martes, diciembre 22, 2009

El señor tastoán

Primero, unos diálogos de su servilleta con Testigos de Jehová.

Diálogo 1

- Buenos días - dice sonriente un Testigo de Jehová - ¿lee ud la biblia?

- No. Ahora me encuentro leyendo un libro titulado "Irreligión, o porque los argumentos a favor de la existencia de dios no suman" y me acaba ud de interrumpir - digo y cierro la puerta.

Diálogo 2

- Buenos días ... - dice una guapa, olvidándose de su guión porque he abierto la puerta en pelotas.

- Muy buenos. Pasen uds por favor - digo yo. - ¿A dónde van? ¿No iban a platicarme de diosito?

Diálogo 3

- Buenos días - dice uno. - Permítame platicarle de jehova y del plan que tiene para la humanidad.

- Muy bien - accedo. - Pero antes permítame platicarle a ud de Yog-Sothoth y del plan que tiene para zamparse en el desayuno a ese jehova.

Diálogo 4

- Buenos días - saluda uno - ¿Sabía ud que en la biblia...?

- Las campanas - interrumpo yo poniendo cara de sorpresa. - Las chingadas campanas ¿las oye ud?

- ¿...?

- ¡Las campanas, señor! - vocifero llevándome las manos a las orejas y haciendo como Cuasimodo exaltado - ¡Laaaas caaaampaaaanaaaas!

Ahora bien, en una visita reciente que hice a Tlaquepaque me encontré esta maravilla artesanal para agregar al arsenal para ahuyentar Testigos de Jehová. Contemplen, avezados lectores, al señor tastoán.


De acuerdo a una mampara del Museo de la Ciudad de Guadalajara y a lo que me contó la sra que me lo vendió. en las poblaciones vecinas a Guadalajara, como Tonalá, se celebra durante las fiestas del Santo Santiago "la danza de los Tastoanes".

Los tastoanes son unos señores que se visten con máscaras de cuero o barro, representando animales o el rostro humano de forma grotesca, con un traje de colores chillantes y con un penacho de crines. Bailan a golpes de tamboril y soplidos de chirimía y se enfrentan, todo el día, al Santo Santiago que es un señor vestido con jarano (sombrero tendido), sarape y machete en mano, montando un caballo adornado con cascabeles. Después de muchos enfrentamientos, ya en la tarde, Santo Santiago es vencido y todos celebran la muerte ritual del santo patrono de los gachupines.

Ese folkclor nomás es para platicarlo con los cuates. Con los Testigos de Jehova el diálogo iría así:

Diálogo con intervención del señor tastoán

- Buenos días - dice el Testigo de Jehová. -¿Lee ud su biblia?

- De ninguna manera - digo yo, mientras cargo con gran solemnidad al señor tastoan. - La metí al boiler el día que el señor tastoan, aquí presente me lo indicó.

- ¿...?

Llevándome el tastoán a la oreja - ¿Eh? ¿Qué dices señor tastoan? ¿Que también meta al boiler a estos adoradores de dioses hebreos?

pd. Lo interesante del señor tastoan es que es portátil y no nada más sirve para zanjar discusiones con Testigos de Jehová. También es muy útil con cristianos creacionistas, católicos hipócritas, musulmanes violentos, budistas furiosos y hasta con ateos despistados.