viernes, enero 09, 2009

Recorrido por Sta María la Ribera

Una de las colonias de esta ciudad de locos cuyas calles se disfrutan mejor si se recorren a pie es Santa María La Ribera que ahora tengo a un tiro de piedra.

El recorrido que a mi me gusta hacer es el siguiente.

Sale uno a la superficie en el metro San Cosme en la acera norte (la salida es la que corresponde al andén dirección 4 Caminos) y se empieza a caminar rumbo al centro de la ciudad por la calzada México Tacuba. Lo primero con lo que se va a topar uno es con unos socavones que han hecho en la acera frente a la casa de los Mascarones que aunque esté más deteriorada que mis tompiates agujerados siempre vale la pena contemplar (el edificio de Mascarones, no mis tompiates).

Ese es el primer indicio de lo que va uno a ver en la colonia Santa María La Ribera. Puro deterioro. Pero no un deterioro cualquiera. No señor. Un deterioro de alcurnia; una decadencia exquisita que ya quisieran tener habitantes de otras colonias de la ciudad de México.

Atraviesa uno un parque y una farmacia San Pablo y al llegar a la esquina de Dr Atl hay que mirar a la derecha, cruzando la calzada México Tacuba. Se puede ver el templo de San Damian y San Cosme. Una pareja de cómicos, digo santos que son muy venerados. A un lado del templo se puede apreciar la mole de uno de los cinedinosaurios que todavía están de pie en la ciudad y más o menos intactos aunque ya no de servicio, el cine Opera.

- Ahí vi Tron y el Libro de la Selva. Ya estoy viejo – es lo que invariablemente pienso al contemplar el cine Opera.

Hay que continuar por la calzada México Tacuba y al llegar a la esquina de dr Enrique González Martinez hay que doblar a la izquierda. Rumbo al norte.

Sobre González Martinez después de dar algunos pasos está esto:


El Museo Universitario del Chopo es genial. No por lo que ahora guarda (las exposiciones que he ido a ver ahí son horribles como la gasolinera que está en contraesquina) sino porque de niño creía que ahí vivía Drácula.

A veces está abierto al público y otras veces está en remodelación como buena parte de la colonia Santa María La Ribera.

Más adelante, en la calle dr Enrique González Martínez hay algunas casas notables que ejemplifican la decadencia exquisita de la que platicaba antes. Hay unas en donde se ofrecen cuartos amueblados en renta.



- Si la lupe se enoja conmigo y me corre del jonuco voy a volverme inquilino de aquí. Saldría todos los días haciendo mi pantomima de jorobado perturbado por las campanas – decido cada vez que paso por ahí.

Caminando hacia el norte, después de cruzar Amado Nervo, en la acera del lado izquierdo hay un corredor cuyo fondo remata en una cúpula y por el que se puede llegar a la calle de dr Atl.


Hay que caminar por el corredor. Si alguno de los dueños de las casas de ese corredor está afuera barriendo a manguerazos no hay que desanimarse. Las miradas de desconfianza que uno recibe como forastero son parte del folklore. Hay que examinar las fachadas severas de las casas para apreciar una arquitectura que no se puede encontrar en otro rumbo de la ciudad.

Me gusta imaginarme que los que las edificaron dijeron cuando llegaron a la colonia:

- Y aquí vamos a poner unas casas que den miedo. La gente que pase por aquí dirá brrr pero pensará que son fascinantes.

Al llegar a dr Atl hay que dar vuelta a la derecha y continuar caminando hacia el norte. Al cabo de otras dos cuadras se llega al Eje 1 Norte. Aquí conviene caminar una cuadra hacia la izquierda hasta la calle que le da el nombre a la colonia. Cruzando el eje, a una cuadra, está el kiosco Morisco, uno de los kioscos más notables de la ciudad y que actualmente nomás se puede mirar de lejos pues el parque en el que está se encuentra, adivinaron, en remodelación.


Aquí uno tiene dos opciones: cruzando el parque y la calle Carpio al lado norte está una plaza comercial. Fea y diminuta. Debe tener apenas una treintena de changarros. Uno de ellos es del Brujo Mayor. Si alguno de ustedes, avezados lectores, encuentra su changarro abierto (casi siempre está cerrado) no sea maleducado y entre a saludar:

- Señor Brujo Mayor váyanse usted y sus cartas de tarot a chingar a su madre.


La otra opción de sano esparcimiento se encuentra del lado poniente del parque. El Museo de Geología de la UNAM (algunas de cuyas salas también están en remodelación) no nada más es espeluznante sino que guarda una buena colección de piedras para contemplar.


Por quince pesos uno puede entrar a verlas. Las que más me gustan a mí son las que presentan colores que sólo había visto jugando con el RGB de pixeles. Otra virtud que tiene la colección de piedras es que están etiquetadas con nombres que bien pueden servir para ponerle a sus hijos si no están inspirados a la hora de bautizarlos.

- Plumbojarosita.

Ahora bien, quizá haya algun turulato que diga:

- Qué hueva ir a ver piedras.

Bueno... estamos encima de una. Y no es raro que caigan hasta del cielo. Vale la pena estudiarlas.

No nada más hay piedras. También hay fósiles. El más grande está en la sala principal. Donde la gente "decente" pondría normalmente un florero aquí uno puede ver un mamut.


Vayan pues y si les queda lejos la colonia Santa María La Ribera caminen por las calles de sus respectivas colonias. Considero que es un buen ejercicio conocer a pie las calles de la ciudad donde vive uno. No solo van a despertar su culo adormilado por pasar tantas horas haciendo como que trabajan, sino que se van a dar cuenta que sirve para desarrollar la habilidad de conocer su entorno; algo muy útil para el escepticismo y el pensamiento crítico.

pd. Otro edificio que parece salido de película de terror es el que alberga los Servicios de Atención Psiquiátrica de la delegación Cuauhtemoc (tiene también su propia leyenda). Ahí hasta dan ganas de internarse. Cuando ya esté yo rematadamente loco quiero que ahí me lleven.

15 comentarios :

TORK dijo...

Y ya que andabas por allá te hubieras chingado unas gorditas nice (ok, empanadas rusas) en el Kolobok.

Lupe dijo...

A mí me encanta caminar!! y hay que tomar en cuenta la sugerencia de Tork de comer esas empanaditas ;)

Deino dijo...

Ah... el museo de geologia. Hace tiempo que no lo visito. Antes iba religiosamente cada semestre, y... en fin: Ya toca.

Mariana(: dijo...

¡Yo vivo ahí! Digo, en la colonia, no el museo, ni con el brujo mayor, ni en la gasolinera. Lo más bonito ahorita es como estan arreglando el circuito aaayyy tan prudente el gobierno.

(Just) Danito dijo...

Vaya, post de viaje a pie. Chido chido, tururú!

Mi colonia no es tan nice (cof! nada nice) pero tiene su encanto; como su iglesia viejisima con su retablo y la estacion del metro con sus vitrales artsy ¬¬ y las quecas de la señora rosa y... y ya.
ja!

Antes estaba rodeada de canales (la viga por ejemplo) y era algo asi como donde venian de picnic los popis de la ciudad.

Hoy ya no, hicieron un desmadre con el metrobus y estan remodeloando los barrios pa que se vean mas bonitos que coyoacan, pf!, pero es bonito saber como era antes.

ei

Ribozyme dijo...

Ah, el museo de geología! Que casa tan bonita! Siempre he sonado con vivir en un lugar así ( y no, no chupo sangre, duermo en un ataúd ni toco campanas).

El quiosco morisco es muy padre y muy fotogenico. Sale mucho en comerciales de TV. Cuando vivía en el DF, a la salida de la chinga que era ir al tianguis del Chopo cerca de mediodía (nunca he sido bueno pa levantarme temprano, y menos en fin de semana), me gustaba ir a descansar los pies y refrescarme en esa alameda, de preferencia cerca del kiosko.

Nunca me animé a recorrer mucho de esa zona a pie porque me decian que era peligrosa y que le apodaban "Santa Maria la Ratera".

TORK dijo...

hay que tomar en cuenta la sugerencia de Tork de comer esas empanaditas

Están justo en la esquina sur-oriente.

Nation84 dijo...

A esa colonia voy solo por alguna de estas tres razones:

- Cuando tengo ganas de que me asalten.
- A comer pozole en "La casa de Toño".
- A visitar a un amigo japones que se compro ahi una casa abandonada sin ventanas y vive al mas puro estilo de "El Modelo de Pickman".

Si andan por ahí también échenle un ojo a los edificios abandonados de la San Rafael, algunos son de arquitectura arabe al-Andalus.

Y si deveras quieren emoción caminen por ahi pero de noche!.

Plaqueta dijo...

¡Uf1 Yo viví en esa colonia más de doce años, qué colonionononón. ¿No estaba en remodelación el manicomio? Juro que lo ha estado durante los últimso cinco años, la última vez que pasé (hace unos cuatro meses) estaba lleno de andamios y la fachada cubierta con plástico como si fuera torta-para-llevar.

También se recomienda el Salón París para echar el trago y comer "gratis" la botana, la tradicional dulcería cuyo nombre no recuerdo, una privada de Díaz Mirón mássss bonita que la que mencionas, y claro, mi escuela primaria de tabicón peludo.

Ya me dieron ganas dirrrrr.

AndreaLP dijo...

Creo que ésa colonia conserva cierto aire mágico que el DF ha perdido gracias a la consabida 'modernidá' y siempre es rico descubrir sus encantos a pie. Ahora que ande de mochilera en el DF me doy una vuelta para ver las más recientes obras de remodelación, je.

Buen inicio de semana.

Pereque dijo...

¿Alguna otra recomendación para foráneos que quieran ir al museo de Geología y a las empanadas rusas y a tomarle foto a todo lo que no tenga andamio, pero tienen mucho miedo de ser desvalijados?

Saludos.

Semidios dijo...

Aca en mi tierra destesto caminar, no sólo porque no hay nada que ver, es que es, además, muy pinche feo. Cuando viví en el DF caminar era un placer, caminé mucho y era muy divertido.

Pereque dijo...

Por cierto: ¿soy yo o la cobertura de las predicciones del Gordo Mayor para este año se desplomó?

controlzape dijo...

¿Alguna otra recomendación para foráneos que quieran ir al museo de Geología y a las empanadas rusas y a tomarle foto a todo lo que no tenga andamio, pero tienen mucho miedo de ser desvalijados?

Consíguete un Todo Boogie (el de Boogie el Aceitoso de Fontanarrosa). Lo lees de cabo a rabo. Cuando lo termines vas a tener la misma jeta de perdonavidas que tiene el protagonista y nadie se va a atrever a acercarse a tí por temor a que los fulmines con la mirada.

Podría no funcionar. Si al terminar la lectura uno se ve al espejo con la misma cara de yonoromponiunplato de siempre hay que cargar el libro durante el recorrido. Así no se van a atrever a acercarse a tí, pero por temor a que los descalabres con el libro.

También ayuda ir de día durante la mañana.

ldecaso dijo...

Realmente la Santa Maria era una colonia hermosa. Mi papá que vivio de adolescente ahi en los años 50 me dice eso y puede que sea verdad, luego agrega que ahora esta horrible porque le dieron en la madre con el eje de Alzate ( una calle que era realmente muy bonita) y el circuito interior, la partieron, la dejaron deteriorarse hicieron casas que no armonizaban con las viejas casonas, llegaron las invasiones y los rateros. Ahora que esta el cacareado rescate de los espacios urbanos, seria bueno que rescataran esta colonia de alto valor artistico y arquitectónico.