Fue mi abuelo acompañado por fulano quien fue a Silacayoapan por el santo niño... etcétera.

Cada vez que escuchaba esto, yo visualizaba la siguiente escena: un señor sacando al amparo de la noche al santo de niño de Praga por la ventana de una iglesia y pasándoselo a su compadre, mientras otro señor espera en el coche con el motor encendido, las luces apagadas y los tompiates en la garganta. En una esquina lejana se ven elementos desarrapados del ejército patrullando con hueva el pueblo.

Como sea. Ancestros de la lupe se trajeron desde Silacayoapan un pedazo de madera esculpido en forma de niño dios a la ciudad de México y éste fue adorado en la clandestinidad mediante un sistema de mayordomía concedida por el concenso de los cófrades que se autodenominan hermanos y que persiste hasta la actualidad.

El segundo domingo después de la epifanía acostumbran celebrar a ese notable pedazo de madera. El mayordomo que resguarda la imagen consigue una casa, prepara una misa y una comilona. La familia se junta, le canta las mañanitas al pedazo de madera, celebra una misa y luego se sienta a comer un mole que prepararon las matronas de la cofradía y que en todos los años que tengo de conocer a la lupe me han platicado que es exquisito.

Ayer, que fue la celebración, decidí ir a comprobar por mí mismo lo del mole.

Después de la misa (que pasé leyendo The God Delusion de Richard Dawkins para no aburrirme) me senté a la mesa y me llevaron un plato con arroz y una pieza de pollo embadurnada de un mole medio pastoso.

- Es riquísimo – me aseguraron la lupe y su parentela.

Tomé una tortilla, la enrollé, la sumergí en el mole y me la zampé. La combinación de sabores dulces y picantes en la lengua y en el paladar, debo confesarlo, fue asombrosa y no se parecía a la de otros moles que he probado.

Dije en voz alta lo que estaba yo sientiendo en el hocico.

- Este mole no es como otros que he probado.

Me malinterpretaron. Los que me oyeron se quedaron pensando que dije que es el mejor mole que he comido y me platicaron de las virtudes de la gastronomía oaxaqueña.

Pero no es cierto. No es el mejor mole que he probado. Pero no me iba yo a poner a discutir durante la comida. He tenido experiencias funestas discutiendo mientras mis interlocutores mastican bocados; una vez provoqué el atragantamiento de una señora que no podía entender cómo es que yo no considerara al pozole que me había servido el más exquisito jamás preparado.

Si bien el de ayer no es el mole más rico que he probado si es el más condimentado. Yo sospecho que lo han de preparar con unas 1024 variedades de chile pues tiene la virtud de que para el vigésimo noveno bocado uno ya percibe todos los sabores como si fueran cartón. La mayoría no nota ese efecto porque se llena antes, pero los que somos de tanque profundo si lo notamos.

Ese mole también tenía otros efectos de naturaleza retardada. Los de estómagos poco robustecidos pasaron toda la tarde de ayer entre eructos que les evocaban con intensidad inesperada el sabor del mole.

A otros el mole nos pintó las heces de color anaranjado.

En conclusión, es la devoción a un pedazo de madera más sabrosa y más indigesta que conozco.

15 comentarios :

Lupe dijo...

El arroz y los frijoles estaban muy ricooosss! Debo confesar que yo voy más por el arroz que por el mole jejeje, que la verdad, aunque me gusta mucho, también me indigesta. Ahhh y del pleito de los parientes, yo ya estaba a la expectativa de que se armaran los golpes ... pero no pasó ... a ver si para la próxima.

Vicente dijo...

Un documenta que encontre googleando sobre el libro God Delusion. Espero que sea el mismo.


http://video.google.es/videoplay?docid=739104736941335888

Saludos

Brg dijo...

Hola!

Cual ha sido entonces el mejor mole que has probado?

BRG (desde España)

PD: Por cierto, una cosa que lamento de mi último viaje al DF es no haberte cotactado para al menos invitarte unas chleas, ya que tu blog es de los que más me gusta leer.

Anónimo dijo...

ENRIQUE GANEM & ANVGELES ARANDA, 102.5 FM DE L-V 10AM "ATOMOS"

DEINICOCO.

Antonio dijo...

Sufro de lo mismo. El mole me gusta y me provoca malestar.

Ayer vi en tu facebook lo de la misa leyendo TheGodDelusion y se me hizo raro, que estuvieras en misa y que te dejaran leer.

Por cierto, tengo una versión de ese libro en audio en español, muy disfrutable, que escuché como un mes después de haberlo leído.

Un Abrazo.

AndreaLP dijo...

Me acordé de las historias de cierto santo/niño/virgen/cristo que me han contado en cuanto pueblo he visitado a raíz de su celebración y en los que el cristo/niño/santo/virgen de su devoción "no se quiso ir", "se escapa en las noches y regresa sucio" o "es milagrosísimo". Como que ésa película ya la ví.

De todos modos, las fiestas ésas siguen siendo un excelente pretexto para degustar comida deliciosa y que casi siempre deriva en indigestión, al menos para mí.

Saludos, Héctor.

sirako dijo...

el niño de chiquimitío el de aquí arribita.

quiero mole!!!

Anónimo dijo...

Hola ya no soy Softteka a ver si asi te acuerdas de uno perdi tu correo por eso te escribo en el blog , Rafael
Saludos

Ribozyme dijo...

Pero ¡¿Cómo, ni una foto del idolito?! Ya no digamos del molito...

Pues a mí sí se me antojó el mentado mole. Suena interesante la experiencia. ¿Batallas para comer picante? Yo compadezco a los extranjeros, que no toleran el picante más que muy diluído, y por eso no pueden disfrutar de las delicias de la comida mexicana de todos los días, la hogareña y la de los puestos callejeros. Seguramente de igual manera yo me perdí de algo semejante cuando en Rotterdam hicimos el intento de probar un platillo indio (curioso hecho, tener que ir hasta los Países Bajos para enfrentar semejante exotiquez de la India), llamado Tindaloo, supuestamente sólo para conocedores, comedores avanzados de picante. Fue como comer fuego líquido. Con sólo un bocado cada quien, tuvimos que ordenar una jarra de agua con hielos para moderar nuestra agonía. Por lo que he podido indagar, es parecido a un platillo mucho más moderado llamado Svindaloo, que lleva, entre otras cosas, cúrcuma, curry y creo que clavo, y el ingrediente secreto, chile habanero. El Tindaloo viene siendo la versión turbocargada.

Dicen que en las fiestas de otro idolito, el "Niñopa", en Xochimilco, también se come bien y de a grapa.

Me acordé de mis tiempos de estudihambre en Saltillo, en que uno le caía a los festejos del día de la Candelaria (las "levantadas del Niño Dios") en casas de los vecinos, por los tamalitos y el alcohol gratis. Una vez se ofendieron muchísimo porque me oyeron decir que no me gustaba "besarle las patas a un mono de yeso". El chiste era arreglárselas para caerle a la comida sin participar en los rituales mágicos. El que sí era inevitable era el rosario con todo y letanías: "Arca de la Alianza... Ruega por nosotros... Torre de Marfil... Ruega por nosotros... Rosa Mística... Ruega por nosotros..."

Roland dijo...

Y ni hablar de las veces (tres) que tuve que ir de peregrinación al Cerro del Cubilete sólo para poder ir a hacer bullicio a Guanajuato con mis compañeros de la prepa.

Por cierto, los ancestros de Lupe bien podrían haber ido a una iglesia en el barrio de Sédlec, en Kutná Hora (afuerita de Praga)... podrían haber conseguido una imagen mucho más cool que un niño dios de yeso (gogleen 'sedlec ossuary' y verán a qué me refiero).

Saludos.

Lupe dijo...

Para Ribozyme: Si saqué fotos aquí la liga de la foto del plato http://www.flickr.com/photos/la_lupe/3231883127/
y de Zape incandole el diente http://www.flickr.com/photos/la_lupe/3231893897/

ldecaso dijo...

Para esa indigestión la famarcología moderna tiene solución, una pastilla de domperidona o cisaprida 10 minutos antes de comer para que se mueva la comida por las tripas y evite el reflujo y los eructos, un ****prazol, para no tener acidez y una pastilla de extracto de bilis de buey con dimeticona para la digestión y posibles acuumulaciones de gas metano.
Por cierto que yo trabajo hasta Tulyehualco, Xochimilco, y ahi las fiestas para festejar a cualquier santo o al niñopa son magníficos pretextos para que lo inviten a uno a comer mole y a ponerse bién pedo, también para tapar las pocas vialidades de esta incomunicada delegación. Ahí tapan las calles principales porque al niñopa se le antoja ir a pasear por sus dominios(eso dicen los mayordomos, que han aprendido a interpretar los deseos de un pedazo de madera con migajón). Y es que todo forastero debe saber que el niñopa no es de Xochimilco, es Xochimilco el que es del niñopa

Anónimo dijo...

Silacayoapan!!


Diantres! hiciste que me acordara del año que pase viviendo por esos misteriosos e inhospitos lugares. cuando tenia 11 años. El lugar se llama Santiago del Rio.


Por cierto el parroco de una iglesia de Silacayoapan (hay mas de una?) es mi padrino de bautizo. Asi que si mantuviera contacto con el, podria pedir recompensa por el Santo.


Ah si, la comida. no me quedo calro si te gusto o no.

Te sigo leyendo

Joaquin

Lord Maese Darth Chelerious dijo...

chale. se me hizo agua la boca. quiero mole.

Jouleman dijo...

1024 chiles = 1 MegaChile