lunes, noviembre 30, 2009

La escepticoteca después de la FIL

El sábado pasado la lupe y yo fuimos a la FIL.

La escepticoteca tiene nuevos ejemplares:

martes, noviembre 24, 2009

Libro que cualquier aspirante a escribir historias de desastre, ruina y destrucción decentes DEBE leer

Van unos escenarios primero:

1. Un señor se levanta de su cama, va al baño, y por la ventana nota que los árboles fuera de su casa están en llamas, antes de ver, con ojos llorosos por la intensa luz, una bola cruzando el cielo y que cuando hace contacto con la superficie terrestre, provoca una onda de choque que reduce a astillas los árboles, edificios y a prácticamente todo lo demás en un radio de muchos centenares de kilómetros a la redonda.

2. A mitad de un invierno gélido en la Tierra, el Sol eructa una llamarada, producto de la intensa actividad magnética. Pocos minutos después, a la Tierra llega una cantidad inusual de partículas subatómicas de alta energía que dejan frita la electrónica de los satelites de comunicaciones y que ionizan la atmósfera. Los electrones libres saturan más allá de su capacidad las redes de transmisión y distribución de electricidad. Todo un hemisferio se queda sin electricidad y sin comunicaciones.

3. Una luz nueva ilumina el cielo nocturno. Los astrónomos profesionales están advertidos con algunas horas de antelación del fenómeno por el aumento de neutrinos que detectan en sus observatorios y se emocionan, pues sólo una vez cada siglo hay un evento de esos en la galaxia, una supernova. Además de la luz visible proveniente de la supernova también hay un frente de rayos gamma destruyendo la capa de ozono. Cuando amanece, la luz ultravioleta proveniente del Sol mata al fitoplancton del oceáno en cantidades masivas. Otro evento de extinción masiva para la vida en la Tierra.

Esos tres escenarios son resúmenes de los que escribe Phil Plait al principio de los respectivos tres primeros capítulos de su libro Death From de Skies! (para pronunciarlo correctamente se levantan los brazos y se corre en círculos, de preferencia con jeta de horror).


A lo largo de 307 páginas el badastronomer y presidente de la JREF le da al lector una explicación amena, digerible y muy instructiva de astronomía y cosmología, con un bonus genial. El libro que uno tiene en las manos, no nada más es uno de divulgación científica (excelente, añado), sino que también es una obra de terror.

Y, tal como el autor lo señala en la introducción, uno tiene una obra de terror que supera a las del cine. Cuando termina una película de miedo, se prenden las luces y sale uno muy campante dejando los sobresaltos y el susto en la sala de cine. En Death From the Skies!, en cambio, uno cierra el libro y voltea a ver el cielo diciendo: "por favor sr. Universo no me vaya ud. a matar mientras estoy leyendo".

Y no es que al Universo vaya a hacer caso a sus ruegos, ni que sea su amigo o enemigo. Nomás no sabe que están ahí y tiene un arsenal letal con la mira apuntada a la Tierra.

Impactos de asteroides, llamaradas solares, supernovas, ráfagas de rayos gamma, agujeros negros, ataque alienígena, la muerte del Sol, colisiones galácticas y la mísmisima muerte de el Universo (¿qué? ¿pensaban que era eterno? estaban en un error) son las maneras que tiene el Universo para mandarlos al olvido y cada una de ellas es abordada por Plait, capítulo a capítulo, en su libro. Para abrir boca, se describe un escenario como los que ya mencioné al principio de esta bosta y luego, se aborda el tema de tal manera que NO hay que tener un doctorado en astrofísica para entender y disfrutar el discurso de Plait, sin que deje por ello de ser preciso y riguroso.

"El diablo está en los detalles", comenta Plait más de una vez en su libro. Hay asteroides a los que una explosión atómica les produciría lo mismo que un martillazo a un saco de arena pero que podrían ser arreados, un agujero negro tiene más formas de matarte que convertirte en spaguetti, una colisión galáctica puede dejar una nebulosa repleta de estrellas masivas en el paso del Sol o hacer que el agujero negro supermasivo del centro se vuelva activo y lance una ráfaga de rayos gamma que deje tiesos a todos los habitantes de un hemisferio terrestre si llega a atinarle a nuestro planeta. El Sol en su camino a convertirse en una gigante roja va a mandar toda la atmósfera de la Tierra (océanos incluidos) al espacio y convertir la superficie terrestre en un erial mucho antes de que ocupe buena parte del sistema solar interior. Y años, que se cuentan en centenas de potencias de 10, después de que el Sol se haya apagado, tantos que los que han transcurrido desde el Big Bang son un instante brevísimo en comparación, nuestros protones van a decaer en una noche sin luces, sin estrellas, sin enanas blancas, sin galaxias y hasta sin agujeros negros (los agujeros negros pierden masa por algo que se llama radiación de Hawking). Hasta que en un rincón del Universo haya un descenso abrupto hacia un último estado de energía y lo que conocemos como la trama del espacio y tiempo se convierta en una cosa para la que no tenemos nombre.

Chido ¿no? La palabra "eterno" en este contexto es un sinsentido.

En el epílogo (que se titula algo así como "¿Que si estoy preocupado? Nah"), Phil Plait dice:
"La mayor parte del Universo es letal, pero el rinconcito en el que estamos es cálido y cómodo. Ve afuera, disfruta del Sol y de una noche estrellada. Hay peligro que evitar, pero también belleza que contemplar y ahora, entiendes un poco más acerca de lo que ves.

Y entender es siempre bueno."
pd1. El libro tiene una tabla con las probabilidades de que ocurra un evento de los descritos y la letalidad que tendría para el lector. Si bien, de todos los eventos astronómicos, sólo hay dos que a huevo van a ocurrir (la muerte del Sol y la de el Universo), va a transcurrir tanto tiempo que no se consideran letales para el lector (por muchas ganas que tengan de estar por aquí para verlos). No obstante hay otros dos eventos que podrían ocurrir en el tiempo de vida del lector y que en el estadio tecnológico actual de la humanidad son prevenibles. Uno, es el choque de un asteroide, aunque no se previene de la manera en la que están pensando por haber visto demasiadas veces Armaggedon. El otro evento, la llamarada solar, no es prevenible en si mismo pero sí en sus efectos. De nuevo, "el diablo está en los detalles", para conocer esos detalles consíganse el libro de Phil Plait, léanlo, platíquenselo a sus cuates y familiares y ténganlo a la mano en el librero, junto con Cosmos de Sagan y Una Breve Historia del Tiempo de Hawking.

pd2. El único pero que le veo Death From the Skies! es el empleo del arcaismo de millas y no kilómetros para expresar distancias y que para mencionar cantidades de 10 a la 9 su autor use la palabra "billones" y no la frase "miles de millones" (cuando alguien me dice a mí billones, si no está hablando de dinero entiendo millones de millones o 10 a la 12) Pero eso se compone con una traducción al mexica.

lunes, noviembre 23, 2009

¿Cómo componer 2012, la película? Fácil, con una supernova.

Un científico gringo se encuentra con un científico hindú a la entrada de una mina. Bajan por elevador unos cientos de metros hasta donde está instalado el observatorio de neutrinos y el hindú le informa al gringo:

– El número de neutrinos provenientes del sol ha aumentado.

El científico gringo pone cara de preocupación y su colega hindú hace otra revelación.

– Eso no es lo peor. Lo malo es que los neutrinos están calentando el centro de la Tierra.

– Eso es imposible – dice el gringo.

El hindú, para demostrar su punto, abre una compuerta que se adentra a profundidades insondables y lo que se ve dentro es lo mismo que uno puede observar cuando se hierve agua en un pocillo para cocer un huevo.

Eso que acabo de contar es el comienzo de la película de desastre, ruina y destrucción más reciente de Roland Emmerich, 2012. También es la principal razón por la que lo que siguió. cañones más profundos y extensos que el de Colorado abriéndose súbitamente a mitad de Los Ángeles, Yellowstone haciendo erupción a velocidades tortuguescas y tsunamis inundando las mesetas más altas del mundo, lo percibiera yo como el chiste del señor que se pone en la boca una pistola cargada y mientras batalla para accionar el gatillo, un amigo le advierte que tenga cuidado de no machucarse un dedo con el percutor.

¿Por qué digo eso? Porque los neutrinos calentando la Tierra indicarían que estamos ante un desastre mucho mayor a los que Emmerich contó con poco talento y con exceso de CGI.

Hay neutrinos de varias clases (o “sabores” como les dicen los entendidos en física de partículas subatómicas). Pero todos tienen dos características fundamentales, su masa es muy pequeña y son escurridizos. Mucho. Tanto que si uno cuenta los neutrinos que recibe un centímetro cuadrado de superficie terrestre a cara al sol, va a encontrar que es la misma cantidad de neutrinos que salen en un centrímetro cuadrado en las antípodas (esa cantidad es apróximadamente 65 mil millones o 6.5 x 10 a la 10, según la wikipedia). Es decir que los neutrinos atraviesan la Tierra -y de paso a la atmósfera y a nosotros- como la luz visible atraviesa una puerta de vidrio transparente (y por la que la gente medio mensa quiere pasar cuando lleva prisa y no se fija por donde camina).

Que los neutrinos atraviesen la Tierra tal como lo hacen da una idea de lo elusivos y tenues que son. Pero la idea más correcta de qué tan escurridizos son me la dió a mí saber lo que ocurre durante una explosión de supernova.

Bien, tenemos una estrella -más masiva que el Sol-, que a lo largo de su evolución estelar ha fundido fierro en su núcleo. Los ciclos sucesivos de fusión nuclear de elementos más ligeros en más pesados han agotado el combustible de la estrella. Y de pronto, en el núcleo, ocurre el inicio de una catástrofe que vuelve a las imaginadas por Emmerich, en comparación, tan graves como echarse un pedo en un elevador. La fusión en el núcleo se detiene (ya no hay más elementos ligeros que el hierro para fundir), junto con el calor producto de la fusión que es uno de los factores que impide que colapse el núcleo. El otro factor es la degeneración del núcleo (un estado cuántico muy raro debido a los electrones separados de sus atómos por efectos de la presión y el calor). Sin fusión, ni todos los electrones degenerados del nucleo repeliéndose entre sí, son capaces de equilibrar la tremenda gravedad y hay un colapso. Colosal y rápido. A 70,000 kms/s (una fracción apreciable de la velocidad de la luz) el núcleo colapsa. Las capas exteriores de la estrella se quedan sin soporte y caen hacia el núcleo, aceleradas por la fuerza de gravedad súbitamente aumentada. Eso provoca un efecto de rebote en las capas más exteriores. Al mismo tiempo en el interior del núcleo, las nuevas condiciones aumentan la temperatura (mil de millones de grados kelvin) lo mismo que la presión lo que provoca que los protones y electrones se junten para formar neutrones y neutrinos. Muchos neutrinos, que son las únicas partículas que pueden salir disparadas del denso núcleo de la estrella. Son tantos los neutrinos despedidos (un número que está en el rango del 1 x 10 a la 58, compárese con el 6.5 x 10 a la 10 que recibimos del Sol en un cm cuadrado) que empiezan a interaccionar con el gas densísimo de fuera del núcleo. Chocan y liberan energía y la estrella explota. Los neutrinos así liberados suelen adelantar en su camino incluso a los fotones pues prácticamente no hay materia "normal" en el Universo que los absorba ni les estorbe.

Así de elusivos son los neutrinos. Pueden interaccionar con materia "normal" cuando son muchos, muchos más de los que avienta el Sol normalmente. Como ya lo vimos una supernova puede generar de un madrazo tantos. Hay otro evento cósmico que genera una espectacular emisión de neutrinos: dos estrellas de neutrones (lo que queda del núcleo de la estrella que se volvió supernova) colisionando. Lo malo es que ese evento es muy raro que ocurra. El espacio es muy grande.

Regresemos a la película de Emmerich. Estamos muy quitados de la pena en nuestros asuntos y de pronto hay una emisión de neutrinos capaz de calentar las interioridades de la Tierra. ¿De qué magnitud tendría que ser esa emisión de neutrinos para que le resulte estorbosa la masa terrestre? Inmensa. Del orden de la generada durante una supernova (o quizás mayor todavía, la Tierra no es tan densa como el gas de una estrella cuyo núcleo acaba de colapsar).

Lo único malo de esta posibilidad es que al Sol le falta masa para convertirse en supernova y conseguir, así, el chinguero de neutrinos necesarios.

De cualquier manera, considero que con una licencia en el guión podríamos olvidarnos de ese detalle de no tener cerca una estrella suficientemente masiva para ser supernova y aún así quedaría una película mucho mejor que la que hizo Emmerich. De entrada no duraría 2 horas y media, podría durar solamente 8 minutos que son los que tardaríamos en darnos cuenta de que el Sol acaba de estallarnos en nuestras narices.

jueves, noviembre 19, 2009

Va calado, va garantizado

2012. Para unos, será un año catastrófico y cabalístico. Para los integrantes de Recolectivo es sólo un pretexto para lanzar su primer proyecto editorial: Diarios del fin del mundo.



Sus autores trabajaron en veinte cuentos cortos bajo la misma premisa: narrar el fin del mundo desde diferentes perspectivas y estilos.

El resultado salió a la luz en noviembre de 2009, te invitamos a conocerlo.

jueves, noviembre 12, 2009

Favor gratis a google

Estaba yo haciendo una búsqueda en google mx que decía “cómo me quito este déficit de atención que ya me tiene hasta la madre”, cuando escribí la palabra “como” y apareció una lista de sugerencias. Las que están señaladas en rojo me recordaron los recovecos tenebrosos y medievales de presidenta de organización guanajuatense dedicada a preservar virginidades ajenas.



Yo, con la sagacidad que me caracteriza, reflexioné que si hubiera otras sugerencias, quizá habría más gente que supiera biencoger y habría menos chavas embarazadas sin querer. Sugerencias como las siguientes.


De nada google.

martes, noviembre 10, 2009

El centro histórico de Cuernavaca

Cuernavaca tiene el centró histórico más desnivelado que he visto. Tanta subida y bajada no nada más está en sus calles sino en la oferta turística para el visitante.

Click en la imagen para leer.


lunes, noviembre 09, 2009

Ahí va mi contribución al Día de Sagan

A veces leo blogs, con temática parecida al de librepensar, cuyos autores dicen: “no me gusta abordar temas de política”. Cada vez que leo esa frase, si no va seguida del desbaratamiento de algún dislate que haya dicho o hecho un funcionario público, digo “qué pinche desperdicio”.

Está muy bien exponer las ideas ridículas de creyentes, magufos y charlatanes. Es divertido e instructivo. Que entre las respuestas que recibo haya exabruptos que dicen “que eztupido erez” me indica que estoy haciendo algo bien -en este caso conseguí que un analfabeta juntara más de dos palabras ante una afirmación que no le gustó-. Sin embargo, considero que las herramientas que se usan para evaluar qué tan cierta es una afirmación del tipo “la virgen de guadalaifas se me apareció montada en un ovni anunciando remedios homeopáticos diluidos hasta la inutilidad”, están desperdiciadas si no se emplean, también, para evaluar afirmaciones del tipo “ya salimos de la recesión” o “ahora vamos a administrar la riqueza” o “no hay que incluir en los libros de texto de niños y jóvenes temas como la sexualidad humana o la evolución de las especies” o "vamos a recortar el presupuesto asignado a investigación científica".

Carl Sagan, que tendría 75 años si no lo hubiera matado la mielodisplasia, deja más claro que yo en su libro Varieties of Scientific Experience la razón por la que vale la pena aplicar escepticismo a la política.
Pregunta: Profesor Sagan, un consejo por favor. ¿Hay algo que ud considere que un individuo pueda hacer para cambiar en algo la situación mundial, o deberíamos quedarnos de brazos cruzados y aceptar la situación como es?

Carl Sagan: No. No tienes que quedarte de brazos cruzados. Creo que si dejamos a los gobiernos en paz continuaremos en el mismo camino insatisfactorio en el que hemos estado 40 años o más. Considero que la primera condición de una democracia, donde haya al menos alguna pretención de que la gente controle las políticas del gobierno que eligió, consiste en que cada proceso democrático sea usado. Puedes asegurarte de que aquellos por los que votes tengan una visión racional en los temas que a tí te interesen. Puedes esforzarte para asegurarte de que existe una real diferencia de opinión entre los candidatos. Puedes escribir a periódicos. Pero más importante que todo eso, creo, es que cada uno de nosotros se equipe a sí mismo, con un “kit de detección de mentiras”.

Eso es porque los funcionarios de gobierno tienden a informar que todo está bien, que tienen todas las cosas bajo control y que los dejemos solos. Y muchos de nosotros, especialmente en temas que involucran tecnología, como la guerra nuclear, tenemos la impresión de que son muy complicados. Que no los podemos entender. Que el gobierno tiene expertos. Que seguramente saben qué están haciendo. Y que todo lo que hacen, lo hacen en el interés nacional. Eso, se llama negación. Y me parece que es una receta para el suicidio. De todos, somos nosotros los que tenemos que entender esos temas, porque nuestras vidas pueden depender de eso. Lo mismo que la de nuestros hijos y nietos. Las políticas del gobierno no son temas que haya que aceptar como artículos de fe. Si hay alguna circunstancia por la que el proceso democrático deba defenderse es esta pues determina nuestro futuro y de todo lo que queremos. Por lo tanto, lo primero que diría que hay que hacer es darse cuenta que los gobiernos, todos, en alguna ocasión mienten. Y algunos de ellos mienten todo el tiempo -algunos mienten solo una de cada dos afirmaciones- pero a la larga, los funcionarios de gobierno distorsionan los hechos para mantener el puesto.

Y si somos ignorantes de los temas que hay en la agenda y no podemos hacer las preguntas críticas, entonces no vamos a hacer mucha diferencia. En cambio, si entendemos los temas, si hacemos las preguntas correctas, si señalamos las contradicciones, entonces podemos hacer algún progreso. Hay muchas otras cosas que pueden hacerse, pero desde mi punto de vista son esas dos, tener un kit de detección de mentiras y usar los procesos democráticos donde los haya, las mínimas necesarias.

viernes, noviembre 06, 2009

El patrón y el plagio

El tema de esta semana en Recolectivo se me antojó para hacer una amalgama de las ridiculeces de algunos patrones que he tenido y para decir que una vez, para salir del paso de una tarea, plagié un texto que alguien me dió a leer esperando que yo le diera mi opinión de lo que había escrito.

Click en la imagen para leer.

miércoles, noviembre 04, 2009

Sí sobrino, son chingaderas.

He comenzado a contarle a mi sobrino de qué va la vida y todo lo demás.

martes, noviembre 03, 2009

La iniciativa divulgatoria del sr Pinto

Me gusta leer The Guardian, no tanto porque esté yo interesado en el gobierno de Gordon Brown, sino porque The Guardian tiene la sección de ciencia más abundante y variada que me he encontrado en un periódico (comparen con la sección de ciencias de su periódico mexica favorito y échense a llorar).

Ayer en la tarde hice mi consulta quincenal a The Guardian Science y me encontré con una noticia refrescante en contra de la charlatanería pseudomédica de la homeopatía. La nota dice que el gobierno inglés reconoce que el otorgamiento de licencias para la práctica de la homeopatía "no está basado en evidencias científicas".

Al leer eso, dije "lo voy a tuitear" y en 140 caracteres conté lo que leí.

Entre los que leyeron mi tuit, hubo uno que repitió lo que dije y recibió peticiones de más información al respecto, lo que culminó en una idea que aplaudo y que considero muy buena.

Click en la imagen para leer.



Yo ya aporté links relacionados al "suicidio" en masa de belgas que se oponían a que las compañías de seguro otorgaran cobertura a tratamientos homeopáticos. Quien quiera aportar más información sobre la eficacia de la homeopatía recurra al mail del Sr Pinto.

pd. A los que vivan debajo de una piedra y no sepan quien es el sr Pinto, les comento que es el papá del dr Mono.