sábado, febrero 21, 2009

Mi asombrosamente anumérica hermana

El jueves, mi hermana y yo, caminamos juntos por Santa María La Ribera. A mi hermana no le gusta caminar por las banquetas. A mí no me gusta caminar por el arroyo vehícular. Comenzamos a conversar sobre nuestras preferencias peatonales.

– No se te quita lo xiutepeca. Es la única razón que ahora se me ocurre para explicar tu gusto por caminar a media calle – hipoteticé.

– Tú eres más xiutepeca que yo – reviró mi hermana.

– Eso es una mentira del tamaño de una casa. Tú viviste más tiempo en Xiutepec que yo – dije.

– No – djo.

– Sí – dije.

– Tú estás más viejo – dijo.

– Eso es cierto pero no tiene nada que ver con lo que estamos discutiendo – dije.

Nos callamos un rato. Reflexioné sobre "la caducidad de la vida".

– Tú viviste más tiempo en Xiutepec – continuó mi hermana.

– Nah. Llegamos a vivir ahí el mismo año arrastrados por mis padres que huyeron de este agujero infernal en 1984. Yo emigré de ahí antes que tú – dije.

– Pero tú estás más viejo – insistió.

– Tengo más años que tú, pero si llegamos a vivir a Xiutepec el mismo año y me fuí antes que tú entonces estuve menos tiempo ahí. A ver. ¿Qué año llegaste a vivir a Xiutepec? - dije.

– 1984 - dijo

– ¿Qué año llegué a vivir yo a Xiutepec? - dije.

– 1984 – dijo.

– Es el mismo año ¿no? - dije.

Hubo una pausa en la que mi hermana ponderó la idea profunda de equivalencia.

– Sí – dijo.

– Bien. Ahora ¿qué año te fuiste? - dije.

– No sé – dijo.

Miré al cielo para ver si veía llegar un meteorito que pusiera fin a tanta tontería. Por no poner atención a donde ponía mis pies casi me mato al resbalar con una cacota. De esas tan frescas que todavía echaba vapor.

Después de medio limpiarme el tenis mediante el recurso de arrastrar la pata durante tres cuadras continuamos discutiendo.

– ¿Dejaste de vivir en Xiutepec en 1996, que fue el año en que yo me fuí? - dije.

– No. Después -dijo.

– Muy bien. Si te fuiste un año después que yo, viviste en Xiutepec 13 años y yo 12. Si te fuiste 2 años después que yo ,viviste en Xiutepec 14 años y yo 12 y así sucesivamente. En cualquier caso pasaste más tiempo en Xiutepec que yo – dije.

Pausa.

– Lo tengo que pensar – dijo.

Miré la panza de mi hermana en la que se está gestando el próximo miembro de la familia Coronado.

"Espero que esa criatura goce de mayores capacidades de abstracción que su anúmerica madre" reflexioné.

pd1. Xiutepec se escribe la mayor parte de las veces Jiutepec pero a mí me gusta verlo más con X. De esa manera se le añade al nombre del municipio una característica típica de la región.

pd2. No se me escapa la ironía de que si hubiéramos caminado por la calle como decía mi hermana yo no me hubiera embarrado de caca. Aunque corría peligro de que algún energúmeno al volante me hubiera hecho a mí caca.

10 comentarios :

Don Rul dijo...

El hecho de que se hayan ido a la multimencionada población en 1984 le da a toda la historia un toque Orsonwellsiano. Lo que habría que averiguar ahora es cómo fue que Xiutepec (yo también la prefiero con X) inoculó en ustedes esa tendencia metasurrealista de la que ya jamás se librarán.

aguaclara dijo...

Gracias a mi hermana, me encantó este tu post. De principio a fin. Gracias mil por el espacio. Saludos.
-MAAG

Antonio dijo...

Sí, yo tampoco entendí qué tiene que ver la experiencia de vivir en Xiutepec con la obsesión de caminar por el arroyo. Supongo que si conociera Xiutepec lo entendería.

Ese "Déjame pensarlo" estuvo bueno. Era como para sacar la recta numérica de primero de primaria y empezar a explicarlo con saltos de la ranita. No sé si todavía usen ese método para explicarles a los niños. Creo que ya no. Ya estoy haciéndome viejo.

Un Abrazo.

NTQVCA dijo...

Definitivamente es mejor pisar caca, que convertirse en caca.

brenda dijo...

LO QUE NO ME EXPLICASTE COMO FUE QUE UN VIEJITO Y SU HIJA LLEGARON DESPUES QUE NOSOTROS AL BANCO Y ASOMBROSAMENTE LLEGARON ANTES A LA PAPE. EXPLICAMELO CON ABACO.

Pereque dijo...

Quiero suponer que el reclamo de "xiutepeca" (sí se lee más bonito con X) por caminar por la calle y no por la banqueta es porque Xiutepec puede considerarse un pueblo bicicletero. ¿Cierto?

Puedo estar equivocado, pero recuerdo muchas más cacas en la banqueta que en la calle. ¿Indica eso que los perros tienen más sentido común que la gente? (Después de todo, más de una vez me he topado con perros en puentes peatonales, mientras que el animal supuestamente racional cruza por debajo.)

¡Saludos!

Martín Ponce de León Gómez dijo...

Estimado Controlzape:

No me parece que sea anumerismo la razón por la cuál tu hermana haya pensado que viviste más tiempo en Xiutepec que ella. Me parece que se trata de la tendencia que tenemos los humanos a pensar que las personas mayores saben más y han tenido más vivencias de todo tipo que nosotros, lo cuál no necesariamente es cierto: con frecuencia hay jovencitos más expertos que nosotros en más de un aspecto vital.

Saludos cordiales,


Martín

TheJab dijo...

¿Alguien le dijo a su hermana que la estatura se mide de la cabeza al cielo?

controlzape dijo...

Lo de no usar las banquetas no se debe a lo bicicletero de Xiutepec sino a la lozanía de sus árboles.

Me explico.

No es raro que la gente se tenga que bajar de la banqueta porque los árboles hayan crecido tanto que sus raices levantan las banquetas incrementando el riesgo de torcerse una pata y de ser aplastado por una barda cuyos cimientos hayan socavado las raíces.

Además algunos árboles son tan frondosos que incluso los chaparros van caminando con la cabeza en el follaje.

Por eso la gente se baja de las banquetas para torear los carros.

Semidios dijo...

Buscaré imagenes de las calles de Xiutepec.

Para poder ilustrarme adecuadamente la caminata, la conversación acalorada y el pistón en la caca.
Saludos!!!