martes, marzo 31, 2009

El disparate detrás de la Hora del Planeta

Cuando ví un cartelón en el metro invitando a la gente a unirse a la mentada Hora de la Tierra pensé:

- ¿Y ahora qué quieren estos ecolocos?

Esa suele ser mi reacción a prácticamente la mayoría de alegatos e invitaciones de acciones contra el calentamiento global.

Leí el cartel que decía: "Apaga las luces una hora y deja descansar al planeta".

Se me retorcieron las tripas. Y ahora explico porqué.

Esa idea muy en boga hace unos años y resucitada gracias a los atarantados de Greenpeace de que el planeta es un organismo vivo (lo cual es más falso que una moneda de 3 pesos) me repugna. A lo repulsivo de ese animismo ramplón agreguen afirmaciones histéricas y anticientificas de gente que sabe tanto de ecología como yo de repostería eslava del siglo XV y entonces, se empezaran a hacer una idea del desagrado que me producen este tipo de campañas.

Es cierto que muchas de las actividades humanas han sido -y seguirán siendo- una calamidad para el ecosistema. No podría estar más de acuerdo en eso. En lo que no estoy de acuerdo es en los alegatos de los que dicen que el calentamiento global es puramente antropogénico (causado por pura actividad humana, pues) y que la situación se va a componer si ahorramos energía, separamos nuestra basura y apagamos de vez en cuando nuestras luces.

Eso es muy políticamente correcto y seguro recaba muchos aplausos pero no sirve. Porque el verdadero problema está en otro lado: somos demasiados. Parafraseando a El Explicador, es como querer curar a un canceroso con analgésicos: el dolor se va a ir pero el cáncer no.

Por eso les propongo a los creyentes en el calentamiento global antropogénico que la siguiente campaña "para dejar descansar al planeta" no consista en que apaguen sus luces 60 minutos sino en que aguanten la respiración 60 minutos. Con eso, estoy seguro, se limpia la atmósfera un poco.

pd1. Apagar las luces 60 minutos no estuvo exento de virtudes. Yo por ejemplo, en CU a pesar de las luces encendidas del MUCA, Arquitectura y del alumbrado público, pude enseñarle a la lupe la nebulosa de Orion, algo que nomás se puede hacer en lugares donde la contaminación lumínica es moderada o nula.

pd2. Además me caen mal los que confunden un billón con mil millones.

sábado, marzo 28, 2009

Visita a Real del Monte

En No le cuentes a mi madre escribí sobre una visita que la lupe y yo hicimos a Real del Monte.

Click en la imagen para leer y comentar.



pd. Echen un ojo a la bosta previa.

Actualización - Convocatoria Las cuatro esquinas del Universo

¿Se acuerdan de la convocatoria de Cuento de Ciencia Ficción "Las cuatro esquinas del Universo"? Si uds. como yo, avezados lectores, estaban apurados juntando frases para manufacturar un relato que entregar antes del 31 de Marzo pueden darse un respiro. De acuerdo al siguiente correo que recibí de parte del comité organizador del concurso, ahora tenemos dos meses adicionales para continuar procrastinando.
Hola Héctor, nos da mucho gusto y agradecemos que nos hayas brindado un espacio en tu blog, colaborando así, en gran medida, con la difusión del año internacional de la astronomía, en particular con el concurso de cuento de ciencia ficción.

Te escribo para informarte que hemos recorrido la fecha de cierre del concurso al 29 de mayo del 2009, y la extensión de la obra, la cual es ahora de 8 a 25 cuartillas, pudiendo concursar con más de un cuento mientras en su conjunto conformen una sola obra. La convocatoria corregida ya está publicada en la página
http://www.astronomia2009.org.mx/mexico/confer-cine-conc/ficcion.htm.

Agradeceríamos que informaras de los cambios en tu blog.

Cualquier cosa que necesites para apoyar tu labor de difusión puedes contactarnos a este mismo correo.

La siguiente semana tendremos listos los posters y volantes, si quieres podemos quedar de auerdo para darte algunos.

Saludos

Comité organizador CCCF
"Las Cuatro Esquinas del Universo"
Luisa G. Jaime y Gustavo Arciniega
Instituto de Astronomia
Universidad Nacional Autonoma de Mexico (UNAM)
http://www.astroscu.unam.mx

viernes, marzo 27, 2009

Dos por el precio de uno

Esta semana en Recolectivo se me ocurrió matar de aburrimiento a los lectores con dos textos. En uno describo algo de magufería desde el interior y en el otro se me antojo hacer un poquito de CF.

Ya saben. Click en la imagen para leer. Sus comentarios son muy bienvenidos.



pd. Me acordé de otros dos textos que escribí con temática similar cuyos finales me gustan más. Uno es de zombies y otro es del Fin del Mundo. Releyéndolos surgen las siguientes preguntas ¿Será que ya pasó mi edad de oro para escribir? ¿Ya no las puedo? ¿Todo irá de bajada de aquí en adelante? Ay, la decadencia...

Bah, ¿a quién le importa?

martes, marzo 24, 2009

2 escenas hipotéticas sobre un próximo pariente 2

Ya he mencionado que mi hermana está embarazada. Como en mi familia hay más católicos que librepensadores no requiero los servicios del Brujo Mayor para ver en mi futuro inmediato un bautizo. Me he imaginado varias escenas al respecto.

I.
Es una pena que en los bautizos no hagan como en las bodas: preguntar si entre los presentes no hay alguien que se oponga a la ceremonia.

Si ese fuera el caso, yo me levantaría en el próximo bautizo de mi sobrino(a) y diría lo siguiente:

- Disculpe señor sacerdote. Esto que está a punto de hacer usted ¿tiene vuelta atrás o una vez que le aviente el agua en la choya a la criatura ya es cosa definitiva e irremediable?

El señor sacerdote quizá respondería:

- Señor controlzape no se preocupe. Si a la criatura no le agrada su membresía de la Santa Iglesia Católica Apostólica y Romana puede manifestarlo cuando así lo desee y nosotros le expedimos un acta de renuncia al catolicismo y todos felices y contentos.

Entonces, yo reviraría:

- Señor sacerdote es usted un mentiroso.

Y luego expondría a los asistentes las penas que uno pasa para volverse apóstata de ese club de superstición organizada, disfrazada de guía moral, que es la iglesia católica. Procuraría ser breve pues seguro mis familiares se pelearían entre sí por ver quién me saca a patadas del recinto.

II.
Va otra escena. Mi sobrina (mi experiencia como padre me dispone a escribir lo siguiente con una niña en lugar de con un niño, ni modo), que sería lúcida, curiosa, inquisitiva y con enormes deseos de entender la realidad, como ocurre con la mayoría de los niños antes de que sus padres les rellenen la cabeza con idioteces alegando que "así son las tradiciones familiares", me pregunta:

- Tío controlzape, ¿porqué dice mi mamá que estás mal de la cabeza?

- Pues verás niña, tengo una condición que se llama epilepsia y que en determinadas circunstancias me tumba al suelo bailando y echando espumarajos – digo yo mientras me zampo mi anticonvulsivo.

- No tío controlzape, no preguntaba de eso. Mi abuelo ya me explicó qué es epilepsia cuando hiciste el ridículo en la cena de navidad. Te pregunto porque el otro día mi mamá estaba mirando el vídeo del escándalo que armaste cuando me bautizaron – dice ella.

- Ah eso. Intentaba impedir tu ingreso a la iglesia – digo yo.

- ¿Y porqué? ¿No crees en diosito bimbo, tío controlzape? - dice ella.

- No lo hice porque yo no crea en diosito bimbo, niña. Lo que la gente piense sobre sus amigos imaginarios no me importa mucho. Si decides creer que diosito bimbo, alá, zeus, huitzilopochtli, el ratoncito perez, harrypotter, santaclos, o superman existen y son tus mejores amigos está bien. Está mejor si te das cuenta que no hay nada que indique que esos personajes existen fuera de la imaginación de la gente. Lo que no está nada bien es que unos señores se autoproclamen como los representantes terrenales de alguno de esos personajes y digan que por eso ellos son los únicos que tienen derecho a decirte qué pensar, por quién votar, cómo, cuándo y con quién tener sexo, cómo educar a tus hijos y hasta qué puedes escribir o dibujar. Tu ceremonia de bautizo en realidad quiere decir que estás de acuerdo, de antemano, con que los dichos de esos señores hacen de este un mundo mejor. De lo contrario vives en el pecado, según ellos – digo yo.

- Yo no estoy de acuerdo con esos señores de antemano, tío controlzape. A mí me gusta vivir en un mundo donde puedo dibujarle cuernos a jesucristo y pintarle las barbas de rosa a mahoma y mandarle besos y corazones a una amiga que me cae bien. Yo siento que eso está bien y que no es pecado - dice ella.

- Muy bien, niña lista. Ahora ya sabes porque tu tío controlzape intentaba ahogar al sacerdote en la pila bautismal.

jueves, marzo 19, 2009

El panteón de San Fernando

Hoy en nolecuentes disectamos el Panteón de San Fernando.

Lean y comenten haciendo click en la imagen.



Actualización: También hay bosta de jueves en Recolectivo con una minitrivia. Lo mismo: click en la imagen.


lunes, marzo 16, 2009

3 trucos de magia explicados 3 + de qué fue la TwittMX2

Cuando me enteré de que alguien con harta convocatoria había organizado una reunión de tuiteros allá por Mixcoac dije "A lo mejor voy". Cuando más tarde me enteré que había que pagar para estar entre tuiteros dije "¿Pagar para ir a platicar con gente con la que ya platico gratis en tandas de 140 caracteres? Bah." Cuando llegó el día del evento, este sábado que pasó, dije: "Bueno, ahí voy".

Le dije a la lupe y ella me respondió.

"Acabamos de ir a una fiesta infantil hoy en la tarde ¿y me quieres llevar a otra? Vé tú y me cuentas cómo estuvo."

Le hice caso.

Los organizadores decían que a las 21hrs empezaba el evento. Yo, creyéndome muy listo, llegué a las 22 pensando que ya todo mundo iba a estar dentro y las chelas iban a estar bien frías. En lugar de eso me encontré una fila.

La fila avanzaba tan lento que comencé a reflexionar como Ibargüengoitia sobre "la caducidad de la vida". Cuando crucé la primera puerta un señor muy elegante me pidió que me vaciara los bolsillos. Accedí al comprender que esa era una medida para evitar que introdujera yo algo que fuera a poner en peligro la integridad física de la tuitósfera mexicana.

Mientras esperaba a que me cobraran la entrada ví a alguien que nomás conocía yo en pixeles.

- ¿Semidios? - pregunté.

Abrazos. Semidios iba con Yosola y Salvador Leal. Los dejé pagando, dí cuatro pasos y me encontré a Renato agarrado a una cerveza.

- ¿La barra? - pregunté.

Renato señaló al fondo y allá fuí. Hice matemáticas. ¿Cuántas cervezas son necesarias para desquitar la entrada?

Secuestré una chela. Hallé unas escaleras clausuradas y a tuiteros que no conocía. Ví una silla que me pareció ideal para despedirme permanentemente de la playera horrible que me dieron a la entrada. Regresé a dónde estaba Renato y platicamos del contenido de su antología de cuentos. Pasó Gerson y nos tomó una foto.

Circulé. Saludé a Adan Avelar a quien no veía desde que me enseñó a usar Indesign en 3 patadas. Se evaporó mi chela. Fuí por otra y me enfrenté a la primera gran batea de babas de la twittMX2.

- Ya no tenemos chelas frías – me dijo el que repartía las chelas.

Quise desahogar por twitter mi desesperación y me dí cuenta que no había wifi.

Medité sobre la tontería de la condición humana. En eso estaba cuando Semidios y Salvador Leal se aparecieron. Semidios, gran conocedor de las buenas maneras en la barra, evitó que los sedientos nos abalanzáramos sobre el que servía las cervezas. Repartió vasos, repartió hielos y repartió chelas y luego me invitó a seguirlo como Jesús ha de haber invitado a sus discípulos. Con una cerveza fría en la mano no opuse resistencia.

Conocí a Agustín Fest y a su sra Sol. Más abrazos. También conocí a Mau. Vimos a alguien entrevistar gente. Nos pitorreamos. De tanta carcajada a los que fuman se les antojó un cigarro y salimos.

Mientras contemplábamos a un séquito de adoratrices de Semidios, se apareció alguien que no conocíamos a desconcertarnos.

El desconocido nos enseñó un clavo de diez centímetros de largo. Al principió creí que nos estaba albureando. Le tendió el clavo a Salvador. El desconocido llevaba un martillo. Pensé entonces que estábamos presenciando los últimos momentos de Salvador Leal y que el desconocido del martillo y el clavo era un fan decepcionado, pero luego nos dimos cuenta que estábamos asistiendo a un acto de magia.

El mago solicitó a Salvador examinar el clavo. Una vez que estuvimos satisfechos con la solidez del clavo. el mago procedió a metérselo por la nariz a martillazos (en su propia nariz no en la de Salvador -lo cual, creo yo, hubiera estado más interesante-). Hubo exclamaciones y alaridos. Yosola me sugirió que escribiera al respecto (del truco no de los alaridos).

El mago solicitó un voluntario para sacarse el clavo de la nariz. Todos dieron un paso para atrás y yo uno para adelante. Retiré el clavo de la nariz del mago y me lo quitó. Luego sacó de una bolsa una baraja. Revolvió las cartas y le pidió a Salvador que escogiera una y que la marcara. Salvador escribió su nombre en el 9 de diamantes rojos (creo) mientras el mago miraba a la pared.

El mago cortó las cartas. Salvador introdujo su carta en medio del mazo y el mago las barajeó. Dijo que iba a sacar del mazo la carta de Salvador. El mago se llevó algunas cartas del mazo a la boca, las sostuvo entre sus labios y tiró una. Salvador dijo que la que se había caido no era la qué el había marcado mientras la recogía.

El mago hizo entonces como si fuera a guacarear. La pantomima de regurgitación culminó con el mago abriendo la boca y sacando una carta doblada en cuatro que tenía escrito el nombre de Salvador.

Comencé a explicar a quien quisiera oirme cómo se prepara un mazo de cartas para encontrar rápido una carta que un voluntario haya escogido. Me callé al darme cuenta que el mago sostenía un cigarro de manera inusual para alguien que no sea emo radical: el pulgar lo tenía del lado de la colilla y el índice del lado del tabaco incandescente. Hubo más alaridos. Cuando se cansó de hacer el truco le pasó el cigarro a Agustín quien terminó de fumárselo. El mago nos dijo adios sin aclararnos si era un tuitero o si le gustaba tomarle el pelo a los que iban a chupar a Mixcoac los sábados en la noche.

La sorpresa del mago nos duró poco: platicamos sobre las maneras en las que isopixel podría gastarse el dinero de las entradas, paramos la oreja para oir la rifa, regresamos al interior, conocí a @Staregirl, Semidios me evangelizó respecto a Kraftwerk -a quien oigo mientras bosteo esto-, bebimos y brincamos.

La gente empezó a irse. Ví en mi reloj que era la 1 y media de la madrugada y me retiré yo también, nomás que sin cometer la grosería de despedirme, satisfecho de haber bebido y platicado con personas finísimas.

Ahora bien, eso es todo lo que tengo que decir sobre la twittmx2. Lo que sigue es sobre lo que he averiguado al respecto de los trucos del mago del sábado.

El clavo en la nariz

Aquí la cagoteé. Al principio supuse que el clavo sería un artilugio telescópico e inofensivo. Creí que el mago le había dado a Salvador un clavo genuino y que lo había reemplazado por un artilugio telescópico al enseñarnos su martillo. Pero cuando retiré el clavo de la nariz del mago se sentía bastante sólido. Además durante el rato que lo tuvo metido en su nariz era evidente que el clavo estaba bien sujeto y un artilugio telescópico no habría dado el pego. ¿Cómo lo hizo entonces?

Googleé. Hallé una página que explica a fondo el truco consistente con mis lecturas de anatomía. En resumen dice que si ven a alguien con un clavo metido en la nariz es porque en realidad tiene metido un clavo en su nariz. O más específicamente en su cavidad nasal. El truco consiste en que todo mundo piensa que los nostrilos (los agujeros de la nariz, pues) conducen a una cavidad hacia arriba, hacia la frente; pero en realidad conducen a una cavidad que va hacia la garganta, hacia atŕás.

"Es cuestión de escoger el ángulo apropiado" explican en un foro de magia donde se discute el truco.

Nota al margen: Mucho tiento al hacer este truco pues hay un montón de cosas que pueden salir mal. Desde pescar una infección hasta estornudar con un clavo metido muy cerca de la garganta. A menos que tengan muy, muy, muy claro lo que están haciendo (y un buen seguro médico vigente y a la mano) no aliento a ninguno de uds, avezados lectores a intentarlo. (Constanza, hija, tú hasta que cumplas 90 años tienes permiso de intentarlo).

La carta regurgitada

Hay varias maneras de preparar un mazo de cartas para hacer variaciones del truco de "escoge una carta mientras yo miro a otro lado y te adivinaré cuál es". En algunas tiendas venden mazos preparados. Los que más me gustan a mí son los mazos que de un extremo son ligeramente más delgados que de otro. La diferencia no se nota a simple vista y sólo es perceptible al tacto. Al barajear lo único que hay que cuidar es que los extremos de todas la cartas coincidan. Mientras el voluntario garabatea sobre la carta que escogió lo que hay que hacer es dar vuelta al mazo para que el extremo grueso quede del lado opuesto a donde estaba cuando el voluntario tomó la carta. Cuando el voluntario devuelva la carta al mazo será la única cuyos extremos no coincidan con los de las demás y será facilmente detectable.

Lo interesante de esta variación del sábado no consiste en detectar la carta que el voluntario escogió, sino en doblarla en 4 y metérsela a la boca para que sea efectiva la pantomima de regurgitación. Yo supongo que ese paso lo efectuó el mago (con gran habilidad admito) cuando estábamos todos mirando la carta que tiró de sus labios al suelo para ver si esa era la que Salvador había marcado.

Los dedos invulnerables al fuego

Este es sencillo. Sólo hay que mojarse los dedos que uno va a poner en el extremo encendido del cigarro. Los hielitos de la bebida que uno cargue en la mano sirven bien para eso. Hay que practicar antes para tener claro en cuanto tiempo -que es muy breve- se extingue la humedad que protege al dedo. Es casi seguro que se quema uno durante los ensayos.

Y ya.

pd1. Espero que hayamos sido los primeros a los que el mago hacía el truco; si no, examinamos un clavo que quién sabe cuántas veces estuvo metido en los recovecos nasales del mago.

pd2. El clavo en el ojo es más impresionante que el clavo en la nariz.

sábado, marzo 14, 2009

Parei-stonehenge-pi-dolia


Disfruten su día de Pi.

pd. Iba a usar a la Torre Arcos para celebrar pero me dí cuenta que le faltan los remates.

jueves, marzo 12, 2009

Ah que bonita niñez

Esta semana en Recolectivo se me ocurrió participar echando un episodio (adornado) de mi atolondrada infancia.

Estoy en desacuerdo con los que dicen que los niños de ahora "son más tremendos". Yo, de haber tenido internet y un playstation, no hubiera cometido tanta barbaridad.

Queda del lado del lector adivinar qué parte fue licencia literaria y qué parte ocurrió así.

Click en la imagen para leer.

martes, marzo 10, 2009

El mejor non sequitur que he recibido

A lo largo de casi cuatro años de pitorrearme del ridículo que varios hacen creyendo en maguferías sobrenaturales y paranormales he recibido varios revires.

Algunos, "conciliadores", con ganas de hacerme cambiar de opinion, me exponen sus argumentos (eso sí, todos agujereados). Esos son los menos; la mayoría me manda o mentadas de madre o alguna maldición que ellos creen que va a funcionar. Los creyentes en diosito y en la homeopatía, por ejemplo, suelen maldecirme con calamidades y desastres para mí y para mi familia ante las cuales, aseguran, voy a reconocer el milagroso valor curativo de "esas cosas de las que ahora me burlo".

Todos esos revires son non sequitur. Empiezan afirmando "Tú estás equivocado/pendejo/idiota, etcétera" y en lugar de demostrar esa afirmación se brincan directo a la conclusión: "vas a enfermar/accidentar/sufrirunadesgracia, etcétera". Se les dice non sequitur por lo inconsecuente (aunque eso, los lectores frecuentes de este blog seguro ya lo sabían).

Recientemente tuve el gusto de recibir un revire que no concluye conmigo en el lecho de muerte abrazando creencias sobrenaturales y ridículas.

He aquí el non sequitur más notable que he recibido hasta ahora. Lo he dividido en dos partes para que se aprecie mejor. Añado que ningún corrector de estilo sufrió daño durante la redacción de este mensaje.

Premisas:

Nada más quiero decir algo para a ver si así su diminuto cerebro crece un poco:
Son unos idiotas que se cren demasiado por ridiculizar a algo tan grande que ni si quiera comprenden, si realmente se ponen a criticar a esta exposición empiezen criticandose a sí mismos, porque dime de lo que presumes y te diré de lo que careses.
Presumes de ser el mejor, de que no te da miedo expresarte y que todos los que nos gustó esa exposixión somos unos idiotas, pues ahora te diré de lo que careses: careses de moral, respeto, educación, autoestima y cerebro.
Un consejo: primero fíjate bien que eres un retrasado mental y después ponte a penssar cosas absurdas sobre los demás.
Y si alguno de ustedes está de acuerdo con el tipejo que escribió este reportaje dejenme decirles que son unos estúpidos que carecen de cultura y moral.
Ahora, agárrense bien, ahí viene la conclusión:
No me sorprendería que les gustara el reggaeton, a gente como ustedes les gusta de esa clase de pendejadas
¿Quihubo? ¿Habían recibido un non-sequitur como este? ¿Uno que en tres patadas concluyera tan contundentemente los gustos musicales míos y de uds, avezados lectores?

Superen eso.

pd1. Esta perla la recibí, adivinaron, en la bosta de la exposición Reliquias del Tibet.

pd2. El autor de este non-sequitur leyó mal. Yo no presumo de que los fans de ese tipo de exposiciones sean unos idiotas. Lo que dije es que estoy seguro de que los asistentes a esa exposición no podrían identificar las reliquias espirituales tibetanas si estuvieran revueltas con canicas comunes y corrientes que tuvieran el mismo aspecto. Hasta ahora nadie en Casa Tibet -los que organizan esta exposición- se ha animado a probar su percepción de los efluvios espirituales de las canicas tibetanas en condiciones controladas.

A eso no se le dice idiotez. A eso se le dice carecer de huevos a poner a prueba lo que se cree.

pd3. Lo mío no es el
regueton. Lo mío, lo mío es la cumbia de Mario Bros.


sábado, marzo 07, 2009

Mis reflexiones piteras después de ver Guachmen

Hace poco alguien comentó que las cosas que escribo las hago pensando nomás en "cómo las diría Jorge Ibargüengoitia". Eso es cierto a medias. Cuando escribo algo que no va a superar las 2 cuartillas sí pienso en ibargüengoitismos para aclarar mi punto. Pero cuando escribo una historia que supere las 20 cuartillas no procuro imitar a Ibargüengoitia, al que procuro imitar es a Alan Moore.

(Aquí va un paréntesis para que lo aprovechen si quieren reir a mandíbula batiente al imaginarme escéptico y epiléptico, pasando trabajos para escribir como Alan Moore. ¿Ya acabaron? Ok. Séquense las lágrimas y controlen sus gimoteos. Voy a continuar).

Considero que a la hora de contar una historia Alan Moore es el mejor escritor al que un novato que quiera aumentar sus recursos narrativos puede mirar. El uso de flashbacks, trenzas entre varios hilos discursivos, multiples puntos de vista, loops y buena y directa acción para contar historias son recursos comunes de varios maestrazos. Pero Alan Moore es el único al que he leido que aborda esos recursos sin cagotearla y sin supeditar la complejidad narrativa al discurso que tiene por contar. Sus historias son un molino de carne para sus personajes y durante la lectura uno puede estar seguro de que lo que salga del molino va a ser genial.

En resumen por si no me dí a entender: en los terrenos resbaladizos de la narrativa yo creo que Moore les dice a Bradbury, Tolkien, King, Miller, Gaiman, Asimov, Morrison y (agárrense la cabeza anónimos, no les vaya a estallar) Coehlo: "quítense que ahí les voy". Y los otros, aunque haya más de un muerto en la lista. se quitan diciendo "si, señor"... bueno Coehlo no se quita pero eso es porque es un imbécil descerebrado que no entiende de razones y que además cree que escribe.

Por eso, cuando alguien que no es Alan Moore adapta alguna historia de Alan Moore al cine, lo que uno termina contemplando es un historia que no le llega a la que Alan Moore contó. Pasó con The League of Extraordinary Gentlemen (epic fail), pasó con V from Vendetta, pasó con From Hell. Y pasó, ni modo, con The Watchmen.

Pero no se me espanten aquellos que han leído la novela gráfica más de una vez por la simple y la sencilla razón de que es una historia muy chingona. Con The Watchmen la historia no fue arruinada, nomás rasurada. A continuación algunas impresiones de la película.

ALERTA DE RUINA PARA LOS QUE NO HAN VISTO LA PELÍCULA.
Pulgares arriba

1.Las viñetas de historia alternativa en los créditos iniciales de la película. Mirar al dr Manhattan sacar fotos del alunizaje del Apolo XI (¿o era un ruso llegando con muchos trabajos a la Luna?) muy quitado de la pena, fue genial. Lo mismo ver a Silohuette robarle el beso a la enfermera en esa foto famosísima del marinero y la enfermera festejando el fin de la Segunda Guerra Mundial.

2.En la novela gráfica lo insinuan pero en la película quedó muy claro y eso fue un plus: el Comediante le voló los sesos a Kennedy.

3.La madriza que le pone Veidt al comediante al principio. Corta pero intensa y con Unforgettable de fondo musical anunciando Nostalgia. Se va al baúl de mejores madrizas.

4.La discusión de Veidt con el mismísimo Lee Iacoca y la balacera que este recibe de parte del que quería asesinar a Veidt.

5.Veidt parece que tiene más dinero que Bruce Wayne, Tony Stark y Lex Luthor juntos... vendiendo figuras de acción.

6.Frase de dr Manhattan (mutatis mutandis): "No sé si Dios existe, pero si existe no sería Yo como Él".

7.Frase de Rorschach (mutatis mutandis): No le importamos a Dios. El mundo es así por nosotros.

8.Y la mejor frase en la historia de las mejores frases pronunciada por el malo de la película: "Do that? [...] I triggered it 35 minutes ago"

9.Los brazos cortados de Lawrence superan la garganta cortada de Lawrence.

10.El chiste de Rorschach "...I am Plagiacci" suena mejor de lo que se lee.

11. 99 red balloons en el soundtrack de un mundo a punto de irse al infierno nuclear no podía ser más apropiado.

12.Henry Kissinger de recadero telefónico y Nixon con nariz de pinocho eran cagadísimos.

13. La cara feliz de Marte. Hilarante si uno se acuerda de las maguferías que se han dicho de la otra cara de Marte, en Cidonia.

14. Adrian Veidt mirando sus monitores entre los cuales está EL MAESTRO. Robert Palmer.

Cosas que extrañé

1.La apertura de perspectiva que Rorschach le brinda a su psiquiatra de la prisión.

2.El origen de la máscara de Rorschach.

3.La historia pirata alterna que es un himno a la futilidad y a la ruina. (La película que incluya una balsa de cadáveres y un tiburón rulea).

4.El extraterrestre-interdimensional falso.

5.Ver volar a artistas, científicos y escritores por los aires después de que acabaran de confeccionar al extraterrestre falso.

6.El rostizado del pederasta descuartizador (aunque la gente tonta iba a decir que eso se lo fusilaron de Saw).

7.La muerte de Hollis Mason.

Impresión extra: He leído Watchmen desde 1999 dos veces por año. Pero ahora en el cine se me salió una lágrima cuando Rorschach no cede ante el dr Manhattan y le exige a este que lo mate pues no está dispuesto a vivir en la utopía fabricada por Veidt.
FIN DE ALERTA.

pd. Ahórrenme los argumentos sobados de "película y novela gráfica son dos productos distintos. Es una tontería compararlos" y etcétera. Serán dos medios distintos y el lenguaje cinematográfico será todo lo rico y variado que uds quieran y manden, pero lo cierto es que ambos medios sirven para lo mismo: para contar historias.

Y Alan Moore lo ha hecho mejor con papel y máquina de escribir que la mayoría de los directores con una cámara y presupuestos millonarios.

jueves, marzo 05, 2009

La persistencia de la memoria

En Recolectivo el tema de esta semana es la memoria. Iba a participar con un texto titulado como el de esta bosta pero luego llega gente medio bruta diciendo que estoy plagiando a Carl Sagan (así se llama un capítulo en Cosmos). En ese capítulo Sagan aborda temas como el cerebro, la información, radiotelescopios, genes y libros. Y los discos que llevan las Voyager.

Releí a Sagan pero lo único que se me ocurrió fue un texto donde me pitorreo de las pretenciones de originalidad, mías y de otros, a la hora de contar una historia.

Click en la imagen para leer. Sus comentarios son muy bienvenidos.


miércoles, marzo 04, 2009

La otra mitad

El tema de la semana pasada en Recolectivo se llamaba como el título de esta bosta. De haber sido ese el tema de esta semana habría posteado esto que ví en el metro hoy en la mañana.

Dos estudiantes de primaria están tiradas en el suelo del metro. Escriben en sus cuadernos. Están completando su tarea de matemáticas. El tema: fracciones.

Estudiante avezada (echando una mirada al cuaderno de su compañera): No. No. No. Así no va. Si le sumas un entero a un medio no te quedan dos medios.

Estudiante anumérica: ¿?

Estudiante avezada: Ash. Mira. ¿Cuántas mitades hay en un entero?

Estudiante anumérica (después de buscarse la respuesta en la punta de sus zapatos): ¿Doos?

Estudiante avezada: Sí. ¿Y qué pasa si a esas dos mitades le sumas otra mitad?

Estudiante anumérica: ...

Estudiante avezada: ¿Cuánto es
dos más uno?

Estudiante anumérica: Ash. Tres. Eso ya lo sé. Pero si tengo dos mitades y le sumo otra voy a tener tres mitades y como que ya son demasiadas mitades ¿no?

pd. Ahora que estoy escribiendo ese diálogo me doy cuenta que la estudiante anumérica quizá no fuera tan anumérica sino que lo suyo es un afecto muy grande por las simetrías.

martes, marzo 03, 2009

Visita a San Hipolito

La bosta de hoy trata de una misión suicida visita que hice a la iglesia de San Hipólito. Famoso por ser lugar de reunión en los días 28 de cada mes de adoradores y adoratrices de San Judas Tadeo, patrono de los casos difíciles y desesperados.

Lo pueden leer y comentar haciendo click en la imagen.