lunes, enero 04, 2010

Yours, Isaac Asimov


Isaac Asimov publicó a lo largo de su vida casi 500 libros. Además de escribir libros, escribió cartas. Muchas. Durante sus más de 50 años años de carrera como escritor recibió 100000 cartas de fans, científicos, aspirantes a escritor, colegas, mamás e hijos preguntando sobre ciencia. Contestó la mayoría. Sin usar gmail.

Stanley Asimov, pocos meses después de la muerte de su hermano mayor, ya retirado, revisó el inmenso volumen de correspondencia (que estaba guardada en un museo), escogió y editó 1000 cartas que le parecieron que reflejaban mejor la personalidad de Isaac y las puso entre las pastas de un libro.

A continuación, algo del contenido [advertencia de nerdgasmo].

De cuando continuó escribiendo Fundación:
23 Octubre, 1982

En 1950 había escrito la última palabra de la trilogía de Fundación, y pensaba que ya la había finiquitado. Había estado trabajando en poca otra cosa en los últimos 8 años y sentía que era hora de dedicarme a ello. Lo que finalmente hice.

Nunca se me ocurrió, sin embargo que las historias fueran a ser puestas en tres libros, ya que habían aparecido originalmente en revistas, y que la trilogía, como ya se sabe, se volviera asombrosamente popular.

A lo largo de los años, las demandas de los lectores por una continuación se incrementaron y con el tiempo se añadieron las de Doubleday [sus editores]. Me hice el sordo, pues a mayor tiempo que pasaba estaba yo más reluctante de retomar la historia. Escribí la trilogía cuando tenía veintitantos, y desde entonces he envejecido. ¿Qué tal si no podía retomar el estilo? No quería desilusionar a mi lectores con una continuación inadecuada. No quería ser el fantasma del Isaac Asimov de la década de los 40s.

En enero de 1981, Doubleday se cansó de esperar. Me presentaron una oferta no negociable. Debía escribir otra novela de Fundación o arriesgarme a hacerlos enojar. Ese fue el palo. La zanahoria amarrada al palo fue el adelanto equivalente a 10 veces la tarifa usual en esos casos.

Habiendo tomado el dinero, aunque sin muchas ganas, estaba condenado a escribir el libro. Releí la trilogía de un tirón para absorber (o reabsorber) el estilo y me puse a trabajar.

Cuando el texto estuvo terminado, en Doubleday se subían por las paredes. Mi editor me confesó que estaba furioso conmigo por no haber escrito ficción tanto tiempo, pues mi excusa "ya no tengo con qué" se había demostrado totalmente falsa.

Tan pronto como fue publicado en Estados Unidos llegó a la lista de bestsellers y los lectores hacian fila para comprar sus ejemplares.

Los límites de la Fundación (ahora el 4to libro de una tetralogía) tuvo cuatro tirajes, antes de la publicación y un quinto, dos semanas después. Yo miraba todo esto en un estado mental muy atontado. Era el libro número 262 que escribía. Y el primero en convertirse en bestseller. No estaba seguro qué debía hacer al respecto.

Cuando salió Los límites de la Fundación, Stephen King le escribió a Asimov:

9 Septiembre, 1982

Buena suerte con Los límites de la Fundación. No es que la necesites. Tú, perro.

Isaac respondió:


14 Septiembre, 1982

Los límites de la Fundación parecen prometer, pero procuro no dejar que mis esperanzas apunten demasiado alto. Después de todo, yo obtengo un bestseller tan a menudo como tú no obtienes uno.

De ciencia ficción:

11 Febrero, 1975

Desde mi punto de vista, la única ciencia ficción válida y la ciencia ficción que trato de escribir depende de ciencia legítima racionalmente extrapolada. Si algo está mal, distorsionado e ilógico no se puede clasificar como ciencia ficción, tanto como el ruido no puede ser clasificado como música o un trapo de pintor como una pintura.

De exploración espacial:
6 Enero, 1966

Acabo de escribir un artículo en el que resumo mi tesis de que es importante establecer una colonia en la Luna. Pues de ahí aprenderemos cómo construirlas, cómo manejar su economía y se puede partir a una mayor exploración espacial. La perorata "¿porqué gastamos miles de millones en poner a un hombre en la Luna?" se responde así: "Si no lo hacemos podemos perder la Tierra. Si lo hacemos, podemos ganar el Universo, No puedes pedir mejores chances de ganar".

De Star Trek, de la cual era fan:

5 Julio, 1990.

Me considero buen amigo de Gene Rodenberry y siempre he seguido con interés Star Trek por un cuarto de siglo (aunque de ninguna manera llego a los extremos de fanatismo de mi devota esposa).

Star Trek ha durado tanto porque fue la primera y continua pieza televisiva de ciencia ficción que era verdaderamente ciencia ficción. Dependía más de la inteligencia que de efectos especiales. A la gente le atrae la inteligencia. Incluso si no les gusta admitirlo.

Sobre magufería:

21 Mayo, 1975

¿Qué tanto puede uno confiar en la astrología?
Tanto como se puede confiar en tocar madera o en pedir un deseo a una estrella.

No hay evidencia de que las posiciones de estrellas y planetas tengan alguna influencia en tus decisiones financieras, la naturaleza de tu pareja o tus emociones.

Si la astrología funcionara, entonces 10 astrólogos distintos, dadas una fecha y lugar de nacimiento, trabajando independientemente deberían llegar a los mismos resultados. O, dada la información pertinente de una persona, deberían llegar a la misma fecha y lugar de nacimiento. Hay muchos experimentos que se pueden hacer al respecto.

Por cada persona cuerda en la Tierra hay miles firmes creyentes en la astrología - y en tocar madera y pedir deseos a estrellas- y en cada charlatanería que la enferma imaginación de la humanidad haya inventado.

13 Enero, 1987

Me satisface pensar que si lo que hay después de la vida es como yo lo pienso, ninguno de esos creacionistas irá al cielo porque no hay uno. Por otro lado, si lo que hay después de la vida es como ellos piensan, entonces se irán al infierno por mentirosos e hipócritas.

De cuando supo que ya se iba a morir:

27 Septiembre, 1990

A medida que me acerco al final de mi larga vida, he hecho las paces respecto a las necesarias despedidas de mis amadas esposa e hija. Siempre he sabido que esto es inevitable y estoy listo. Sin embargo, no he conseguido hacerme a la idea de que debo de parar de escribir. ¿Porqué algo tan insignificante como morirse debe poner fin a mi escritura? Si estoy dispuesto a ceder en todo ¿porqué no puedo continuar escribiendo? No se me hace que sea mucho pedir.

El libro contiene correspondencia con Sagan, Clarke, Campbell, Pohl, Del Rey, Silverberg, Gene Rodenberry, Leonard Nimoy. Linus Pauling le escribía a Asimov a veces para indicarle algún error.

En sus cartas escribe sobre sus libros de no ficción. En ellas Asimov insiste que tan importante como hacer ciencia era divulgarla y ponerla al alcance de todo mundo. Y lo demostraba en muchas de las cartas que respondía. En una de ellas, le explica a una mamá que escribe en nombre de su hijo de 6 años sobre la nomenclatura de números como el gogol.

Si son fans de Isaac Asimov y de sus libros, Yours, Isaac Asimov es uno que recomiendo mucho que lean.

Gracias, lupe. Este regalo del Día de Newton rifa.