miércoles, abril 22, 2009

El lector de hojas de té TAZO está más menso que igod

¿Se acuerdan de igod? ¿El bot que daba la impresión de que uno estaba comunicándose con un retrasado mental y por lo tanto también daba el pego de que a uno le estaba contestando diosito?

Me encontré a un constructo de sotgüer aún más mensote.

Va un larguísimo preámbulo. No es para aburrirlos ni para rellenar esta bosta. Es para que se den cuenta que la magufería que encuentro no es porque la ande yo buscando. Está por todos lados. En serio.

Vean.

Todo empezó cuando me trepé a un taxi que me transportó unas pocas zonas postales de donde lo abordé y nomás tenía yo un billete de 200 pesos para pagar.

- No tengo cambio – me dijo el taxista como si acabara yo de proponerle que me donara un rinón.

- Por las barbas de Darwin, ni que estuviera yo pagando con un billete de mil pesos. Bueno, espérame aquí: voy a ese Starbucks de enfrente (puaj!) a conseguir cambio.

Entré al Starbucks (puaj!). Una veinteañera de apariencia vigoréxica a la que nunca había visto yo en mi vida me miró con mucho gusto, como si esa mañana se hubiera levantado de mi cama.

- ¡Hoooola! ¿Cóoomo estás? ¿En qué te puedo servir? -dijo la vigoréxica.

- Hola. ¿Tienes cambio? - dije yo alzando como bandera mi billete de 200 pesos.

La vigoréxica puso cara compungida.

- Híjole ¿qué crees? No tengo cambio – dijo.

Se me hacía tarde para un cita y suprimí el impulso de convertirme en el protagonista de una nota de El Universal que dijera: "Energúmeno le pone de sombrero la caja registradora a una empleada de Starbucks". En lugar de eso tomé lo primero que encontré en el mostrador. Era un tecito embotellado.

- Cóbrate – dije entregando todo el dinero del que disponía en el mundo mundial.

En seguida la vigoréxica obtuvo de la caja el cambio que segundos antes dijo que no tenía y me fuí a pagarle al taxista los 30 pesos que le debía.

Me encaminé a mi cita, me dió sed, abrí la botella, me tomé su contenido y me dí cuenta que en el interior de la tapa había un letrero.

Mutatis mutandis: "Visita www.tazo.com para una lectura gratis de hojas de té".

Más tarde, en casa, prendí la computadora, entré al mentado www.tazo.com y me encontré un botón bautizado "CONSULT THE TEA LEAVES".

Di click y contemplé a un viejito virolo y balbuceante. Su discurso me recordó las maneras de un profesor chafa de cálculo que tuve en el primer semestre de la carrera que se apellida como el actual secretario de gobernación.


La interacción con el lector de hojas de té se limitó a llenar tres campos en vez de sostener un aparente diálogo -como igod-. Los resultados fueron desalentadores. Sólo cuatro frases para mi futuro. Después se empezó a repetir. Ello puede significar dos cosas: o que tengo un futuro limitadísimo o que al programador de esta animación le falta imaginación.

"Te vas a casar" fue la última predicción.

A lo mejor esto de la lectura de hojas de té mediante flash sólo da para predecir un futuro retroactivo. Así como todos los alegatos que hace Giovanita diciendo que ella predijo el sismo de 1985 después del terremoto.

pd1. De todas las maguferías adivinatorias la de la lectura de hojas de té se me hace de las más aburridas. Yo prefiero a los que auscultan las entrañas de las aves. Esos tienen la ventaja de que aprenden anatomía aviar. Si fracasan en su carrera de adivinadores pueden dedicarse a vender pollos.

pd2. Al menos los de Tazo aclaran que el futuro real puede ser distinto al predicho. Eso es más de lo que se puede decir de charlatanes como el Brujo Mayor.

pd3. Bueno Tazo. Ya quedamos a mano. Tú me echas una animación chafa y yo te echo pitorreo chafa.

7 comentarios :

Kyuuketsuki dijo...

Definitivamente está mas divertido charlar con el dios bot.

Ahora que mencionas al charlatán ese, ¿en que terminó esa cuasi legendaria conversación entre el brujo mayor y tu? Yo esperaba que se suicidara de desesperación pero lamentablemente parece que no.

controlzape dijo...

El Brujo Mayor sigue rozagante haciendo de adivinador por televisión en un canal que llama EFEKTO TV (125 cablevisión). Su programa se llama Augurios y se emite a las 8 de la mañana.

Al respecto lo que tengo que decir ahora es que
si Alvaro Cueva
tiene razón quizá el Brujo Mayor no dure mucho.

Lupe dijo...

Que pérdida de tiempo! Todos los adivinos, digitales o personales son mierda!

«danito» dijo...

¿'ora resulta que las hojas de te se pueden leer? ¡carajo!

(ése álvaro cueva es la neta, lo veo cada que puedo)

Ribozyme dijo...

¿Tazo? A ver si no los demandan los de Sobritas por violación de marca registrada... Hablando de eso ¿Saben cuál es la única caricatura de la cual nunca se van a hacer tazos? Winnie Pooh... Saquen sus propias conclusiones...

Starbuck's, aparte de por los precios, tiene un problema de incompatibilidad conmigo: me gusta el café espresso, así que a diferencia de la mayoría de la clientela, que compra unas megatazas de cuasi-postres, yo no me puedo hacer pendejo con mi tacita de café para usar la Internet de allí ni para revisar el agregador de RSS...

¿El término "vigoréxica" es real o es un neologismo tuyo? A estas horas ya me da flojera hasta googlearlo sin estar seguro de encontrar algo.

Kyuuketsuki dijo...

No tiene mucho que ver pero ¡se acerca el esperado apocalipsis zombie! ¡la epidemia de "influencia" (López-Dóriga dixit) nos ha alcanzado y exterminará! ¡Sálvese quien pueda!

By the way, vigorexia si existe, creo.

controlzape dijo...

Ahora sí. Todos aquellos que decían que perdía mi tiempo jugando Resident Evil y Silent Hill van a pagar sus burlas caro. Cuando me pregunten qué hacer me sentaré a contemplar como los mordisquean los zombies y reiré.

pd. Vigorexia no lo acuñé yo. Mucha gente lo usa para pitorrearse de los que tienen una percepción deformada de su cuerpo al grado no de guacarear hasta las tripas como ocurre con la anorexia, sino de pasar muchas horas esculpiéndolo pasando trabajos y sudando.