sábado, enero 17, 2009

Para esto es para lo que sirven las Moleskine

Estaba Memo caminando en el desierto (no es figura retórica, estoy siendo literal). Le dieron ganas de cagar. Se sentó a cagar. Cagó. Al terminar, como buen científico que es, repasó las opciones que tenía para limpiarse el culo:

a) los dedos de su mano izquierda
b) los dedos de su mano derecha
d) la arena abrasiva del desierto
e) un calcetín
f) las hojas que no ha usado de su Moleskin

Después de sopesar sus alternativas se decantó por la última opción.

Estoy considerando enviarle a los fabricantes de la Moleskine una recomendación para que agreguen en el panfleto que incluyen con cada producto esta bonita anécdota. Supera el contenido con el que pudieron haber rellenado sus respectivas Moleskine Picasso y Chatwin.

11 comentarios :

Katyba dijo...

Y como le hizo? si las hojas esas son bien duras y como de un tamaño no muy conveniente…

Caníbal dijo...

Yo quiero una moleskine pero el fondo de cultura económica no vende de las que son para hcaer dibujitos, snif...

Caníbal dijo...

hey! ya fui a ver de nuevo y YA TIENEN!!! jujujuju!!!

controlzape dijo...

Y como le hizo? si las hojas esas son bien duras

Supongo que las ablandó escribiendo sus memorias en ellas primero.

Testigo en Video dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Altamar dijo...

Controlzape,
supones bien, como en la primaria cuando se terminaba el papel, cada hoja tiene que pasar por un riguroso proceso de retexturizaci'on y prueba de porosidad.

Y del tama~no, pues era eso o nada!

sirako dijo...

jaajjajajooo

cuando las conocí, el wen que me la presumía me enseño el papelito ese donde dice que la usaron weyes más grandes que yo, y la vi por dentro y dije, verga no se puede dibujar aquí. no sabía que existen las que son especiales para eso...

en fin yo hubiese hecho lo mismo. aunque lo mejor sería comer croquetas para no limpiarse al cagar. como mis gatos.

Dario dijo...

Vientos, hijo, ya supe por qué tengo que cargar una pinche libretita de esas.

No serás europeo, ni pintor, ni intelectual. Pero es un cabrón muy divertido y didáctico.

Un abrazo.

Lupe dijo...

Otro lugar en donde las venden es en la librería del Centro Nacional de las Artes. Y ahí si ví de varios tipos :)

Pereque dijo...

Me gustó la historia. Tiene cierto aire como de fábula taoísta o zen.

Aparte de la magia simpática (las usó Picasso, luego las Ms. tienen impregnada la genialidad de Picasso, que se me pasará si uso una M.), ¿alguien me explica por qué esas porquerías de 150 pesos son superiores a mi libreta Scribe de 15, o a los blocs de notas que consigo gratis en exhibiciones y ferias del libro?

¡Saludos!

AndreaLP dijo...

Pues apenas me voy enterando que se llaman así las fregadas libretitas. Y sin haber muchas opciones para limpiarse el cu-cu, pues son la onda, jaja. Es una limpiada de rabo intelectualoide!