viernes, junio 05, 2009

Una escena, dos interpretaciones

El miércoles estaba yo sentado en una banca de un centro comercial meditando sobre la condición humana cuando ví a dos hombres protagonizar una escena que se prestaba a distintas interpretaciones.

Escena: un anciano acaricia la cabeza de un hombre treintañero de aspecto muy compungido. Mientras, le susurra algo al oido.

Primera interpretación: Son dos amantes. El joven acaba de perder su chamba. El viejo lo consuela diciendo que pueden vivir de su pensión de 1500 pesos a la quincena mientras el otro encuentra chamba. Al reflexionar sobre esta posibilidad considero tierno el gesto.

Segunda interpretación: El viejo se dedica a hacer limpias y está atendiendo a un cliente frecuente mientras le recita alguna mantra inútil al oido. Al reflexionar sobre esta posiblidad me indignan la magufería del viejo y la credulidad del joven.

Todo se aclaró tres minutos después. El joven sacó la cartera y le pagó al viejo quien se embolsó el dinero y comenzó a sobarle la cabeza y a susurrar al oido de otro que estaba esperando turno.

Me fuí antes de que el viejo creyera que estaba yo haciendo fila.

8 comentarios :

Kix dijo...

Yo hubiera pensado que eran padre e hijo...

Lupe dijo...

Como somos prejuiciosos los seres humanos :D

Pereque dijo...

Disculpe usté la pedantería y sobre todo el riesgo de infección por trolls pero se conjuga "consuela".

Saludos.

controlzape dijo...

Ah pos sí. Que guey soy. Al rato corrijo que esté yo en un sitio al que si pueda acceder a editar.

Morinakemi dijo...

Rrrrrrrrrr... que cosa

Nation84 dijo...

Y que mas paso comadre?

Lille Skvat dijo...

Todas las escenas pueden aparentemente tener dos interpretaciones. Hace poco escribí yo sobre algo parecido que me pasó a mí: http://lilleskvat.blogspot.com/2009/05/la-misma-historia-te-la-recuerdan.html

Saludos,

Lille Skvat

Kyuuketsuki dijo...

Yo solo lo pude interpretar como que eran puñales